SALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo Nº 033/2012-RA Sucre, 6 de marzo de 2012

Expediente: Beni 1/2012

Partes: Pedro Ledezma Quiroga en representación legal de Henry Müller Heredia c/ Raúl Gerardo Guardia Fariñas

Delito: Difamación, Propalación de Ofensas e Injuria

RESULTANDO


Por memorial presentado el 22 de noviembre de 2011, cursante a fs. 78 y vta., Gerardo Guardia Fariñas, interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista 039/2011 de 10 de octubre, cursante de fs. 72 a 73 vta., pronunciado por la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Beni, dentro del proceso penal seguido por Pedro Ledezma Quiroga en representación de Henry Müller Heredia contra el recurrente por los delitos de Difamación, Propalación de Ofensas e Injuria, previstos y sancionados por los arts. 282, 285 y 287 del Código Penal (CP).

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO

De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:

a) En mérito a la acusación particular de fs. 3, presentada por Pedro Ledezma Quiroga en representación de Henry Müller Heredia y desarrollada la audiencia de juicio, por Sentencia 002/2009 de 12 de septiembre, cursante de fs. 55 a 56 vta., la Jueza de Sentencia de Riberalta, declaró al imputado Gerardo Guardia Fariñas, absuelto de los delitos de Difamación, Propalación de Ofensas e Injuria, previstos y sancionados por los arts. 282, 285 y 287 del CP.

b) Contra la mencionada Sentencia, el acusador particular formuló recurso de apelación restringida cursante de fs. 58 a 59, siendo resuelto por Auto de Vista 39/2011 de 10 de octubre que cursa de fs. 72 a 73 vta., dictado por la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Beni, que determinó la anulación total de la Sentencia apelada, disponiendo la reposición del juicio ante la vulneración al debido proceso en su componente al principio de continuidad y en observancia del entendimiento asumido en el Auto Supremo 131, debido a la lectura íntegra de la Sentencia fuera del plazo máximo previsto por ley.

c) Notificado el imputado el 19 de noviembre de 2011, mediante orden instruida conforme la diligencia cursante a fs. 85 vta. de obrados, interpuso el recurso de casación que es motivo de autos el 22 del mismo mes y año.

II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN

Del memorial que cursa a fs. 78, se extraen los siguientes motivos del recurso de casación:

Menciona que, el Auto de Vista impugnado aplicó erróneamente el art. 413 del Código de Procedimiento Penal (CPP), al anular totalmente la Sentencia 002/2009, disponiendo la reposición de juicio, puesto que al existir un simple error de forma y no de fondo, se debió reponer la Sentencia por un nuevo juez y no ordenarse la realización de un nuevo juicio, prohibido taxativamente por el art. 4 del citado cuerpo legal y art. 118.II de la Constitución Política del Estado (CPE), más cuando fue absuelto de pena y culpa.

Si bien es cierto que existe un error de forma en la sentencia por incumplimiento del art. 361 del "Procesal Civil" (sic), el fundamento es contradictorio al Auto Supremo 254 de 22 de julio de 2005, del cual se establece que la anulación de la Sentencia en su totalidad corresponde cuando existe vicios en el fondo de la Sentencia durante la tramitación del juicio con referencia a las pruebas presentadas y no por error de forma.

También invoca el Auto Supremo 356 de 16 de septiembre de 2005, enfatizando que en el Auto de Vista impugnado se asumió que la jueza de la causa cumplió el procedimiento hasta el momento de dictarse la parte resolutiva de la Sentencia.

III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN

El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana de Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.

En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los ahora Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función, que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia a fin de asegurar la vigencia del principio de igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia.

 

Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del CPP, cuales son:

i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.

Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.

iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

 

El precepto legal contenido en el citado art. 417 del CPP, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.

IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS

En el caso de autos se evidencia que el presente recurso de casación ha sido interpuesto dentro del plazo previsto por el art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, CPP, concurriendo además uno de los supuestos previstos por el punto iii) del acápite anterior de la presente resolución, habida cuenta que el imputado ahora recurrente fue declarado absuelto mediante Sentencia emitida por la Juez de Sentencia de Riberalta; lo que implica, que el supuesto agravio se produjo con el pronunciamiento del Auto de Vista impugnado.

Por otra parte, si bien el recurso de casación sometido a análisis resulta escueto, fundamenta con precisión que el Auto de Vista impugnado, resulta contradictorio al Auto Supremo 254, del cual se establecería que la anulación de la sentencia en su totalidad procede en caso de la concurrencia de vicios en el fondo de la sentencia y no en cuestiones formales como la establecida por el art. 361 del CPP.

Además, este Tribunal no puede soslayar que la decisión asumida por la Sala Penal del Tribunal Departamental de Justicia del Distrito de Judicial de Beni, se fundamenta en la existencia de un supuesto vicio absoluto que provoca nulidad procesal, por inobservancia del plazo previsto por el art. 361 del CPP y con base al Auto Supremo 131, cuyo entendimiento habría sido superado y modulado por resoluciones posteriores, por lo que en consideración a la función que tiene el recurso de casación, conforme se expresara, en sentido de que al Tribunal Supremo de Justicia le corresponde desarrollar la tarea de unificar la jurisprudencia a fin de asegurar la vigencia del principio de igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual, corresponde la admisibilidad del presente recurso, con el objeto de que este Tribunal, en ejercicio de la competencia que la ley le reconoce, ingrese a conocer el fondo del asunto.

POR TANTO

La Sala Penal Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación de fs. 78 y vta., interpuesto por Gerardo Guardia Fariñas; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a los Tribunales Departamentales de Justicia del país, y por intermedio de éste, a sus Salas Penales, mediante fotocopias legalizadas: el Auto de Vista 039/2011, cursante de fs. 72 a 73 vta., y el presente Auto Supremo.

Regístrese, hágase saber y cúmplase.

Firmado:

Presidenta: Mag. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrado: Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

Secretario de Sala: Cristián G. Miranda Dávalos

SALA PENAL SEGUNDA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA