SALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo Nº 213 Sucre, 25 de agosto de 2011

Expediente: La Paz 167/2006

Partes: Julio Ruiz Murrieta C/ Liz Milenka Mardoñez Calanis.

Delito: Falsedad Material e ideológica y apropiación indebida.

Ministro Relator: José Luis Baptista Morales


VISTOS: el recurso de nulidad y casación interpuesto el 7 de abril de 2006 por Liz Milenka Mardoñez Calanis (fojas 837 a 838), impugnando el Auto de Vista emitido el 10 de marzo de ese año por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz (fojas 831 a 833) en el proceso seguido contra la recurrente a querella de Julio Ruiz Murrieta, representante legal de la institución denominada "Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe", por comisión de los delitos de falsedad material, falsedad ideológica y apropiación indebida.

CONSIDERANDO: que para los fines de emisión de la resolución que al respecto corresponda, se cuenta con los siguientes datos:

1.- El 21 de marzo de 2001, en la ciudad de La Paz, en sede del Ministerio Público, Julio Ruiz Murrieta, representante legal del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe, sentó denuncia señalando que del escritorio de Ana María Caero Padilla, quién ejercía en esa entidad el cargo de Cajera, se sustrajeron tres cheques en blanco que fueron llenados mediante inscripciones numerales y literales por montos que en conjunto corresponden a la suma de treinta mil dólares, los cuales fueron cobrados por Elena Mollinedo Hernani y por Juan Fernando Durán Valenzuela (fojas 2).

2.- Como consecuencia de la investigación efectuada, el Fiscal asignado a ese caso presentó en sede Judicial un memorial con requerimiento en sentido de que se inicie la fase de Sumario para procesamiento de Liz Milenka Mardoñez Calanis por comisión de los delitos de falsedad material, falsedad ideológica y apropiación indebida, y de Juan Fernando Durán Valenzuela por complicidad para la comisión de ese delito. Anunció luego que, ante posible ampliación, continuaría la investigación respecto a la participación en ese caso de Ana María Caero Padilla y de otras personas (fojas 148).

3.- Abierto el Sumario con Auto Inicial de la Instrucción respecto a Liz Milenka Mardoñez Calanis y Juan Fernando Durán Valenzuela por los delitos mencionados en dicho requerimiento y contra Ana María Caero Padilla por encubrimiento (fojas 151), el Juez de la causa, al término de esa fase, emitió el Auto Final con decisión de procesamiento a Liz Milenka Mardoñez Calanis y Ana María Caero Padilla por los delitos que les fueron atribuidos, y con sobreseimiento provisional a favor de Juan Fernando Durán Valenzuela (fojas 471 a 475).

4.- Sustanciado ese proceso sobre tal base con sujeción a las reglas del Código de Procedimiento Penal de 1972, concluyó la etapa del Plenario el 14 de abril de 2004 en que se pronunció la sentencia que, absolviendo de culpa y pena a Ana María Caero Padilla, declaró a Liz Milenka Mardoñez Calanis autora de los delitos de falsedad material, falsedad ideológica y apropiación indebida, condenándola por ello a la pena de cuatro años de reclusión (fojas 793 a 798).

5.- Contra esa sentencia interpuso recurso de apelación la Fiscal representante del Ministerio Público, expresando que debía imponerse a Liz Milenka Mardoñez Calanis la pena de seis años de reclusión y dictarse sentencia declarativa de inocencia a favor de Ana María Caero Padilla (fojas 801).

6.- De su parte, el representante del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe, planteó igualmente recurso de apelación contra esa sentencia sólo en lo concerniente al caso abierto contra Liz Milenka Mardoñez Calani, para quien solicitó que se le imponga la pena de seis años de reclusión en vez de cuatro (fojas 807).

7.- La indicada sentencia fue también apelada por el Abogado Jaime Jiménez Muriel, Defensor de Oficio de Liz Milenka Mardoñez Calani, quién, representando a su patrocinada, en su fundamentación manifestó que debía procederse a disminuir el monto de la pena a ella impuesta en atención a las previsiones contenidas en los artículos 37, 38 y 39 del Código Penal, que establecen que, para fijación de la pena, deben tomarse en cuenta antecedentes correspondientes a circunstancias y atenuantes especiales (fojas 819).

8.- Ana María Caero Padilla impugnó esa sentencia manifestando que, ante la total carencia de prueba en su contra, no correspondía sentencia absolutoria sino una que sea declarativa de inocencia (fojas 823 a 826).

9.- El Tribunal de Alzada, mediante el Auto de Vista mencionado en el rubro, modificó el fallo de primera instancia imponiendo a Liz Milenka Mardoñez Calanis la pena de seis años de reclusión y dictando a favor de Ana María Caero Padilla sentencia declarativa de inocencia.

10.- El recurso de casación que es motivo de autos fue interpuesto por la impetrante con los siguientes argumentos: a) Corresponde anular obrados hasta el vicio más antiguo consistente en inicio del proceso, porque la causa abierta contra ella no debía tramitarse con las reglas del Código de Procedimiento Penal de 1972 sino con las contenidas en el nuevo Código de 1999 que entró en vigencia plena el 31 de mayo de 2001, razón por la cual, el Juez de la Instrucción que estuvo a cargo de ese caso actuó sin competencia pues inició la fase de Sumario el 4 de junio de ese año 2001; b) Corresponde casar la resolución de segunda instancia porque el de la primera pronunció sentencia condenatoria sin prueba plena, circunstancia que hace que la decisión correcta es la de sentencia absolutoria; c) No debe aceptarse la ampliación de pena dispuesta en segunda instancia, porque, habiendo sido ella quien impugnó el respectivo Auto de Vista, tal decisión constituye una infracción del aforismo latino "reformatio in peius"(cambio para peor) que es un principio según el cual un petitorio de revisión efectuado por la persona afectada por un fallo no debe conducir al empeoramiento de ese fallo.

CONSIDERANDO: que efectuado el análisis pertinente, se llegó a las siguientes conclusiones:

Primera.- Carece de validez el argumento expuesto en sentido de que corresponde anular todo el proceso y reiniciarlo según el criterio expuesto por la recurrente que afirmó que tal caso debe tramitarse con las reglas del anterior sistema procesal penal, pues la indicada causa radicó en el Juzgado Sexto de Instrucción en lo Penal el 26 de abril de 2001 (fojas 53 vuelta) más de un mes antes de la fecha de inicio de la vigencia del nuevo Código de Procedimiento Penal.

Segunda.- La sentencia condenatoria tuvo origen en una valoración cabal de las pruebas, que llevaron a convencer, más allá de duda razonable, que la impetrante fue autora de los delitos que motivaron su procesamiento.

Tercera.- No es aplicable al caso el aforismo latino de "reformatio in peius", porque el cambio de sanción no se basó en un estudio de la impugnación de la procesada sino en los petitorios presentados por el Ministerio Público y por la entidad querellante.

POR TANTO: la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia, en ejercicio de sus atribuciones, aplicando la disposición contenida en el numeral 2) del artículo 307 del Código de Procedimiento Penal de 1972, de acuerdo con el requerimiento fiscal de fojas 848 a 850, declara INFUNDADO el recurso de nulidad y casación interpuesto por Liz Milenka Mardoñez Calanis, impugnando el Auto de Vista emitido el 10 de marzo de 2006 por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz en el proceso seguido contra la recurrente a querella de Julio Ruiz Murrieta, representante legal de la institución denominada "Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe", por comisión de los delitos de falsedad material, falsedad ideológica y apropiación indebida.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.

Firmado:

Presidente: José Luis Baptista Morales

Ministro: Ramiro José Guerrero Peñaranda

Secretaria de Cámara: Valeria Auad Sandi

SALA PENAL SEGUNDA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE BOLIVIA