SALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo Nº 181 Sucre, 24 de junio de 2011

Expediente: Cochabamba 129/2006

Partes: Nicolás Elvis Isnado Isnado C/ María Aurora Rodríguez López.

Delito: Estelionato.

Ministro relator: Ramiro José Guerrero Peñaranda


VISTOS: el recurso de casación interpuesto el 1º de junio de 2006 por María Aurora Rodríguez López (fojas 232 a 233), impugnando el Auto de Vista emitido el 27 de abril de dicho año por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba (fojas 229 a 230) en el proceso seguido contra la recurrente a querella de Nicolás Elvis Isnado Isnado con imputación por comisión del delito de estelionato.

CONSIDERANDO: que para los fines de emisión de la resolución que al respecto corresponda, se cuenta con los siguientes datos:

1.- Los esposos Nicolás Elvis Isnado Isnado y Elizabeth Dana Álvarez de Isnado adquirieron el 14 de marzo de 1996 un lote de terreno ubicado en el lugar denominado Pardo Rancho, actualmente "Villa Busch", comprensión del Cantón Cala-Cala de la Provincia Cercado del Departamento de Cochabamba, en mérito a transferencia efectuada a su favor por los esposos Luis Salazar Rocha y Esperanza Escobar de Salazar, quienes a su vez compraron tal terreno de Aurora Rodríguez López el 22 de diciembre de 1994 (fojas 2 a 3).

2.- Presentando copias de los documentos correspondientes a esas dos transferencias y a otra efectuada respecto al mismo lote el 4 de septiembre de 1969 por la mencionada Aurora Rodríguez López a favor de Lionel Pérez González (fojas 4 a 6), Nicolás Elvis Isnado Isnado, mediante memorial recibido en sede judicial el 28 de enero de 1997 (fojas 7 y 11), formuló querella contra esa persona con imputación por comisión del delito de estelionato. El Juez Segundo de Instrucción en lo Penal a cargo de ese caso, dispuso al respecto apertura de Sumario mediante Auto de 1º de febrero de ese año (fojas 11 vuelta).

3.- Ante tal decisión, Aurora Rodríguez López, acompañando la prueba que corre de fojas 16 a 60, opuso la cuestión prejudicial de sustanciación de un proceso civil sobre derecho propietario acerca del terreno en cuestión, y, por ello, en atención al hecho de tratarse de un litigio de cuya decisión depende la existencia o inexistencia del delito acusado, invocando la disposición contenida en el artículo 175 del Código de Procedimiento Penal de 1972, solicitó que se suspenda la tramitación de la causa hasta que la indicada cuestión sea resuelta por la jurisdicción competente (fojas 61 a 63). Ese petitorio fue aceptado por el Juez de la causa mediante auto de 18 de marzo de 1997, que fijó el plazo máximo de dos años para que la imputada presente el fallo respectivo en materia civil, bajo conminatoria de proseguirse la causa penal (fojas 68 a 69).

4.- Tiempo después, el 14 de febrero de 2003, Nicolás Elvis Isnado Isnado solicitó que se proceda al desarchivo de dicha causa para los fines de su prosecución (fojas 80). Aceptado ese petitorio, la Juez a cargo del caso, citando la disposición contenida en el artículo 219 del Código de Procedimiento Penal de 1972, declaró clausurada la fase de la instrucción, y dispuso que, con noticia de partes, se remitan obrados al Ministerio Público para el correspondiente requerimiento en conclusiones (fojas 82-A).

5.- Encontrándose el asunto en esa fase, María Aurora Rodríguez López, mediante memorial de 25 de abril de ese año 2003, presentando las piezas que corren de fojas 91 a 104, correspondientes a resoluciones emitidas en la vía civil por sentencia de Primera Instancia, Auto de Vista y Auto Supremo, planteó la cuestión previa de falta de tipicidad descrita en el artículo 186 del Código de Procedimiento Penal de 1972, señalando que por la lectura de las piezas mencionadas se acreditan los siguientes antecedentes relacionados al caso: a) Al término de la acción civil a que hizo referencia el Auto emitido por Juez de la Instrucción el 18 de marzo de 1997, se declaró válida la venta que de los lotes en litigio hizo ella a favor de Lionel Pérez González en 1969; b) Sobre esa base, se declaró nula la venta que de ese lote hizo ella en 1994 a favor de los esposos Luis Salazar Rocha y Esperanza Escobar de Salazar; c) Como consecuencia de esa decisión se declararon igualmente nulas las ventas que, dividiendo ese lote en dos fracciones, hicieron los esposos Salazar-Escobar en 1996 a favor de Nicolás Elvis Isnado Isnado y de Rosa María Basso Álvarez; c) Quienes vendieron ese lote a Nicolás Elvis Isnado Isnado y a su esposa fueron los esposos Salazar-Escobar y no ella, pues no tuvo vínculo directo con el querellante, lo cual demuestra que respecto a su persona no existe materia justiciable (fojas 105).

6.- La indicada cuestión previa de falta de tipicidad fue rechazada por la Juez de la causa mediante Auto de 8 de mayo de 2003, en mérito a criterio expuesto en sentido de que la prueba presentada por la impetrante no enerva ni destruye la acusación, pues tal prueba demuestra que ella, habiendo vendido su lote en 1969 a Lionel Pérez González, no siendo ya en consecuencia propietaria de tal lote, lo transfirió en 1994 a los esposos Luis Salazar Rocha y Esperanza Escobar de Salazar, quienes, a su vez, en el entendido de ser los legítimos propietarios, vendieron una parte del mismo en 1996 al querellante Nicolás Elvis Isnado Isnado y a su esposa y otra parte a Rosa María Basso Álvarez (fojas 145).

7.- Continuando por ello con el procedimiento, la Juez, el 9 de mayo de 2003, emitió Auto de Procesamiento contra María Aurora Rodríguez López por comisión del delito de estelionato (fojas 147 a 148). Prosiguió en consecuencia la sustanciación de la causa en la fase de Plenario con sujeción a las reglas del Código de Procedimiento Penal de 1972, a cuyo término el Juez Sexto de Partido en lo Penal al que le correspondió el conocimiento de ese caso dictó sentencia el 15 de agosto de 2003 declarando a la procesada autora del delito que le fue atribuido, y condenándola por ello a la pena de tres años de reclusión más costas y obligación de reparación del daño civil (fojas 197 a 202).

8.- Impugnando esa sentencia el querellante mediante recurso de apelación, sostuvo que la sanción impuesta a la procesada era demasiado benigna por resultar desproporcionada respecto a la gravedad del delito comprobado (fojas 205). Igualmente apeló contra esa resolución la procesada con los siguientes argumentos: a) Fue José Pérez Camacho quien compró de ella el mencionado lote de terreno para su hijo Lionel Pérez González, quien durante más de veintiocho años no llegó a conocer ese inmueble ni ejercitó nunca el correspondiente derecho propietario; b) El terreno de referencia está hoy en un barrio de la ciudad de Cochabamba, integrante del radio urbano, pero en 1969 formaba parte de zona rural en lugar inhabitado, lo cual ocasionó que sea difícil identificar con precisión el sitio exacto de las diferentes parcelas por falta de amojonamiento, mediciones exactas y límites claramente diferenciados; c) Lionel Pérez González, habiendo llegado del extranjero después de treinta años de ausencia, supuso equivocadamente que adquirió Nicolás Elvis Isnado Isnado, era la misma que su padre José Pérez Camacho adquirió muchos años antes para él; d) De acuerdo a lo determinado en la vía civil, la parte favorecida por la decisión correspondiente, debe, para los fines de responsabilidad por la evicción, iniciar también por la vía civil el respectivo juicio de conocimiento de conformidad a lo determinado por el artículo 624 del Código Civil, lo cual implica falta de materia justiciable en lo concerniente a la vía procesal penal; e) Por lo expuesto, corresponde que se dicte a su favor una sentencia declarativa de inocencia (fojas 218 a 221).

9.- Ante esos recursos, el Tribunal de Alzada, mediante el Auto de Vista mencionado en el rubro, confirmó la sentencia impugnada señalando que se mostró con prueba plena que María Aurora Rodríguez López cometió el delito de estelionato, pues el respectivo juicio civil concluyó con sentencia ejecutoriada que anuló la transferencia efectuada por la procesada a favor de los esposos Salazar-Escobar de un lote vendido anteriormente por ella a Lionel Pérez González.

10.- El recurso de casación que es motivo de autos fue presentado expresando que el Tribunal de Alzada aplicó erróneamente respecto al comportamiento de su persona la descripción que acerca del acto delictivo de estelionato hace el artículo 337 del Código Penal, pues ella no vendió bienes ajenos como si fueran propios. Sostuvo que esa posición se encuentra plenamente aclarada porque el terreno del que ella era propietaria, inicialmente tuvo una extensión mayor a 6.000 metros cuadrados, que, en razón de fraccionamiento, se dividió en tres lotes, cada uno de los cuales tenía una dimensión de aproximadamente 2.000 metros cuadrados, que fueron distinguidos con numeraciones de 1 a 3 partiendo del lado Este. Uno de esos lotes fue adquirido por José Pérez Camacho para su hijo Lionel Pérez González; otro es el que compraron los esposos Luis Salazar Rocha y Esperanza Escobar de Salazar, y el tercero es el que resultó siendo origen de la confusión que fue causa del conflicto, que resulta aclarado en mérito a las siguientes explicaciones: a) Para vender ese tercer lote, fraccionado a su vez en otros dos de 1.000 metros cuadrados cada uno, ella otorgó poder a Jorge Vargas y no a su esposa Yolanda Fuentelzas de Vargas, quien, dolosamente, y sin estar autorizada a ese efecto, en lugar de vender solamente uno de los dos lotes de 1.000 metros cuadrados, transfirió la totalidad de ese tercer lote, previamente dividido en otras fracciones, a los esposos Fernando Calvi Vargas y Nieves Heredia de Calvi (1.023.90 metros cuadrados) y a los esposos Héctor Guzmán Montaño y Cristina Vela de Guzmán (585.12 metros cuadrados), cambiando las numeraciones de los lotes de Oeste a Este, lo cual dio lugar a que se interprete erróneamente la ubicación del lote perteneciente a Lionel Pérez González, circunstancia que hace que, casando el Auto de Vista impugnado, corresponde que se emita una resolución que la absuelva de culpa y pena.

CONSIDERANDO: que efectuado el examen pertinente, se llegó a las siguientes conclusiones:

Primera.- En el proceso civil destinado a dilucidar derecho propietario respecto a ese lote, consistente en una demanda de nulidad de contrato y declaración de mejor derecho incoada por Lionel Pérez González contra los esposos Salazar-Rocha y contra Nicolás Elvis Isnado Isnado y Rosa María Basso Álvarez, en el cual los demandados plantearon contra el demandante una acción reconvencional y pidieron que se cite a María Aurora Rodríguez López para los fines de evicción, el Juez de la causa declaró probada la demanda interpuesta por Lionel Pérez González e improbadas las acciones reconvencionales; dispuso la cancelación en la Oficina del Registro de Derechos Reales de las inscripciones respectivas, y declaró que los garantes de evicción María Aurora Rodríguez López y los esposos Salazar-Escobar son responsables de las ventas por ellos efectuadas, debiendo los perjudicados hacer valer sus derechos acerca de ello por cuerda separada en juicio de conocimiento (fojas 91 a 98). Esa sentencia fue confirmada por los Vocales de la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba (fojas 99 a 102). Luego, el Auto de Vista respectivo, ante recurso de casación interpuesto por María Aurora Rodríguez López contra ese fallo, fue declarado infundado por la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia.

Segunda.- Los argumentos expuestos por la impetrante en el recurso de casación que es motivo de autos, son los mismos que fueron manifestados por ella en las tres instancias correspondientes a la acción civil de referencia, y fueron apreciados como inconsistentes en los tres fallos mencionados.

Tercera.- Del examen realizado resultó no ser evidente la infracción por el Tribunal de Alzada de la disposición contendida en el artículo 337 del Código Penal, acusada por la impetrante.

POR TANTO: la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia, en ejercicio de sus atribuciones, aplicando la regla contenida en el numeral 2 del artículo 307 del Código de Procedimiento Penal de 1972, de acuerdo con el requerimiento fiscal de fojas 242 a 243, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por María Aurora Rodríguez López impugnando el Auto de Vista emitido el 27 de abril de 2006 por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, en el proceso seguido contra la recurrente a querella de Nicolás Elvis Isnado Isnado con imputación por comisión del delito de estelionato.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.

Firmado:

Presidente: José Luis Baptista Morales

Ministro: Ramiro José Guerrero Peñaranda

Secretaria de Cámara: Valeria Auad Sandi

SALA PENAL SEGUNDA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE BOLIVIA