SALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo Nº 173 Sucre, 24 de junio de 2011

Expediente: La Paz 109/2006

Partes: Alcaldía Municipal de La Paz C/ Carlos Arnold Ibáñez Avendaño.

Delito: Robo agravado, secuestro y organización criminal.

Ministro relator: Ramiro José Guerrero Peñaranda


VISTOS: el recurso de casación interpuesto por Carlos Arnold Ibáñez Avendaño (fojas 1897 a 1898), impugnando el Auto de Vista de 5 de agosto de 2005 (fojas 1893 a 1894) emitido por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y la Alcaldía Municipal de la ciudad de La Paz contra el recurrente por los delitos de robo agravado, secuestro y organización criminal.

CONSIDERANDO: que el Juez Quinto de Partido en lo Penal de La Paz pronunció sentencia el 11 de diciembre de 2003 que declaró: 1) a Carlos Arnold Ibáñez Avendaño, Miguel Ángel Portilla ó Luís Vega Moreno, Juan Carlos Gutiérrez Montero y Nicolás Reluz Vives autores de los delitos de robo agravado, secuestro y organización criminal, conforme a los artículos 332 numerales 1) y 2), 334 y 132 bis del Código Penal, condenándoles a veinte años de presidio; 2) a Eduardo Sandoval Tapia autor de los delitos de complicidad en robo agravado y organización criminal, de acuerdo a los artículos 23 con relación al 332 numerales 1) y 2), y, 132 Código Penal, condenándole a cinco años de presidio, absolviéndole del delito de secuestro; 3) a Omar Borda Flores autor del delito de receptación, conforme al artículo 172 con relación al 332 del Código Penal, condenándole a dos años de presidio; 4) a Kelly Becerra Ortiz autora de los delitos de receptación y encubrimiento establecidos en los artículos 171 y 172 del Código Penal, condenándola a dos años de presidio. Ante recurso de apelación planteado, los Vocales de la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de la Paz, a través del Auto de Vista de 5 de agosto de 2005 confirmaron la indicada sentencia.

Que Carlos Arnold Ibáñez Avendaño recurrió de casación impugnando el referido Auto de Vista, aduciendo falta de individualización, defectuosa valoración de prueba y deficiente motivación en cuanto a su persona y participación en los hechos condenados, vulnerándose los artículos 85, 243 y 245 numeral 2) del Código de Procedimiento Penal de 1972. Pidió que, en aplicación de los artículos 305 y 307 numeral 3) de la norma adjetiva citada, se declare extinguida la acción penal y en su caso, se declare su inocencia.

CONSIDERANDO: que en revisión, de la existencia de vulneraciones normativas y defectos procesales, se llegó a las siguientes conclusiones:

De conformidad a lo establecido en los artículos 296 y 301 del Código de Procedimiento Penal de 1972, el recurso de casación debe contener específicamente los motivos en los cuales funda su pretensión, con cita de la Ley o Leyes procesales cuya inobservancia o quebrantamiento se impugne en el caso de la nulidad de obrados, o las leyes sustantivas o de fondo cuya violación y/o defectuosa aplicación se acusa respecto de la reclamación de casación, debiendo, además, indicar en qué consiste el quebrantamiento de las primeras y la violación de las segundas. A ese fin, los artículos 297 y 298 del citado Código aplicables al caso de autos, establecen cuales son las inobservancias adjetivas y cuales las vulneraciones sustantivas que deben ser invocadas; constituyéndose en requisito sine qua non para la procedencia del recurso pretendido.

El artículo 299 del mencionado Código de Procedimiento Penal de 1972 establece cuales son las resoluciones recurribles ante esta magistratura: Autos de Vista dictados en segunda instancia y consultas relacionadas a la suspensión condicional de la pena o al beneficio de libertad condicional. Consiguientemente, las cuestiones accesorias que no hacen al fondo de la causa deben tramitarse por la vía incidental en uso y aplicación de los lineamientos otorgados por el Tribunal Constitucional.

El recurrente fundó su pretensión en defectuosa valoración de la prueba y en falta de motivación en las resoluciones de grado, así como en la extinción de la acción penal. Sin embargo, por la normativa citada se concluye que, a tiempo de plantear recurso, el demandante no cita a cual motivo de casación refiere, pues no señala cual es la norma sustantiva vulnerada en su aplicación, interpretación y alcances; tampoco indicó, cual es el defecto o quebrantamiento procesal en el que incurrió el Tribunal de Alzada, conforme a las causales de nulidad citadas expresamente en la norma relatada supra, omisiones que no pueden ser suplidas por este Supremo Tribunal. Finalmente, motivó su recurso en la extinción de la acción, cuando ello corresponde a un trámite incidental y no al fondo del proceso.

Consecuentemente, corresponde dar aplicación al artículo 307, numeral 1) del Código de Procedimiento Penal de 1972, por no especificarse los motivos en los cuales se asientan las pretensiones del recurrente.

POR TANTO: la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia, en ejercicio de la atribución primera del artículo 59 de la Ley de Organización Judicial, y en aplicación del artículo 307 numeral 1) del Código de Procedimiento Penal de 1972, en desacuerdo con el requerimiento fiscal de fojas 1905 a 1907, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por Carlos Arnold Ibáñez Avendaño impugnando el Auto de Vista de 5 de agosto de 2005 emitido por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz en el proceso seguido por el Ministerio Público y la Alcaldía Municipal de la ciudad de La Paz contra el recurrente por los delitos de robo agravado, secuestro y organización criminal.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.

Firmado:

Presidente: José Luis Baptista Morales

Ministro: Ramiro José Guerrero Peñaranda

Secretaria de Cámara: Valeria Auad Sandi

SALA PENAL SEGUNDA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE BOLIVIA