SALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo Nº 105 Sucre, 30 de marzo de 2011

Expediente: Oruro 53/2005.

Partes: María Angélica Patricia Rodríguez Araujo c/ Gary Roger Morando Navarro.

Delito: Abandono de mujer embarazada.

Ministro relator: Ramiro José Guerrero Peñaranda


VISTOS: el recurso de casación de 16 de junio de 2005, interpuesto por Gary Roger Morando Navarro (fojas 331 a 332) impugnando el Auto de Vista de 25 de abril del mencionado año (fojas 327), pronunciado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, en el proceso penal seguido por María Angélica Patricia Rodríguez Araujo contra el recurrente por el delito de abandono de mujer embarazada.

CONSIDERANDO: que concluido el juicio, el Juez Segundo de Partido en lo Penal de la ciudad de Oruro dictó Sentencia el 30 de agosto de 2004, mediante la cual declaró a Gary Roger Morando Navarro autor de la comisión del delito de abandono de mujer embarazada, previsto en el artículo 250 del Código Penal, imponiéndole la pena de un año de reclusión

Que contra dicha sentencia, Gary Roger Morando Navarro opuso el recurso de apelación. Al respecto, el Tribunal de Alzada confirmó la Sentencia en todas sus partes, por lo que el procesado impugnó ese fallo con los argumentos siguientes:

a) La imputación formal es de agosto de 2001, motivo por el cual el proceso debió tramitarse con el nuevo sistema procesal penal. Además, desde esa fecha se computa el plazo para extinción de la acción penal por duración máxima del proceso. Por ello, el Tribunal de Alzada debió disponer archivo de obrados. Corresponde en consecuencia que se anulen obrados hasta el vicio más antiguo o se case el Auto de Vista impugnado y se le absuelva de culpa y pena por el delito atribuido.

b) Se infringió la regla contenida en el artículo 7 del Código de Procedimiento Penal al tramitar el proceso como delito de acción pública pese al hecho de ser de carácter privado, incurriendo de ese modo en la causal de nulidad establecida por el numeral 8) del artículo 297 del mismo Código.

c) No se observó el principio de publicidad al proceder a la lectura de Sentencia, debido a que la querellante y el querellado no estuvieron presentes, lo cual origina la nulidad instituida en el artículo 297 numeral 3) del Código Procesal Penal de 1972.

d) Se vulneró el artículo 250 del Código Penal porque en la etapa del plenario demostró su inocencia con pruebas de descargo, pues la relación sexual sostenida con la querellante fue en una sola oportunidad, y no se demostró que, a consecuencia de esa unión, se haya ella embarazado ya que el certificado médico respectivo indica que la fecha probable de concepción fue anterior a esa única relación sexual que tuvo con ella. En consecuencia, corresponde a su favor la aplicación del principio "in dubio pro reo".

e) El Juez de la causa no dio cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 22 de la Ley de la Abogacía, porque admitió que la querellante presente un memorial con firma de abogado distinto al patrocinante que inició el proceso; error ese que da lugar a la nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo.

CONSIDERANDO: que del análisis expuesto se establecen los siguientes aspectos:

a) El recurrente sostuvo que, por haberse iniciado esa causa cuando ya entró en vigencia el nuevo Código de Procedimiento Penal de 1999 que derogó al de 1972, el proceso respectivo debía sustanciarse con dicho nuevo Código y no con el anterior. Examinado ese punto mediante revisión de obrados, se constató que la querella fue presentada el 12 de septiembre del año 2000 (fojas 3) y que, sobre esa base y con requerimiento fiscal, se dictó Auto Inicial de la Instrucción el día 8 de agosto de 2001 (fojas 29 vuelta), con sujeción estricta a lo establecido en la Disposición Transitoria Primera del actual Código de Procedimiento Penal que contiene la siguiente aclaración: "El presente Código entrará en vigencia plena veinticuatro meses después de su publicación y se aplicará a todas las causas que se inicien a partir del vencimiento de este plazo". Consta que dicho nuevo Código se publicó el 31 de mayo de 1999, lo cual significa que el proceso de referencia se tramitó correctamente con las reglas del Código de Procedimiento Penal de 1972.

b) Hasta el año 1999 el delito de abandono de mujer embarazada figuraba como delito de acción privada. Ese año, por decisión que consta en la Disposición Transitoria Segunda del Código de Procedimiento Penal actual, entró en vigencia el artículo 19 de dicho nuevo Código que señala que el indicado delito de abandono de mujer embarazada es de acción pública a instancia de parte.

c) En cuanto a la falta de publicidad durante el acto de lectura de la Sentencia por ausencia de querellante y de querellada, se evidencia que la publicidad fue cumplida al haberse llevado a cabo la audiencia pues la inasistencia de las partes a la misma sólo genera su propia responsabilidad porque para ese efecto fueron debidamente notificados (fojas 292 a 293). Esa inasistencia no afecta el fondo de la resolución.

d) No es evidente la denunciada vulneración del artículo 250 del Código Penal porque el Juez, a tiempo de dictar la sentencia, apreció todas las pruebas presentadas tanto de cargo como de descargo, tomando en cuenta los artículos 37 y 38 del mencionado Código, de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 135 del Código de Procedimiento Penal de 1972 en cuanto a la apreciación de la prueba que fue valorada en su conjunto a su prudente arbitrio y conforme a las reglas de la sana crítica con exposición de los razonamientos en que fundó esa valoración jurídica.

e) La denuncia sobre vulneración del artículo 22 de la Ley de la Abogacía no afecta en nada a todo lo expuesto en el fallo impugnado.

POR TANTO: la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia, en ejercicio de sus funciones, de conformidad a lo establecido por el artículo 307 numeral 2) del Código de Procedimiento Penal, y de acuerdo con el requerimiento fiscal de fojas 339 a 340, declara INFUNDADO el recurso de casación presentado por Gary Roger Morando Navarro impugnando el Auto de Vista de 25 de abril del 2005 pronunciado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, en el proceso penal seguido por María Angélica Patricia Rodríguez Araujo contra el recurrente por el delito de abandono de mujer embarazada, previsto en el artículo 250 del Código Penal.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.

Firmado:

Presidente: José Luis Baptista Morales

Ministro: Ramiro José Guerrero Peñaranda

Secretaria de Cámara: Valeria Auad Sandi

SALA PENAL SEGUNDA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE BOLIVIA