SALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo Nº 088 Sucre, 9 de marzo de 2011

Expediente: Cochabamba 117/2005.

Partes: Basilia Mercado Campos c/ Calixto Rodríguez Vásquez.

Delito: Violación.

Ministro relator: José Luis Baptista Morales.


VISTOS: el recurso de nulidad presentado el 10 de mayo de 2005 por Calixto Rodríguez Vásquez (fojas 152 a 153) impugnando el Auto de Vista emitido el 4 de mayo de 2004 (fojas 133 a 134) por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba en el proceso penal seguido contra el recurrente a querella de Basilia Mercado Campos con imputación por comisión del delito de violación a una niña de trece años de edad, hija de la querellante.

CONSIDERANDO: que para los fines de emisión de la resolución que al respecto corresponda, se cuenta con los siguientes antecedentes:

1. En fecha 31 de agosto del año 2000, Basilia Mercado Campos, presentó denuncia formal ante la Policía de la Localidad de Tarata, argumentando que su conviviente Calixto Rodríguez Vásquez, violó a su hija de trece años en reiteradas oportunidades siendo la última vez el 25 de agosto de 2000, denuncia que originó la investigación correspondiente a cuya conclusión y previo requerimiento fiscal se dio inicio a la fase del sumario penal el 5 de septiembre de 2000 conforme sale del Auto Inicial de la Instrucción (fojas 11 vuelta) que dispuso la apertura de sumario penal en contra de Calixto Rodríguez Vásquez, por el delito de violación agravada.

Luego la fase del Plenario concluyó en primera instancia con sentencia de 09 de mayo de 2003 (fojas 123 a 124) que declaró a Calixto Rodríguez Vásquez, autor del delito de violación agravada y por ello fue condenado a la pena de veinte años de presidio sin derecho a indulto.

2. Contra ese fallo interpuso recurso de apelación el procesado, manifestando que fue condenado exclusivamente sobre la base de declaraciones de la niña, sin haberse demostrado que hubo agresión física para la consumación de actos sexuales, ese recurso fue resuelto mediante Auto de Vista de 04 de mayo de 2004 (fojas 133 a 134) que confirmó la sentencia apelada.

3. El procesado presentó recurso de nulidad (fojas 152 a 153) contra el Auto de Vista, motivo de análisis y resolución, con los siguientes argumentos: a) Denuncia el recurrente la flagrante y permanente violación de las garantías constitucionales de la seguridad jurídica, debido proceso y fundamentalmente su derecho a la defensa técnica, pues sostiene que las audiencias del debate de la causa, más propiamente las realizadas en fecha 2 de abril del 2003; b) No estuvo asistido de abogado defensor aunque en el acta figura de manera enunciativa que estuvo su abogada, pero no consta su firma en el acta correspondiente al estar firmada tan sólo por el Juez, la fiscal y el secretario, ocurriendo lo propio con el acta de la audiencia de 4 de abril de 2003 de recepción de prueba y el acta de la audiencia de lectura de prueba literal de la misma fecha, viciando de nulidad los actos y decisiones de la autoridad jurisdiccional.

CONSIDERANDO: que efectuado el análisis pertinente, se pudo apreciar que el debido proceso en materia penal comprende un conjunto de garantías mínimas para el imputado o procesado, entre ellas el derecho a la defensa y asistencia profesional que se materializa en la potestad para desarrollar los actos procesales necesarios, así como producir y presentar todas las pruebas para desvirtuar los términos y extremos de la imputación o acusación que pesa en su contra.

El artículo 297 numeral 5) del Código de Procedimiento Penal establece como causal de nulidad y consiguiente reposición de obrados la falta de defensor del procesado en las audiencias del debate.

En el caso de autos del examen de antecedentes que cursan en las actas del debate de 2 y 4 de abril de 2003 que cursan a fojas 106, 108 y 109 de obrados se puede evidenciar de manera incuestionable que el procesado estuvo asistido de su abogado defensor en las audiencias cuya nulidad pretende conforme sale del acta de fojas 106 que corresponde a la audiencia desarrollada en fecha 2 de abril de 2003 audiencia en la que no sólo estuvo asistido por la Defensora Pública Carmen Almanza, sino también por el Defensor de Oficio Jhonny Pol Cavero. Ocurrió lo propio en la audiencia de 4 de abril del mismo año correspondiendo a dicho actuado el acta de fojas 108, audiencia en la que se produjo prueba de cargo y el procesado estuvo asistido del Defensor de Oficio Jhonny Pol Cavero, quien participó activamente de la misma, no otra cosa significa el contra interrogatorio realizado en la audiencia de referencia y finalmente la audiencia de lectura de prueba literal realizada la misma fecha y plasmada en el acta de fojas 109, evidenciándose también que el procesado estuvo asistido del mismo Defensor de Oficio Jhonny Pol Cavero.

Ahora bien el procesado fundamenta su pedido de nulidad en el entendido que las actas de referencia no estarían firmadas por su abogado defensor, lo cual implicaría la nulidad de dichas actuaciones. Sobre el particular el artículo 297 numeral 4) del Código de Procedimiento Penal respecto a las firmas de las actas del debate establece como causal de nulidad y consiguiente reposición de obrados cuando en las mismas, vale decir -actas- falta las firmas del Juez; en ese entendido la exigencia normativa sobre el tema en cuestión para la validez de las actas del debate están limitadas a la obligación de que las mismas estén firmadas solamente por el Juez, no siendo necesaria mucho menos obligatoria la firma del Fiscal y la del Abogado Defensor, toda vez que tanto el Ministerio Público como el Abogado Defensor son partes en el proceso penal, por lo tanto no conforman el Tribunal de grado, por lo que mal podría exigir que las actuaciones jurisdiccionales sean firmadas por la defensa técnica del procesado.

Por otra parte la uniforme jurisprudencia señaló que queda expedita la vía de nulidad, sólo en los casos en que en el procedimiento se hubiera cometido violación u omisión de alguna de las formalidades sustanciales que la ley castiga con pena de nulidad, situación que no acontece en autos, en cuyo mérito deviene en infundado el recurso de casación.

POR TANTO: la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia, en ejercicio de sus atribuciones, aplicando la regla contenida en el numeral 2) del artículo 307 del Código de Procedimiento Penal de 1972, de acuerdo con el requerimiento fiscal de fojas 161 a 163, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Calixto Rodríguez Vásquez impugnando el Auto de Vista emitido el 4 de mayo de 2004 por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba en el proceso seguido contra él con imputación por comisión del delito de violación a una niña.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.

Firmado:

Presidente: José Luis Baptista Morales

Ministro: Ramiro José Guerrero Peñaranda

Secretaria de Cámara: Valeria Auad Sandi

SALA PENAL SEGUNDA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE BOLIVIA