SALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo Nº 081 Sucre, 9 de marzo de 2011

Expediente: Cochabamba 131/2005.

Partes: Ministerio Público c/ Rimer Arébalo, Toribio Saravia Vera y Erasmo Saravia Vera.

Delito: Tráfico de sustancias controladas.

Ministro relator: José Luis Baptista Morales.


VISTOS: el recurso de casación presentado el 12 de octubre de 2004 por Rimer Arébalo (fojas 244 a 245), impugnando el Auto de Vista emitido el 18 de diciembre de 2003 por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba (fojas 241) en el proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente y contra Toribio Saravia Vera y Erasmo Saravia Vera con imputación por comisión del delito de tráfico ilícito de sustancias controladas.

CONSIDERANDO: que los antecedentes del mencionado recurso corresponden al siguiente detalle:

1.- El 6 de enero del año 2001, Agentes de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico, basándose en datos que les fueron proporcionados por un informante, interceptaron un vehículo en la región de Chimoré, en el que, como consecuencia de requisa efectuada, descubrieron cocaína que según después se demostró correspondían a 9.320 gramos, procediendo por ello luego a la detención de los ocupantes de ese vehículo, Toribio Saravia Vera, Erasmo Saravia Vera y Rimer Arébalo (fojas 1).

2.- Iniciada sobre esa base la sustanciación de la causa con sujeción a las reglas del Código de Procedimiento Penal de 1972 y de las establecidas para el efecto por la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas de 1988, el Tribunal a cargo del caso dictó sentencia el 27 de agosto de 2002 que, declarando a los procesados autores del delito que les fue atribuido, condenó a cada uno de ellos a la pena de once años de presidio, y dispuso la confiscación del vehículo incautado (fojas 218 a 219).

3.- En atención a que dicha sentencia fue confirmada en grado de apelación por el Tribunal de Alzada, el procesado interpuso recurso de casación que es motivo de autos señalando que fue errónea la calificación del hecho comprobado, pues no llegó a cometerse el delito denunciado por causas ajenas a su voluntad, razón por la cual debía apreciarse su conducta como de simple tentativa de conformidad a lo determinado por el artículo 8 del Código Penal.

CONSIDERANDO: que efectuado el examen pertinente, se percibió que no corresponde acceder al petitorio de referencia pues, para los fines de la respectiva calificación, tanto el Tribunal de Primera Instancia como el de Alzada basaron sus respectivos pronunciamientos en la descripción que sobre la conducta de tráfico ilícito de estupefacientes y psicotrópicos hace el inciso m) del artículo 33 de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas, que otorga ese calificativo no solamente al acto de comercialización que caracteriza propiamente a la conducta de tráfico, sino también a comportamientos de otro carácter consistentes en producir, fabricar, poseer dolosamente, tener en depósito o almacenamiento, transportar, entregar, suministrar, comprar, vender, donar, introducir al país, sacar del país e inclusive algunas más, que, debido a esa definición, son aceptadas como tráfico ilícito en razón de uniforme jurisprudencia.

POR TANTO: la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia, en ejercicio de sus atribuciones, aplicando la regla contenida en el numeral 2) del artículo 307 del Código de Procedimiento Penal, de acuerdo con el requerimiento fiscal de fojas 256 a 258, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Rimer Arébalo impugnando el Auto de Vista emitido el 18 de diciembre de 2003 por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba en el proceso seguido por el Ministerio Público contra el recurrente y contra Toribio y Erasmo Saravia Vera con imputación por comisión del delito de tráfico ilícito de sustancias controladas.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.

Firmado:

Presidente: José Luis Baptista Morales

Ministro: Ramiro José Guerrero Peñaranda

Secretaria de Cámara: Valeria Auad Sandi

SALA PENAL SEGUNDA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE BOLIVIA