SALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo: Nº 243 Sucre, 17 de noviembre de 2008

Expediente: Cochabamba 143/07

Hurto

Partes: Ministerio Público c/ Raúl Eduardo Murillo Villegas

Ministro Relator: Héctor Sandoval Parada

******************************************************************************************

 

VISTOS: el recurso de casación de fojas 159 a 164 y vuelta interpuesto por Raúl Eduardo Murillo Villegas, impugnando el Auto de Vista de 19 de mayo de 2007 cursante de fojas 140 a 142 pronunciado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior de Cochabamba, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente, por el delito de hurto tipificado en el artículo 326-5) del Código Penal; sus antecedentes y

CONSIDERANDO: que el Tribunal de Sentencia Nº 1 de la ciudad de Cochabamba de fojas 92 a 96 de obrados pronuncia la sentencia de fecha 2 de marzo de 2006 que por unanimidad en sujeción al artículo 365 del Código de Procedimiento Penal falla declarando al imputado Raúl Eduardo Murillo Villegas autor y culpable del delito de hurto previsto en el artículo 326-5) del Código Penal, condenándolo a la pena de cuatro años de reclusión en la cárcel de San Sebastián de la ciudad de Cochabamba.

Sentencia que fue recurrida de apelación restringida por el incriminado, mediante memorial de fojas 121 a 128 y vuelta, en el que señala como defecto de sentencia la inobservancia y errónea aplicación de la ley sustantiva, previsto en el artículo 370-1) de la Ley Nº 1970; asimismo denuncia la violación del artículo 371-1) del Código de Procedimiento Penal por cuanto el acta del juicio oral no estaba concluido a momento de la lectura íntegra de la sentencia, en resumen señala la existencia de defectos absolutos y actividad procesal defectuosa en el desarrollo del juicio.

Que elevado el proceso ante el Tribunal de Apelación y cumplidas las formalidades legales, en fecha 19 de mayo de 2007 se dictó el Auto de Vista que declaró improcedente el recurso de apelación restringida, y por consiguiente confirmó la sentencia pronunciada por el a-quo.

CONSIDERANDO: que impugnado el referido Auto de Vista recurre de casación el procesado Raúl Eduardo Murillo Villegas, denunciando la violación del artículo 124 del Código de Procedimiento Penal, alegando la falta de fundamentación de la sentencia; que se han incumplido las reglas de la sana crítica al valorar y calificar las pruebas aportadas: así mismo dice que se ha violado su derecho de defensa durante el juicio oral al aceptar, a solicitud del Ministerio Público, la exclusión de las pruebas codificadas como D1 Y D2, y reitera su denuncia de que el registro de audiencias del juicio oral no se concluyó a momento de darse lectura a la sentencia; señala que hubo defectos absolutos con apego al artículo 169-3) del Código de Procedimiento Penal. Invocó como precedentes contradictorios el Auto de Vista de 29 de diciembre de 2005, en relación a la exclusión probatoria y el Auto Supremo Nº 401 de 18 de agosto de 2003, aludiendo a la revisión de oficio doctrina legal aplicable.

Recurso de casación que fue admitido por Auto Supremo Nº 282 de 8 de octubre de 2007.

CONSIDERANDO: que la función del Tribunal de Casación es la de establecer líneas doctrinales ante la concurrencia de Autos de Vista contradictorios entre sí o de éstos con Autos Supremos pronunciados por las Salas Penales de la Corte Suprema. Por consiguiente, habiendo el recurrente invocado como precedentes contradictorios el Auto de Vista de 29 de diciembre de 2005 dictado por la Sala Penal Primera de la Corte Superior de Cochabamba, fallo en el que se anula la sentencia por contener defectos establecidos en los incisos 4), 5) y 6) del artículo 370 del Código de Procedimiento Penal y corresponde a un caso de asesinato, no es un hecho similar al caso de autos; tiene facetas muy diferentes, por lo que uno puede servir de oposición al fallo recurrido, en el que si bien existe exclusión de prueba es porque el informe que se pretendió introducir correspondía a un acto de investigación que necesariamente debería haberse conocido en la etapa preparatoria; respecto al otro precedente invocado, el Auto Supremo Nº 401 de 18 de agosto de 2003 corresponde a un caso de desobediencia a resoluciones en proceso de habeas corpus, donde se analizaba el " persaltum", que no tiene ninguna semejanza con el caso presente. Cabe señalar que, de una revisión de obrados, se establece que no es cierta la denuncia de haberse violado el derecho de defensa del procesado; por el contrario se observa que el incriminado durante todo el proceso ha gozado de todas las garantías constitucionales del debido proceso.

De lo expuesto y fundamentado, al no existir contradicción entre el Auto de Vista impugnado con los precedentes invocados, corresponde declarar infundado el recurso de casación deducido.

POR TANTO: la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la facultad conferida por el artículo 59-1) de la Ley de Organización Judicial y 50-1) de la Ley 1970 y aplicando el segundo caso del parágrafo dos del artículo 419 del Procedimiento Penal, declara INFUNDADO el recurso de casación de fojas 159 a 164 y vuelta interpuesto por Raúl Eduardo Murillo Villegas.

Regístrese, hágase saber y devuelvase.

Firmado: José Luis Baptista Morales

PRESIDENTE DE LA SALA PENAL SEGUNDA

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

Firmado: Héctor Sandoval Parada

MINISTRO DE LA SALA PENAL SEGUNDA

CORTE SUPREMA DE JUCTICIA

Firmado: Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano

SECRETARIA DE CÁMARA DE SALA PENAL SEGUNDA

CORTE SUPREMA DE JUCTICIA