SALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo: Nº 227 Sucre, 16 de agosto de 2008

Expediente: Potosí 29/06

Partes: Ministerio Público y otros c/ María Padilla de Delgado y Celso Delgado Huallpa

Lesiones graves y leves

Ministro Relator: Héctor Sandoval Parada

*************************************************************************************************

VISTOS: el recurso de casación de fojas 95 a 98 interpuesto por Celso Delgado Huallpa, impugnando el Auto de Vista número 066/06 de 30 de septiembre de 2006 (fojas 85 a 87) emitido por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, en del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Celso Gonzáles Viscarra, Silveria Huallpa y Willma Quintanilla contra María Padilla de Delgado y el recurrente, por el delito de lesiones graves y leves tipificado en el artículo 271 del Código Penal.

CONSIDERANDO: que concluido el juicio, el Tribunal Segundo de Sentencia de la ciudad de Potosí, por resolución número 10/06 (fojas 78 a 89), declaró a Celso Delgado Huallpa autor del delito de lesiones graves y leves contenido en el artículo 271 del Código Penal, sancionándolo a la pena de 2 años de reclusión, al pago de costas, daños y perjuicios averiguables en ejecución de sentencia y le otorgó el beneficio del perdón judicial, conforme el artículo 368 del Código de Procedimiento Penal. A María Padilla Ampuero de Delgado la absolvió de culpa y pena del delito de lesiones graves y leves.

Que contra esta sentencia, el imputado planteó el recurso de apelación restringida (fojas 94 a 98 vuelta) y el Tribunal de Alzada, mediante el Auto de Vista número 66/06 de 30 de septiembre de 2006, (fojas 85 a 87) determinó su improcedencia y confirmó la sentencia apelada de 20 de junio de 2007, respecto a lo cual el imputado interpuso recurso de casación (fojas 95 a 98), con los siguientes argumentos: 1.- Hubo infracción a la garantía del debido proceso, porque no se resolvieron todos los puntos expuestos en el recurso de apelación restringida. Ello contradice la doctrina legal aplicable señalada en los Autos Supremos número 417/03 de 19 de agosto de 2003 y número 87/05 de 31 de marzo de 2005, los cuales invocó para ese efecto. 2.- Tampoco se absolvió el reclamo sobre los datos falsos de la víctima, así como las consideraciones del Tribunal de Sentencia en cuanto a que él hubiera reconocido el hecho juzgado, bajo el fundamento de defensa propia, cuando a su criterio dicho aspecto no consta en obrados. 3.- Se incurrió en errónea aplicación de la ley sustantiva, en razón a que, a tiempo de fundamentar la apelación, invocó como precedente el Auto Supremo número 383/03 de 7 de agosto de 2003; sin embargo, la resolución de alzada afirmó que no citó ninguna norma. 4.- No se valoraron adecuadamente los medios probatorios, porque fueron excluidas algunas pruebas como la testifical, relativa a que, en el momento del hecho, los testigos se encontraban en otro lugar. 5.- Se infringió el principio de legalidad, por valoración defectuosa sobre los hechos. La conducta delictiva es un acto personal y el hecho juzgado se derivó de una pelea en grupo. Sobre ese aspecto, invocó como precedentes los Autos Supremos número 383/03 y 562/2004.

Dicho recurso de casación fue admitido por Auto Supremo número 89/07 de 15 de febrero de 2007 (fojas 111 a 112).

CONSIDERANDO : que de la revisión y análisis pormenorizado de los precedentes invocados por el recurrente, como contradictorios al fallo impugnado, se evidencia que tienen matices diferentes a los del Auto de Vista, como se acredita por el siguiente detalle: a) El Auto Supremo número 383/03 de 7 de agosto de 2003, si bien comprende el delito de lesiones graves y leves, con referencia al cual el Tribunal Supremo casó el Auto de Vista recurrido y determinó subsistente la sentencia dictada por el Juez de Primera Instancia, que absolvió de culpa y pena al imputado por la existencia de prueba semiplena, en autos se estableció la autoría sobre el hecho imputado, identificado por la víctima, y debido a que las pruebas producidas por las partes generaron convicción sobre la responsabilidad penal del encausado, sobre la base de apreciación conjunta y armónica de las mismas. b) El Auto Supremo número 417/03 de 19 de agosto de 2003, sobre el delito de transporte de sustancias controladas, corresponde a un proceso tramitado con la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas. Por lo tanto, los hechos son totalmente diferentes al caso de autos, en el cual el imputado fue juzgado y condenado por el hecho de inferir lesiones en la humanidad de Celso Gonzáles. c) El Auto Supremo número 562/04 de 1º de octubre de 2004, sobre el delito de estelionato, corresponde a un tipo penal y a una relación fáctica distinta. Consecuentemente, los hechos citados en dicho fallo supremo, son totalmente diferentes al de autos, dentro del cual la resolución impugnada, fue emitida de conformidad a lo estatuido por los artículos 398 y 411, párrafo segundo, del Código de Procedimiento Penal. d) El Auto Supremo número 87/05 de 31 de marzo de 2005 corresponde a delitos de acción privada, sobre perturbación de posesión y despojo. En consecuencia, la jurisprudencia establecida no contradice al Auto de Vista impugnado, en razón a que los tipos penales son diferentes, así como el sentido jurídico que contiene el mismo. Además, la resolución objeto del recurso absolvió todos los puntos cuestionados por el recurrente. e) Las denuncias sobre infracción al derecho del debido proceso y a la defensa irrestricta, carecen de veracidad, en razón a que el imputado encaró el proceso en igualdad de condiciones con el acusador particular. f) El Tribunal Supremo a través de su numerosa jurisprudencia ha establecido "que no es suficiente invocar el precedente en el recurso de casación, sino que este precedente debe guardar similitud con el hecho objeto del proceso en que se vota la decisión que se pretende rever, lo que importa relación de circunstancias y motivaciones, similitud en la naturaleza del hecho, las mismas disposiciones legales interpretadas y aplicadas u otras y sentido jurídico diferente en la praxis y alcance de la norma sustantiva".g) Que de lo expuesto se concluye que no existe contradicción en los términos del artículo 416 del Código de Procedimiento Penal entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes citados, ni se incurrió en infracción de normas legales.

POR TANTO: la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en ejercicio de la atribución conferida por los artículos 59 inciso 1) de la Ley de Organización Judicial, 50 numeral 1) y segunda parte del artículo 419 del Código de Procedimiento Penal, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Celso Delgado Huallpa impugnando el Auto de 30 de septiembre de 2006 emitido por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí en el proceso penal seguido a querella de Celso Gonzáles Viscarra, Silveria Huallpa y Vivian Wilma Quintanilla contra el recurrente y contra María Padilla de Delgado con imputación por comisión del delito de lesiones tipificado por el artículo 271 del Código Penal.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.

Firmado: José Luis Baptista Morales

PRESIDENTE DE SALA PENAL SEGUNDA

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

 

Firmado: Héctor Sandoval Parada

MINISTRO DE SALA PENAL SEGUNDA

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

Ante mi: Abog. Sandra Mendívil Bejarano

SECRETARIA DE CÁMARA- SALA PENAL SEGUNDA

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA