SALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo: Nº 158 Sucre, 14 de junio de 2008

Expediente: Cochabamba 85/03

Partes: Ministerio Público c/ Rosa Sánchez Ramos y otro

Tráfico de Sustancias Controladas

*************************************************************************************************

VISTOS: el requerimiento fiscal pronunciado de oficio (fojas 200 a 202) en el proceso penal seguido por el Ministerio Público contra Rosa Sánchez Ramos y Ponciano Delgadillo Maita, por el delito de tráfico de sustancias controladas tipificado en el artículo 48 de la Ley 1008, del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas.

CONSIDERANDO: que el Ministerio Público requirió se declare no haber lugar a la extinción de la acción penal en beneficio de Rosa Sánchez Ramos al haberse comprobado objetivamente actos dilatorios atribuibles a la imputada, los que impidieron que esa causa penal no hubiere concluido en el plazo máximo de cinco años.

Que dicho proceso se encuentra radicado en esta Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia a consecuencia del recurso de casación interpuesto por Rosa Sánchez Ramos (fojas 194 a 196) contra el Auto de Vista de 21 de marzo de 2003 (fojas 191 vuelta).

Que de acuerdo con lo dispuesto por la Disposición Transitoria Tercera del Código de Procedimiento Penal, las causas tramitadas conforme al régimen procesal anterior deben ser concluidas en el plazo máximo de cinco años, computables a partir de la publicación de dicha norma; previsión normativa que, de acuerdo con el entendimiento expresado en la Sentencia Constitucional 0101/2004, define los fundamentos para la extinción señalando: " vencido el plazo, en ambos sistemas, en lo conducente, el Juez o tribunal del proceso, de oficio o a petición de parte declarará extinguida la acción penal, cuando la dilación del proceso va más allá del plazo máximo establecido y sea atribuible al órgano judicial y/o al Ministerio Público, bajo parámetros objetivos; no procediendo la extinción cuando la dilación del proceso sea atribuible a la conducta del imputado o procesado".

Que en dicho contexto, la Sentencia Constitucional Nº 1042/2004 fijó reglas de cómputo del plazo para la extinción del proceso penal tramitado con el Código de Procedimiento Penal de 1972, que el proceso tenga una duración superior a los cinco años, computables desde: a) la fecha de publicación del Código de Procedimiento Penal para los casos que se hubieran iniciado y estuvieren en trámite a esa publicación; y b) la fecha de inicio del proceso para los casos iniciados con posterioridad a la publicación y con anterioridad a la vigencia plena del Código de Procedimiento Penal.

Que por otra parte, respecto a plazos, por permisión del artículo 130 del Código de Procedimiento Penal, es de aplicación el artículo 141 del Código de Procedimiento Civil que determina la suspensión de plazos durante las vacaciones judiciales; aspectos legales que necesariamente deben considerarse en el análisis del presente caso.

CONSIDERANDO: que examinados los datos que informan el proceso, se constatan los siguientes actos dilatorios realizados por la parte imputada:

Que el proceso se inició con el auto de apertura de fecha 13 de agosto de 1999, cursante a fojas 48, dictado contra Rosa Sánchez Ramos y Ponciano Delgadillo Maita por el delito de tráfico de sustancias controladas y al no haber asumido defensa Ponciano Delgadillo Maita fue declarado rebelde y contumaz a la ley, designándosele defensor de oficio, fue dispuesto su juzgamiento en rebeldía (fojas 62), y publicado el edicto a fojas 67.

Que el Tribunal de la causa señaló audiencia de apertura de debates (fojas 81 y 93), la coprocesada Rosa Sánchez Ramos solicitó nuevo señalamiento de audiencia de aplicación de medidas sustitutivas (fojas 96), y del mismo modo fijada la fecha de audiencia para el ofrecimiento de fianza, pidió también postergación de la misma (fojas 117 y 135).

Que asimismo, una vez que el tribunal aceptó la fianza que ofreció la imputada, en aplicación de medidas sustitutivas, sobre un inmueble que fue gravado en Derechos Reales; ésta solicitó la modificación de dicha fianza (fojas 138 vuelta), que fue rechazada, apelando la misma, el Tribunal tuvo que ordenar presente la papeleta de apelación que viabilice su recurso (fojas 144 y 145), para finalmente confirmarse el auto apelado (fojas 153 vuelta).

Que concluido el periodo de debates, se dictó sentencia condenatoria (fojas 169 a 170) contra los procesados declarándolos autores del delito de tráfico de sustancias controladas, siendo apelada por Rosa Sánchez, radicó la causa ante la Sala Penal Segunda de la Corte del Distrito Judicial de Cochabamba (fojas 182), que ante la falta de fundamentación de su recurso, tuvo que ser conminada para el cumplimiento de dicho acto procesal, (fojas 185), pronunciándose luego el Auto de Vista que confirmó la sentencia en todas su partes (fojas 191 y vuelta).

Que respecto del coimputado Ponciano Delgadillo Maita, rebelde y contumaz a la ley, fue publicado el edicto de notificación con la sentencia que lo declaró autor del delito de tráfico de sustancias controladas, condenándolo a la pena de diez años de presidio (fojas 180).

Que evidenciados los actos dilatorios de la coprocesada Rosa Sánchez Ramos, como el estado de rebeldía y contumacia a la Ley de Ponciano Delgadillo Maita, reflejando una conducta desobediente, dilatoria y reacia al orden legal establecido; no corresponde declarar la procedencia de la extinción de la acción penal en beneficio de los procesados, conforme aplicación de las disposiciones legales citadas.

POR TANTO: la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con las consideraciones precedentes y con la concurrencia del doctor Ángel Irusta Pérez Ministro de la Sala Penal Primera, convocado al efecto en ejercicio de sus atribuciones, de acuerdo con el requerimiento fiscal, dispone NO HABER LUGAR A LA EXTINCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL debiendo proseguir la causa hasta su conclusión.

Primer Relator: Ministro José Luis Baptista Morales es disidente con la presente resolución, estuvo por la extinción de la acción penal.

Segundo Relator: Ministro Héctor Sandoval Parada

Regístrese y hágase saber.

 

Firmado: Héctor Sandoval Parada

MINISTRO DE SALA PENAL SEGUNDA

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

Firmado: Ángel Irusta Pérez

MINISTRO CONVOCADO DE SALA PENAL PRIMERA

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

 

Firmado: Ante mi: Abog. Sandra Mendívil Bejarano

SECRETARIA DE CÁMARA- SALA PENAL SEGUNDA

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

*************************************************************************************************

Expediente: Cochabamba 85/03

Proyecto Ministro Disidente

 

VISTOS: el recurso de casación interpuesto por Rosa Sánchez Ramos el 29 de abril de 2003 (fojas 194 a 196 vuelta), impugnando el Auto de Vista emitido el 21 de marzo de 2003 (fojas 191 a 191 vuelta) por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba en el proceso penal seguido por el Ministerio Público contra la recurrente y contra Ponciano Delgadillo Maita con imputación por comisión de delitos tipificados por la Ley de Régimen de la Coca y Sustancias Controladas.

CONSIDERANDO: que habiendo sido recibido ese recurso en esta Corte Suprema de Justicia el 21 de mayo de 2003 (fojas 199), se remitió el expediente relativo a ese caso al Ministerio Público para los fines del requerimiento que al respecto corresponda.

Que en atención a esa providencia, el Ministerio Público expuso criterio el 8 de octubre de 2004 (fojas 200 a 202) en sentido de que, pese al hecho de estar comprobado el vencimiento del plazo máximo de duración del proceso de acuerdo a lo determinado por la Disposición Transitoria Tercera del Código de Procedimiento Penal, no se debe proceder a la extinción de la acción penal por esa causa, pues es aplicable al caso la previsión contenida en la Sentencia Constitucional número 101 de 14 de septiembre de 2004, que sostiene que no procede esa medida cuando la dilación del proceso es atribuible a la conducta del imputado o del procesado, y que, respecto al comportamiento de Rosa Sánchez Ramos durante la tramitación del Plenario, se comprobó que son atribuibles a ella varios actos dilatorios correspondientes a peticiones de cesación de la detención preventiva (fojas 79 y 90), y apelación de Sentencia (fojas 177) que, al no haber sido debidamente fundamentada, originó un memorial complementario (fojas 188 a 189), razón por la cual ese recurso llegó con demora al Tribunal de Alzada, que emitió el respectivo Auto de Vista el 21 de marzo de 2003 (fojas 191 a 191 vuelta).

Que efectuado el correspondiente análisis de todo lo actuado, se comprobó que el proceso en cuestión tuvo inicio el 13 de agosto de 1999 y que, desde entonces hasta la fecha, han transcurrido más de ocho años sin que se dicte resolución definitiva.

Que por ello, aún en el caso de que se hubieren demostrado actuaciones dilatorias atribuibles a los procesados y ejecutadas desde el inicio del Plenario hasta la resolución del Tribunal de Alzada (31 de marzo de 2003), es del caso dar cumplimiento a lo establecido por la Disposición Transitoria Tercera del Código de Procedimiento Penal, que señala que las causas tramitadas conforme al régimen procesal anterior deben concluir en el plazo máximo de cinco años que se computan a partir de la fecha de publicación de ese Código, hecho que se produjo el 31 de mayo de 1999, precisamente el mismo año en que se inició el proceso que es caso de autos.

POR TANTO: la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en ejercicio de sus atribuciones, en desacuerdo con el requerimiento fiscal de 8 de octubre de 2004 (fojas 200 a 202), dando cumplimiento a la previsión contenida en la Disposición Transitoria Tercera del Código de Procedimiento Penal, DECLARA EXTINGUIDA LA ACCIÓN PENAL con relación al proceso seguido por el Ministerio Público contra Rosa Sánchez Ramos y Ponciano Delgadillo Maita con imputación por comisión de delitos tipificados por la Ley de Régimen de la Coca y Sustancias Controladas, debiendo en consecuencia archivarse obrados y cancelarse las medidas jurisdiccionales que respecto a ellos se hubieran dispuesto.

Regístrese, comuníquese y cúmplase.

 

Firmado: José Luís Baptista Morales

PRESIDENTE DE SALA PENAL SEGUNDA

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA