SALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo: Nº 087 Sucre, 18 de marzo de 2008

Expediente: La Paz 261/06

Partes: Juan Carlos Vargas Angles c/ Omar Alejandro Asbun Farah

Giro de cheque en descubierto

Ministro Relator: Dr. Ángel Irusta Pérez

****************************************************************************

VISTOS: el memorial de 9 de noviembre del año 2006 presentado por Omar Alejandro Asbún Farah que cursa de fojas 324 a 330 por medio del cual interpuso el recurso de casación impugnando el Auto de Vista de 20 de septiembre del 2006 pronunciado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito de La Paz, dentro del proceso penal seguido por Juan Carlos Vargas Angles contra Omar Alejandro Asbun Farah por la comisión del delito de

giro de cheque en descubierto tipificado en el artículo 204 del Código Penal.

CONSIDERANDO: que el recurrente presentó el recurso de casación con los siguientes argumentos: i) que el Auto de Vista impugnado en la parte resolutiva sólo hizo referencia a que el Tribunal de la causa no respetó el tramite previsto por los artículos 314 y 315 del Código de Procedimiento Penal respecto a la excepción de falta de acción que planteo el imputado, y dejó pendientes de resolución los demás puntos apelados, incumpliendo lo dispuesto por el artículo 398 del Código de Procedimiento Penal; ii) que el Tribunal de Apelación no tomó en cuenta el hecho de que el imputado fue procesado y sentenciado, sin que se cumplan con los requisitos mínimos exigidos para el delito de giro de cheque en descubierto, toda vez que durante el juicio no se demostró que hubiese girado el cheque ni tampoco se demostró que se cumplió con el requisito de la intimación de pago, pues respecto a ese punto en juicio se presentó como prueba una nota en la que no existía constancia de su entrega al imputado, en la que además se había señalado como plazo para el pago del importe del cheque una semana cuando lo que correspondía era 72 horas tal cual prevé el Código Penal; iii) que al Tribunal de Apelación le correspondía proceder directamente a la reparación de las violaciones e infracciones procesales y sustantivas evidenciadas, y además comprobada la inexistencia de la intimación de pago, requisito sine qua non del delito de giro de cheque en descubierto; revocar la sentencia condenatoria y disponer la absolución del imputado conforme dispone el artículo 363 numeral 2) del Código de Procedimiento Penal; al no haber procedido de esa forma aplicó erróneamente el artículo 204 del Código Penal.

Que la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito de La Paz pronunció el Auto de Vista de 20 de septiembre del 2006 (fojas 288 a 289) y anuló totalmente la sentencia dictada por la Jueza Segundo de Sentencia de la ciudad de La Paz y dispuso la reposición del juicio por otro Juez de sentencia con los siguientes fundamentos: a) que al inicio de la audiencia del juicio el imputado Omar Alejandro Asbún Farah opuso la excepción de falta de acción porque la querella no fue legalmente promovida, pero la Jueza de la causa obvió el trámite que debía imprimir de acuerdo a los artículos 314 y 315 del Código de Procedimiento Penal y dispuso la resolución de la excepción en sentencia, además que denegó el trámite del recurso de apelación incidental, restringiendo el derecho a recurrir que la ley franquea a las partes; b) que los actos descritos resultan ser insalvables y no susceptibles de convalidación porque en ellos se vulneró el principio de debido proceso e igualdad y el derecho de defensa del imputado, existiendo errónea aplicación de los artículos 314, 315, 403-2) del Código de Procedimiento Penal y del artículo 16-IV de la Constitución Política del Estado, incurriendo en actos insalvables no susceptibles de convalidación; c) que habiéndose observado la existencia de actividad procesal defectuosa, el Tribunal de Alzada se inhibió de considerar los otros puntos apelados, toda vez que en ese estado asumió la convicción de que procede la reposición del juicio.

Que analizados los precedentes citados por el recurrente como es el Auto Supremo Nº 314 de 13 de junio de 2003 que está relacionado con al Auto de Vista de 6 de noviembre del 2002 pronunciado por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Justicia del Distrito de Cochabamba dentro del proceso penal seguido por Félix Eduardo Carballo Angulo contra Bertha Apacani Quispe por el delito de giro de cheque en descubierto, se establece que el fundamento fáctico de dicho precedente no resulta ser similar a los fundamentos fácticos expuestos por el recurrente en el recurso de casación, pues el recurrente planteó la errónea aplicación del artículo 204 del Código Penal refiriéndose al requisito de la intimación de pago, que él indica no haberse realizado en la forma prevista por el Código Penal; en cambio en el precedente citado se hace referencia a la absolución de la imputada porque la prueba aportada no resultó ser suficiente para fundar una sentencia condenatoria. Con relación al otro precedente, Auto Supremo Nº 103 de 20 de febrero del 2004, si bien la doctrina legal establecida en el mismo guarda relación con el fundamento del recurso de casación porque está referido a la inobservancia del artículo 368 del Código de Procedimiento Penal; sin embargo no se observa que el Tribunal de Alzada hubiese inobservado dicho presupuesto legal, toda vez que en el punto 3 del tercer considerando del Auto de Vista recurrido, se señaló que al haberse observado la existencia de actividad procesa defectuosa en la tramitación de la excepción de falta de acción opuesta por el imputado, el tribunal asumió la convicción de la reposición del juicio por otro Juez, por lo que se inhibió de ingresar a valorar los demás puntos de la apelación; ello significa que el Tribunal de Apelación si se pronunció respecto a los puntos apelados, además que la determinación asumida resulta lógica, pues si el tribunal ya asumió la convicción de la necesidad de un nuevo juicio, entonces los demás puntos apelados no merecían consideración ni pronunciamiento expreso porque implícitamente ya se habían anulado al haberse dispuesto la reposición del juicio, de donde resultaría poco útil pronunciarse sobre actos procesales que necesariamente tendrán que repetirse en el nuevo juicio.

Que en el caso planteado además corresponde hacer referencia a que la teoría de los medios de impugnación establece la necesidad de que los recursos estén basados en dos presupuestos: uno de carácter objetivo y otro de carácter subjetivo; el primero tiene que ver con la calidad del acto impugnable y con las formalidades establecidas en la ley para un recurso; en cambio el de carácter subjetivo guarda relación con el agravio o interés directo y el carácter de parte. Respecto a ese segundo grupo, el agravio o interés exige que la resolución cuestionada cause lesión al interés del impugnante, y para ello se debe considerar el resultado concreto del acto, sus efectos prácticos con relación al derecho invocado y la situación concreta del interesado; vale decir que, para la procedencia de un recurso, es necesario que el sujeto agraviado por la resolución emitida esté en desacuerdo total o parcial con lo resuelto. En el caso que de autos se observa que el recurrente presentó el recurso de apelación contra la sentencia condenatoria pronunciada en su contra por la comisión del delito de giro de cheque en descubierto, tipificado en el artículo 204 del Código Penal, haciendo referencia a determinadas actuaciones defectuosas realizadas por la Juez de Sentencia de la ciudad de La Paz, solicitando se anule totalmente la sentencia y se disponga un nuevo juicio; sin embargo cuando el Tribunal de Apelación declara procedente su petición recurre de casación, sin haber establecido de manera clara y precisa cual fue el agravio que se le causó en el Auto de Vista toda vez que el mismo llegó a la misma conclusión que él había solicitado, de donde se establece que el presupuesto subjetivo del presente recurso, como es el agravio sufrido por el recurrente, no se encuentra adecuamente fundamentado.

POR TANTO: la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia, aplicando el parágrafo segundo del artículo 419 del Código de Procedimiento Penal, declara INFUNDADO el recurso de casación deducido por Omar Alejandro Asbún Farah de fojas 324 a 330, con costas para el recurrente conforme dispone el artículo 269 del Código de Procedimiento Penal.

Regístrese y hágase saber y devuélvase.

Firmado: Dr. José Luís Baptista Morales

PRESIDENTE SALA PENAL SEGUNDA

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

Firmado: Dr. Ángel Irusta Pérez

MINISTRO DE SALA PENAL SEGUNDA

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

Firmado: Ante mi: Abog. Jaime René Conde Andrade

SECRETARIO DE CÁMARA- SALA PENAL SEGUNDA

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA