SALA PENAL SEGUNDA

AUTO SUPREMO: No. 299 Sucre, 25 de agosto de 2006

DISTRITO: Cochabamba

PARTES: Ministerio Público y otro c/ Benigno Morales Guzmán y otros

Falsificación de sellos y otros

**********************************************************************************

VISTOS: los recursos de casación interpuestos por Benigno Morales Guzmán y por Rolando Morales Guzmán cursantes de fojas 304 a 308 vuelta y de fojas 316 a 318 vuelta respectivamente, impugnando el Auto de Vista de 16 de diciembre de 2005 de fojas 294 a 296 vuelta, dictado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro el proceso seguido por el Ministerio Público y Hugo Velasco Ribero en contra de Benigno Morales Guzmán, Rolando Morales Guzmán y Lilian Carla Handal Asbún, por los delitos de falsificación de sellos, papel sellado y timbres, previstos y sancionados en los artículos 190, 199 y 203 del Código sustantivo de la materia, sus antecedentes, y:

CONSIDERANDO: que para que el Tribunal de casación declare la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir con los requisitos formales exigidos por los artículos 416 y 417 de la Ley Nº 1970, vale decir, que el recurrente debe interponer el recurso de casación dentro de los cinco días computables a partir de la notificación con el Auto de Vista objeto de la apelación, precisando los hechos similares y estableciendo la contradicción de una o más normas adjetivas o sustantivas aplicadas en el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado.

Asimismo, este Tribunal ha abierto, excepcionalmente, su competencia como Tribunal de casación, cuando entre los motivos que denuncia el recurrente, existen graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyen defectos absolutos no susceptibles de convalidación, flexibilizando, de este modo, los requisitos del recurso en pro de la justicia como fin último del derecho.

CONSIDERANDO: que en los recursos de casación interpuestos, se exponen por los recurrentes las siguientes situaciones y fundamentos:

I.- Benigno Morales Guzmán, en su recurso de fojas 304 a 308 vuelta, denuncia que, al no haberse considerado las atenuantes que le favorecen, se habría incurrido en error de aplicación del artículo 40 del Código Penal, constituyendo aquello un defecto absoluto conforme a la previsión del artículo 169 del Código Adjetivo Penal. Invoca como precedentes contradictorios, los Autos de Vista de 6 de noviembre de 2002, emergente del caso Banco Unión S.A. c/ Julio Grover Gutiérrez Espinoza y otro y el de 8 de febrero de 2002 dentro del proceso Esperanza Carballo c/ Florencia Cuaquira y otros.

Acusa además, que al haber sido procesado en su calidad de abogado, se ha incumplido con el procesamiento previo para su licenciamiento, conforme dispuso la Sentencia Constitucional Nº 240/2000-R; continúa diciendo que la defensora de oficio que le asignó el a quo, no cumplió con la defensa ya que sólo hizo acto de presencia dejándolo en indefensión, además de no haber sido nombrada como defensora de oficio para la gestión 2004, constituyendo tal situación un defecto absoluto y un vicio de nulidad conforme prevé el artículo 31 de la Constitución Política del Estado; invocando, como precedentes contradictorios, las Sentencias Constitucionales Nº 1010/2004-R, Nº 313/2004-R y Nº 446/2002-R.

Finalmente, señala que se hubiera incurrido en defectos absolutos al haberse valorado la prueba ilegalmente incorporada al juicio vulnerando el principio de contradicción y que, habiendo sido procesado y absuelto ante el Tribunal de Sentencia Nº 3 por el mismo hecho y por los mismos delitos, existió doble juzgamiento, violando el principio del non bis in idem.

II.- Por su parte, el recurso de casación interpuesto por Rolando Morales Guzmán, realiza un nuevo análisis de la prueba de cargo, concluyendo que el Tribunal de alzada no realizó una correcta interpretación de las normas de procedimiento conforme refirió en su memorial de apelación restringida. Por otra parte, señala que el a quo aplicó erróneamente la ley sustantiva.

Acusa, además, que el ad quem no consideró debidamente las contradicciones de la sentencia obviando los defectos absolutos del procedimiento; acusa, además, violación al derecho de defensa puesto que la defensora de oficio que se le otorgó, no habría estado asignada al Tribunal de Sentencia Nº 2 y que ésta no habría ejercitado su defensa técnica con idoneidad, citando la Sentencia Constitucional Nº 313/2000-R.

CONSIDERANDO: que para que este Tribunal se pronuncie sobre la admisibilidad del recurso de casación, es necesario realizar un análisis particular de cada uno de los recursos interpuestos, por lo que, del análisis del recurso planteado por Benigno Morales Guzmán se tiene:

1.- Que el recurso de casación se interpuso en legal tiempo; extrayéndose de los hechos que se denuncian que el mismo cumple con los requisitos exigidos por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, toda vez que señala cuales son los hechos concretos que se consideran irregulares y explica la forma en la que se aplicó la ley en el caso sub lite y cómo, de manera distinta, se lo hizo en otros procesos, señalando los Autos de Vista en los que existiría contradicción.

Por otra parte, de los hechos denunciados, se infiere la existencia de defectos absolutos en el trámite del proceso, situación que hace viable el que este Tribunal admita, de manera excepcional, el recurso de casación interpuesto, conforme a la previsión de los artículos 169 y 370 del Código Adjetivo Penal, a fin de ejercitar además, la facultad otorgada por el artículo 15 de la Ley de Organización Judicial, conforme a la cual, los Tribunales de casación, respecto a los de primera instancia y de apelación, están obligados a revisar los procesos, de oficio, a tiempo de conocer una causa y establecer si los jueces y funcionarios observaron los plazos, las leyes que norman la tramitación y conclusión de los procesos, así como el respeto y la observancia del principio del debido proceso.

2.- Con relación al segundo recurso, intentado por Rolando Morales Guzmán, se debe señalar, que de acuerdo a ley las normas procesales son de orden público y de cumplimiento obligatorio y, en el presente caso, no se ha observado el plazo legal para la presentación del recurso, que conforme al artículo 416 del Adjetivo Penal, debió hacérselo dentro de los cinco días de la notificación con el Auto de Vista, por lo que el recurso es extemporáneo y, en consecuencia, no puede ser admitido por este Tribunal.

POR TANTO: la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia, con intervención del Ministro Dr. Jaime Ampuero García, Presidente de la Sala Penal Primera, convocado al efecto, ADMITE el recurso de casación interpuesto por Benigno Morales Guzmán y declara INADMISIBLE el recurso interpuesto por Rolando Morales Guzmán.

A efecto del cumplimiento del segundo párrafo del artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, se dispone que, por Secretaría, se remitan a todas las Salas Penales de las Cortes Superiores del País copias fotostáticas de la sentencia de fojas 207 a 213, Auto de Vista de fojas 294 a 296 y el presente Auto admisorio, a fin de que se inhiban de dictar fallos en procesos en los que se debaten las mismas cuestiones de derecho, hasta que se haga conocer la resolución del recurso de casación interpuesto.

Regístrese y hágase saber.

Fdo. Dra. Rosario Canedo Justiniano

Fdo. Dr. Jaime Ampuero García

Sucre, veinticinco de agosto de dos mil seis.

Proveído.- David Baptista Velásquez - Secretario de Cámara.