SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 46/2014

Sucre, 5 de marzo de 2014

EXPEDIENTE: Beni 13/2014

PARTES PROCESALES: Ministerio Público, Bismarck Pedraza Lora contra Edwin Almanza Monzón

DELITO: lesiones gravísimas

MAGISTRADO RELATOR: Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano

***************************************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Edwin Almanza Monzón (fs. 44 a 47), impugnando el Auto de Vista Nro. 35 emitido el 27 de septiembre de 2013 por la Sala Penal del Tribunal Departamental de Justicia del Beni (fs. 39 a 41), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y Bismark Pedraza Lora contra el recurrente por la presunta comisión del delito de lesiones gravísimas, previsto y sancionado por el artículo 270 inciso 4) del Código Penal.

CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación)

Que el recurso de casación de referencia, tuvo origen en los siguientes antecedentes:

En mérito a la imputación formal y requerimiento de aplicación de procedimiento abreviado presentado por el Ministerio Público (fs. 4 y 5) y desarrollada la audiencia del referido procedimiento abreviado, por Sentencia Nro. 02 de 11 de enero de 2013 (fs. 23), la Jueza Segundo de Instrucción en lo Penal de la capital del departamento del Beni, declaró a Edwin Almanza Monzón autor del delito de lesiones gravísimas previsto y sancionado por el artículo 270 inciso 4) del Código Penal, disponiendo cumpla la pena privativa de libertad de tres años de reclusión en el Centro de Rehabilitación para varones “MOCOVI” de la ciudad de Trinidad. Asimismo, declaró procedente la suspensión condicional de la pena imponiéndole reglas y condiciones que debe cumplir por el lapso de tres años. También dispuso el pago de costas y reparación del daño a tramitarse a través del “Juez de Sentencia” (sic).

Contra la mencionada Sentencia, Bismark Pedraza Lora, formuló “RECURSO DE APELACIÓN INCIDENTAL” (sic) (fs. 26), habiendo la Juez Segundo de Instrucción en lo Penal de la capital del departamento del Beni, dispuesto se tenga presente “el Recurso de Apelación Restringida” (sic) (fs. 26 vuelta), siendo resuelto por Auto de Vista Nro. 35 de 27 de septiembre de 2013 (fs. 39 a 41), pronunciado por la Sala Penal del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, que “ANULA totalmente la Sentencia Nº 02/2013 de fecha 11 de enero de 2013” (sic), ordenando también la anulación hasta el decreto de 7 de enero de 2013 (fs. 18 vuelta) y se reponga el juicio por el Juez Cautelar llamado por ley.

Notificada la parte imputada con la citada resolución del Tribunal de Alzada, el 19 de diciembre de 2013, conforme diligencia (fs. 42 vuelta), interpuso recurso de casación que es motivo de autos, el  2 de enero de 2014.

CONSIDERANDO II: (Motivo del recurso de casación)

Que del Auto Supremo de Admisión Nro. 11 de 12 de febrero de 2014, se evidencia que se declaró admisible sólo el tercer motivo formulado por Edwin Almanza Monzón, debiendo circunscribirse la contrastación con el Auto Supremo Nro. 418 emitido el 10 de octubre de 2006 y según el siguiente motivo:

El recurrente denuncia que, el Tribunal de Alzada advirtió actividad procesal defectuosa dispuesta en el “Art. 169 en sus numerales 2 y 3 del C.P.P.” (sic); sin embargo, no logró entender el defecto referido en el numeral 2, porque el recurrente estuvo presente en audiencia; y, en relación al numeral 3, señala que no se violó garantía constitucional o Tratado Internacional alguno porque “no se ha violado o dejado en indefensión a ninguna de las partes” (sic). Invoca el Auto Supremo Nro. 418 de 10 de octubre de 2006, para luego manifestar que constituye defecto absoluto cuando en la sentencia no existan razones ni criterios sólidos que fundamenten la valoración de las pruebas, aspecto que no ocurrió en el presente caso. Asimismo, indica que no se describió con precisión el acto señalado como defecto y que era obligación del Tribunal de Alzada valorar y describir de manera clara, pero que tampoco cumplió. También señala que, para que se opere la nulidad, se debe tener presente el principio de especificidad y legalidad, principio de trascendencia, principio de convalidación, e indica “…la parte que se cree perjudicada se presenta al proceso ratificando el acto viciado…” (sic).

Solicita se deje sin efecto el Auto de Vista recurrido y se mantenga la Sentencia pronunciada por el Juzgado Segundo de Instrucción en lo Penal de la capital del departamento del Beni.

CONSIDERANDO III: (Verificación de la contradicción con el precedente invocado)

Que el recurrente denuncia que, el Tribunal de Alzada advirtió defectos absolutos previstos en los incisos 2) y 3) del artículo 169 del Código de Procedimiento Penal, sin embargo, no puede comprender que un acto que él mismo solicitó (procedimiento abreviado) sea causal de nulidad, reconoce que estuvo presente en la audiencia señalada y que se cumplió con todas las formalidades, no existiendo causal de nulidad alguna, asimismo, no existió vulneración a Garantía Constitucional y Tratados y Convenios Internacionales, por cuanto no se dejó en indefensión a ninguna de las partes, la sentencia guarda todas las formalidades legales, el Tribunal de Alzada no describió con precisión el acto señalado como defecto, debiendo ser corregido por el Tribunal de Casación, invoca como precedente contradictorio el Auto Supremo Nro.  418 de 10 de octubre de 2006.

Revisado el precedente invocado, el mismo emerge de denuncia en la que  el Tribunal de Alzada no observó los artículos 398 y 407 del Código de Procedimiento Penal, no advirtió que los acusados no hicieron reserva de apelación durante la tramitación del juicio oral, asimismo, que el Tribunal de Juicio en el fallo judicial se basó en hechos no acreditados; en su doctrina legal aplicable estableció: “Cuando el Tribunal de Apelación detecte un defecto absoluto de procedimiento, sentencia, vicio sustantivo y/o constitucional, debe ponderar el acto que ocasiona el defecto, calificar el defecto si es absoluto o relativo, en cualquier de los casos debe describir con precisión el acto señalado como defecto; asimismo evidenciar si afecta a derechos y garantías constitucionales; para luego comprobar si es imprescindible la realización de un nuevo juicio o prescindir de él y resolver directamente; finalmente el Tribunal de Apelación resuelve asuntos de puro derecho tomando en cuenta hechos comprobados en el juicio oral y contradictorio, debiendo necesariamente llevar la resolución que dicte el Tribunal de Alzada el fundamento jurídico correspondiente (sic)”.

La doctrina legal aplicable del Auto Supremo Nro. 418/2006, sostiene que el Tribunal de Alzada al advertir defectos absolutos de procedimiento, vicio de la ley sustantiva o constitucional, debe ponderar el defecto, calificar si es absoluto o relativo y en cualquiera de los casos, describir el acto señalado como defecto, posteriormente, evidenciar si afecta derechos y/o garantías constitucionales, luego determinar la necesidad de realizar un nuevo juicio o prescindir de él, en su caso resolver directamente; el Tribunal de Alzada dentro del marco de su competencia  resuelve asuntos de puro derecho tomando en cuenta los hechos probados en el juicio oral, por ello, necesariamente debe fundamentar y motivar la resolución.    

En el caso de autos, el Auto de Vista impugnado, en sus fundamentos jurídicos del fallo “IV Análisis sobre la Sentencia apelada” resaltó que presentado el requerimiento conclusivo de imputación formal y petición de procedimiento abreviado, se señaló audiencia para el verificativo de la audiencia de consideración del procedimiento abreviado (fs.18 vuelta), con cuya providencia no se notificó de manera legal a la víctima Roger Pedraza Lora, tampoco a su hermano Bismarck Pedraza Lora que en el caso, es considerado también víctima en observancia del artículo 76 del Código de Procedimiento Penal, realizándose la audiencia de procedimiento abreviado sin la presencia de una de las partes.

Del razonamiento expuesto precedentemente, el Tribunal de Apelación dentro del marco de su competencia, en el acápite “IV Análisis sobre la Sentencia apelada”, del Auto de Vista impugnado, advirtió defectos absolutos respecto a que la víctima no fue notificada personalmente con el señalamiento de la audiencia para considerar el procedimiento abreviado, omisión que imposibilitó su participación en la audiencia referida, luego de identificar los defectos, ponderó el daño que ocasionaron los mismos, calificándolos como defectos absolutos de manera clara y concreta como la falta de notificación a la víctima que constituye causal de nulidad conforme el artículo 166 inciso 1) de la ley procesal penal, es decir, existió error en la identidad de la persona notificada, cuyo error generó ausencia en la audiencia de consideración del procedimiento abreviado, imposibilitando que la víctima exteriorice su criterio en el trámite del procedimiento abreviado de acuerdo al artículo 373 del Código de Procedimiento Penal, omisiones que constituyen actividad procesal defectuosa conforme el artículo 169 en sus incisos. 1) y 2) del Código de Procedimiento Penal; conclusión del Tribunal de Apelación que a criterio de este Tribunal Supremo resulta conforme a derecho, toda vez que se vulneró el debido proceso en su vertiente del derecho a la defensa consagrado en los artículos 115 parágrafo II, 117 parágrafo I, 121 parágrafo II y 180 parágrafo I de la Constitución Política del Estado, entendiéndose que el derecho a la defensa no sólo es una garantía para el inculpado, sino también para la víctima, porque se constituye en un derecho básico del ciudadano de rango constitucional y de protección especial, que la Constitución Política del Estado establece en el artículo 109 parágrafo I que: "Todos los derechos reconocidos en la Constitución son directamente aplicables y gozan de iguales garantías para su protección".

En consecuencia, el Auto de Vista recurrido no contradice el precedente contradictorio invocado por el recurrente, deviniendo el recurso en infundado.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 419 del Código de Procedimiento Penal, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Edwin Almanza Monzón (fs. 44 a 47), impugnando el Auto de Vista Nro. 35 emitido el 27 de septiembre de 2013 por la Sala Penal del Tribunal Departamental de Justicia del Beni (fs. 39 a 41), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y Bismark Pedraza Lora contra el recurrente por la presunta comisión del delito de lesiones gravísimas, previsto y sancionado por el artículo 270 inciso 4) del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.                         

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.

                 Dr. Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano.

ANTE MÍ.   Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano