SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 9/2014

Sucre, 10 de febrero de 2014

EXPEDIENTE: Oruro 5/2014

PARTES PROCESALES: Pedro Herrera Soliz contra Wilma Vásquez Jachacata, Sandra Vásquez Jachacata

DELITO: abuso de confianza

**************************************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Wilma Vásquez Jachacata y Sandra Vásquez Jachacata (fs. 100) impugnando el Auto de Vista Nro. 26 emitido el 30 de octubre de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro (fs. 90 a 92), en el proceso de acción penal privada seguido por Pedro Herrera Solíz contra Wilma Vásquez Jachacata y Sandra Vásquez Jachacata, por la presunta comisión del delito de abuso de confianza previsto y sancionado por el artículo 346 del Código Penal.

CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación)

Que el recurso de casación de referencia, el recurso tuvo origen en los siguientes antecedentes:

Sustanciado el juicio oral, el Juzgado Segundo de Sentencia de Oruro, que conoció esa causa, dictó Sentencia Nro. 13/2012 de 10 de diciembre de 2012 (fs. 49 a 53), declarando a las imputadas, Wilma Vásquez Jachacata y Sandra Vásquez Jachacata, absueltas de pena y culpa, de la comisión del delito de abuso de confianza, previsto y sancionado por el artículo 346 del Código Penal.

La Sentencia fue recurrida en apelación restringida por Pedro Herrera Solíz (fs. 56 a 59), originando con ello, el Auto de Vista 26/2013 de 30 de octubre de 2013, emitido por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, que declaró procedente el recurso planteado, disponiendo en consecuencia, la anulación de la Sentencia y la reposición del Juicio Oral ante el órgano jurisdiccional llamado por Ley.

Consta en antecedentes notificación con el Auto de Vista, efectuada las recurrentes, de conformidad lo dispuesto por el numeral 2 del artículo 163 del Código de Procedimiento Penal, en fecha 5 de diciembre de 2013, motivando con ello que las imputadas, Wilma Vásquez Jachacata y Sandra Vásquez Jachacata, presenten el recurso de casación que es motivo de examen, el 10 de diciembre de 2013.

CONSIDERANDO II: (Motivos de los recursos de casación)

Que las recurrentes Wilma Vásquez Jachacata y Sandra Vásquez Jachacata, sostienen que el Tribunal de Alzada, en el análisis de la apelación restringida interpuesta por el querellante, el Auto de Vista, en el punto 2 de “CONSIDERANDO II - FUNDAMENTOS DE LA APELACIÓN RESTRINGIDA, señala: “…Que la sentencia absolutoria “causa” dos extremos, “la parcialización a los fundamentos de la defensa de las imputadas” y “la mala valoración de la prueba testifical y documental aportada lícitamente e incorporada legalmente a juicio”. (sic.), transcripción de la que dicen las recurrentes- se infiere, que el Tribunal de Alzada hizo un análisis de todo el recurso presentado, y que en ninguna de sus partes señala como agravio el error en el procedimiento para obtener prueba, error que al no ser objeto de apelación, quedó convalidado por las partes.

Sostienen que producto del análisis el mismo Tribunal, en el CONSIDERANDO III - FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN, en los numerales 3 y 4, refirió que en la apelación restringida, se advirtieron fundamentos de orden general, carentes de expresión de agravios vinculados a la Sentencia, que se denunció fundamentación insuficiente sin establecer los tópicos cuestionados, lo que quiere decir que no existen agravios que puedan ser objeto de análisis; que  respecto al defecto denunciado por falta de valoración probatoria, no tiene sustento probatorio; añaden, que del análisis de la apelación restringida, realizado en el Auto de Vista, no se tiene expresión de agravios  de forma adecuada, tampoco  especifica respecto a la supuesta mala valoración probatoria, por lo que consideran que en alzada debieron concluir con la declaratoria de improcedencia del recurso por las falencias contenidas en él, lo que imposibilitaba abrir competencia para resolver en el fondo conforme el artículo 398 del Código de Procedimiento Penal, norma de cumplimiento obligatorio que determina la competencia  del Tribunal de Alzada, que se limita única y exclusivamente a los puntos apelados.

Alegan que en el CONSIDERANDO IV REVISIÓN DEL JUICIO DE LA CAUSA, el Tribunal de Apelación seña que se estima necesario asumir la excepción al marco de la competencia prevista en el artículo 398 del Código de Procedimiento Penal, como consecuencia de la inobservancia de formalidades legales en la recepción y producción de la prueba; pronunciamiento que las recurrentes consideran que es de oficio, ya que las partes no lo solicitaron, asintiendo la excepción a su competencia sin ningún sustento legal, constituyéndose así en litigante en lugar de administrar justicia; refieren que al respecto, la Corte Suprema, en sus fallos señaló que no es posible anular Sentencia por defectos convalidados por las partes, por ser atentario al principio de celeridad, mucho menos cuando se observan aspectos no cuestionados en la apelación, desnaturalizando su calidad de administrador de justicia como Juez imparcial.

Invocan como precedente contradictorio el Auto Supremo Nro. 472 de 8 de diciembre de 2005 (SP II), y al respecto señalan que el hecho de fundar “la apelación” (Sic.) sobre aspectos no cuestionados por el apelante, pretendiendo anular la Sentencia por no observar las formalidades en la recepción y producción de la prueba, que al no ser objeto de agravio quedó convalidado por las partes, lo que resulta atentario al principio de celeridad y contraviene la doctrina legal del citado Auto Supremo; refirieren además, que la conducta del Tribunal de Alzada es similar a la del precedente por pretender, de oficio, anular de forma ilegal la Sentencia , sin que sea punto de apelación.

Concluyen solicitando que se admita el recurso de casación y que en el fondo se resuelva a su favor, dejando sin efecto el Ato de vista impugnado y se determine que se emita un nuevo fallo conforme la doctrina legal aplicable a emitirse por éste Tribunal Casacional.

CONSIDERANDO III: (Requisitos de admisibilidad que debe cumplir el recurso de casación)

Que para la admisibilidad del recurso de casación, resulta menester observar y cumplir con los requisitos establecidos en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el o los precedentes invocados, demostrándose previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la Sentencia por causarle agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de los requisitos de admisibilidad en el caso de autos)

Que analizados los argumentos expuestos por las recurrentes Wilma Vásquez Jachacata y Sandra Vásquez Jachacata, a efectos del juicio de admisibilidad, se tiene que:

I. El recurso fue interpuesto contra el Auto de Vista Nro. 2672013 de 30 de octubre de 2013, pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, en fecha 10 de diciembre de 2013, y habiendo sido notificadas ambas recurrentes en la forma dispuesta por el numeral 2 del artículo 163 de la ley adjetiva penal, en fecha 5 de diciembre de 2013, se establece que fue presentado dentro del plazo legal, encontrándose cumplido el requisito establecido por el párrafo primero del artículo 417 del Código de Procedimiento Penal.

II. Con relación a los demás requisitos de admisibilidad, las recurrentes invocaron el Auto Supremo Nro. 472 de 8 de diciembre de 2005 (SP II), respecto al cual expresaron lo que consideran fue contrariado por el Auto de Vista impugnado, estableciendo además lo que identificaron como situación análoga entre ambas resoluciones, consiguientemente, encontrándose cumplido el requisito establecido en el párrafo segundo del artículo 417 concordante con el artículo 416 último párrafo ambos del Código de Procedimiento Penal- corresponde la admisión del presente recurso que se circunscribe a la verificación  de la situación de hecho similar referida por el recurrente y a partir de ello establecer la existencia o no de contradicción, en los términos expresados por el recurrente, entre el Auto Supremo Nro. 472 de 8 de diciembre de 2005 (SP II) y el Auto de Vista impugnado.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Wilma Vásquez Jachacata y Sandra Vásquez Jachacata (fs. 100) impugnando el Auto de Vista Nro. 26 emitido el 30 de octubre de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro (fs. 90 a 92), en el proceso de acción penal privada seguido por Pedro Herrera Solíz contra Wilma Vásquez Jachacata y Sandra Vásquez Jachacata, por la presunta comisión del delito de abuso de confianza previsto y sancionado por el artículo 346 del Código Penal.

Por Secretaría de Sala, remítase copia legalizada de la Sentencia, el Auto de Vista y el presente Auto Supremo a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia, para que se inhiban de dictar resoluciones en las que se debaten las mismas cuestiones de derecho, hasta que se les haga conocer la resolución emergente de este recurso de casación, todo conforme prevé el citado artículo 418 parágrafo segundo del Código de Procedimiento Penal.

Regístrese y notifíquese.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

                 Miguel Hurtado Zamorano.

ANTE MÍ.   Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano