SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 356/2013

Sucre, 12 de diciembre de 2013

EXPEDIENTE: La Paz 248/2013

PARTES PROCESALES: Ministerio Público, Rosa Mamani Flores contra Christian Arroyo Zapata

DELITO: lesiones graves y leves

******************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Christian Arroyo Zapata (fs. 311 a 312), impugnando el Auto de Vista Nro. 346/2012  emitido el 24 de octubre de 2012 y el Auto complementario de 13 de diciembre del mismo año, por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 289 a 293 y 296 respectivamente), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público  a instancia de Rosa Mamani Flores (acusadora particular) contra el recurrente, por la presunta comisión del delito  de lesiones graves y leves, sancionado por el artículo 271 del Código Penal.

CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación)

Que el recurso de casación de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes:

Sustanciado el juicio oral y ordinario, el Tribunal Tercero de Sentencia de la ciudad de El Alto del departamento de La Paz, que conoció esa causa, pronunció Sentencia Nro. 175/2010 (fs. 212 a 217), declarando al imputado Christian Arroyo Zapata, autor de la comisión del delito de lesiones graves, previsto y sancionado por el artículo 271 del  Código Penal, condenándolo a tres años de reclusión a cumplir en la cárcel pública de San Pedro, con el beneficio de suspensión condicional de la pena, con costas en favor del Estado y reparación del daño civil a favor de la víctima, determinables en ejecución de sentencia. Asimismo, absuelto de culpa por el delito de asesinato en grado de tentativa  previsto en el artículo 252 en relación con el artículo 8 del Código Penal.

Contra la citada Sentencia, formularon recurso de apelación restringida, la acusadora particular Rosa Mamani Flores (228 a 229) y el imputado Christian Arroyo Zapata (fs. 266 a 267), resueltos por Auto de Vista Nro. 346/2012 de 24 de octubre (fs. 289 a 293), y el Auto de Vista complementario de 13 de diciembre de 2012 (fs. 296), pronunciados por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, que declaró improcedentes los recursos de apelación restringida y confirmó en su integridad la Sentencia impugnada.

Con el Auto de Vista complementario, el recurrente fue notificado en su domicilio procesal el 18 de enero de 2013 (fs. 306), formulando el recurso de casación, motivo de autos, el 25 de enero de 2013 (fs. 311 a 312).

CONSIDERANDO II: (Motivos del recurso de casación)

Que en el memorial del recurso de casación, expone los siguientes motivos:

1. Alega que, en el sorteo correspondiente a la conformación del Tribunal de juicio, se designó como jueces ciudadanos a  Gonzalo Choquehuanca, Carmen Mayta viuda de Castillo y Gabino Rivas Yujra, sin embargo, el que asistió en lugar de este último es Gabino Rojas Yujra, como se puede evidenciar de las actas de juicio de 12 de mayo de 2010 y 29 de abril de 2010. Señala que, sobre el particular el Tribunal de alzada en forma irregular sostuvo que “pese a la asistencia de un juez NO SORTEADO NI ELEGIDO, concurra a audiencias como es el ciudadano GABINO ROJAS YUJRA, habiendo solicitado se considere que siendo una persona extraña al proceso GABINO ROJAS YUJRA asistió a audiencias de juicio corresponde reponer obrados ya que dicho ciudadano no es juez ciudadano y debió participar como tal, si evidentemente en forma posterior el Sr. GABINO RIVAS YUJRA asistió a juicio se ha vulnerado el principio de inmediación previsto en el Art. 330 de la ley 1970, existiendo inobservancia del Art. 61 y 330 de la ley 1970 y consecuentemente al debido proceso previsto en el Art. 115 de la C.P.E…” (sic). Finaliza esta denuncia señalando que el Auto de Vista impugnado, afirma que esta situación fue subsanada, sin embargo dice -  se lesionó el debido proceso, por lo que solicita se repare en esa instancia “ante la violación de las normas señaladas” (sic), no obstante que ante la situación denunciada, el Tribunal debió reponer obrados, pues considera, que se trata de un defecto absoluto por la inobservancia del artículo 61 y 330 de la Ley Nro. 1970 y artículo 115 de la Constitución Política del Estado.

2. Sostiene que el Tribunal, a  tiempo  de  recepcionar  la  prueba  documental de la parte acusadora particular , advirtió que la misma no se encontraba en secretaría y que la misma no fue presentada, y que al ser cuestionada sobre el particular, la acusadora particular señaló que la prueba se encontraba en poder del fiscal. Ante tal situación manifiesta correspondía proseguir el juicio con la prueba existente, sin embargo, el Tribunal suspendió el juicio sin considerar que este extremo no está contemplado en el artículo 335 del Código de Procedimiento Penal, hecho que vulneró el principio de continuidad previsto en el artículo 334 del mismo cuerpo legal, que señala que el juicio solo se suspenderá en los casos previstos  por la Ley Nro. 1970, es decir, los previstos por el artículo 335 del Código de Procedimiento Penal, que no contempla el motivo de la presente denuncia entre una de las causales de suspensión de juicio.

Finaliza solicitando se admita el presente recurso y se disponga la realización de un nuevo juicio para que se corrijan los errores denunciados.      

CONSIDERANDO III: (Requisitos de admisibilidad que debe cumplir el recurso de casación)

Que para la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir con las condiciones formales previstas en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las demás Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, e identificar la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la Sentencia por causar agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en el que se invocó el precedente; a menos que la sentencia fuera inicialmente favorable a la parte y el agravio hubiere surgido en apelación al dictarse el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de requisitos de admisibilidad en el caso de autos)

Que el recurso de casación fue interpuesto contra el Auto de Vista Nro. 346/2012 de 24 de octubre y el Auto de Vista complementario de 13 de diciembre de 2012, emitidos por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 289 a 293 y 295) dentro del plazo legal establecido para su presentación, encontrándose cumplido lo dispuesto por el párrafo primero del artículo 417 del Código de Procedimiento Penal.

Respecto al cumplimiento de los demás requisitos exigidos, se tiene:

Sobre  las  denuncias contenidas en los dos puntos del recurso, el recurrente no invoca precedente contradictorio, consecuentemente tampoco señala en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y otros Autos de Vista o Autos Supremos pronunciados por las demás Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia, incumpliendo de esta manera lo exigido por el Art. 417 como condición para la admisibilidad del presente recurso.

Asimismo, este Tribunal tampoco puede abrir su competencia en la vía excepcional ante la denuncia de defecto absoluto expresado en el punto 1 del presente recurso, pues la  admisión extraordinaria opera solo ante las denuncias referidas de vulneración de garantías y derechos fundamentales que podrían devenir en defectos absolutos y la consiguiente nulidad de obrados; el Tribunal de Casación podrá resolver dicha vulneración siempre que esté debidamente fundamentada y exponga de manera expresa el derecho que fue transgredido por la acción u omisión del Tribunal y demuestre normativamente agravio o perjuicio cierto; lo que no ocurre en el caso de autos, pues el recurrente se limita a señalar que el “tribunal” debió reponer obrados pues considera, que se trata de un defecto absoluto por la inobservancia de los artículos 61 y 330 de la Ley Nro. 1970 y 115 de la Constitución Política del Estado, incumpliendo así con los  requisitos señalados, hecho que  impide abrir la competencia de este Tribunal, en mérito  de lo establecido en el artículo 17 de la Ley del Órgano Judicial.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de sus atribuciones, con la facultad conferida en el artículo 42 numeral 1 de la Ley el Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Christian Arroyo Zapata (fs. 311 a 312), impugnando el Auto de Vista Nro. 346/2012  emitido el 24 de octubre de 2012 y el Auto complementario de 13 de diciembre del mismo año, por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 289 a 293 y 296 respectivamente), en el proceso penal seguido por Rosa Mamani Flores (acusadora particular) contra el recurrente, por la presunta comisión del delito  de lesiones graves y leves, sancionado por el artículo 271 del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

                   Jorge I. von Borries Méndez.

ANTE MÍ.    Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.