SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 338/2013

Sucre, 25 de noviembre de 2013

EXPEDIENTE: La Paz 235/2013

PARTES PROCESALES: José Antonio Rivera Villegas contra Gladis Sandra Huertas Mamani

DELITO: injuria

******************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por José Antonio Rivera Villegas impugnando el Auto de Vista Nro. 38/13 emitido el 25 de abril de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 335 a 337), en el proceso penal seguido por el recurrente contra Gladis Sandra Huertas Mamani, por la presunta comisión del delito de injuria, previsto y sancionado por el artículo 287 del Código Penal.

CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación)

Que el recurso de casación de referencia, tuvo origen en los siguientes antecedentes:

Sustanciado el juicio oral, el Juzgado Segundo de Sentencia de la capital del departamento de La Paz, que conoció esa causa, pronunció Sentencia Nro. 08/2010 en fecha 25 de mayo de 2010 (fs. 202 a 206), declarando a la acusada Gladis Sandra Huertas Mamani, culpable del delito de injuria, previsto y sancionado por el artículo 287 del Código Penal, condenándola a la pena de prestación de trabajo de tres meses y treinta días multa a razón de bs. 5 por día.

Contra la citada Sentencia, la denunciada Gladis Sandra Huertas Mamani, formuló recurso de apelación restringida (fs. 253 a 255), resuelto por Auto de Vista Nro. 135/2012 de 25 de abril (fs. 286 a 289), pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, que lo declaró procedente y revocó la Sentencia recurrida declarando absuelta a la acusada.

Contra el Auto de Vista referido, el acusador particular formuló, en tiempo oportuno, recurso de casación (fs. 299 a 301), subsanado mediante memorial de fojas 305, resuelto mediante Auto Supremo Nro. 223/2012-RRC de 18 de septiembre, que  dejó sin efecto el Auto de Vista Nro. 135/2010 de 25 de abril y ordenó se dicte nuevo fallo conforme a la doctrina legal emitida, en cuyo cumplimento la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dictó el Auto de Vista Nro. 38/13 de 25 de abril (fs. 335 a 337), que declaró nuevamente, la procedencia del recurso, anuló la Sentencia recurrida, y dispuso se proceda a la reposición del juicio por otro juzgado de sentencia.

Con el Auto de Vista referido, el recurrente José Antonio Rivera  Villegas, fue notificado en su domicilio procesal el 18 de septiembre de 2013 (fs. 338), formulando el recurso de casación, motivo de autos, el 24 de septiembre de 2013 (fs. 349 a 352).

CONSIDERANDO II: (Motivos del recurso de casación) 

Que de la lectura del memorial del recurso de casación, se pudo identificar los siguientes motivos:

Señala que  la Sala Penal Primera del  distrito  judicial  de  La  Paz  al dictar el Auto de Vista Nro. 135/2012 de 25 de abril, consideró aspectos que no constituyeron fundamento en Sentencia ni fueron referidos por la imputada en apelación restringida como es la existencia de una relación laboral entre la imputada y el recurrente y el acoso laboral y sexual del que ella se sintió víctima, incurriendo de esta forma en revalorización de prueba. Ante tal evidencia, el Tribunal Supremo de Justicia, mediante Auto Supremo Nro. 223/2012-RRC de 18 de septiembre, dejó sin efecto dicha resolución, y dispuso se dicte una nueva, conforme a la doctrina legal emitida, sin embargo, la Sala Penal Primera de La Paz, desconociendo lo dispuesto por el mencionado Auto Supremo, dictó el Auto de Vista Nro. 38/13 de 25 de abril, que ahora se impugna, incurrió en el mismo defecto que la anterior resolución, pues actuó sin competencia, revalorizando prueba y pronunciándose ultra y extra petita, respecto a la “dependencia laboral”, fundamento que considera ilegal pues el Tribunal de Alzada emitió nuevos criterios y realizó valoración de estos argumentos que no fueron mencionados en apelación restringida ni debatidos y probados en juicio.

Por  otro  lado,  alega   que  la  resolución  impugnada,  adolece  de  defectos materiales absolutos por infracción del artículo 14 con relación al artículo 370 inciso 1), 5) y 6) del Código de Procedimiento Penal, pues se pronunció sobre la relación laboral, aspecto que fue esclarecido en Sentencia, por lo que la resolución impugnada le causa perjuicio y agravio al disponer la reposición del juicio, basada en una contradictoria fundamentación y errónea aplicación de la ley sustantiva contenida en el Art. 287 del Código Penal, utilizando los mismos argumentos expuestos en el Auto de  Vista Nro. 135/2012 de 25 de abril, que pese a haber sido dejado sin efecto por el Auto Supremo Nro. 223/2012-RRC de 18 de septiembre, se repite de manera flagrante                                               e insistente en la resolución recurrida.

Invoca como precedente contradictorio y, transcribe de manera íntegra la doctrina legal contenida en el Auto Supremo Nro. 277 de 13 de agosto de 2013, que según el recurrente determina que los Tribunales de primera instancia y los de alzada, deben pronunciarse únicamente respecto a la existencia de errónea aplicación de la ley incurridos por el inferior, conforme al artículo 414 del Código de Procedimiento Penal, pudiendo únicamente subsanar los errores de derecho sin que le esté permitido revalorizar la prueba  y que cualquier modificación de la situación del procesado, deberá hacérsela conforme al artículo 413 del Código de Procedimiento Penal, en resguardo del debido proceso y del principio de inmediación; cita además los Autos Supremos Nros. 223/2012-RRC de  18 de septiembre y 57 de 27 de enero de 2006.

Alega también,  que  la  resolución  impugnada,   en  el   segundo  considerando, señala: “Que, no se encuentra que la petición y/o reclamo de la imputada sea irrespetuosa, por el contrario ejercitaba un derecho que tiene todo ciudadano de narrar los hechos respecto de los cuales se siente víctima, independientemente si estos son ciertos o falsos…” (sic); seguidamente,  sobre los defectos absolutos, menciona que cuando en una resolución no existan razones ni criterios sólidos  que fundamenten jurídicamente los alcances de la resolución, constituye defecto insalvable establecido en el Art. 370 inc. 5) en relación con el inc. 3) del Art. 169, ambos del Código de Procedimiento Penal y que en el caso presente, la valoración del Tribunal de Alzada en la que hace mención a “que el hecho de denunciar sin importar que sea verdad o mentira no constituye ilícito”(Sic), es una afirmación que no está contemplada en norma ni jurisprudencia alguna y aceptar tal afirmación generaría caos, convulsión procesal y demandas discrecionales, y señala entre paréntesis el Auto Supremo Nro. 479 de 8 de diciembre de 2005.

En la parte final menciona que el Tribunal de Alzada sostuvo “que las denuncias de las cuales se hizo mención dentro del proceso, habrían sido: “…con el propósito de llegar a un acuerdo conciliatorio” (Sic), aspectos que, dice, no fueron debatidos durante el juicio ni en recurso de apelación, y que la única finalidad que tienen es generar dilación procesal y beneficiar a la imputada.

En el petitorio solicita que se admita el presente recurso, se deje sin efecto el Auto de Vista recurrido y se disponga que la Sala Penal Primera del Tribunal de Justicia de La Paz, pronuncie resolución en forma motivada y congruente de acuerdo a la doctrina legal aplicable.

CONSIDERANDO III: (Requisitos de admisibilidad que debe cumplir el recurso de casación)

Que para la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir con las condiciones formales previstas en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las demás Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, e identificar la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la Sentencia por causar agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en el que se invocó el precedente; a menos que la sentencia fuera inicialmente favorable a la parte y el agravio hubiere surgido en apelación al dictarse el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de requisitos de admisibilidad en el caso de autos)

Que el recurso de casación fue interpuesto contra el Auto de Vista Nro. 38/13 de 25 de abril, emitido por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de  La Paz (fs. 335 a 337) dentro del plazo legal establecido para su presentación, encontrándose cumplido lo dispuesto por el párrafo primero del artículo 417 del Código de Procedimiento Penal.

Respecto al cumplimiento de los demás requisitos de admisión del recurso de casación, se tiene:

a) Sobre las denuncias contenidas en el punto uno, relativas a que el Tribunal de Alzada hubiera realizado un análisis de cuestiones no debatidas en sentencia, que no sirvieron de fundamento para esta y que no fueron ni siquiera mencionadas por la imputada en apelación restringida, el recurrente no invocó ningún precedente contradictorio para su contrastación con el Auto de Vista impugnado ante esa omisión, no se cumplió con señalar en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado, incumpliendo además con establecer el nexo de identidad o situación de hecho similar, que resultan ser requisitos indispensables; en consecuencia, al no cumplir con los requisitos previstos en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, resulta inadmisible.

b) Respecto  al  punto  dos, el   recurrente   denuncia   que   la   resolución impugnada le causa perjuicio y agravio al disponer la reposición del juicio, basada en una contradictoria fundamentación y errónea aplicación de la ley sustantiva contenida en el artículo 287 del Código Penal.

Al respecto, en el apartado rotulado como precedentes contradictorios, el recurrente invoca los Autos Supremos Nros. 223/2012-RRC de 18 de septiembre de 2012, 277 de 13 de agosto de 2008 y 57 de 27 de enero de 2006; pero no señala a que punto de denuncia sustentan; no obstante, de la revisión de la doctrina contenida en ellos, y en aplicación del principio pro homine, se advierte que estos Autos Supremos, que están referidos todos a la prohibición de revalorización de la prueba en alzada en virtud del principio de inmediación, apoyan las denuncias contenidas en el punto 2; sin embargo, estos no cumplen con lo dispuesto por la segunda parte del artículo 417 del Código de Procedimiento Penal, ya que son simplemente mencionados, omitiendo señalar en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista Impugnado y los precedentes invocados; asimismo obvia establecer el nexo de identidad o situación de hecho similar existente, limitándose simplemente a realizar la cita de los Autos Supremos y transcripción de la doctrina legal de uno de ellos, cuando el recurrente tenía la carga procesal de invocar los precedentes de manera específica  y con la debida motivación señalando en términos claros la contradicción con el Auto de Vista recurrido, consecuentemente la formulación del recurso resulta defectuosa incumpliéndose con lo previsto por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, resulta inadmisible el presente motivo.

Por otra parte, respecto a las denuncias sobre la existencia de defectos absolutos por infracción del artículo 14 con relación al 370 incisos 1), 5) y 6) en relación al artículo 169 inciso 3) del Código de Procedimiento Penal, simplemente cita el Auto Supremo Nro. 479, sin establecer la situación de hecho similar ni el sentido contradictorio, resultando insuficiente la mera cita del mismo. Por otra parte, si bien el Tribunal Supremo ha permitido como una causal para la admisión del recurso de casación las denuncias referidas a la existencia de defectos absolutos en el trámite del proceso, empero, las mismas deben estar demostradas normativamente a partir de los fundamentos del recurso, resultando insuficiente manifestar la violación de la norma y de sus derechos y garantías, como es el caso, pues si bien, denuncia infracción del artículo 370 en su inciso 1), no señala cual es el error en la aplicación de la ley sustantiva; inciso 5) no señala o identifica que parte del Auto de Vista impugnado, contiene el pronunciamiento contradictorio y en que consiste este; inciso 6) se basa en hechos no acreditados; es decir el recurrente no cumple con la carga procesal de detallar con precisión y probar objetivamente cuál es el acto procesal que ha restringido sus derechos o garantías, y explicar el resultado dañoso que ha sido emergente del defecto (en apego al principio de trascendencia), puesto que solo hacer  una simple referencia, resulta ser muy limitado para que se pueda entender sus pretensiones, más aún si no le está permitido a este Tribunal de Casación ir más  allá de lo establecido por el parágrafo II del artículo 17 de la Ley del Órgano Judicial; por lo que esta omisión involucra incumplimiento de los requisitos establecidos por la normativa procesal para la admisibilidad del recurso.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de sus atribuciones, con la facultad conferida en el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por José Antonio Rivera Villegas impugnando el Auto de Vista Nro. 38/13 emitido el 25 de abril de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 335 a 337), en el proceso penal seguido por el recurrente contra Gladis Sandra Huertas Mamani, por la presunta comisión del delito de injuria, previsto y sancionado por el artículo 287 del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

                   Jorge I. von Borries Méndez.

ANTE MÍ.    Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.