SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 328/2013

Sucre, 14 de noviembre de 2013

EXPEDIENTE: Chuquisaca 225/2013

PARTES PROCESALES: Alejandro Gastón Encinas Valverde contra José Luís Carvajal Palma

DELITO: apropiación indebida, abuso de confianza

************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Alejandro Gastón Encinas Valverde (fs. 646 a 657), impugnando el Auto de Vista No. 340 emitido el 21 de octubre de 2013 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca (fs. 619 a 626), en el proceso penal seguido por el recurrente contra José Luís Carvajal Palma por la presunta comisión de los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza, previstos y sancionados por los artículos 345 y 346 del Código Penal.

CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación)

Que el recurso de casación de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes:

Sustanciado el juicio, el Juez de Partido Mixto, Liquidador y de Sentencia Nro. 2 en lo Penal de la Capital del departamento de Chuquisaca, pronunció la Sentencia Nro. 5 de 8 de abril de 2013 (fs. 546 a 562), declarando al procesado José Luís Carvajal Palma, absuelto de culpa y pena de la comisión de los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza, previstos y sancionados por los artículos 345 y 346 del Código Penal, con costas en contra del acusador particular.

Contra la referida sentencia interpuso recurso de apelación restringida el acusador particular Alejandro Gastón Encinas Valverde (fs. 572 a 580), resuelto mediante Auto de Vista Nro. 340 de 21 de octubre de 2013 (fs. 619 a 626), pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, que declaró improcedentes los tres motivos del recurso de apelación restringida, manteniendo incólume la sentencia recurrida; ocasionando que el acusador particular  anteriormente referido interponga el recurso de casación (fs. 646 a 657), que es  motivo de autos.

CONSIDERANDO II: (Motivos del recurso de casación)

Que el impugnante aduce los siguientes motivos:

1. PRIMER MOTIVO DE CASACIÓN: VIOLACIÓN DEL DERECHO DE ACCESO A LA JUSTICIA POR FALTA DE FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA AL RESOLVER EL PRIMER MOTIVO DE APELACIÓN RESTRINGIDA; bajo dicho subtítulo, el recurrente Alejandro Gastón Encinas Valverde  sostiene que el Tribunal de Alzada, en los fundamentos contenidos en los puntos I.3 y I.4 del Auto de Vista recurrido los cuales reproduce y transcribe-, no ha dado respuesta al reclamo efectuado por su persona “por el simple hecho de ser víctima” (sic), sustentando la resolución del primer motivo del recurso de apelación, en doctrina y jurisprudencia, cometiendo el mismo error que el Ad- quo, debido a que señala que es lógico que la víctima declare en su favor “pero no dan una respuesta al motivo de apelación, ya que lo que debían realizar era verificar si el trabajo realizado por el Juez para restar credibilidad a mi testimonio fue en relación a toda la prueba, lo que no hizo ni el Juez y tampoco el Tribunal de Apelación, ya que el Tribunal de Alzada se limitó a señalar de forma genérica que existen varias pruebas que han sido valoradas por el A quo, sin embargo no realiza un trabajo de verificación para poder revisar si el Juez ha realizado una valoración de mi declaración en relación a otros  elementos probatorios” (sic), por lo que transcribiendo los fundamentos expuestos por el Juez de mérito a momento de valorar su declaración, así como  lo que señalan los doctrinarios Herrera William, Montañés Miguel Ángel, Devis Echandia Hernando y Fernando de la Rúa, respecto  de la prueba en materia penal,  el valor  probatorio de la declaración de la víctima y de la prueba omitida, respectivamente, destaca que el  Ad-quo omitió considerar  prueba decisiva introducida al debate se entiende su declaración testifical- acusando que el Tribunal de Alzada, al no haber dado respuesta a los fundamentos del primer motivo del recurso de apelación restringida, ingresó en omisión de resolución de lo apelado “ya que se ha limitado a reiterar sin fundamentación lo resuelto por el Ad-quo, y  por ende ha ingresado en incongruencia omisiva” (sic); al respecto, invoca en calidad de precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. 515 de 16 de noviembre de 2006, 91 de 28 de marzo de 2006, 31 de 23 de marzo de 2012 y 183 de 6 de febrero de 2007, destacando de la doctrina legal del primer precedente que, entre una de las obligaciones del Tribunal de Alzada está la de revisar si la prueba fue valorada conforme las reglas de la sana crítica, para en caso contrario, anular total o parcialmente la sentencia, reponiendo el juicio con otro Tribunal; del segundo precedente, que el Tribunal de Apelación debe identificar las fallas o la impericia del Juez o Tribunal en la valoración de los hechos y las pruebas, además de observar que las reglas de la sana crítica estén explicitadas en el fundamento de la valoración de la prueba de manera clara, concreta y directa; en el tercero, que la omisión de la fundamentación, no puede ser obviada o reemplazada por la simple relación de documentos o la mención de los requerimientos de las partes, tampoco puede existir incongruencia y contradicción entre los fundamentos expuestos en la parte considerativa con la resolutiva; y en el cuarto precedente, que los Tribunales de Sentencia o el Juez deben emitir la sentencia fundamentada, consignando todos y cada uno de los hechos debatidos en el juicio, con  análisis de todas y cada una de las pruebas de cargo y de descargo.

2. SEGUNDO MOTIVO DE CASACIÓN: VIOLACIÓN DEL DERECHO DE ACCESO A LA JUSTICIA POR CONVALIDACIÓN DE SENTENCIA BASADA EN HECHOS NO ACREDITADOS; al epígrafe, transcribiendo los fundamentos del segundo motivo del recurso de apelación restringida, y refiriéndose a los fundamentos expuestos en el apartado II.3 del Auto de Vista  recurrido, alude que el Tribunal de Alzada no dio cabal respuesta al segundo motivo de apelación, de forma fundamentada en derecho, porque no citó ningún artículo del Código de Procedimiento Penal, doctrina y menos jurisprudencia, a no ser el Auto Supremo Nro. 212/2013, lo que “ejemplifica que el Auto de Vista no contiene una debida fundamentación que de respuesta al motivo de impugnación” (sic).

Precisa que los de Alzada determinaron que en la conclusión sexta de la sentencia apelada el Juez tomó en cuenta otras pruebas, lo que a decir del impugnante, no es evidente, porque las pruebas citadas en la sentencia -PC Nº 4, PC Nº 1, PC Nº 9, PC Nº 5, PDC Nº 11, PDC Nº 3 y PDC Nº 5- , así como las citadas en el Auto de Vista PDC 10 a), PDC Nº 10 b), PDC Nº 10 d), PDC Nº 10 e) y PDC Nº 10 f)-, “no demuestran y tampoco señalan en parte alguna que el dinero obtenido por el acusado el 31 de enero de 2007, hubiese ingresado a la obra” (sic), destacando que el Tribunal de Apelación sólo efectuó una mera transcripción de pruebas citadas en la sentencia “pero no respondió el fondo del motivo, es decir, el reclamo planteado fue que no se ha acreditado con prueba alguna una conclusión arribada por el Juez, siendo la conclusión que el dinero cobrado por Carvajal ingresó a la obra” (sic), por ello, acusa que el Tribunal de Alzada, por una parte “no ha fundamentado su respuesta y por otra, ha fallado  de forma infrapetita o ex silentio, por ende ha lesionado el derecho de acceso a la justicia en su elemento de la debida fundamentación” (textual); al respecto, invoca como precedentes contradictorios  los Autos Supremos Nro. 411 de 20 de octubre de 2006- Sala Penal Segunda, 333 de 09 de junio de 2011 Sala Penal Primera y 308 de 25 de agosto  de 2006-Sala Penal Segunda, destacando de la doctrina legal del primero, que la falta de pronunciamiento del Tribunal de Apelación sobre todos los motivos del recurso de apelación, sin que pueda inferirse del Auto de Vista una respuesta fáctica a los mismos, hace evidente un vicio de incongruencia omisiva, lo que infringe el deber de fundamentación; del segundo; respecto de la obligación del Tribunal de Apelación de adecuar la resolución a los puntos apelados y a los aspectos cuestionados de la resolución apelada y del tercero, en relación a la obligación del Tribunal de Apelación de fundamentar sus decisiones, no pudiendo reemplazar dicha fundamentación por la simple relación de las pruebas o requerimientos de las partes, así como de realizar un control efectivo del sistema de valoración de la prueba.

Concluye precisando que, toda vez que el Tribunal de Alzada no cumplió con la fundamentación requerida, así como tampoco revisó la valoración probatoria efectuada por el Ad-quo, solicita se deje sin efecto el Auto de Vista recurrido, a fin de que se dicte uno nuevo, conforme a la doctrina legal aplicable a pronunciarse.

CONSIDERANDO III: (Requisitos de admisibilidad que debe cumplir el recurso de casación)

Que para la admisibilidad del recurso de casación, resulta imprescindible observar y cumplir los requisitos exigidos por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal y que  se constituyen en: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia hoy Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia hoy Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos claros y precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el o los precedentes invocados, así como la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando se  hubiese interpuesto dicho recurso contra la sentencia por causarle agravio, debiendo acompañarse como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente contradictorio.

Así mismo, de manera extraordinaria, únicamente ante denuncias expresas de vulneración flagrante a derechos y/o garantías constitucionales que devienen en defectos absolutos y nulidad de actos procesales, este Tribunal, resuelve sobre la base de los derechos alegados como violados y las acciones u omisiones descritas como conculcatorias de esos derechos, no siendo suficiente invocar la vulneración a derechos y garantías constitucionales o defectos absolutos; sino, acreditar normativamente de manera concreta y precisa el daño sufrido, por lo que las denuncias deben encontrarse debidamente fundamentadas, caso contrario, el máximo Tribunal  de Justicia, no puede pronunciarse en base al derecho objetivo. El incumplimiento de estos requisitos por parte del recurrente, impide abrir la competencia del Máximo Tribunal de Justicia.

CONSIDERANDO IV: (Fundamentos de la resolución)

Que el acceso a los recursos se encuentra garantizado por el principio de impugnación consagrado en la Constitución Política del Estado en el art. 180 parágrafo II, acceso que se halla condicionado al cumplimiento de los requisitos establecidos de forma taxativa en el artículo 394 del Código de Procedimiento Penal, cuyas reglas generales se encuentran descritas en el artículo 396 de la misma norma legal adjetiva.

Conforme a las consideraciones precedentemente señaladas y analizados los argumentos expuestos por los recurrentes, este Máximo Tribunal arriba a las siguientes conclusiones:

I. El recurrente Alejandro Gastón Encinas Valverde fue notificado  con el Auto Complementario del Auto de Vista impugnado, el día 28 de octubre de 2013 (fs. 632) y presentó el recurso de casación el día 4 de noviembre del mismo año, es decir, dentro del plazo de los cinco días previsto por el artículo 417 del Código de Procedimiento Penal. Anexó copia de la apelación restringida, donde se advierte la invocación de precedentes contradictorios.

II. Con relación a los demás requisitos de admisibilidad:

Respecto al primer motivo del recurso, titulado VIOLACIÓN DEL DERECHO DE ACCESO A LA JUSTICIA POR FALTA DE FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA AL RESOLVER EL PRIMER MOTIVO DE APELACIÓN RESTRINGIDA; el impugnante, refiere que los de Alzada no le han dado respuesta al primer motivo del recurso de apelación, basándose  en doctrina y jurisprudencia, cometiendo el mismo error del Juez de Sentencia, porque señala que es lógico que la víctima declare a su favor, debido a ello, el Auto de Vista es contradictorio a los Autos Supremos  Nros. 515 de 16 de 2006, 91 de 28 de marzo de 2006, 031 de 23 de marzo de 2012 y 183 de 6 de febrero de 2007; de los cuales transcribe parte de su  doctrina legal, destacada en el considerando II de la presente resolución, precisando sutilmente el hecho similar (el Tribunal de apelación tiene como competencia el de revisar si la prueba fue valorada conforme las reglas de la sana crítica y que la omisión de la fundamentación no puede ser obviada o reemplazada por la simple relación de documentos o mención de los requerimientos de las partes) y la supuesta contradicción que existiría entre el Auto de Vista recurrido y los señalados precedentes (que el Tribunal de Apelación no cumplió con revisar de forma legal si la prescindencia de la declaración de la víctima, fue  efectuada conforme a aspectos objetivos y no explicó qué pruebas utilizó el Juez de Sentencia para quitar validez a  la señalada declaración testifical), por lo que el presente motivo deviene en admisible, pero sólo para la labor de contraste respecto a los Autos Supremos Nros. 515 de 16 de noviembre de 2006, 91 de 28 de marzo de 2006 y 183 de 6 de febrero de 2007, debido a que el Auto Supremo Nro. 031 de 23 de marzo de 2012, no existe en los registros de este Tribunal, con los datos consignados en el recurso de casación.

Con relación al segundo motivo del recurso, titulado VIOLACIÓN DEL DERECHO DE ACCESO A LA JUSTICIA POR CONVALIDACIÓN DE SENTENCIA BASADA EN HECHOS NO ACREDITADOS, cuyos fundamentos  han sido desarrollados en el CONSIDERANDO II del presente Auto Supremo, el impugnante Alejandro Gastón Encinas Valverde, también precisa sutilmente el hecho similar (que el Tribunal de Alzada se halla obligado a dar respuesta fundamentada a los puntos apelados, adecuando la resolución a los puntos apelados por las partes y a los  aspectos cuestionados de la resolución apelada) y la supuesta contradicción ( el Auto de Vista no ha dado una respuesta fundada en derecho al motivo segundo del recurso de apelación, habiéndolo hecho sólo de manera formal, basándose en la simple relación de la prueba) existente entre el Auto de Vista impugnado y los Autos Supremos Nro. 411 de 20 de octubre de 2006, 333 de 09 de junio de 2011 y 308 de 25 de agosto de 2006, precedentes, que al estar referidos a defectos en que supuestamente se hubiera  incurrido al momento de pronunciarse el Auto de Vista recurrido, no se exige su invocación en apelación restringida, por lo que este motivo también es admisible.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y aplicando la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Alejandro Gastón Encinas Valverde (fs. 646 a 657), impugnando el Auto de Vista Nro. 340 emitido el 21 de octubre de 2013 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca (fs. 619 a 626), en el proceso penal seguido por el recurrente contra José Luís Carvajal Palma por la presunta comisión de los delitos de  apropiación indebida y abuso de confianza, previstos y sancionados por los artículos 345 y 346 del Código Penal.

Por Secretaría de la Sala, remítase copias legalizadas de la Sentencia, el Auto de Vista y el presente Auto Supremo a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del país, para que se inhiban de dictar resoluciones en las que se debatan las mismas cuestiones de derecho, hasta que se les haga conocer la resolución emergente de este recurso de casación, todo de conformidad a lo previsto por el artículo 418 parágrafo II del Código de Procedimiento Penal.

Regístrese y notifíquese.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas. (Presidente)

                   Jorge I. Von Borries Méndez.

ANTE MÍ.   Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.