SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 324/2013

Sucre, 13 de noviembre de 2013

EXPEDIENTE: La Paz 222/2013

PARTES PROCESALES: Ministerio Público, Raymundo Quisbert Huayta, Félix Plata Ochoa, Mario Cerda Coronel, Cornelio Cerda Mamani contra Espiridión Mamani Quispe, Palermo Acarapi Cerda

DELITO: contratos lesivos al Estado, conducta antieconómica, incumplimiento de deberes, uso indebido de influencias

************************************************************************************************************


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Antonio Quispe Apaza, Félix Escalante Cruz, Demetrio David Millares Loza e Hipólito Cerda Fernández (fs. 468 a 469) en representación de la Junta de Vecinos de Desaguadero, en mérito a la fotocopia del Testimonio de Poder 1122/2013 (fs. 449 a 453), impugnando el Auto de Vista Nro. 076/2012 de 16 de noviembre de 2012 pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 443 a 445), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público a instancia de Raymundo Quisbert Huayta, Félix Plata Ochoa, Mario Cerda Coronel y Cornelio Cerda Mamani contra Espiridion Mamani Quispe  y Palermo Acarapi Cerda, por la presunta comisión de los delitos de contratos lesivos al Estado, conducta antieconómica, incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias, previstos  y sancionados en los artículos 221, 224, 154 y 146 del Código Penal.

CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación).

Que el recurso de casación de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes:

Sustanciado el juicio oral,  el Tribunal de Sentencia Nº 2 de la ciudad de El Alto  del departamento de La Paz, que conoció esa causa, pronunció Sentencia Nro. 13/2011 de 23 de noviembre  (fs.329 a 338), declarando a Espiridion  Mamani Quispe autor de la comisión de los delitos de incumplimiento de deberes y conducta antieconómica, previstos y sancionados en los artículos 224 y 154 del Código Penal, imponiéndole la pena privativa de libertad de dos años y seis meses. Asimismo, declaró a Palermo Acarapi Cerda autor de la comisión del delito de incumplimiento de contratos, previsto y sancionado en el artículo 222 del Código Penal, imponiéndole la pena privativa de libertad de dos años y seis meses, penas que deberán cumplir en el recinto penitenciario de “San Pedro” de la ciudad de La Paz, toda vez que las pruebas aportadas fueron suficientes para generar en el Tribunal la convicción sobre la responsabilidad penal de los acusados. Dispuso también la reparación de los daños y perjuicios ocasionados al Estado Boliviano, así como las costas del proceso que serán averiguadas en ejecución de sentencia.

Se absolvió al acusado Espiridion Mamani Quispe por los delitos de contratos lesivos al Estado y uso indebido de influencias y a Palermo  Acarapi Cerda por el delito de contratos lesivos al Estado, en atención a que la prueba aportada no fue suficiente para formar convicción en el Tribunal sobre la responsabilidad penal de los acusados, conforme al artículo 363 inciso 2) del Código de Procedimiento Penal, sin costas.

Por expresa determinación del artículo 366 del Código de Procedimiento Penal, tomando en cuenta que la pena impuesta a los acusados no excede de los tres años de privación de libertad, se suspendió de manera condicional el cumplimiento de la pena, por un periodo de dos años, imponiéndose reglas y condiciones previstas por ley.

La referida Sentencia, mereció los recursos de apelación restringida  formulados por Palermo Acarapi Cerda  (fs. 364 a 367),  Rolando Soliz Plata  en representación del Ministerio Público de (fs. 369 a 374), Espiridion Mamani Quispe de (fs. 377 a 378), Mario Cerda Coronel, Cornelio Cerda Mamani, Raymundo Quisbert Huayta y Félix Plata Ochoa (fs. 384 a 386) y Lucio Flores Huayta en representación del Gobierno Autónomo Municipal de la provincia Ingavi del departamento de La Paz (fs. 390 a 394)  respectivamente, resueltos por Auto de Vista Nro. 76/2012 de fecha 16 de noviembre de 2012 (fs. 443 a 445) por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, que anuló totalmente la Sentencia contenida en la Resolución Nro. 13/2011 de 23 de noviembre de 2011 y ordenó la reposición del juicio por otro Tribunal.

Notificados que fueron Félix Plata Ochoa y Raymundo Quisbert Huayta con el Auto de Vista, en fecha 24 de mayo de 2013 (fs. 448) formularon recurso de casación, motivo de autos, el 3 de junio de 2013.

CONSIDERANDO II: (Motivos del recurso de casación).

Que los recurrentes exponen los siguientes motivos:

1. Los recurrentes acusan que el Tribunal de Alzada dictó el Auto de Vista Nro. 76/2012 de fecha 16 de noviembre de 2012 haciendo caso a los apelantes, sin tomar en cuenta el recurso de apelación restringida planteado por los recurrentes, que solicitaron la aplicación retroactiva de la Ley 004 de 31 de marzo de 2010, sin embargo  anularon  totalmente la Sentencia contenida en la Resolución Nro. S-13 de 23 de noviembre de 2011 y ordenó la reposición del juicio por otro Tribunal, cuando debieron resolver conforme a la jurisprudencia establecida en los Autos Supremos Nros. 021/2012 de 14 de febrero, 356/2012, 349/2011 de 15 de junio, 344 de 15 de junio, 458/2010 de 29 de septiembre, 103/2011 de 25 de febrero y 109/2010 de 29 de abril de 2010, de los que transcriben sucintamente parte de la doctrina desarrollada, referida a la facultad que tiene el Tribunal de Alzada de anular una Sentencia y cuando puede resolver directamente la problemática del recurso, sin que ello importe revalorización de la prueba, sino aplicar el contenido del artículo 414 del Código de Procedimiento Penal.

2. Los recurrentes acusan de defecto que el Tribunal de Alzada no les notificó con la convocatoria de 9 de  noviembre de 2012 a la Magistrada Virginia Crespo, como señala la doctrina legal aplicable emanada del Auto Supremo Nro 508/10 de 25 de octubre que dice: “… cuando en un Tribunal de Alzada se suscite disidencia respecto del primer relator, se debe convocar a otro Vocal, convocatoria que necesariamente debe ser notificada a las partes…” (sic).  

Concluyen indicando que al amparo del artículo 24 de la Constitución Política del Estado, interponen recurso de casación contra el Auto de Vista Nro. 76/2012 de 16 de noviembre de 2012, de conformidad al artículo 416 del Código de Procedimiento Penal y solicitan se deje sin efecto el Auto de Vista, disponiendo que el Tribunal de Alzada pronuncie nueva resolución de acuerdo a la doctrina legal establecida.

CONSIDERANDO III: (Requisitos de admisibilidad que debe cumplir el recurso de casación).

Que para la admisibilidad del recurso de casación el recurrente debe cumplir con las condiciones formales previstas en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las demás Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la Sentencia por causar agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente; a menos que la sentencia fuera inicialmente favorable a la parte y el agravio hubiere surgido en apelación al dictarse el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

El artículo 417 del citado adjetivo penal concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos, determinara la declaración de inadmisibilidad.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de los requisitos de admisibilidad en el caso de autos)

Con respecto al plazo de interposición, de la revisión de antecedentes procesales se constata que el recurso de casación en examen fue interpuesto por los recurrentes  dentro del término de cinco días establecido en el artículo 417 del Código de Procedimiento Penal.  Adjuntaron también copia del recurso de apelación restringida, como el único medio de prueba permitido a tiempo de interponer el recurso de casación.

En cuanto a los demás requisitos, debe recordarse que el ejercicio del derecho al recurso de casación está sujeto al cumplimiento de exigencias previstas en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, dado que el motivo que lo torna procedente es único, que el Auto de Vista impugnado sea contrario a otros precedentes pronunciados por otros Tribunales Departamentales o el Tribunal Supremo, situación a partir de la cual el Tribunal de Casación dirime las interpretaciones disímiles en busca de la unificación de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas; a ese efecto, resulta determinante para su admisibilidad o inadmisibilidad el cumplimiento de la invocación del precedente y el contenido del recurso.

En ese marco, la Sentencia Constitucional Nro. 0332/2011-R, establece que: "Es importante considerar que el Tribunal de casación al momento de admitir o rechazar un recurso de casación, debe verificar la concurrencia de los requisitos formales de modo, lugar y tiempo; es decir, que debe verificar si la acción ha sido planteada dentro de plazo, si reúne la forma y los requisitos expresados en la Ley Adjetiva Penal; además, verificar si quien recurre en casación ha presentado el o los precedentes contradictorios y si corresponde a un hecho similar al fallo impugnado; ese es el sentido de la norma contenida en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal" (sic).

En casación los recurrentes invocaron en calidad de precedentes contradictorios los  Autos Supremos Nros. 021/2012 de 14 de febrero, 356/2012, 349/2011 de 15 de junio, 344 de 15 de junio, 458/2010 de 29 de septiembre, 103/2011 de 25 de febrero y 109/2010 de 29 de abril de 2010, conforme el análisis de admisibilidad realizado respecto a la resoluciones citadas, se determina:

I. Con relación al primer motivo del recurso de casación, referido a que el Tribunal de Alzada no debió anular el juicio, sino resolver directamente aplicando la retroactividad de la Ley Nro. 004 de 31 de marzo de 2010, los  recurrentes invocan los Autos Supremos Nros. 021/2012 de 14 de febrero, 356/2012, 349/2011 de 15 de junio, 344 de 15 de junio, 458/2010 de 29 de septiembre, 103/2011 de 25 de febrero y 109/2010 de 29 de abril de 2010, sin embargo omiten cumplir con el requisito de admisibilidad consistente en señalar en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el  hecho denunciado, limitándose simple y llanamente a citarlos y a transcribir partes de los mismos, sin tomar en cuenta que no es suficiente citar y referirse a los precedentes invocados como contradictorios, sino que dicha formalidad se cumple cuando de manera fundamentada y motivada se contrasta el Auto de Vista que se impugna con los Autos Supremos que se invocan, indicando y reflejando de qué modo se presenta la contradicción entre el Auto de Vista y los precedentes invocados; de lo que se establece  que el recurso de casación no cumple con los requisitos exigidos  para su admisibilidad, que se constituyen en indispensables para que este Tribunal pueda abrir su competencia y realizar la labor nomofiláctica.

2. Respecto a la denuncia de defecto del Auto de Vista Nro. 76/2012  por falta de notificación con la convocatoria a los sujetos procesales, los recurrentes citan el Auto Supremo Nro. 508/201 de 25 de octubre, del que trascriben sucintamente la doctrina referida “cuando en un Tribunal de Alzada se suscite disidencia respecto al proyecto del primer relator, se debe convocar a otro vocal, convocatoria que necesariamente debe ser notificada a las partes…” “sic”,  sin embargo, no realizan la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el Auto Supremo mencionado de manera clara, precisa y fundamentada,  limitándose a señalar que se trata de un defecto, empero tampoco  fundamentan el agravio de ese defecto, conforme a los términos exigidos por el artículo 417 del Código de Procedimiento Penal, que cuando el recurrente alega defectos absolutos debe fundamentar de manera clara y precisa,  es decir,  explicar  la trascendencia, el perjuicio ocasionado con el acto en qué incurrió el Tribunal de Alzada, extremos que no observaron los ahora recurrentes.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de sus atribuciones, con la facultad conferida en el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Antonio Quispe Apaza, Félix Escalante Cruz, Demetrio David Millares Loza e Hipólito Cerda Fernández (fs. 468 a 469) en representación de la Junta de Vecinos de Desaguadero, en mérito a la fotocopia del Testimonio de Poder 1122/2013 (fs. 449 a 453), impugnando el Auto de Vista Nro. 076/2012 de 16 de noviembre de 2012 pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 443 a 445), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público a instancia de Raymundo Quisbert Huayta, Félix Plata Ochoa, Mario Cerda Coronel y Cornelio Cerda Mamani contra Espiridion Mamani Quispe  y Palermo Acarapi Cerda, por la presunta comisión de los delitos de contratos lesivos al Estado, conducta antieconómica, incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias, previstos  y sancionados en los artículos 221, 224, 154 y 146 del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

                   Jorge I. von Borries Méndez.

ANTE MÍ.    Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.