SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 315/2013

Sucre, 1 de noviembre de 2013

EXPEDIENTE: Potosí 213/2013

PARTES PROCESALES: Ministerio Público, Luis Quispe Funes, Nicolasa Ckacka Bautista contra Felisa Morales viuda de Ari

DELITO: estelionato

*************************************************************************************************************

       VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Felisa Morales viuda de Ari (fs. 296 a 298), impugnando el Auto de Vista Nro. 28/2013 emitido el 25 de septiembre de 2013 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí (fs. 287 a 289), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público a instancia de Luís Quispe Funes y Nicolasa Ckacka Bautista contra la recurrente, por la presunta comisión del delito de estelionato, previsto  y sancionado en el artículo 337 del Código Penal.

       CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación).

       Que el recurso de casación de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes:

       Sustanciado el juicio oral,  el Tribunal de Sentencia Nro. 2 de la capital del departamento de Potosí, pronunció Sentencia Nro. 4/2013 el 9 de  mayo de 2013 (fs. 227 a 246), declarando a la imputada Felisa Morales viuda de Ari culpable del delito de estelionato, previsto y sancionado en el artículo 337 del Código Penal, en razón a que la prueba aportada fue suficiente para generar convicción en el Tribunal sobre la responsabilidad penal de la acusada, condenándola a cumplir la pena de tres años de privación de libertad, en aplicación del artículo 365 del Código de Procedimiento Penal e Imponiéndole al pago de costas a averiguarse en ejecución de sentencia. Asimismo en aplicación del artículo 366 del precitado cuerpo legal, se suspendió el cumplimiento de la pena. 

       La referida Sentencia, mereció el recurso de apelación restringida  (fs. 254 a 257) por parte de la acusada Felisa Morales viuda de Ari, resuelto por Auto de Vista Nro. 28/2013 de fecha 25 de septiembre de 2013 (fs. 287 a 289), pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, que lo declaró improcedente. 

La acusada Felisa Morales viuda de Ari, fue notificada  con el Auto de Vista referido, el 9 de octubre de 2013 (fs. 290) formulando el recurso de casación, motivo de autos, el 16 de octubre de 2013.

       CONSIDERANDO II: (Motivos del recurso de casación).

       Que la recurrente expone los siguientes motivos:

       1.- Vulneración del principio del Juez natural, en su vertiente fundamentación por resultar la resolución infra petita. Sostiene que en el recurso de apelación interpuso incidente de prescripción. Sin embargo, el Tribunal de Alzada no emitió una correcta resolución, porque lo tomó como una expresión de agravios, contra la resolución que le negó la posibilidad de interponerlo cuando lo que correspondía era que lo tramite como incidente, existiendo en consecuencia una errónea resolución en cuanto a lo solicitado, lo cual resulta infra petita,  pues en ningún momento llegó a resolverse el incidente, resultando a la vez ultra petita, vulnerando el principio de exahustividad en la fundamentación,  al resolverse un punto que no fue consignado como agravio, contrario al artículo 120 parágrafo I de la Constitución Política del Estado, toda vez que no existe una congruencia entre lo solicitado y lo resuelto, afectando su derecho a la defensa.

       2.- Errónea aplicación de la ley sustantiva. Denuncia que acusó en apelación la ausencia del elemento dolo al calificar su conducta en el delito de estelionato, ya que para la plena consolidación del ilícito de estelionato, “… art.  337 del CC…” (sic)  al sentir del artículo 14 del Código Penal debe llegarse a acreditar de manera inequívoca la existencia de dicho elemento, lo que en su caso no ocurrió, porque en Sentencia se dejó de lado el dolo como elemento subjetivo del ilícito penal de estelionato, cuando  debió probarse por el acusador, por lo que denuncia errónea aplicación de la ley sustantiva  “…art. 377 del CP con relación al art. 370-1 del CPP…”  (sic). Sin embargo,  el Auto de Vista se limitó a manifestar que no es posible en esa instancia efectuar nueva valoración de la prueba, cuando no fue eso lo que se pidió, sino que a la luz de la prueba presentada en juicio, solicitó la  verificación  de una indebida aplicación del artículo 14 del Código Penal, por lo que resulta errónea la resolución del Tribunal de segunda instancia. 

       3.- Defecto de sentencia por errónea valoración de la prueba. Que su persona expresó como agravio en el recurso de apelación restringida, que durante el desarrollo del juicio, no se llegó a establecer con certeza plena que los terrenos que transfirió se encontraban dentro del dominio de la comunidad San Juan Jesús de Machaca y menos aún que dicha comunidad sea víctima del ilícito juzgado, vulnerándose los artículos 76 y 11 del Código de Procedimiento Penal, en relación del artículo 115 de la Constitución Política del Estado.  Sin embargo, el Tribunal de Apelación resolvió este punto del agravio, manifestando  que no tiene facultad para revalorizar los hechos, cuando en criterio de la recurrente el Tribunal de Alzada debió anular la sentencia.  

       Concluye solicitando  que este Tribunal advertido de la flagrante violación de sus derechos y garantías constitucionales, conforme al artículo 413 del Código de Procedimiento Penal, emita Auto Supremo dejando sin efecto el auto impugnado para que la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental dicte nueva Resolución de acuerdo a la doctrina legal establecida.

       CONSIDERANDO III: (Requisitos de  admisibilidad del recurso de casación).

       Que para la admisibilidad del recurso de casación el recurrente debe cumplir con las condiciones formales previstas en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las demás Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la Sentencia por causar agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente; a menos que la sentencia fuera inicialmente favorable a la parte y el agravio hubiere surgido en apelación al dictarse el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

         El artículo 417 del citado adjetivo penal concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos, determinara la declaración de inadmisibilidad.

       CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de requisitos de admisibilidad en el caso de autos)

       Que con respecto al plazo de interposición, de la revisión de antecedentes procesales se constata que el recurso de casación en examen fue interpuesto por la recurrente dentro del término de cinco días establecido en el artículo 417 del Código de Procedimiento Penal y adjuntó copia del recurso de apelación restringida, siendo éste el único medio de prueba permitido a tiempo de interponer el recurso de casación.

       En cuanto a los demás requisitos, debe recordarse que el ejercicio del derecho al recurso de casación está sujeto al cumplimiento de exigencias previstas en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, dado que el motivo que lo torna procedente es único, que el Auto de Vista impugnado sea contrario a otros precedentes pronunciados por otros Tribunales Departamentales o el Tribunal Supremo, situación a partir de la cual el Tribunal de Casación dirime las interpretaciones disimiles en busca de la unificación de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas; a ese efecto, resulta determinante para su admisibilidad o inadmisibilidad el cumplimiento de la invocación del precedente y el contenido del recurso.

       En ese marco, la Sentencia Constitucional Nro. 0332/2011-R, establece que: "Es importante considerar que el Tribunal de casación al momento de admitir o rechazar un recurso de casación, debe verificar la concurrencia de los requisitos formales de modo, lugar y tiempo; es decir, que debe verificar si la acción ha sido planteada dentro de plazo, si reúne la forma y los requisitos expresados en la Ley Adjetiva Penal; además, verificar si quien recurre en casación ha presentado el o los precedentes contradictorios y si corresponde a un hecho similar al fallo impugnado; ese es el sentido de la norma contenida en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal".

       Conforme a las consideraciones expuestas, en el caso de autos, la recurrente omite invocar precedentes contradictorios tanto en el recurso de apelación restringida como en el recurso de casación y por consiguiente no  cumple  los demás requisitos como es el de señalar en términos claros y precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y otros Autos de Vista o Autos Supremos pronunciados por las demás Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia, limitándose simplemente a repetir de manera general los argumentos expuestos en su apelación restringida, siendo  la naturaleza del recurso de casación absolutamente diferente, en el que se denuncia la vulneración de normas adjetivas o sustantivas por los Tribunales de Sentencia o Tribunal de Alzada,  extremos que no fueron observados por la recurrente a tiempo de interponer su recurso de casación, señalando inclusive en su segundo punto, de manera errónea el  delito de estelionato, que se encuentra previsto en el: “…art. 377 CC…), siendo lo correcto artículo 337 del Código Penal,  dando así total incumplimiento a las exigencias de los artículos 416 y 417 de la Ley Nro. 1970; de lo que resulta evidente que el recurso de casación adolece de los requisitos establecidos para su admisibilidad, omisión que impide este Tribunal pueda abrir su competencia para considerar el recurso.

       Ahora, con relación a la denuncia de flagrante vulneración de derechos y garantías constitucionales, es menester destacar que la  recurrente Felisa Morales viuda de Ari, no precisa cuál la restricción o disminución del derecho o garantía constitucional, limitándose a enunciarlos de manera general en su petitorio, omitiendo explicar el agravio o resultado dañoso, además de su relevancia de connotación en el orden constitucional; incumpliendo así con la carga procesal de fundamento de forma suficiente que impide a este Tribunal Supremo abrir de forma excepcional su competencia.

       POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de sus atribuciones, con la facultad conferida en el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Felisa Morales viuda de Ari (fs. 296 a 298), impugnando el Auto de Vista Nro. 28/2013 emitido el 25 de septiembre de 2013 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí (fs. 287 a 289), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público a instancia de Luís Quispe Funes y Nicolasa Ckacka Bautista contra la recurrente, por la presunta comisión del delito de estelionato, previsto  y sancionado en el artículo 337 del Código Penal.

       Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

                   Jorge Isaac Von Borries Méndez.

ANTE MÍ.    Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.