SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 259/2013

Sucre, 18 de septiembre de 2013

EXPEDIENTE: Cochabamba 172/2013

PARTES PROCESALES: Ministerio Público contra Oscar Pérez Rodríguez

DELITO: violación de niño, niña o adolescente

***********************************************************************************************************

       VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Oscar Pérez Rodríguez (fs. 291 a 293), impugnando el Auto de Vista emitido el 9 de agosto de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (fs. 278 a 283), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente por la presunta comisión del delito de violación de niño, niña o adolescente, previsto y sancionado por el artículo 308 bis y numerales 2, 3 y 4 del artículo 310 del Código Penal.

       CONSIDERANDO I:  (Antecedentes del recurso de  casación)

Que de la revisión de los antecedentes remitidos en casación se establece lo siguiente:

       En mérito a la acusación presentada por el Ministerio Público (fs. 2 a 4) y desarrollada la audiencia de juicio, por Sentencia Nro. 31/2012 leída parcialmente el 14 de noviembre de 2012 y de manera íntegra el 16 del mismo mes y año (fs. 251 a 256), el Tribunal de Sentencia de Sacaba, del Distrito Judicial de Cochabamba, declaró a Oscar Pérez Rodríguez, autor del delito de violación de niño, niña o adolescente, previsto y sancionado por el artículo 308 bis y numeral 3 del artículo 310 del Código Penal, condenándolo a sufrir la pena de  veinticinco años de presidio sin derecho a indulto a cumplir en el “penal de San Pedro de Sacaba” (sic), más 300 días de multa a razón de un boliviano por día, con costas y responsabilidad civil a favor de la parte civil y el Estado averiguables en ejecución de Sentencia.

       Contra la mencionada Sentencia, el imputado formuló recurso de apelación restringida (fs. 261 a 262), siendo resuelto por Auto de Vista de 9 de agosto de 2013 (fs. 278 a 283), pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, que declaró “PARCIALMENTE PROCEDENTE” (sic) el recurso; y, dictó nueva Sentencia declarando al imputado, autor y culpable de la comisión del delito de violación de niña sin agravante, previsto y sancionado por el artículo 308 bis del Código Penal, imponiéndole la condena de veinte años de presidio sin derecho a indulto a cumplir en el Penal de “San Pedro” de Sacaba, con costas y responsabilidad civil a favor de la víctima y el Estado.

       Notificada la parte imputada con la citada resolución del Tribunal de Alzada, el 22 de agosto de 2013 conforme diligencia cursante a fojas 284 vuelta, interpuso recurso de casación que es motivo de autos, el 28 del mismo mes y año.

CONSIDERANDO II:  (Motivos del recurso de casación)

Que del memorial que cursa a fojas 291 a 293, se extraen los siguientes motivos del recurso de casación:

       1. Argumenta que tanto la sentencia como el Auto de Vista impugnado, sin fundamentación legal “toma en cuenta la declaración prestada ante la Defensoría de la Niñez, es decir la declaración de la menor Sara Morales Verduguez no se produjo en juicio, de esa manera se ha vulnerados el artículo 333 Oralidad Inc. 1, CPP” (sic), alegando que el Tribunal de Sentencia vulneró los principios de inmediación, oralidad, contradicción y debido proceso, refiere que el artículo 333 del Código de Procedimiento Penal señala en su última parte que todo elemento de prueba que se incorpore a juicio por su lectura no tendrá valor probatorio y solamente se podrá incorporar por su lectura las pruebas conforme al anticipo de prueba, más aún si la declaración de la referida menor prestada ante la Defensoría de la Niñez “puede ser direccionada” (sic). Refiere que el Tribunal de Alzada al admitir la incorporación de esta prueba y darle valor probatorio en Sentencia, incurrió en defectos absolutos comprendidos en el artículo 169 inciso 3) de la Ley Nro. 1970. Finalmente invoca como precedente contradictorio el Auto Supremo Nro. 635 de 20 de octubre de 2004, manifestando que correspondió al Tribunal de Alzada percatarse y velar por el debido proceso y no permitir el ingreso de pruebas sin que se cumpla las formalidades previstas por ley. Concluye indicando que “conforme señala el Auto de Vista señalado cuando refiere que AL TRIBUNAL DE ALZADA NO LE ESTA PERMITIDO REVISAR CUESTIONES DE HECHO YA VALORADAS POR LOS JUECES INFERIORES, SINO GARANTIZAR EL DEBIDO PROCESO, RAZON POR LA CUAL, EN APLICACIÓN DE LO PREVISTO POR EL ART. 413 DEL CODIGO DE PROCEDIMIENTO PENAL, SI SE PERCIBE QUE EN LA FASE DEL JUICIO HUBO ERRONEA VALORACION DE PRUEBAS, NO CORRESPONDE UNA NUEVA VALORACION DE LAS MISMAS SINO ANULAR LA SENTENCIA Y DISPONER QUE SE PROCEDA A LA SUSTANCIACIÓN DE OTRO JUICIO POR OTRO JUEZ O TRIBUNAL DE SENTENCIA”. (sic)

2. Refiere que en el Auto de Vista impugnado “no existe FUNDAMENTACION DE LA SENTENCIA O QUE ESTA SEA INSUFICIENTE O CONTRADICTORIA” indicando que es tal cual establece: “el art. 370 inc. 5 CPP” (sic); además, alega aspectos fácticos como el hecho de que el padre de la menor, ofrecido como testigo, no se presentó a declarar, existiendo por el contrario un documento transaccional a su favor; que la prueba pericial ofrecida por el Ministerio Público consistente en informe del médico genetista del IDIF, no fue producida en juicio oral; y que tampoco fue considerado el hecho de que se haya sometido a que le tomen muestras de ADN para determinar la paternidad y consiguientemente si es autor de la agresión sexual, aspecto no demostrado por el Ministerio Público, por lo que el Tribunal de Sentencia efectuó fundamentación insuficiente. Cita como precedente contradictorio el “Auto Supremo No. 474 de fecha 8 de diciembre de 2004” (sic), indicando que este precedente hace referencia que al no existir plena prueba, lo que debería aplicarse es “el indubio pro reo cosa que acontece en el caso presente debido a que se dicta Sentencia Condenatoria en mérito a una prueba mal valorada” (sic) argumentando que no se demostró su participación; asimismo señala que: “este Auto Supremo refiere de igual manera que en materia penal la absolución o condena del imputado no se declara en base a las afirmaciones o negación de los hechos que realizan las partes que intervienen en el proceso por el contrario el ESTABLECIMIENTO DE PLENA PRUEBA QUE CONLLEVE LA SANCION A UN INDIVIDUO DEBE RESULTAR DEL ACUMULO DE PRUEBA SUFICIENTE QUE OTORGUE CERTIDUMBRE SOBRE LA RESPONSABILIDAD CRIMINAL DEL IMPUTADO RESPECTO A LOS HECHOS INCRIMINADOS” (sic).

       3. Indica que el Auto de Vista impugnado, considera que el no haber prestado su declaración en juicio, adquirió valor confirmatorio de su participación en los “hechos justiciables que se han declarado probados” (sic) por lo que vulneró el “art. 121 de la CPE” (sic), alega que no está obligado a declarar contra sí mismo y que el guardar silencio no puede ser considerado como indicio de culpabilidad, cita asimismo el “art. 6 del CPP” (sic). Refiere que son defectos absolutos, citando el “ART. 169 Inc. 3” (sic).

       CONSIDERANDO III: (Requisitos de admisibilidad que debe cumplir el recurso de casación)

       Que conforme a la previsión del artículo 416 del Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente invocado, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance. Para su admisibilidad, a tiempo de su interposición debe observarse las condiciones de tiempo y forma establecidas en los artículos 416 y 417 del citado cuerpo legal, es decir:  1. Interponerse dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.  2. Señalarse, en términos precisos, la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el o los precedentes invocados, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentido jurídico diverso, especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.  3. Como única prueba admisible debe acompañarse copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio debe ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia fuera inicialmente favorable a la parte y el agravio hubiere surgido en apelación al dictarse el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

El artículo 417 de la Ley Adjetiva Penal concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos, determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de requisitos de admisibilidad en el caso de autos)

Que conforme se precisó precedentemente, para la admisión del recurso de casación, la norma procesal penal exige la observancia de los requisitos previstos en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, que se constituyen en un instrumento o en un filtro que evita que un instituto procesal, concebido para proveer justicia se desnaturalice y se convierta en un medio dilatorio del proceso. En ese sentido, en cuanto a los requisitos de forma, resulta exigible la puntualización de los aspectos cuestionados en la resolución que se impugna e individualizar sus similares en el precedente invocado. También se debe precisar la norma adjetiva o sustantiva aplicada en el Auto de Vista cuestionado y detallar la norma u otra aplicada en sentido contradictorio en el precedente. Esta precisión de normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos debe cumplirse ineludiblemente a tenor del citado artículo 417 del Código Adjetivo de la materia que de manera imperativa prescribe: "En el recurso se señalará la contradicción en términos precisos".

En el presente caso, del análisis de los actuados procesales, se evidencia que la parte recurrente fue notificada con el Auto de Vista impugnado, el 22 de agosto de 2013 conforme diligencia cursante a fojas 284 vuelta, habiendo interpuesto recurso de casación, el 28 del mismo mes y año, consiguientemente dentro del término establecido por ley.

Respecto a los demás requisitos previstos en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, se tiene que en el recurso de casación, el imputado se limita a efectuar cuestionamientos a la sentencia condenatoria emitida en su contra una vez desarrollada la audiencia de juicio oral y al Auto de Vista impugnado; si bien es cierto que los precedentes señalados en los dos primeros motivos, no fueron invocados en el recurso de apelación planteada por esta parte cursante de fojas 261 a 262; sin embargo, considerando que el recurso de casación impugna también el Auto de Vista, es que analizando el primer motivo, se advierte que respecto al invocado Auto Supremo Nro. 635 de 20 de octubre de 2004, no señala en términos precisos y claros contradicción con relación al referido Auto de Vista impugnado, habiéndose limitado a señalar que correspondió al Tribunal de Alzada percatarse y velar por el debido proceso y no permitir el ingreso de pruebas sin que cumpla las formalidades previstas por ley; finalmente se limita a indicar que: “…conforme señala el Auto de Vista señalado cuando refiere que al TRIBUNAL DE ALZADA NO LE ESTA PERMITIDO REVISAR CUESTIONES DE HECHO…” (sic) (las negrillas son nuestras) (fs. 292), sin precisar con claridad contradicción del Auto Supremo que invoca como precedente en relación a la resolución de la apelación restringida impugnada. Por otra parte, respecto al segundo motivo del recurso de casación, el recurrente invoca el “Auto Supremo No. 747 de fecha 8 de diciembre de 2004” (sic) (fs. 292 vuelta); empero, de datos existentes en este Tribunal, se evidencia que en la citada fecha no fue emitido el mencionado Auto Supremo por Sala Penal alguna de la Corte Suprema de Justicia, ahora Tribunal Supremo de Justicia, conforme lo exige el párrafo primero del artículo 416 del Código de Procedimiento Penal. Finalmente, en relación al tercer motivo, no invoca precedente alguno, por ende, no cumple con la carga procesal de exponer en que consiste la contradicción en los términos exigidos por el citado artículo 417 del Código Procesal de la materia.

Por otra parte, el recurrente alega con relación al primer motivo, defecto absoluto comprendido en el inciso 3) del artículo 169 del Código de Procedimiento Penal al haberse vulnerado derechos y garantías constitucionales como son el principio de inmediación, contradicción y el de oralidad; sin embargo, no es suficiente la simple mención del defecto o la vulneración de un derecho fundamental, sino, que el recurrente además de cumplir con la obligación de explicitar los hechos que dieron origen al recurso con detalle preciso del agravio, debe también precisar la restricción o disminución del derecho o garantía, de forma tal que el resultado dañoso emergente del defecto sea identificado con claridad, así como las consecuencias procesales cuya relevancia tenga connotaciones de orden constitucional, es decir, el recurrente debe cumplir con la carga procesal de acreditar normativa y objetivamente, la manera en que el Tribunal de Alzada, restringió, suprimió o impidió el ejercicio de uno o más derechos o garantías constitucionales, expresando cuál fue el resultado dañoso en apego al principio de trascendencia, aspecto que no fue cumplido en su totalidad por el recurrente.

En consecuencia, la forma inadecuada de formular el recurso por parte de Oscar Pérez Rodríguez, hace que este Tribunal no pueda abrir su competencia para conocer el mismo, sin que la omisión en la que incurrió el recurrente pueda ser suplida de oficio.

       POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida en el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Oscar Pérez Rodríguez (fs. 291 a 293), impugnando el Auto de Vista emitido el 9 de agosto de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (fs. 278 a 283), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente por la presunta comisión del delito de violación de niño, niña o adolescente, previsto y sancionado por el artículo 308 bis y numerales 2, 3 y 4 del artículo 310 del Código Penal.

       Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

                   Jorge Isaac Von Borries Méndez.

ANTE MÍ.    Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.