SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 258/2013

Sucre, 18 de septiembre de 2013

EXPEDIENTE: Cochabamba 174/2013

PARTES PROCESALES: Ministerio Público, Gregoria Romero Ledezma contra Severo Villca Toroya

DELITO: homicidio y asesinato

****************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Severo Villca Toroya (fs. 461 a 465), impugnando el Auto de Vista con Ptda. Nro. 68 emitido el 19 de agosto de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (fs. 441 a 444), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público, Gregoria Romero Ledezma (acusadora particular) contra el recurrente por la presunta comisión de los delitos de homicidio y asesinato, previstos y sancionados por los artículos 251 y 252 incisos 2), 3) y 7) del Código Penal.

CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación)

Que el recurso de casación de referencia  tuvo origen en los siguientes antecedentes:

Sustanciado el juicio oral y ordinario, el Tribunal de Sentencia Nro. 2 de la capital del departamento de Cochabamba, pronunció Sentencia condenatoria Nro. 1/2012 el 16 de enero de 2012 (fs. 366 a 383), declarando al imputado Severo Villca Toroya autor del delito de homicidio, previsto y sancionado por el artículo 251 del Código Penal, condenándolo a la pena privativa de libertad de cinco años de reclusión, a cumplirse en el Centro Penitenciario de “El Abra” de esa ciudad, con costas y resarcimiento de daños civiles a favor de la víctima y del Estado.

Contra la citada Sentencia el imputado Severo Villca Toroya, formuló recurso de apelación restringida (fs. 394 a 404), resuelto por Auto de Vista con Ptda. Nro. 68 de 19 de agosto de 2013 (fs. 441 a 444), pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, que lo declaró improcedente y confirmó la Sentencia impugnada.

Con el Auto de Vista referido, Severo Villca Toroya fue notificado personalmente el 28 de agosto de 2013 (fs. 446) formulando el recurso de casación, motivo de autos, el 2 de septiembre de 2013 (fs. 461 a 465).

CONSIDERANDO II: (Motivos del recurso de casación)

Que el  recurrente, en el memorial del recurso de casación, expone los siguientes motivos:

1. Ausencia de resguardo en la valoración de la prueba, conforme a las reglas de la sana critica, por parte del Tribunal de Apelación. Citando argumentos expuestos por el Tribunal de Alzada, en el numeral II del Auto de Vista recurrido, invoca como precedente contradictorio el Auto Supremo del 20 de marzo de 1998, aludiendo la parte correspondiente al Segundo Considerando que faculta al Tribunal de Apelación velar que las pruebas hayan sido valoradas conforme a las reglas de la sana crítica, considerando además las circunstancias comprendidas en los artículos 37, 38, 39 y 40 del Código Penal, para señalar que no pretende que el Tribunal de Alzada vuelva a valorar las pruebas que se produjeron en juicio oral y menos las cuestiones de hecho debatidas, sino que el Auto de Vista impugnado no resguardó o veló que las pruebas sean valoradas conforme a las reglas de la sana crítica para lo cual debió partir del objeto del proceso penal y no del tipo legal, toda vez que durante el juicio oral se demostró la inexistencia de culpabilidad, pues de su parte no planificó quitar la vida a persona alguna, por el contrario rechazó una agresión injusta, concurriendo los elementos constitutivos de la legítima defensa, por lo que su conducta no se adecuó al tipo penal que se le acusa; consiguientemente, el Auto de Vista recurrido no valoró ni aplicó correctamente los artículos 11 y 13 del Código Penal, los principios de favorabilidad e in dubio pro reo y el iter criminis.

2. Ausencia de análisis del iter criminis por parte del Tribunal de Alzada y errónea aplicación de los artículos 11 y 13 del Código Penal. Aludiendo argumentos expuestos por el Tribunal de Apelación, en el parágrafo quinto del Auto de Vista recurrido, concerniente a que la parte acusada no logró demostrar la concurrencia de todos los elementos constitutivos de la legítima defensa, invoca como precedente contradictorio el Auto de Vista de fecha 3 de julio de 1999, pronunciado por la Sala Penal Primera de la Respetable Corte Superior de Justicia de Cochabamba, citando la parte correspondiente al Cuarto Considerando que establece la característica esencial del delito de homicidio, cual es la voluntad de matar, para indicar que el Auto de Vista impugnado no analizó el iter criminis, pues en ningún momento tuvo la intencionalidad o voluntad de matar a alguien, por lo que incurrió en errónea aplicación de la ley sustantiva en lo que respecta a los artículos 11 y 13 del Código Penal, en función del Auto Supremo Nro. 84 de 1 de marzo de 2006, toda vez que sí existen pruebas suficientes de que fue brutalmente golpeado y reaccionó para defender su vida, sin que exista desproporción en el medio empleado, concurriendo los elementos constitutivos de la legitima defensa, según consta en el informe pericial psicológico signado como D-33, el informe médico signado como D-14 y el informe conclusivo signado como F-7.

Concluye solicitando se admita el recurso de casación interpuesto y se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado, disponiendo el pronunciamiento de nueva resolución de vista de acuerdo a la doctrina legal establecida.

CONSIDERANDO III: (Requisitos de admisibilidad que debe cumplir el recurso de casación)

Que para la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir con las condiciones formales previstas en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, las cuales son: a) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las demás Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; b) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; c) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; d) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la Sentencia por causar agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente; a menos que la sentencia fuera inicialmente favorable a la parte y el agravio hubiere surgido en apelación al dictarse el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

Que el acceso a los recursos se encuentra garantizado por el principio de impugnación y se halla condicionado al cumplimiento de requisitos establecidos de forma taxativa en el artículo 394 del Código de Procedimiento Penal (impugnabilidad objetiva y subjetiva), cuyas reglas generales se encuentran descritas en el artículo 396 de la misma norma legal; así, los artículos 416 y 417 de la Ley Nro. 1970 señalan que la casación, además de ser interpuesta dentro del plazo legal y acompañar copia de la apelación restringida en la que conste que se invocaron los precedentes citados, o que éstos sean invocados por surgir la contradicción con la emisión del Auto de Vista impugnado, debe contener de manera precisa la contradicción aludida; obligación ante cuyo incumplimiento sobreviene la inadmisibilidad del recurso de casación.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de requisitos de admisibilidad en el caso de autos)

Que analizados los argumentos expuestos por el recurrente, éste Tribunal Supremo considera:

El Recurso de Casación fue interpuesto contra el Auto de Vista con Ptda. Nro. 68 de 19 de agosto de 2013 emitido por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba dentro del plazo legal establecido para su presentación, encontrándose cumplido lo dispuesto por el párrafo primero del artículo 417 del Código de Procedimiento Penal, y el recurrente adjuntó copia del recurso de apelación restringida, siendo éste el único medio de prueba permitido.

Asimismo, a fin de analizar el cumplimiento de los demás requisitos exigidos por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, sobre la base de lo establecido en el artículo 418 del citado adjetivo penal, debe recordarse que el Tribunal de Casación tiene como labor contrastar los hechos denunciados con los precedentes contradictorios a los que se refiere el artículo 416 del citado adjetivo penal, por ello, para ingresar al fondo del recurso y resolver la problemática planteada, es requisito la invocación del Auto de Vista o Auto Supremo preexistente y contradictorio. Ahora bien, cuando el precedente contradice la Sentencia el mismo debe ser invocado ineludiblemente en el recurso de apelación restringida, pero cuando la Sentencia no contradiga ningún precedente, sino es el Auto de Vista dictado en apelación el que contradice la invocación debe efectuarse en el recurso de casación, en ese marco, se concluye:

En lo que respecta a las denuncias uno y dos del recurso de casación, concerniente a la ausencia de resguardo en la valoración de la prueba, conforme a las reglas de la sana crítica, por parte del Tribunal de Apelación, y la ausencia de análisis del iter criminis por parte del Tribunal de Alzada y errónea aplicación de los artículos 11 y 13 del Código Penal, se tiene que el recurrente invocó como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. de 20 de marzo de 1998 y 84 del 1 de marzo de 2005 y el Auto de Vista de 3 de julio de 1999, pronunciado por la Sala Penal Primera de la Respetable Corte Superior de Justicia de Cochabamba, los cuales fueron invocados por el apelante a tiempo de interponer el recurso de apelación restringida; sin embargo -no obstante de anotar que el sentido jurídico expuesto en el Auto Supremo del 20 de marzo de 1998 y el Auto de Vista del 3 de julio de 1999 emerge de la aplicación del Código de Procedimiento Penal de 1972 y no de la Ley Nro. 1970 vigente a la fecha- se advierte que el impugnante omitió cumplir con el requisito de admisibilidad consistente en señalar en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los antedichos Autos Supremos y Auto de Vista, olvidando además establecer si la situación fáctica o de hecho es similar, sin tomar en cuenta que no es suficiente citar el precedente contradictorio, más aun sobre la base de afirmaciones genéricas desprovistas de adecuados y precisos fundamentos jurídicos que sustenten su posición, referidas a la ausencia de resguardo en la valoración de la prueba conforme a las reglas de la sana crítica, la ausencia de análisis del iter criminis, la errónea aplicación de la ley sustantiva y la enumeración de las normas legales supuestamente infringidas que contiene el recurso en examen, sino que dicha formalidad se cumple cuando de manera fundamentada y motivada se contrasta el Auto de Vista que se impugna con los Autos de Vista o Autos Supremos que se invoca, indicando y reflejando de qué modo se presenta la contradicción que se alude; por lo que, se evidencia que el recurrente no ha cumplido los requisitos de admisibilidad del recurso, previstos por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal.

Consecuentemente, al no cumplir el presente recurso con los requisitos previstos en los citados artículos 416 y 417, resulta inadmisible.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de sus atribuciones, con la facultad conferida en el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Severo Villca Toroya (fs. 461 a 465), impugnando el Auto de Vista con Ptda. Nro. 68 emitido el 19 de agosto de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (fs. 441 a 444), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público, Gregoria Romero Ledezma (acusadora particular) contra el recurrente por la presunta comisión de los delitos de homicidio y asesinato, previstos y sancionados por los artículos 251 y 252 incisos 2), 3) y 7) del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

                   Jorge Isaac Von Borries Méndez.

ANTE MÍ.    Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.