SALA PENAL PRIMERA

Auto Supremo Nº. 246/2013

Sucre, 30 de agosto de 2013

Expediente: Cochabamba 164/2013

PARTES PROCESALES: Ministerio Público, María del Carmen Arispe Fuentes contra Hugo Alfredo Miranda Saavedra

Delito: violación de niño, niña o adolescente

****************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Hugo Alfredo Miranda  Saavedra (fs. 938 a  947)  impugnando el Auto de Vista emitido el  24 de mayo de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (900 a 910), en el proceso penal de acción pública seguido por el Ministerio Público y  Maria del Carmen Arispe  Fuentes contra el recurrente por la comisión del delito de  violación de niño, niña o adolescente  con agravante previsto y sancionado por el artículo 308 bis con relación al artículo 310 numerales 2, 3, 4 y 7 del Código Penal.

       CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación)

       Concluido el juicio oral, público y contradictorio el Tribunal Segundo de Sentencia de la capital del departamento de Cochabamba, por Sentencia  Nro. 22/2012 de 4 de julio de  2012 (fs. 621 a 644) declaró al imputado Hugo Miranda  Saavedra autor de la comisión del delito de violación de niño, niña y adolescente previsto y sancionado por el artículo 308 bis y el agravante establecido en el artículo 310 numerales 2., 3. y 4. del Código Penal, condenándolo a la pena privativa de libertad de veintitrés años de presidio, a cumplir en el Centro Penitenciario de El Abra, asimismo se lo condena al pago de costas y el resarcimiento  de daños civiles a favor del Estado  y la víctima.

Contra la Sentencia el procesado Hugo Miranda Saavedra, interpuso recurso de apelación restringida (fs.751a 775), resuelto por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, por Auto de Vista de 24 de mayo de  2013, que lo declaró improcedente; dando con ello origen al recurso de casación que es caso de autos.

CONSIDERANDO II: (Motivos del recurso de casación)

Que el recurrente Hugo Alfredo Miranda Saavedra, formuló recurso con los siguientes argumentos: 

a) Falta de resolución expresa de la apelación incidental, que constituye defecto absoluto no susceptible de convalidación. Toda vez que la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, declaró improcedente su apelación restringida sin pronunciarse expresamente sobre su apelación incidental, incurriendo en el mismo error el Tribunal Ad quo al no haberse pronunciado sobre uno de los incidentes planteados, lo que viola el ordenamiento jurídico, así como los Convenios e Instrumentos  Intencionales.

El Auto de Vista de 24 de mayo de 2012 englobó en un solo considerando la labor de circunspección (sic) y razonamiento de la apelación tanto incidental como restringida que fue planteada por su parte, donde en un solo cuerpo realizaron el razonamiento de todos y cada uno de los fundamentos de su apelación restringida sin discriminarlos y especificarlos; llamando la atención que el Auto de Vista solo resolvió la apelación restringida y no así la incidental, encontrándose aun pendiente inconclusa y sin resolución la apelación incidental planteada, aspecto que genera un severo estado de indeterminación e indefensión, vulnerando el debido proceso, en su elemento tutela judicial efectiva, seguridad jurídica y derecho a la defensa.

Que en audiencia de Juicio Oral a momento de plantear incidentes y excepciones, su defensa opuso entre otros, el incidente de extinción de la acción en la etapa preparatoria; el Tribunal  de Sentencia mediante auto de 22 de junio de 2012  determinó el rechazo de los incidentes de actividad procesal defectuosa, pero no del incidente de extinción de la acción, por lo tanto este ultimo no fue resuelto expresamente hasta la fecha, sea positiva o negativamente causándole indeterminación, atentando con ello el valor supremo y garantía procesal de justicia y el debido proceso establecido en los artículos 115 parágrafo II y 178 parágrafo I de la Constitución Política del Estado, asimismo vulnera  el principio de seguridad jurídica como elemento esencial del debido proceso, en sus elementos al derecho a la certeza y certidumbre (sic), así como la tutela judicial efectiva y derecho a la defensa, errores que no son susceptibles de convalidación conforme dispone el artículo 169 inciso 3) del Código de Procedimiento Penal, porque importa violación a derechos y garantías constitucionales. Derechos y garantías que también fueron vulnerados por el Tribunal de Alzada, en razón a que dicho Tribunal tampoco resolvió de manera expresa su apelación incidental, sino solo resolvió la apelación restringida conforme se desprende el Auto de Vista impugnado, al respecto el recurrente hace mención a la interpretación del Tribunal Constitucional, respecto al estado de indeterminación en el DC Nro. 06/2000 y también hace referencia a las Sentencias Constitucionales Nros. 287/1999- R de 28 de octubre 418/2010 y 1276/2001 respecto a la seguridad jurídica y al debido proceso.

b) Acusa la falta de personería y legitimación procesal de la acusadora particular. Manifestando que mediante memorial de 3 de diciembre de 2012 impugnó la falta de personería y legitimación de la acusadora particular (transcribe el memorial)  señalando  posteriormente que el Tribunal de Alzada, a momento de considerar  este aspecto no lo resuelve expresamente, entendiendo los de Alzada que esta denuncia debió plantearse como una excepción de falta de acción por haber sido ilegalmente promovida, desestimando el incidente planteado por su persona sin dar mayores explicaciones en un errado y lacónico fundamento, puesto que según dicho Tribunal debió plantear  objeción de querella en la etapa preparatoria y no un incidente de nulidad por ilegal promoción por carecer de personería y legitimidad (sic.), sin embargo no consideraron que la designación de tutora  ad litem fue dispuesta durante los actos de preparación de juicio ante el Tribunal de Sentencia y ante una eventual presentación de la acusación particular  y no durante la etapa preparatoria por el juez cautelar, lo que significa que el fundamento del Tribunal de Alzada es errado y fuera de contexto, puesto que la impugnación fue realizada  en  sentido de que la Dra. María del Carmen Arispe no podía accionar en nombre del menor, por existir con anterioridad una persona designada judicialmente, lo cual significa que quien debía suscribir y presentar la acusación particular era la tía materna, siendo que Maria del Carmen Arispe no tenía, ni tiene suficiente legitimación para ser parte del proceso, lo que correspondía en derecho era que el Tribunal de Sentencia declare la nulidad de los obrados solo hasta el momento de admitir la acusación particular y continuarse  con la verdadera representante legal.

       c) Denuncia que la Sentencia fue dictada sin criterios sólidos que fundamenten la valoración de la prueba y la consiguiente fundamentación  insuficiente o contradictoria de la Sentencia, que constituye defecto absoluto no susceptible de convalidación. Porque los fundamentos jurídicos del Tribunal de Alzada  con relación a la apelación restringida indicaron que su persona denunció los defectos de sentencia previstos en los incisos 1), 5)  y 6) del artículo 370 del Código de Procedimiento Penal y que el defecto previsto en el inciso 1) carecería de mérito en razón a que los argumentos de su reclamo versarían  sobre la vulneración de los artículos 124, 173 y 370 inciso 5)  del Código de Procedimiento Penal disposiciones que son de carácter adjetivo y no sustantivo; apreciación totalmente falsa, puesto que jamás reclamó el defecto previsto en el inciso 1)  del artículo 370, sino el inciso 5), del referido artículo, por lo que el Tribunal de Alzada cometió un error y resuelve mas allá de lo solicitado.

        En cuanto a la impugnación del inciso 5) del artículo 370 del Código de Procedimiento Penal oportunamente se reclamó en apelación restringida que el Tribunal de Sentencia incurrió en insuficiente fundamentación de la Sentencia, por no contar con una valoración intelectiva, sino simplemente una valoración descriptiva de la prueba, estando ausente la valoración intelectiva tanto individual como en su conjunto que explicite la relación causal entre el hecho, la prueba y la sanción jurídica. El Tribunal de Alzada en el Auto de Vista impugnado refirió que la valoración intelectiva reclamada se encuentra en el Considerando III de la Sentencia, cuando el mencionado considerando trata de la fundamentación jurídica donde se realizó la calificación jurídica de la supuesta conducta desplegada por su persona, empero no se refirió a la fundamentación intelectiva reclamada, como erróneamente resuelve el Tribunal de Alzada, no obstante la claridad del defecto de sentencia manifestado, por lo que el Tribunal declaró injustamente improcedente la apelación restringida confirmando la injusta Sentencia en su contra; Sentencia que adolece de sus componentes esenciales, como es la fundamentación intelectiva de la prueba contraviniendo a  lo dispuesto  por los artículos 124, 173 y 370 inciso 5) del Código de Procedimiento Penal, mas aún si se trata de una sentencia que lo condenó a cumplir veintitrés años de presidio debiendo expresarse las razones o motivos del por qué no se  tomó  en cuenta cierta prueba y cuáles fueron las razones por las que se habría tomado como vitales otras pruebas, debiendo hacerse una referencia o descripción  completa de cada una de las pruebas del Acta de Juicio Oral. Sin embargo el Tribunal de Sentencia violó completamente su derecho a la defensa dejándolo en estado de indefensión, por omitir hacer referencia a toda la prueba inextenso, para poder entender la misma en su total plenitud, omisión que es atentatoria al debido proceso en los elementos del principio de seguridad jurídica y el derecho a la motivación suficiente de los fallos, sobre este aspecto transcribe el contenido de la Sentencias Constitucionales Nros. 0871/2010- R de 10 de agosto, 1276/2001-R, 0418/2000-R y 0418/2000 y el Auto Supremo Nro. 444 de 15 de octubre de 2012, refiriendo que toda omisión en la fundamentación de la Sentencia, así como la falta de valoración intelectiva de las pruebas ofrecidas durante el juicio oral, constituyen defectos absolutos que ningún Tribunal Superior esta facultado a convalidar, sin embargo el Tribunal de Alzada confirma la omisión en la fundamentación que incurre el Tribunal de Sentencia Nro. 2, contraviniendo los artículos 124 y 173 del Código de Procedimiento Penal, que vulneran sus derechos y garantías constitucionales.

       d) Aduce restricción injustificada de la prueba testifical impuesta por el Tribunal, que constituye defecto absoluto no susceptible de convalidación. Porque oportunamente reclamó que el Tribunal de Sentencia, a momento de llevar acabo el juicio oral, cuando su defensa realizaba la producción de la prueba testifical de descargo, de una manera por demás ilegal y violatoria a sus derechos y garantías constitucionales a la defensa y al debido proceso, la Juez impuso y determinó que su prueba testifical sea restringida a tres atestaciones más, circunstancias e ilegalidades que fueron observadas oportunamente por su defensa, sin embargo no se pudo hacer nada, pues la Presidenta con el poder ordenador que tiene no permitió la declaración de sus otros testigos de descargo, al respecto desglosa lo establecido por el artículo 1 del Código de Procedimiento Penal y los artículo 115, 117 y 119 de la Constitución Política del Estado señalando que al restringirse su prueba testifical, no se le permitió aplicar y ejercitar de manera amplia e irrestricta su derecho a producir prueba y desvirtuar las acusaciones realizadas en su contra, restricción que se realizó de facto y sin fundamento legal o doctrina alguna, lo que conlleva a la existencia de un defecto absoluto no susceptible de convalidación por vulnerar sus derechos y garantías constitucionales precitadas, tal cual establece el artículo 169 inciso 3) del Código de Procedimiento Penal, haciendo referencia a los Autos Supremos Nros. 431 de 20 de octubre de 2006, 404/ 2008 de 28 de noviembre, 272/2009 de 4 de mayo, manifiesta que se evidencia un fallo dictado sin la observancia de las reglas del debido proceso y las garantías constitucionales, debiendo aplicarse lo establecido por el artículo 419 del Código de Procedimiento Penal y en base a los argumentos de la doctrina legal aplicable se determine la nulidad del juicio para que el Tribunal de Sentencia de reenvio le  permita  ejercitar el derecho inviolable a la defensa en su elemento producción irrestricta de la prueba testifical, toda vez que la misma cumplía con los requisitos de licitud, oportunidad y pertinencia en salvaguarda de sus derechos y garantías constitucionales, al debido proceso y a la defensa.

       Finaliza pidiendo se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado y determine la correspondiente doctrina legal aplicable.

CONSIDERANDO II: (Requisitos de admisibilidad que debe cumplir el recurso de casación)

Que para la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir las condiciones formales previstas en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las demás Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Que se señale en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso en contra de la sentencia por causar agravio, debiendo acompañarse como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

Por otra parte se tiene que de forma extraordinaria y solo ante las denuncias referidas de vulneración de garantías y derechos fundamentales que podrían devenir en defectos absolutos y la consiguiente nulidad de obrados, el Tribunal de Casación podrá resolver dicha vulneración siempre que este debidamente fundamentada y exponga de manera expresa el derecho que fuere transgredido, la acción u omisión; el incumplimiento de estos requisitos impide abrir la competencia de este Tribunal, en mérito  de lo establecido en el artículo 17 de la Ley Nro. 025.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de requisitos de admisibilidad en el caso de autos)

Que en ese entendido, analizado el recurso de casación interpuesto, se llega a establecer que el recurrente interpuso el recurso de casación dentro del plazo de los cinco días previsto por el artículo 417 del Código de Procedimiento Penal, al mismo anexa copia de la apelación restringida; conforme determina el párrafo segundo del referido artículo.

A fin de analizar el cumplimiento de los demás requisitos exigidos por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, sobre la base de lo establecido en el artículo 418 del mismo cuerpo de leyes adjetivas, debe recordarse que el Tribunal de Casación tiene como labor contrastar los hechos denunciados con los precedentes contradictorios a los que se refiere el artículo 416 del Código de Procedimiento Penal, por ello, para ingresar al fondo del recurso y resolver la problemática planteada, es requisito la invocación del Auto de Vista o Auto Supremo preexistente y contradictorio. Ahora bien, cuando el precedente contradice la Sentencia el mismo debe ser invocado ineludiblemente en el recurso de apelación restringida, pero cuando la Sentencia no contradiga ningún precedente, sino es el Auto de Vista dictado en apelación el que contradice, la invocación debe efectuarse en el recurso de casación, en ese marco, se evidencia que:

  I. En el primer motivo de casación descrito en el inciso a), el recurrente no invoca ningún precedente contradictorio, por ende tampoco señala los aspectos contradictorios con las resoluciones impugnadas, por lo que este Tribunal no puede cumplir con su labor nomofiláctica y resolver en base a derecho objetivo la probable contradicción existente, menos puede establecer la situación de hecho similar para establecer si la resolución recurrida coincide con el del precedente citado; sin embargo en dicha acusación se hace alusión y se denuncia la existencia de defectos absolutos en relación al artículo 169 inciso 3) del Código de Procedimiento Penal en los que hubiera incurrido el Tribunal de Alzada respecto a la falta de resolución expresa de la apelación incidental, así como la falta de resolución del incidente de extinción de la acción por parte del Tribunal de Sentencia, que importa la violación a derechos y garantías constitucionales por vulneración al principio de seguridad jurídica como elemento esencial del debido proceso, la tutela judicial efectiva y el derecho a la defensa, por lo que corresponde revisar la posible existencia de aquellas violaciones denunciadas .

II. En el segundo motivo de casación detallado en el inc. b)  el recurrente tampoco cumple con lo establecido por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, puesto que no invoca precedente contradictorio, omisión que hace imposible que este Tribunal cumpla con su labor nomofiláctica; por otra parte se advierte que en cuanto a esta acusación no se denunció la existencia de defectos absolutos, al contrario el recurrente se limitó a  transcribir íntegramente el memorial de 3 de diciembre de 2012  y manifestar que correspondía declarar al Tribunal de Sentencia la nulidad de obrados, sin la mención de vulneración a derechos o garantías constitucionales, lo que involucra incumplimiento de los requisitos establecidos por la normativa procesal para la consideración de esta denuncia. 

III. En lo que corresponde a la tercera denuncia inserta en el inciso  c)  se tiene que el recurrente invocó como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. 444 de 15 de octubre de 2005, 437 de 24 de agosto de 2007 y 248 de 10 de octubre de 2012; sin embargo de la revisión del recurso de apelación restringida, se constata que sólo fueron invocados los Autos Supremos Nros. 444 y 437, y no así el Auto Supremo Nro. 248 de 10 de octubre de 2012,  incumpliéndose en la invocación de este precedente con lo establecido en el segundo párrafo del artículo 416 del Código de Procedimiento Penal; por otra parte se infiere que si bien los Autos Supremos Nros. 444 y 473 fueron invocados tanto en el recuso de apelación restringida como en el de casación, el recurrente omitió señalar en términos precisos los aspectos contradictorios de dichos Autos Supremos con el Auto de Vista o la Sentencia impugnados, toda vez que sólo hace la labor de contradicción con el Auto Supremo Nro. 248, el mismo que como se manifestó  precedentemente no fue invocado en apelación restringida, aspecto que hace que la formulación de la denuncia resulte defectuosa; no obstante este defecto en dicha acusación se denuncia la existencia de defectos absolutos en los que hubiera incurrido el Tribunal de Sentencia que fueron convalidados por el Tribunal del Alzada respecto a la falta de fundamentación intelectiva de la prueba en la Sentencia, que incumbe la violación al debido proceso, seguridad jurídica y motivación suficiente de los fallos; por lo que corresponde revisar la posible existencia de las violaciones denunciadas.

IV. En lo que respecta  al cuarto  motivo de casación plasmado en el inciso d)  el recurrente invoca como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. 431 de 20 de octubre de 2006, 404 de 28 de noviembre de 2008 y 272 de 4 de mayo de 2009, de los cuales se tiene que los dos últimos Autos Supremos mencionados incumplen con la previsión contenida en el segundo párrafo del artículo 416 del Código de Procedimiento Penal, puesto que no fueron invocados en apelación restringida; en lo que concierne  el Auto Supremo Nro. 431 se constata que el mismo fue citado en el recurso de apelación restringida, y a momento de su invocación ahora en casación se dio cumplimiento a lo establecido en el segundo párrafo del artículo 417 del Código de Procedimiento Penal, toda vez que se evidencia que se efectuó sutilmente la contradicción con la resolución impugnada (sentencia); por lo que este precedente será considerado para la labor nomofiláctica. Al margen de lo señalado, el recurrente acusa la existencia de defectos absolutos en relación al artículo 169 inciso 3) del Código de Procedimiento Penal en los que hubiera incurrido el Tribunal de Sentencia en cuanto a la restricción de la prueba testifical  de descargo, lo que vulnera al debido proceso y el derecho a la defensa, establecidos en los artículos 115, 117 y 119 del Código de Procedimiento Penal; por lo que corresponde revisar también la posible existencia de la violación alegada.

De lo señalado precedentemente se colige que serán consideradas las denuncias establecidas en el primer, tercer y cuarto motivo del recurso de casación, siendo que en los incisos a), c) y d);  el  Tribunal Supremo de Justicia  abrirá su competencia excepcionalmente a objeto de revisar los datos del proceso y evidenciar la existencia de las violaciones alegadas por el recurrente; asimismo en lo que corresponde al cuarto motivo de casación plasmado en el Inciso d), también se procederá a verificar la existencia o no de contradicción alegada por el recurrente  entre la resolución impugnada y el Auto Supremo Nro.  431 de 20 de octubre de 2006.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Hugo Alfredo Miranda  Saavedra (fs. 938 a  947)  impugnando el Auto de Vista emitido el  24 de mayo de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (900 a 910), en el proceso penal de acción pública seguido por el Ministerio Público y  Maria del Carmen Arispe  Fuentes contra el recurrente por la comisión del delito de  violación de niño, niña o adolescente  con agravante previsto y sancionado por el artículo 308 bis con relación al artículo 310 numerales 2, 3, 4 y 7 del Código Penal.

Por Secretaría de Sala, remítase copias legalizadas de la Sentencia, el Auto de Vista y el presente Auto Supremo a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia, para que se inhiban de dictar resoluciones en las que se debaten las mismas cuestiones de derecho, hasta que se les haga conocer la resolución emergente de este recurso de casación, todo conforme prevé el citado artículo 418 parágrafo segundo del Código de Procedimiento Penal.

       Regístrese y notifíquese.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

                   Jorge Isaac Von Borries Méndez.

ANTE MÍ.    Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.