SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 234/2013

Sucre, 28 de agosto de 2013

EXPEDIENTE: La Paz 156/2013

PARTES PROCESALES: Ministerio Público, Sonia Machaca contra Rene Luis Huayta Encinas

DELITO: lesiones gravísimas

*****************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por el imputado Rene Luis Huayta Encinas (fs.838 a 840)  impugnando el Auto de Vista Nro. 48/2013 emitido el 11 de marzo de 2013  por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 814 a 817), en el proceso penal de acción pública seguido por el Ministerio Público y  Sonia Machaca contra el recurrente por la comisión del delito de lesiones gravísimas previsto y sancionado por el artículo 270 del Código Penal.

       CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación)

       Que concluido el juicio oral, público y contradictorio el Tribunal Tercero de Sentencia de la capital del departamento de La Paz, por Sentencia  Nro. 8/2012 de 25 de octubre de 2012 (fs. 769 a 776) declaró al imputado  Rene Luís Huayta Encinas autor de la comisión del delito de  lesiones gravísimas previsto y sancionado por el artículo 270 incisos 1), 2), 3) y 5) del Código Penal, condenándolo a la pena privativa de libertad de cinco años de reclusión a cumplir  en el Penal de San Pedro de la ciudad de La Paz, asimismo  le impuso el pago de costas y daños  a calificar  en ejecución de Sentencia.

Contra la Sentencia el procesado Rene Luís Huayta Encinas interpuso recurso de apelación restringida (fs.781 a 786), resuelto por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, por Auto de Vista Nro. 48/2013 de 11 de marzo de 2013,   que lo declaró improcedente .

          Contra dicha resolución el procesado recurre de casación (fs. 838 840) que ahora es caso de autos.

CONSIDERANDO II: (Motivos del recurso de casación)

Que el recurrente Luís Huayta  Encinas formuló recurso de casación con los siguientes argumentos: 

a)  Que  El Auto de Vista es atentatorio al derecho a la defensa en juicio y al debido proceso consagrados en los artículos 115 parágrafo II, 117 parágrafo. I de la Constitución Política del Estado, porque en la resolución no se consideró los extremos que fueron base del recurso de apelación restringida, es mas el Tribunal de Alzada volvió  a omitir de manera deliberada pronunciarse sobre la valoración de la prueba de descargo que se ha desarrollado en el juicio oral (sic), incurriendo en convalidación de un defecto procesal absoluto, extremo que contraviene el precepto constitucional del debido proceso y el derecho a la defensa porque simple y llanamente se esta limitando el acceso a una verdad material que debe ser el resultado de un juicio justo en el cual se debió cumplir con la valoración de todos los elementos de prueba incorporados a juicio, lo cual no sucedió en la fundamentación de la sentencia  oportunamente  apelada por su parte, al respecto  realiza la transcripción de la Sentencia Constitucional 1480/2005-R de 22 de noviembre de 2005.

Asimismo señala la inexistencia de valoración de la prueba de acuerdo a las reglas de la sana crítica establecida en el artículo 173 del Código de Procedimiento Penal, que obliga al juzgador a valorar todos y cada uno de los elementos  de prueba producidos en juicio, justificando y fundamentando adecuadamente las razones por las que otorga un determinado valor a cada prueba o por el contrario las razones por las cuales el elemento de prueba carece de valor; que en el presente caso la sentencia ni siquiera  hizo una enumeración completa de todos los elementos de prueba producidos en audiencia de juicio oral, puesto que en el parágrafo III. Fundamentación fáctica probatoria de la sentencia, de manera muy superficial refirió nuevamente la relación de los hechos; al respecto transcribe parte de la Sentencia señalando posteriormente que en el proceso penal rige la presunción de inocencia, correspondiendo la carga de la prueba al Ministerio Público, que tiene como finalidad la búsqueda de la verdad histórica del hecho y la determinación de la responsabilidad penal del sujeto activo, ante esta situación el Ministerio Público  y la acusación particular debieron probar en audiencia de juicio oral que su persona es autor del delito de lesiones gravísimas, para lo cual los juzgadores del Tribunal de Sentencia debieron valorar todos los elementos de prueba introducidos  en el juicio y no limitarse únicamente a valorar la prueba de cargo y no hacer ni referencia a las pruebas de descargo como ha sido la no valoración de la prueba de inspección ocular seguida de la reconstrucción, la cual ha sido extrañada en apelación restringida; ingresando en el mismo  defecto procesal absoluto el Tribunal de Alzada, que tampoco hace mención al fundamento que esgrimido en apelación restringida, por lo que existe una vulneración al debido proceso en lo que refiere a la correcta valoración de toda la prueba de cargo y de descargo que ha sido incorporada a juicio, por lo que la no valoración de la prueba significa que hubo error in procedendo, siendo que la motivación del Auto de Vista  es contradictorio  al Auto Supremo Nro. 97/2005, de cuya doctrina legal aplicable transcribe un fragmento.

Finaliza pidiendo se dicte Auto Supremo, determinando la contradicción existente en el Auto recurrido  con los precedentes contradictorios, y se devuelva a la Sala Penal para que dicte nueva resolución de acuerdo a la doctrina legal establecida para el caso concreto

CONSIDERANDO III:: (Cumplimiento de los requisitos de admisibilidad en el caso de autos)

Que para la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir las condiciones formales previstas en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación del Auto de Vista impugnado; 3) Que se señale en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrándose previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso en contra de la sentencia por causar agravio, debiendo acompañarse como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

Por otra parte se tiene que de forma extraordinaria y solo ante las denuncias referidas de vulneración de garantías y derechos fundamentales que podrían devenir en defectos absolutos y la consiguiente nulidad de obrados, el Tribunal de Casación podrá resolver dicha vulneración siempre que este debidamente fundamentada y exponga de manera expresa el derecho que fuere transgredido, la acción u omisión; el incumplimiento de estos requisitos  impide abrir la competencia de este Tribunal, en merito  de lo establecido en el artículo 17 de la Ley del Órgano Judicial.

En ese entendido, analizado el recurso de casación interpuesto, se llega a establecer las siguientes conclusiones:

I. Que la recurrente interpuso el  recurso de casación dentro el plazo de los cinco días previsto por el artículo 417 del Código de Procedimiento Penal, al mismo anexa la copia de la apelación restringida; conforme determina el párrafo segundo del referido artículo, asimismo adjunta fotocopias simples de los Autos Supremos Nº 290 de 19 de octubre de 2012, 97 de 1 de abril de 2005, 450 de 19 de agosto de 2004, y 50 de 27 de enero de 2007.

A fin de analizar el cumplimiento de los demás requisitos exigidos por los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, sobre la base de lo establecido en el art. 418 del mismo cuerpo de leyes adjetivas, debe recordarse que el Tribunal de Casación tiene como labor contrastar los hechos denunciados con los precedentes contradictorios a los que se refiere el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, por ello, para ingresar al fondo del recurso y resolver la problemática planteada, es requisito la invocación del Auto de Vista o Auto Supremo preexistente y contradictorio. Ahora bien, cuando el precedente contradice la Sentencia el mismo debe ser invocado ineludiblemente en el recurso de apelación restringida, pero cuando la Sentencia no contradiga ningún precedente, sino es el Auto de Vista dictado en apelación el que contradice, la invocación debe efectuarse en el recurso de casación, en ese marco, se evidencia que:

  II.- En lo que respecta  al motivo de casación descrito anteriormente en el inciso a) se tiene que el recurrente, invoca como precedente contradictorio el Auto Supremo Nro. 97/2005, de la revisión de antecedentes se advierte que el mismo no fue invocado en apelación restringida, precedente que debió ser citado por el recurrente en dicho recurso al cuestionar la valoración de la prueba;  más aún si se considera que el Auto Supremo invocado como contradictorio en el recurso de casación era anterior a la emisión de la sentencia, incumpliéndose así con lo determinado por el segundo párrafo del artículo 416 del Código de Procedimiento Penal; asimismo se tiene que  la invocación del precedente en casación no cumple con lo dispuesto por la segunda parte del artículo 417 del Código de Procedimiento Penal; toda vez,  que no fue  invocado con carácter de especificidad a los fines del artículo 419 del Código de Procedimiento Penal, puesto que se omitió señalar en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista Impugnado y el precedente citado, igualmente se obvió establecer el nexo de identidad o situación de hecho similar, limitándose simplemente a realizar la transcripción de parte de la doctrina legal aplicable; cuando el recurrente tenía la carga procesal de invocar el precedente con la debida motivación, señalando en términos claros la contradicción con el Auto de Vista recurrido;  por otra parte se tiene que si bien  se adjunta al recurso de casación las fotocopias simples de los Autos Supremos Nros. 290 de 19 de octubre de 2012, 97 de 1 de abril de 2005, 450 de 19 de agosto de 2004 y 50 de 27 de enero de 2007, los mismos ni siquiera fueron mencionados en el recurso de casación por lo que tampoco se puede realizar la labor nomofiláctica; consecuentemente la formulación del recurso de casación resulta defectuoso al ignorarse los objetivos y fines de la impugnación casatoria.

.III. No obstante que el recurso de casación no cumple con los requisitos previstos por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal se advierte que el recurrente denunció la existencia de defectos absolutos en relación a la violación al debido proceso y al derecho a la defensa en los que hubiera incurrido el Tribunal de Alzada, al no haber considerado los extremos que han sido base del recurso de apelación restringida al omitir de manera deliberada pronunciarse sobre la valoración de todos los elementos de prueba introducidos en el juicio, así como la correcta valoración de toda la prueba de cargo y descargo, efectuada por el Tribunal de mérito, por lo que incumbe revisar la posible existencia de aquella violación denunciada; correspondiendo a este Tribunal Supremo abrir su competencia excepcionalmente en función del mandato contenido en el artículo 115 de la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia, con relación a la previsión inserta  en el artículo 169 inciso 3) del Código de Procedimiento Penal, a objeto de revisar los datos del proceso, debiendo en consecuencia declararse admisible el recurso de casación interpuesto.

POR  TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Rene Luís Huayta Encinas (fs.838 a 840) impugnando el Auto de Vista Nro. 48/2013 emitido el 11 de marzo de 2013  por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 814 a 817), en el proceso penal de acción pública seguido por el Ministerio Público y  Sonia Machaca contra el recurrente por la comisión del delito de lesiones gravísimas previsto y sancionado por el artículo 270 del Código Penal.

Por Secretaría de Sala, remítase copia legalizada de la Sentencia, el Auto de Vista y el presente Auto Supremo a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia, para que se inhiban de dictar resoluciones en las que se debaten las mismas cuestiones de derecho, hasta que se les haga conocer la resolución emergente de este recurso de casación, todo conforme prevé el citado artículo 418  parágrafo segundo del Código de Procedimiento Penal.

Regístrese y notifíquese.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

                   Jorge Isaac Von Borries Méndez.

ANTE MÍ.    Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.