SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 206/2013

Sucre, 16 de julio de 2013

EXPEDIENTE: Chuquisaca 94/2013

PARTES PROCESALES: Ministerio Público, María López Martinez contra David Soliz Salazar

DELITO: abuso deshonesto

MAGISTRADO RELATOR: Jorge I. von Borries Méndez

*****************************************************************************************************************

       VISTOS: El recurso de casación interpuesto por David Solíz Salazar (fs. 382 a 386), impugnando el Auto de Vista Nro. 93/2013 emitido el 5 de abril de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca (fs. 331 a 333), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y María López Martínez contra el recurrente por la comisión del delito de abuso deshonesto, previsto y sancionado por el artículo 312 del Código Penal.

       CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación)

       Que el recurso de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes:

       Concluido el juicio oral, público y contradictorio el Tribunal de Sentencia en lo penal de la localidad de Padilla, por Sentencia Nro. 02/2012 de 15 de noviembre de 2012 (fs. 218 a 224), declaró al imputado David Solíz Salazar autor de la comisión del delito de abuso deshonesto, previsto y sancionado por el artículo 312 del Código Penal, condenándolo a la pena privativa de libertad de diez años de presidio a cumplir en la Cárcel Pública de Padilla, con costas, así como daños y perjuicios averiguables en ejecución de Sentencia.

El procesado David Solíz Salazar interpuso recurso de apelación restringida (fs.230 a 233), la misma que observada por los de Alzada fue corregida (fs. 288 a 294), posterior a la subsanación, la apelación fue resuelta por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca por Auto de Vista Nro. 93 de 5 de abril de 2013, el cual rechazó los motivos primero y segundo por inadmisibles y declaró improcedente el motivo tercero; dando lugar a la presentación del recurso de casación que es caso de autos.

CONSIDERANDO II: (Motivos del recurso de casación)

Que el procesado formuló recurso de casación con los siguientes argumentos:

a) Defecto absoluto no susceptible de convalidación, por no haberse ingresado al fondo de todos los puntos traídos en apelación restringida, lo que conlleva a la vulneración de derechos y garantías constitucionales, entre ellos: el debido proceso, derecho a una segunda instancia y acceso a los recursos, tutela judicial efectiva, derecho a la defensa, la seguridad jurídica y los principios de favorabilidad, pro actione y pro homine. Sostiene el recurrente que de los antecedentes del proceso se extrae que fue condenado a la pena de presidio de diez años, resolución que recurrió en apelación restringida siendo observada por el Tribunal de Alzada. Que subsanado el recurso fue radicado por decreto de 6 de febrero de 2010, sin embargo, posteriormente, de manera sorpresiva se emitió Auto Nro. 68/13, por el cual se rechazó el recurso planteado por inadmisible, bajo el argumento de que el mismo fue sido presentado fuera de plazo, resolución que mereció memorial de complementación y enmienda por error en el cómputo del plazo, solicitud resuelta por Auto Nro. 82/13 que dejó sin efecto el Auto Nro. 68/13, y en su mérito se ingresó a analizar el fondo de la problemática planteada en el recurso de apelación restringida, pero nuevamente, de manera incomprensible, se emitió el Auto Nro. 93/2013, donde se expuso criterio de inadmisibilidad sin entrar al fondo respecto a los dos primeros motivos y respecto al tercero lo declaró improcedente sin mayores consideraciones de orden fáctico jurídico, con simples evasivas y una falta de fundamentación flagrante, constituyéndose en un vicio de incongruencia omisiva.

Que el argumento del Auto Nro. 82/13 de que las observaciones de la apelación restringida no hubieren sido subsanadas dentro del plazo de los tres días, es un criterio restrictivo contrario a los principios de favorabilidad, pro actione, pro homine, toda vez que no tomó en cuenta las circunstancias extraordinarias, que tenían relevancia y trascendencia al momento de analizar el cumplimiento o no de los tres días de plazo, que debió ser analizado y valorado al momento de decretar la inadmisibilidad de los dos motivos llevados a apelación, no mereciendo pronunciamiento alguno, lo que le ha privado del derecho a un debido proceso, a una segunda instancia, tutela judicial efectiva, seguridad jurídica, y el derecho a la defensa, al habérsele restringido de un pronunciamiento eficaz, sea este favorable o desfavorable, mas aún si se tiene que su domicilio real y residencia permanente se encuentran en la localidad de Villa Serrano, distante a 200 Km de la ciudad de Sucre, y que al haber sido notificado personalmente en dicha población mediante orden instruida y no contar en esa localidad con abogado defensor tuvo que constituirse en la ciudad de Sucre, lugar donde se encontraba su domicilio procesal, aspecto que no fue ponderado por el legislador encontrándose al margen del artículo 146 del Código de Procedimiento Civil., más aún si este extremo fue puesto en conocimiento del Tribunal en el memorial de subsanación, solicitando la consideración de estas circunstancias extraordinarias en apego a los principios de favorabilidad, pro actione, pro homine, pero lamentablemente no merecieron pronunciamiento alguno por el Tribunal de Alzada que declaró inadmisible los dos primeros motivos, incurriendo en defecto absoluto no susceptible de convalidación al amparo del artículo 169 inciso 3) del Código de Procedimiento Penal. Sobre este motivo al margen de señalar que constituye defecto absoluto el recurrente invoca como precedente contradictorio el Auto Supremo Nro. 226 de 28 de marzo de 2007, manifestando que el Tribunal de Alzada al dictar el Auto de Vista no consideró las circunstancias extraordinarias que hicieron que, por fuerza mayor y no por voluntad propia la subsanación del recurso de apelación fuese presentado en un plazo ampliado de un solo día; no considerando la distancia entre su residencia y el asiento Judicial del Tribunal de Alzada, utilizando un criterio restrictivo sin haber observado el principio de favorabilidad.

       b) Defecto Absoluto no susceptible de convalidación en el marco del artículo 169 inciso 3) del Código de Procedimiento Penal, por falta de fundamentación y motivación del Auto de Vista, en vulneración de los artículos 124 y 398 del Código de Procedimiento Penal, que dieron lugar a declarar la improcedencia del tercer motivo llevado en apelación restringida. En virtud  de que existe falta de fundamentación en el Auto de Vista, respecto al tercer motivo de apelación restringida, pues los de Alzada sin criterios de motivación, argumentación y apreciaciones al margen de la realidad, declararon su improcedencia circunscribiéndose a la mención de los requerimientos y argumentos de la apelación, para finalmente en cinco líneas referir que no se hubiera realizado una subsunción de los derechos y garantías vulnerados a los puntos denunciados, no haciendo mención a todos los argumentos que fueron esgrimidos para ese motivo de apelación, por lo que los escuetos argumentos utilizados denotan una actitud evasiva y el incumplimiento de los artículos 124 y 398 del Código de Procedimiento Penal, en vulneración al debido proceso en su elemento de la debida motivación de las resoluciones judiciales, derecho a recurrir, tutela  judicial efectiva, seguridad jurídica y a la defensa, sobre este punto se invoca como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. 176 de 26 de abril de 2010, 55 de 9 de marzo de 2010, 34 de 7 de febrero de 2009, 12 de 30 de enero de 2012 y 88 de 25 de abril de 2012, manifestando  que todos estos Autos Supremos mantienen la línea y la exigencia del Tribunal Máximo de Justicia respecto a la debida fundamentación de las resoluciones judiciales, los que están en contraposición a la actitud asumida por el Tribunal de Alzada al no haber emitido su resolución a los preceptos y líneas sentadas en los Autos Supremos invocados.

       Finaliza pidiendo que se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado ordenándose la emisión de otro Auto de Vista en base a la línea que sea sentada por el Tribunal Supremo de Justicia.

CONSIDERANDO III: (Verificación de la contradicción entre los precedentes y el Auto de Vista impugnado, así como de defecto absoluto)

a) Defecto absoluto no susceptible de convalidación, por no haberse ingresado al fondo de todos los puntos traídos en apelación restringida, lo que conlleva a la vulneración de derechos y garantías constitucionales, entre ellos: el debido proceso, derecho a una segunda instancia y acceso a los recursos, tutela judicial efectiva, derecho a la defensa, la seguridad jurídica y los principios de favorabilidad, pro actione y pro homine.

Que el recurrente, para fundar esta denuncia, invoca el Auto Supremo Nro. 226 de 28 de marzo de 2007, el mismo emerge de una denuncia referida a la vulneración de los artículos 130 y 408 del Código de Procedimiento Penal, debido a que el Tribunal de Alzada declaró inadmisible el recurso de apelación restringida por presentación extemporánea. El máximo Tribunal de Justicia determinó en su doctrina legal señala: “…es menester consentir que cuando sea razonablemente admisible la posibilidad de que pudo concurrir una circunstancia extraordinaria que hubiera impedido que un determinado recurso fuera presentado dentro del término de ley, considerando que para el cómputo de los plazos se deben observar estrictamente las normas legales, se deben interpolar las reglas de la lógica, la experiencia y se deben verificar las circunstancias impeditivas o generadoras de error, las que siendo especialmente graves y estando debidamente documentadas, permitirían atender de manera excepcional situaciones especialmente graves a efecto de garantizar el acceso a los distintos recursos que provee la norma, fundamentalmente en aquellos casos en los que intervienen personas con particulares niveles de formación, entendiéndose que así se favorece el acceso a la justicia en condiciones de igualdad, respetando la cultura, creencias religiosas y las tradiciones de nuestro país, bajo circunstancias debidamente justificadas, debiendo entenderse siempre que los motivos fueron ajenos a la voluntad del agente y que son lo suficientemente graves como para provocar error entendible o impedir la presentación de los recursos dentro del término de ley.” (sic), ahora bien, en el caso de autos, el recurrente plantea como situación de hecho que el Tribunal de Alzada no ingresó al fondo de todos los puntos traídos en apelación restringida, por la presentación extemporánea del memorial de subsanación del recurso (fuera de los tres días establecidos en el artículo 399 del Código de Procedimiento Penal), habiendo sido la apelación restringida presentada en el término de ley,  por tanto la doctrina legal contenida en el referido precedente no emerge de una situación de hecho similar puesto que en el mismo, se rechazó el recurso de apelación restringida por extemporáneo es decir por su presentación fuera de los 15 días establecidos en el artículo 408 del Código de Procedimiento Penal. No obstante ello, adicionalmente, este Tribunal Supremo considera necesario dejar establecido que el precedente plantea situaciones especialmente graves que se constituyen en circunstancias impeditivas o generadoras de error, las que para su consideración por el Tribunal de Alzada, deben estar “documentadas”, no advirtiéndose en el caso, la concurrencia de estos factores de notoria o extrema gravedad, no existiendo situación de hecho similar tampoco en este contexto, toda vez que dentro de los elementos impeditivos para la presentación del memorial de subsanación aludido el recurrente se limitó, de manera sutil, a referir la distancia entre su residencia y el asiento Judicial del Tribunal de Alzada, aspecto, que por si solo, no resulta  impeditivo en los términos del precedente invocado.

b) Falta de fundamentación del Auto de Vista en relación al tercer motivo de la apelación restringida referido a defecto absoluto por violación del artículo 329 del Código de Procedimiento Penal, invocando como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. 176 de 26 de abril de 2010, 55 de 9 de marzo de 2010, 34 de 7 de febrero de 2009, 12 de 30 de enero de 2012 y 88 de 25 de abril de 2012.

Con relación al Auto Supremo Nro. 176 de 26 de abril de 2010, el mismo emerge de una denuncia referida a la falta de fundamentación del Auto de Vista, el máximo Tribunal de Justicia, en su doctrina legal, establece que cuando el Tribunal de Alzada no se pronuncia sobre todos los motivos del recurso de apelación restringida incurre en vicio de incongruencia omisiva (cita petita o ex apellatum), e impone a toda autoridad jurisdiccional el deber de dictar resoluciones debidamente motivadas sobre todas las cuestiones puestas en su consideración.

En similar sentido, la doctrina legal contenida en los Autos Supremos Nros. 55 de 9 de marzo de 2010, 34 de 7 de febrero de 2009,  12 de 30 de enero de 2012 y  88 de 25 de abril de 2012, ha determinado que la falta de fundamentación del Auto de Vista en relación a los puntos apelados constituye un defecto absoluto, que es una premisa consolidada que todo Auto de Vista debe estar debidamente fundamentado y suscribirse a los puntos denunciados, lo contrario constituye vicio de incongruencia omisiva. Por tanto, existiendo respecto de los señalados precedentes, situación de hecho similar, a la denunciada en el caso de autos (falta de fundamentación del Auto de Vista en relación al tercer motivo de la apelación restringida), corresponde verificar la contradicción denunciada.

Identificada la doctrina legal aplicable establecida en los precedentes invocados y efectuada la revisión de los antecedentes procesales vinculados al motivo del recurso se constata que, David Solíz Salazar, fundamentó su recurso de apelación restringida de fojas 230 a 233 en dos motivos. Si bien el Tribunal de Alzada por providencia de fojas 258 a 259, concedió al recurrente tres días para la subsanación del mismo en aplicación del artículo 399 del Código de Procedimiento Penal, al declararse la extemporaneidad en la presentación del memorial de subsanación, su competencia quedó definida para pronunciamiento sobre los motivos expuestos solamente en el memorial de apelación restringida de fojas 230 a 233 en el que no se encuentra el tercer motivo que aduce el recurrente, el mismo que fue inserto en el memorial de subsanación declarado extemporáneo por lo que el Tribunal de Alzada no estaba compelido al pronunciamiento que se reclama en el caso de autos. Consecuentemente, no es evidente contradicción alguna entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados. Asimismo, debe recordarse que ni el Tribunal de Alzada menos este Tribunal Supremo pueden pronunciarse sobre aspectos no impugnados en los términos exigidos por los artículos  407 y 408 del Código de Procedimiento Penal, así como por los artículos  416 y 417 de la misma norma adjetiva.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo dispuesto por el parágrafo segundo del artículo 419 del Código de Procedimiento Penal, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por David Solíz Salazar (fs. 382 a 386), impugnando el Auto de Vista Nro. 93/2013 emitido el 5 de abril de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca (fs. 331 a 333), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y María López Martínez contra el recurrente por la comisión del delito de abuso deshonesto, previsto y sancionado por el artículo 312 del Código Penal.

       Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas

                   Jorge Isaac Von Borries Méndez.

ANTE MÍ.    Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano