SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 128/2013

Sucre, 13 de mayo de 2013

EXPEDIENTE: La Paz 90/2013

PARTES PROCESALES: Silvia Paz Romero de Salinas contra Judith Elizabeth Nuñez de Calle, Juan Rodolfo Nuñez Chavarria

DELITO:  difamación, calumnia, injuria (artículos 282, 283 y 287 del Código Penal)

*****************************************************************************************************************

       VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Judith Elizabeth Nuñez de Calle (fs 212 a 216), impugnando el Auto de Vista Nro. 79/2012 emitido el 7 de diciembre de 2012 por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 200 a 205), en el proceso penal seguido por Silvia Paz Romero de Salinas contra Juan Rodolfo Nuñez Chavarria y la recurrente por la presunta comisión de los delitos de difamación, calumnia e injuria, previstos y sancionados por los artículos  282, 283 y 287 del Código Penal.

       CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación)

       Que el recurso de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes:

       Sustanciado el juicio oral, público y contradictorio, el Juez Primero de  Sentencia de la capital del departamento de La Paz, que conoció esa causa, dictó Sentencia Nro.03/2012 el 30 de julio de 2012 (fs. 149 a 159), declarando a Judith Elizabeth Nuñez de Calle autora de la comisión del delito de injuria  previsto y sancionado por el artículo 287 del Código Penal, imponiéndole la pena de prestación de trabajo de cuatro meses  en beneficio de la comunidad de acuerdo a su capacidad y conforme se determine por el Juez de Ejecución Penal, más multa de 30 días a razón de Bs. 5, las costas emergentes del juicio y su tramitación, debiendo estimarse en ejecución de sentencia si es que acaso concurren elementos para establecer daño y perjuicio;  por otra parte se la absuelve de los ilícitos  de difamación  y calumnia, previstos por los artículos 282 y 283 del Código Penal, por no haberse dado los presupuestos de la nomenclatura penal de los delitos referidos; en cuanto al procesado Juan Rodolfo Núñez Chavarria se declaró su absolución, en virtud de que no se determinó su participación  en la conducta ilícita, expresando la  temeridad y malicia de la acusación a efectos de la responsabilidad correspondiente y la imposición de daños y perjuicios, debiendo  la querellante cubrir costas a favor de este procesado.

Contra dicha Sentencia  la acusada Judith Elizabeth Nuñez de Calle, interpuso recurso de apelación restringida (fs. 174 a 180), que fue  resuelto por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz por Auto de Vista Nro. 79/2012 de 7 de diciembre de 2012, declarándolo improcedente, confirmando la Sentencia impugnada; dando con ello origen al recurso de casación, que es caso de autos.

CONSIDERANDO II: (Motivos del recurso de casación)

Que la recurrente formuló recurso de casación, con los siguientes argumentos:

a) Que la norma sustantiva fue erróneamente interpretada e indebidamente aplicada, a hechos que por imperio de la ley no corresponden que sean aplicadas en el caso de autos, sobre todo por la carencia de lo que significa la prueba; la resolución recurrida patentiza infracción y quebrantamiento de la ley, cuando de manera parcial y omitiendo revisar la sentencia y la inexistencia de valoración de  todas las pruebas de descargo en el cuarto considerando sostiene que la vulneración de derechos y garantías constitucionales del debido proceso y defensa, se patentiza cuando se considera que en la sentencia en el  punto de fundamentación probatoria intelectiva y jurídica de manera contradictoria se incurre en vicios de valoración especialmente en los puntos primero al tercero de la Sentencia.                                

b) Señala que en el juicio solo se consideró la única declaración de cargo de la señora Linda Rosa Rivera, y que este único testimonio no verificó, reprodujo  o manifestó haber escuchado términos injuriosos que afecten el decoro o la reputación de la querellante, a ese efecto no existe base legal para la decisión de condena, porque no existe prueba aportada suficiente para generar convicción de la responsabilidad penal; que en todo contexto o duda procesal se impone la aplicación preferente de los artículos 13 IV y 256 de la Constitución Política del Estado, específicamente relacionados con el principio pro homine a través del cual  se le debe otorgar un trato preferencial al individuo en caso de interpretación  y aplicación del  derecho en conflicto que genere duda, como establece el artículo 5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, debiendo el Juzgador aplicar la norma que  resulte mas favorable para la persona, su libertad y derechos, así como interpretar la norma de manera mas amplia.

c) Que el Auto de Vista  en el punto dos de manera categórica y falsaria manifiesta que la Sentencia  efectuó una relación circunstanciada de los hechos, lo cual no es cierto ni evidente pues si bien la Sentencia contiene un título, solo hace la repetición de elementos que únicamente representan a la acusación develándose una evidente falta de razonamiento y valoración de todas las pruebas judicializadas, existiendo una violación al debido proceso por que le falta determinación circunstanciada de los hechos que implica que no se apreció en esencia el desfile probatorio y su correspondiente valoración, vale decir la demostración conforme a ley de los hechos enunciados y sometidos a juicio.

d)  El Auto de Vista en el punto tres con argumentos meramente retóricos, manifestó que la Sentencia apelada se encuentra debidamente fundamentada y motivada, situación que tampoco es cierta y evidente, pues en el acápite de infracción de la ley, simplemente se abocó a presentar una mera relación de la prueba judicializada considerando esa simple descripción para posteriormente ingresar al detalle de conclusiones; en la Sentencia no existe expresión alguna ni por asomo sobre el valor otorgado a cada una de las pruebas o a alguna de ellas, no existe justificación ni fundamentación referida a las razones por las cuales se otorgó o no se confirió determinado valor a la prueba testimonial y documental producida en juicio, sobre todo de la prueba de descargo, aspecto que configura defecto absoluto porque se inobservan principios que hacen al sistema penal acusatorio, al no haber razonado sobre toda la prueba  producida al respecto hace  la trascripción de los Autos Supremos Nros. 340 de 28 de agosto de 2006,  314 de 25 de agosto de 2006 y 5 de 26 de enero de 2007.

e)  Que el Auto de Vista en el numeral 4 asume la osadía de afirmar que el Juez Ad quo aplicó las reglas de la sana crítica, concernientes a las leyes de la lógica, la psicología y la experiencia común, cómo puede verificarse sana critica, lógica y experiencia si la única testigo de cargo no describió ningún elemento injurioso, tampoco se valoró la prueba documental de descargo, tampoco se consideró el principio de tipicidad, legalidad e interdicción de la analogía.

Si las pruebas de descargo fueron objeto de valoración, no existe conclusión alguna que verifique el fruto racional, se trata de proceder desigual y en esencia discriminatoria.

f)  El Auto de Vista en el numeral 6 en marco de yerros y desatinos fundamentó que no se cumplió a cabalidad los requisitos de los artículos 407 y 408 del Código de Procedimiento Penal, situación irreal, por cuanto el recurso de apelación fue interpuesto por escrito, fue presentado dentro del plazo previsto por ley, las disposiciones erróneamente  aplicadas fueron citadas concretamente, la aplicación que se pretende fue expuesta correctamente.

g)  En lo que respecta al parágrafo III de casación, referente a los fundamentos jurídicos y evidencia de las infracciones; el recurrente señala las infracciones en las que incurrió el Auto de Vista, enmarcándolas de los incisos a) al  m)  en las que refiere:

Que en el caso de autos la errónea interpretación de la ley queda patentizada porque de manera aislada y sin valorar todas las pruebas de descargo, sobre una version aislada y sin afirmar términos injuriantes se pretende determinar la autoría.

Que se debe evitar el error interpretativo, conforme establece  el artículo 173 del Código de Procedimiento Penal.

El error configurado en la falta de  valoración de las pruebas documentales  de descargo y testimoniales, debidamente judicializadas conduce inevitablemente a la comisión de error en la aplicación de la norma sustantiva a los hechos incriminados, que conlleva a un ataque de error de derecho.

Si los hechos no son probados es como si no existiesen, y el Auto de Vista constituye una infracción de la ley sustantiva penal en la calificación de los hechos, porque de esa errónea calificación, pretende determinar sanción sin que haya obrado sin la valoración total de la prueba; en ese contexto vulnera paralelamente el principio de igualdad constitucional, para  el pleno ejercicio de los derechos fundamentales de la persona, puesto que no resulta legal remitirse a considerar solo la prueba del querellante, máxime si no cumplen formalidades legales sin referir ni fundamentar absolutamente nada con relación a la prueba de descargo o aplicar razonamientos  distorsionados, puesto que la difícil función de probar conlleva la exigencia de ciertas reglas, las que no se pueden obviar.

En el cuaderno de juicio no existen elementos ni medios de prueba demostrativos y en caso de  duda se debe aplicar el principio In dubio pro reo.

Finaliza pidiendo se case el Auto de Vista recurrido, disponiendo  se dicte nueva resolución  de acuerdo a la doctrina legal aplicable establecida.

CONSIDERANDO III: (Cumplimiento de los requisitos de admisibilidad que debe cumplir el recurso de casación)

Que para la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir las condiciones formales previstas en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación del Auto de Vista impugnado; 3) Que se señale en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrándose previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso en contra de la sentencia por causar agravio, debiendo acompañarse como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

Por otra parte se tiene que de forma extraordinaria y solo ante las denuncias referidas de vulneración de garantías y derechos fundamentales que podrían devenir en defectos absolutos y la consiguiente nulidad de obrados, el Tribunal de Casación podrá resolver dicha vulneración siempre que este debidamente fundamentada y exponga de manera expresa el derecho, la acción u omisión que fuere transgredido; el incumplimiento  de estos requisitos  impide abrir la competencia de este Tribunal, en mérito de lo establecido en el artículo 17 de la Ley Nro. 025.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de requisitos de admisibilidad en el caso de autos)

Que el recurrente presentó recurso de casación dentro del plazo de los cinco días previsto por el artículo 417 del Código de Procedimiento Penal, al mismo no se anexa la copia de la apelación restringida, sin embargo de su lectura  se tiene que en el mismo se invocaron los Autos Supremos que ahora son citados en  casación.

Asimismo, a fin de analizar el cumplimiento de los demás requisitos exigidos por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, sobre la base de lo establecido en el artículo 418 del mismo cuerpo de leyes adjetivas, debe recordarse que el Tribunal de Casación tiene como labor contrastar los hechos denunciados con los precedentes contradictorios a los que se refiere el artículo 416 del Código de Procedimiento Penal, por ello, para ingresar al fondo del recurso y resolver la problemática planteada, es requisito la invocación del Auto de Vista o Auto Supremo preexistente y contradictorio. Ahora bien, cuando el precedente contradice la Sentencia el mismo debe ser invocado ineludiblemente en el recurso de apelación restringida, pero cuando la Sentencia no contradiga ningún precedente, sino es el Auto de Vista dictado en apelación el que contradice, la invocación debe efectuarse en el recurso de casación, en ese marco, se evidencia que:

I.  En las denuncias de la casación transcritas en los incisos a), b), c), e), f) y g), que anteceden, es preciso señalar que la recurrente no invocó precedente contradictorio alguno, por ende tampoco señaló los aspectos contradictorios con el Auto de Vista impugnado, por lo que el Tribunal Supremo no puede resolver en base a derecho objetivo la probable contradicción existente con los agravios referidos, menos puede establecer la situación de hecho similar,  y considerar  si el Auto de Vista recurrido no coincide con el del precedente citado, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; y ante esta insuficiencia  este Tribunal  no puede cumplir con su la labor nomofiláctica.

II. En lo que respecta a la denuncia transcrita en el inciso d), se tiene que la recurrente citó como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros.  340  de 28 de agosto de 2006, 314 de 25 de agosto de 2006 y 5 de 26 de enero de 2007; sin embargo, en la invocación de los mismos omitió señalar en términos precisos la contradicción con el Auto de Vista impugnado, obviando establecer el nexo de identidad o situación de hecho similar; carga procesal que tiene a momento de interponer el recurso, ya que se encuentra en la obligación no solo de invocar el precedente de manera específica, sino también debe señalar en términos claros la contradicción con el Auto de Vista recurrido, lo que no ocurre en el sub lite, puesto que simplemente se limitó a repetir los fundamentos alegados en apelación restringida y a transcribir parte de la doctrina legal aplicable de los Autos Supremos citados, por lo que este Tribunal no puede ingresar a considerar la denuncia deducida al no contar con este requisito establecido por ley, ya que el recurso de casación es un medio de impugnación que la ley concede a las partes con la finalidad de resolver en base al derecho objetivo la probable contradicción existente entre el fallo dictado en el caso concreto impugnado y el dictado por los Tribunales Departamentales de Justicia o por el Tribunal Supremo de Justicia, y ante la carencia de términos precisos que expliciten la contradicción entre los precedentes invocados y el Auto de Vista impugnado, este Tribunal no puede realizar la labor nomofiláctica .

III. En cuanto a las acusaciones de la supuesta vulneración al debido proceso, y a los principios de igualdad y pro homine, transcritos en los incisos b), c) y g);  se tiene que la  recurrente tampoco señaló la forma en que el Tribunal de Alzada hubiera vulnerado los mismos, resultando insuficiente simplemente mencionarlos, sin cumplir previamente con la carga procesal de detallar con precisión y probar normativamente cuál o cuáles son los actos procesales que hubieren restringido derechos o garantías constitucionales, y explicar el resultado dañoso que ha sido emergente del defecto, lo que involucra incumplimiento de los requisitos establecidos por la normativa procesal para la admisibilidad del recurso.                                          

De lo señalado se infiere que si bien la  recurrente interpuso recurso de casación dentro el término previsto por ley, no se cumplieron con los requisitos previstos por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, lo que deviene en inviable el recurso examinado.

       POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Judith Elizabeth Nuñez de Calle (fs 212 a 216), impugnando el Auto de Vista Nro. 79/2012 emitido el 7 de diciembre de 2012 por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 200 a 205), en el proceso penal seguido por Silvia Paz Romero de Salinas contra Juan Rodolfo Nuñez Chavarria y la recurrente por la presunta comisión de los delitos de difamación, calumnia e injuria, previstos y sancionados por los artículos  282, 283 y 287 del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

                                    Jorge Isaac Von Borries Méndez.

ANTE MÍ.    Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano