SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 119/2013

Sucre, 26 de abril de 2013

EXPEDIENTE: Oruro 82/2013

PARTES PROCESALES: Sabino Guzmán  Mendoza, Juan de Dios Guzmán Mendoza, Adela Guzmán Mendoza contra Krsysztof Janusz Bialasik, Jorge Rodas Mercado, Emilia Nimia Ayala Tumiri, Telma Lidia Rocha Balderrama, Jhonny Morales Valdez y Amanda Francisca Roque Rinaldo.

DELITO: despojo

******************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por el acusador particular Sabino Guzmán Mendoza (fs. 151 a 157), impugnando el Auto de Vista Nro. 5/2013 emitido el 8 de febrero de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro (fs. 143 a 147), en el proceso penal seguido por Sabino Guzmán Mendoza, Juan de Dios Guzmán Mendoza y Adela Guzmán Mendoza contra Krsysztof Janusz Bialasik, Jorge Rodas Mercado, Emilia Nimia Ayala Tumiri, Telma Lidia Rocha Balderrama, Jhonny Morales Valdez y Amanda Francisca Roque Rinaldo por la presunta comisión del delito de despojo, previsto y sancionado por el artículo 351 del Código Penal.

CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación)

Que el recurso de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes:

       Sustanciado el juicio, el Juzgado de Sentencia Primero de la capital del departamento de Oruro, dictó Sentencia Nro. 08/2012 de 8 de junio, declarando a los imputados Krsysztof Janusz Bialasik, Jorge Rodas Mercado, Emilia Nimia Ayala Tumiri, Telma Lidia Rocha Balderrama, Jhonny Morales Valdez y Amanda Francisca Roque Rinaldo absueltos de la presunta comisión del delito de despojo, previsto y sancionado por el artículo 351 del Código Penal.

Dicha Sentencia fue recurrida en apelación restringida por Sabino Guzmán Mendoza por él y en representación de sus hermanos Juan de Dios Guzmán Mendoza y Adela Guzmán Mendoza (fs. 107 a 110) que fue resuelta por Auto de Vista Nro. 5/2013 de 8 de febrero, que declaró improcedente el recurso de alzada.

El Auto de Vista fue notificado a Sabino Guzmán Mendoza en fecha 1 de abril de 2013, a Juan de Dios Guzmán Mendoza y Adela Guzmán Mendoza en fecha 4 del mismo mes y año, dando con ello origen al recurso que es motivo de examen presentado el 5 de abril de 2013.

CONSIDERANDO II: (Motivos del recurso de casación)

Que el recurrente denuncia que el Auto de Vista, con la finalidad de confirmar la Sentencia, ejercitó razonamientos totalmente desvinculados de la doctrina legal aplicable, convalidó la defectuosa resolución de mérito, que vulnera la garantía del debido proceso. Reitera que el Auto de Vista no coincide con la doctrina legal de los precedentes contradictorios invocados en la casación y en apelación restringida, que aplicó un razonamiento diametralmente opuesto al del Tribunal Supremo de Justicia, en desmedro de la garantía al debido proceso, la tutela judicial efectiva y el derecho a la defensa.

Sostiene que:EL AUTO DE VISTA, INGRESA EN UN ABSOLUTO Y TOTAL SILENCIO CON RELACIÓN A LOS ASPECTOS QUE FUERON FUNDAMENTADOS, AL EXTREMO QUE LA DIVAGACIÓN DE ORDEN GENERAL, HA PERMITIDO UNA FALTA DE FUNDAMENTACIÓN NOTORIA Y CONCRETA” (sic.), aspecto que contradice el Auto Supremo Nro. 349 de 28 de agosto de 2006 (S.P. I).

Alega que El Auto de Vista, sin fundamento explicativo razonable, convalida una errónea aplicación del Inc. 3) del Art. 363 bis del Código de Procedimiento Penal, con relación a los acusados” (sic.), por no especificar la Jueza de Sentencia, en cual de los tres presupuestos se basa para dictar la absolución de los acusados. Respecto a este reclamo, invoca como precedente contradictorio el Auto Supremo Nro. 533 de 27 de diciembre de 2006 y expresa lo que en su criterio constituye contradicción con la Sentencia, señalando que dicha resolución hace una valoración deficiente y subjetiva de la prueba.

Sostiene que en alzada denunció falta de fundamentación de la Sentencia, que el Tribunal de Apelación no se pronunció en absoluto sobre ninguno de los tópicos que fueron objeto del recurso de apelación restringida. Invoca en calidad de precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. 242 de 6 de julio de 2006 (S.P. II) y 111 de 31 de enero de 2007 (S.P. I), sobre los que indica lo que considera que es contradictorio con la Sentencia, señalando respecto al primer Auto Supremo que en la Sentencia no existe expresión de las razones probatorias ni jurídicas que vinculan la participación del imputado en el ilícito acusado. Sobre la segunda resolución citada explica que no existe en la Sentencia valoración adecuada de cada prueba conforme a las reglas de la sana crítica.

Finaliza solicitando que el Tribunal Supremo de Justicia pronuncie resolución declarando procedente el recurso de casación interpuesto y alternativamente se deje sin efecto el Auto de Vista Nro. 5/2013 de 8 de febrero de 2013.

CONSIDERANDO III: (Requisitos de admisibilidad que debe cumplir el recurso de casación)

Que para la admisibilidad del recurso de casación, resulta menester observar y cumplir con los requisitos establecidos en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el o los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la Sentencia por causarle agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

El recurso de casación, que tiene como objetivo principal, unificación de la jurisprudencia nacional orientando la diversidad de las interpretaciones del derecho realizadas por los distintos Jueces o Tribunales de instancia hacia una interpretación uniforme; procede únicamente contra las resoluciones de alzada que resuelvan apelaciones restringidas, que a momento de su emisión, incurran en contradicción contra Autos de Vista emitidos por Tribunales homólogos o Autos Supremos expedidos por las Salas Penales del máximo Tribunal de Justicia.

Se hace hincapié en que el precedente contradictorio, que debe ser invocado en el momento procesal oportuno, no debe limitarse a una simple cita, sino es imperativo que se establezca, a partir de una situación fáctica-jurídica similar, las contradicciones en que hubiera incurrido el Tribunal de Alzada a momento de resolver la Apelación de la Sentencia, respecto a los precedentes contradictorios; es decir, señalar por qué el sentido jurídico que asignó el Tribunal de Apelación en el fallo recurrido, es contrario a la doctrina legal aplicable establecida en los precedentes invocados, precisando si se aplicaron normas distintas a las aplicadas en un caso similar o una misma norma con diverso alcance, no siendo suficiente que el impetrante se limite a transcribir la parte del precedente que considere pertinente, sino, para que el recurso sea efectivo, inexcusablemente debe verificar que se traten de hechos similares o análogos resueltos (planteamiento de la denuncia, norma o derecho vulnerado y puntos resueltos en el precedente), a partir de ello explicar razonada y fundamentadamente la forma o manera en que contradice el Auto de Vista impugnado a cada uno de los precedentes invocados (por separado), debiendo señalar de forma precisa, la parte del Auto de Vista que es contradictoria al motivo, punto o reclamo resuelto en el precedente que debe ser analizado para el contradictorio, toda vez que la mayoría de las resoluciones  invocadas resuelven mas de una denuncia, por lo que no es atribución del máximo Tribunal, establecer de oficio la pretensión del recurrente; solo a partir del cumplimiento de esos requisitos, Tribunal Supremo de Justicia, puede cumplir con su competencia (artículo 419 del Código de Procedimiento Penal).

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de requisitos de admisibilidad en el caso de autos)

Que analizado el cumplimiento de requisitos de admisibilidad se concluye que:

I. El recurso de casación fue interpuesto contra el Auto de Vista de 5/2013 de 8 de febrero de 2013, emitido por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro. En cuanto al plazo, se verifica el cumplimiento de lo dispuesto por el artículo 163 inciso 2) del Código de Procedimiento Penal por el Tribunal de Alzada, pues consta la notificación personal al recurrente en fecha 1 de abril de 2013 (fs. 149 vuelta), en tanto que el recurso de casación fue presentado en fecha 5 de abril de 2013, por lo que se establece que fue presentado dentro plazo legal, teniéndose por cumplido el requisito señalado en el párrafo primero del artículos 417 del Código de Procedimiento Penal.

II. Respecto a los demás requisitos se tiene que la recurrente, invocó los Autos Supremos Nros. 533 de 27 de diciembre de 2006, 242 de 6 de julio de 2006 y 111 de 31 de enero de 2007, los cuales fueron invocados también en apelación restringida, sin embargo, sobre éstos se limitó a expresar contradicción con la Sentencia, omitiendo su obligación de señalar la forma en que incurrió en contradicción el Auto de Vista (artículo 417 párrafo segundo), aspecto que impide abrir competencia para verificar la existencia de contradicción en los términos señalados por el artículo 416 párrafo tercero del Código de Procedimiento Penal.

Invoca también en casación, el Auto Supremo Nro. 349 de 28 de agosto de 2006, y erróneamente señala fue emitido por la Sala Penal Primera, cuando en realidad fue expedido por la Sala Penal Segunda de la entonces Corte Suprema de Justicia, aspecto que no impide su consideración a efectos de verificar el cumplimiento de los requisitos de admisibilidad; sobre la citada resolución se tiene que no fue citada en apelación restringida, pero aparentemente fue invocada por surgir contradicción con la emisión del Auto de Vista, aspecto que no queda claro en el recurso; sin embargo se observa que transcribe parte de la doctrina legal de dicha resolución y agrega la transcripción de otra resolución que no identifica de forma alguna; por otra parte, el contenido del epígrafe “Contradicción entre el precedente y el Auto de Vista”, no expresa la forma en que el Auto de Vista incurrió en contradicción a partir de una situación fáctico-jurídica similar, con el precedente invocado, no establece si el Tribunal de Alzada aplicó normas distintas a las aplicadas en un caso similar o una misma norma con diverso alcance, omisiones que impiden abrir la competencia del Tribunal Supremo de Justicia a efectos de resolver lo alegado, por lo que resulta aplicable el último párrafo del artículo 417 de la Ley Nro. 1970.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de sus atribuciones, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso casación interpuesto por el acusador particular Sabino Guzmán Mendoza (fs. 151 a 157), impugnando el Auto de Vista Nro. 5/2013 emitido el 8 de febrero de 2013 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro (fs. 143 a 147), en el proceso penal seguido por Sabino Guzmán Mendoza, Juan de Dios Guzmán Mendoza y Adela Guzmán Mendoza contra Krsysztof Janusz Bialasik, Jorge Rodas Mercado, Emilia Nimia Ayala Tumiri, Telma Lidia Rocha Balderrama, Jhonny Morales Valdez y Amanda Francisca Roque Rinaldo por la presunta comisión del delito de despojo, previsto y sancionado por el artículo 351 del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas. (Presidente)

                   Jorge Isaac Von Borries Méndez.

ANTE MÍ.    Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.