SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO 71/2013

Sucre, 19 de marzo de 2013

EXPEDIENTE: Santa Cruz 53/2013

PARTES PROCESALES: Julio Cuba Condori contra Juan Carlos Delgadillo Hinojosa, Robin Alfonso Villarroel Cruz, Pablo Valderrama Ruiz, Juan Carlos Quiróz Rodriguez

DELITO: estafa, estelionato

******************************************************************************************************************

       VISTOS: El  recurso de casación interpuesto por Julio Cuba Condori  representado legalmente por Jesús Luís Alberto Urquidi del Rio ( fs. 493 a 496), impugnando el Auto de Vista Nro 78/2012 emitido el 6 de noviembre de 2012 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz (fs. 476 a 479), en el proceso penal seguido por el recurrente contra Juan Carlos Delgadillo Hinojosa, Robin Alfonso Villarroel Cruz, Pablo Valderrama Ruiz y Juan Carlos Quiroz Rodríguez, por los delitos de estafa y estelionato, previstos y sancionados por los artículos 335 y 337 del Código Penal.

       CONSIDERANDO I: (Antecedentes del recurso de casación)

       Que el referido recurso de casación tuvo origen en los siguientes antecedentes:

Concluido el juicio oral, público y contradictorio el Juez Tercero de Sentencia de la capital del departamento de Santa Cruz, que conoció ese caso, dictó Sentencia Nro 01/2012 el 19 de enero de 2012  (fs.369 a 375), mediante la cual declaró a Juan Carlos Delgadillo Hinojosa, Robin Alfonso Villarroel Cruz, Pablo Valderrama Ruiz y Juan Carlos Quiroz Rodríguez absueltos de la acusación de la comisión de los delitos de estafa y estelionato, previstos y sancionados por los artículos 335 y 337 del Código Penal, disponiendo la suspensión de todas las medidas cautelares ordenadas contra los nombrados.

Resolución contra la cual el acusador particular Julio Cuba Condori representado legalmente por Jesús Luís Alberto Urquidi del Rio, interpuso recurso de apelación restringida (fs. 407 a 410), resuelto por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, por Auto de Vista Nro. 78 de 6 de noviembre de 2012, declarándolo improcedente, confirmando la Sentencia impugnada; dando con ello origen al recurso de casación (fs. 493 a 496), que es caso de autos.

CONSIDERANDO II: (Motivos del recurso de casación

Que el acusador particular Julio Cuba Condori formuló recurso de casación con los siguientes argumentos:

a) Inobservancia y errónea aplicación de la ley, porque tanto la Sentencia como el Auto  de Vista  aplicaron erróneamente  la ley sustantiva en el presente caso, puesto que  la conducta de los acusados sí se adecua al delito de estafa porque fueron quienes proporcionaron la documentación personal, con el fin de engañar, haciendo creer que iban a transportar el azúcar del Ingenio Guabira llevándosela, haciendo que la empresa ETRAIN S.R.L. realice el acto de disposición patrimonial, causando un perjuicio económico; beneficiándose con el azúcar que después fue vendida a terceros en lugar de  depositarla, hecho que se adecua al delito de estelionato, por cuanto el azúcar fue vendida a terceros, encontrándose parte de dicho producto en las ciudades de Oruro y La Paz; asimismo refiere que la Sentencia no tiene ninguna fundamentación sólo contiene un leve intento de adecuarla a la absolución, pretendiendo demostrar que la conducta de los imputados no se adecua a los delitos de los cuales están acusados, basándose principalmente en declaraciones prestadas por los acusados en el juicio, sin considerar en ningún momento la prueba documental presentada, desconociendo que debe existir una fundamentación clara y precisa que demuestre que la decisión asumida por el juez es la de la absolución, elementos que no se observan en la Sentencia dictada, aspecto que fue oportunamente reclamado en apelación restringida, pero los de Alzada determinaron que el juez había actuado correctamente tanto en la fundamentación tanto como en la valoración de la prueba, sobre este  punto invoca como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. 346 de 15 de octubre de 2005, 11 de 27 de abril de 2006, 329 de 29 de agosto de 2006.

b) Acusa valoración defectuosa de las pruebas, toda vez que el juez a pesar de haber aceptado las pruebas documentales en juicio oral al no haberse efectuado ninguna exclusión probatoria, inexplicablemente en la Sentencia manifiesta que las mismas no cumplen con las formalidades establecidas en el artículo 1311 del Código Civil, no pudiendo el juez actuar con una doble moral, primero aceptando pruebas durante el juicio oral y luego rechazándolas en la Sentencia, demostrando una manifiesta incongruencia en sus actuaciones. Que en el punto 3 el juez sostiene que no se demostró el grado de participación de los imputados, ni que existe una relación entre ellos con el supuesto contratista José Ricardo Raznatovic Chávez, cuando los mismos acusados en sus propias declaraciones expresan haber realizado el transporte de la carga y estuvieron varios días juntos, por cuanto la relación se encuentra plenamente demostrada siendo que estuvieron juntos durante todo el viaje a La Paz, incurriendo en un error garrafal tanto el Juez como la Sala Penal Primera al determinar que no existen elementos que demuestren la relación entre los acusados entre si y con José Ricardo Raznatovic Chávez, desconociendo además que se pueden cometer delitos contra las personas jurídicas, dando a entender de que las personas jurídicas fueran inviolables, intocables y no se pudieran cometer delitos contra ellos.

Asimismo refiere que sólo se tomaron en cuenta las declaraciones prestadas por los acusados durante el juicio sin siquiera considerar la declaración de la víctima , simplemente la ignoró; por otra parte en el punto 7 el juez expresó de que no se acreditó la existencia de una relación comercial entre el acusador y la empresa ETRAIN S.R.L y los acusados, ni  siquiera en el pago por el trabajo realizado, desconociendo nuevamente hechos que se encuentran plenamente demostrados en el proceso, siendo las aseveraciones del juez incongruentes con los datos del proceso.

c) Que existe incumplimiento de la norma procesal vigente, toda vez que los de Alzada no valoraron adecuadamente el reclamo presentado, no subsanaron los errores procesales cometidos por el inferior en grado en la valoración de la prueba, no valoró las pruebas de cargo con el argumento de que la apelación restringida no era el medio jerárquico adecuado para revalorizar la prueba ni para revisar cuestiones de hecho, olvidándose de la obligación que tienen de revisar de oficio el proceso y subsanar los errores o defectos que se advierten, bajo el pretexto de señalar que no existe doble instancia, incumpliendo con su ineludible obligación constitucional de velar por el saneamiento procesal que establecen los artículos 15 y 17 de la ley de Organización Judicial, artículos 90, 91 y 173 del Código de Procedimiento Penal, vulnerando con ello el derecho a la defensa, al debido proceso y la seguridad jurídica, consagrados en los artículos 115, 119 de la Constitución Política del Estado, sobre este punto señala como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. 151 de 2 de febrero de 2007, 57 de 27 de enero de 2006, 114 de 27 de abril de 2006, 214 de 28 de marzo de 2007 y 025 de 4 de febrero de 2010

Finaliza pidiendo anulen el Auto de Vista, declarando la culpabilidad de los acusados, condenándolos a la máxima pena que contemple nuestra normativa adjetiva para la comisión de este tipo de delitos

CONSIDERANDO III: (Requisitos de admisibilidad que debe cumplir el recurso de casación)

Que para la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir las condiciones formales previstas en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Que se señale en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso en contra de la sentencia por causar agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

Por otra parte se tiene que de forma extraordinaria y sólo ante las denuncias referidas de vulneración de garantías y derechos fundamentales que podrían devenir en defectos absolutos y la consiguiente nulidad de obrados, el Tribunal de Casación podrá resolver dicha vulneración siempre que este debidamente fundamentada y exponga de manera expresa el derecho transgredido la acción u omisión; el incumplimiento  de estos requisitos impide abrir la competencia de este Tribunal, en mérito de lo establecido en el artículo 17 de la Ley Nro. 025.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de los requisitos de admisibilidad en el caso de autos)

Que en ese entendido, analizado el recurso de casación interpuesto, se llega a establecer las siguientes conclusiones:

El recurrente, notificado con el Auto de Vista y Auto de 21 de diciembre de 2012  en fecha 28 de enero de 2012  presentó  recurso de casación el 2 de febrero del mismo año, coligiéndose que el recuso fue interpuesto dentro del plazo de los cinco días previsto por el artículo 417 del Código de Procedimiento Penal, al mismo no se anexó la única prueba admisible, como es la copia de la apelación restringida en la que se debió invocar los precedentes contradictorios, conforme determina el párrafo segundo del referido artículo.

Asimismo, a fin de analizar el cumplimiento de los demás requisitos exigidos por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, sobre la base de lo establecido en el artículo 418 del mismo cuerpo de leyes adjetivas, debe recordarse que el Tribunal de Casación tiene como labor contrastar los hechos denunciados con los precedentes contradictorios a los que se refiere el artículo 416 del Código de Procedimiento Penal, por ello, para ingresar al fondo del recurso y resolver la problemática planteada, es requisito la invocación del Auto de Vista o Auto Supremo preexistente y contradictorio. Ahora bien, cuando el precedente contradice la Sentencia el mismo debe ser invocado ineludiblemente en el recurso de apelación restringida, pero cuando la Sentencia no contradiga ningún precedente, sino es el Auto de Vista dictado en apelación el que contradice, la invocación debe efectuarse en el recurso de casación.

En ese marco,  se evidencia que:

I. En lo que respecta al primer y tercer motivo de casación, el recurrente invocó como precedentes contradictorios los Autos Supremos  Nros. 346 de 15 de octubre de 2005, 11 de 27 de abril de 2006, 329 de 29 de agosto de 2006, 151 de 2 de febrero de 2007, 57 de 27 de enero de 2006, 114 de 27 de abril de 2006, 214 de 28 de marzo de 2007 y 025 de 4 de febrero de 2010, los mismos que también fueron invocados en apelación restringida; sin embargo, omitió señalar en términos precisos la contradicción con el Auto de Vista impugnado, obviando establecer el nexo de identidad o situación de hecho similar; carga procesal que tiene el recurrente a momento de interponer el recurso, ya que se encuentra en la obligación no sólo de invocar el precedente de manera específica, sino también debe señalar en términos claros la contradicción con el Auto de Vista recurrido, lo que no ocurre en el sub lite, pues simplemente se limitó a citarlos y a repetir los argumentos expuestos en su apelación restringida señalando los defectos de la sentencia, cuando debió cumplir con la debida motivación respecto a la contradicción que se alega; en mérito a que la naturaleza del recurso de casación es completamente diferente al recurso de apelación restringida.

II. En lo que respecta al segundo motivo de casación, el recurrente no invocó precedente contradictorio alguno, por ende tampoco señaló los aspectos contradictorios con el Auto de Vista Impugnado, por lo que el Tribunal Supremo no puede resolver en base a derecho objetivo la probable contradicción, menos puede establecer la situación de hecho similar y señalar si el Auto de Vista recurrido no coincide con el del precedente citado, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance, por lo que este Tribunal no puede ingresar a considerar esta acusación al no contar con este requisito establecido por ley, ya que el recurso de Casación tiene la función nomofiláctica, cuyo fin principal es la unificación de la jurisprudencia.

III. Por otra parte en el tercer motivo de casación si bien se acusa el quebrantamiento al derecho a la defensa, el debido proceso y la seguridad jurídica; sin embargo, no detalla con precisión ni prueba normativamente cuál o cuáles son los actos procesales que han restringido sus derechos, haciendo simplemente referencia a apreciaciones subjetivas respecto a la valoración de la prueba, este hecho no es suficiente para que este Tribunal pueda entender sus pretensiones puesto que se debe  detallar con precisión y probar objetivamente cuál es el acto procesal que ha restringido el derecho, explicando el resultado dañoso ocasionado (en apego al principio de trascendencia), no siendo permitido al Tribunal de Casación ir más allá de lo establecido por el parágrafo II del artículo 17 de la Ley del Órgano Judicial; por lo que esta omisión involucra incumplimiento de los requisitos establecidos por la normativa procesal para la admisibilidad del recurso. 

De lo señalado se infiere que no se cumplió con los requisitos previstos por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, lo que deviene en inviable el recurso examinado.

       POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Julio Cuba Condori representado legalmente por Jesús Luís Alberto Urquidi del Rio (fs. 493 a 496), impugnando el Auto de Vista Nro. 78/2012 emitido el 6 de noviembre de 2012 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Santa Cruz (fs. 476 a 479), en el proceso penal seguido por el recurrente contra Juan Carlos Delgadillo Hinojosa, Robin Alfonso Villarroel Cruz, Pablo Valderrama Ruiz y Juan Carlos Quiroz Rodríguez, por los delitos de estafa y estelionato, previstos y sancionados por los artículos 335 y 337 del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.  

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.

                   Jorge Isaac Von Borries Mendez.

ANTE MÍ.    Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.