SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 372/2012

Sucre, 12 de diciembre de 2012

EXPEDIENTE: La Paz 257/2012

PARTES PROCESALES: Ministerio Público, Juvenal Claudio Arteaga Sanjinés en representación de la Unidad de Titulación del Fondo Nacional de Vivienda Social contra Juan Carlos Toro Ocampo.

DELITO: peculado.

******************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Juan Carlos Toro Ocampo (fs. 718 a 719), impugnando el Auto de Vista Nro. 57 de 10 de septiembre de 2012 (fs. 708 a 715) por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y Juvenal Claudio Arteaga Sanjinés en representación de la Unidad de Titulación del Fondo Nacional de Vivienda Social contra Juan Carlos Toro Ocampo por comisión del delito de peculado, previsto y sancionado por el art. 142 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que el recurso de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes: 1. Sobre la base de las acusaciones pública y privada presentadas por el Ministerio Público (fs. 3 a 4) y Juvenal Claudio Arteaga Sanjinés en representación de la Unidad de Titulación del Fondo Nacional de Vivienda Social (fs. 30 a 35), celebrada la audiencia de juicio oral, el Tribunal de Sentencia Séptimo de la ciudad de La Paz, pronunció Sentencia de fecha 29 de abril de 2011 (fs. 548 a 553) en la que decidió absolver a Juan Carlos Toro Ocampo del delito de peculado previsto y sancionado por el art. 142 del Código Penal y dispuso la cesación de todas las medidas cautelares personales, sin lugar a daños y perjuicios ni costas; 2. Contra la Sentencia, la Unidad de Titulación del Fondo Nacional de Vivienda Social, a través de sus representantes legales, formuló recurso de apelación restringida (fs. 558 a 567) resuelto por Auto de Vista Nro. 228 de 23 de diciembre de 2011 (fs. 590 a 592), pronunciado por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior de Justicia de La Paz, que lo declaró improcedente y confirmó la sentencia absolutoria emitida por el Tribunal de Sentencia Séptimo de La Paz, dando lugar al recurso de casación motivo de autos por parte del acusador particular (fs. 615 a 625), por lo cual el máximo Tribunal de Justicia, pronuncia el Auto Supremo Nro. 167 de 4 de julio de 2012, que declara se deje sin efecto el Auto de Vista motivo del recurso, dando cumplimiento al mismo, la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, pronuncia el Auto de Vista Nro. 57 de 10 de septiembre de 2012, mismo que anula totalmente la Sentencia Nro. 009 de 29 de abril de 2011, disponiendo la reposición del Juicio por el Tribunal de Sentencia inmediato en número para la sustanciación del nuevo juicio oral hasta la emisión de un nuevo fallo que deberá considerar los aspectos observados por el Tribunal de Alzada, dando origen al recurso de casación interpuesto por el acusado ahora recurrente, que es caso de autos.

Que el impetrante formula recurso de casación, sosteniendo en su denuncia, los siguientes argumentos:

1. Que el Tribunal de Alzada realizó una valoración de los elementos de prueba, al señalar que en la valoración de la prueba, "no se efectúa una explicación lógica respecto a los dineros que fueron depositados a la Secretaria" del acusado ahora recurrente por lo cual éste tenía conocimiento de los pagos que se realizaban en su Secretaría, determinado ese hecho por la relación de Secretaria a Jefe, refiriendo que el procesado "sabía que en mi secretaría se cancelaban dineros" (sic), conclusión a la que arriba después de haber leído las declaraciones de los testigos, realizando valoración de hechos y no de derecho como una valoración de la prueba, aspecto prohibido a los Tribunales de Alzada. Cita como precedente el Auto Supremo Nro. 353 de 29 de agosto de 2006, del que resulta que el conocimiento de los hechos y la prueba corresponde al órgano del juicio.

CONSIDERANDO: Que para la admisibilidad del recurso de casación, resulta menester observar y cumplir con los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las demás Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Que se señale en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el o los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del Recurso de Apelación Restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso en contra de la sentencia por causarle agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del Recurso de Apelación Restringida en la que se invocó el precedente.

El art. 417 de la Ley Adjetiva Penal concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos, determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.

CONSIDERANDO: Que efectuado el análisis respectivo se llega a las siguientes conclusiones:

I. El Recurso de Casación fue interpuesto por el impetrante dentro del término establecido por ley, se tiene que el recurrente no interpuso recurso de Apelación Restringida, al haber sido la Sentencia inicialmente favorable al recurrente.

II. Con relación a los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, se tiene que el recurrente cita el Auto Supremo Nro. 353 de 29 de agosto de 2006 como único precedente contradictorio, no se exige al recurrente que el mismo haya sido invocado en el recurso de Apelación Restringida, toda vez que la contradicción surge a momento de resolver la Alzada, asimismo, en el recurso señala, aunque de manera concisa, que el Tribunal de Alzada ingresó a valorar prueba, al señalar "sabía que en mi secretaría se cancelaban dineros" y que "ello se desprende de las declaraciones de los testigos" (sic), señalando de esta manera donde se encontraría la revalorización realizada, por parte del Tribunal de Alzada, así también se tiene que el precedente citado es referido a la prohibición de revalorización de la prueba por parte del Tribunal de Alzada. Por lo cual corresponde su consideración.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Juan Carlos Toro Ocampo (fs. 718 a 719), impugnando el Auto de Vista Nro. 57 de 10 de septiembre de 2012 (fs. 708 a 715) por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y Juvenal Claudio Arteaga Sanjinés en representación de la Unidad de Titulación del Fondo Nacional de Vivienda Social contra Juan Carlos Toro Ocampo por comisión del delito de peculado, previsto y sancionado por el art. 142 del Código Penal.

Por Secretaría de Sala, remítase fotocopias legalizadas de la Sentencia, del Auto de Vista y el presente Auto Supremo a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia, para que se inhiban de dictar resoluciones en las que se debaten las mismas cuestiones de derecho, hasta que se les haga conocer la resolución emergente de este recurso de casación, a efecto de lo previsto en el citado art. 418, parágrafo segundo del mismo cuerpo legal.

Regístrese y notifíquese.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas. (Presidente)

Jorge Isaac Von Borries Mendez.

ANTE MÍ. Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.