SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 344/2012

Sucre, 26 de noviembre de 2012

EXPEDIENTE: Tarija 237/2012

PARTES PROCESALES: Ministerio Público, Virginia Galean Cruz, Defensoría de la Niñez y Adolescencia contra Juan Ramiro Chirinos Colque.

DELITO: violación de niño, niña o adolescente.

******************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Juan Ramiro Chirinos Colque (fs. 334 a 335), impugnando el Auto de Vista Nro. 56/2012 emitido el 9 de octubre de 2012 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija (fs. 329 a 331), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público, Virginia Galean Cruz y la Defensoría de la Niñez y Adolescencia contra el recurrente por la presunta comisión del delito de violación de niño, niña o adolescente previsto y sancionado por el art. 308 bis con relación al art. 310 inc. 3) del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que el recurso de casación tuvo origen en los siguientes antecedentes: 1. Sustanciado el mencionado proceso por el Tribunal de Sentencia Primero de la capital del departamento de Tarija, que conoció esa causa, por unanimidad de sus miembros, pronunció Sentencia Nro. 03/2012 el 5 de marzo de 2012 (fs. 295 a 298), declarando al imputado culpable en grado de autor de la comisión del delito de violación de niño, niña o adolescente agravada, condenándolo a cumplir la pena privativa de libertad de veinticinco años de presidio sin derecho a indulto a cumplirse en la Cárcel Pública de Morros Blancos, con costas a favor del Estado y el pago del resarcimiento de daños a la víctima averiguables en ejecución de Sentencia; 2. Contra la citada resolución, el imputado Juan Ramiro Chirinos Colque formuló recurso de apelación restringida y el Tribunal de Alzada mediante Auto de Vista Nro. 56/2012 de 9 de octubre de 2012 (fs. 329 a 331) lo declaró SIN LUGAR, confirmando como consecuencia la Sentencia recurrida; 3. Con el referido Auto de Vista, el imputado fue notificado el 19 de octubre de 2012 (fs. 332 vlta.) e interpuso recurso de casación que es motivo de análisis (fs. 334 a 335) el 29 de octubre del año en curso, con los siguientes argumentos:

a) El Tribunal de Alzada no se pronunció sobre las falencias debidamente explicadas por su persona a tiempo de presentar la apelación restringida, "porque no valoró la de María Esther Contreras..." (sic). El Tribunal incurre en graves subjetivismos al manifestar que supuestamente la testigo llega cansada a su casa, y que no tendría tiempo para hablar con la supuesta víctima por ser trabajadora del hogar, declaración que es importante porque ella estaba todo el tiempo en casa y sabe que nunca estuvo solo con la víctima para violarla. No se consideró que la casa en la que supuestamente se produjo la violación es de dos ambientes contiguos separados por roperos, siendo increíble que hubiera violado a su hija sin que haya suficiente ruido como para despertar a toda la familia. Las declaraciones de los testigos de cargo no son creíbles porque señalan que los hechos se dieron el año 2007, en tanto que la menor señala que la violación hubiere ocurrido el 2009 por lo que resultan contradictorias. La supuesta víctima relata el hecho como si fuera algo normal, sin que exista relación entre el lenguaje verbal y el corporal, tal cual afirma el Informe Médico Legal.

b) Vulneración a su derecho a la defensa material relativa a los arts. 163 y 8 del Código de Procedimiento Penal, 8 del Pacto de San José de Costa Rica, 410 de la Constitución Política del Estado, porque no se le notificó personalmente en el recinto penitenciario con la designación de perito y los puntos de pericia, ya que su defensa no puede estar supeditada al comportamiento negligente de su abogado defensor, puesto que nunca tuvo conocimiento del requerimiento sobre prueba pericial.

Finaliza solicitando se declare admisible el recurso y en el fondo establezca la doctrina legal aplicable al existir contradicción entre los Autos de Vista y Autos Supremos citados a momento de interponer la apelación restringida, se anule obrados hasta que el Ministerio Público le de derecho a la defensa material y/o anule el Auto de Vista determinando que hay contradicción entre los testigos y aplicando el principio de duda razonable se le absuelva.

CONSIDERANDO: Que para la admisibilidad del recurso de casación, resulta menester observar y cumplir con los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el o los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la Sentencia por causarle agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

Que el acceso a los recursos se encuentra garantizado por el principio de impugnación consagrado en la Constitución Política del Estado en su art. 180 parágrafo II, acceso que se halla condicionado al cumplimiento de requisitos establecidos de forma taxativa en el art. 394 del Código de Procedimiento Penal (impugnabilidad objetiva y subjetiva), cuyas reglas generales se encuentran descritas en el art. 396 de la misma norma legal. En la interposición del recurso de casación, la normativa exige que debe realizarse en cumplimiento estricto de los requisitos para su admisibilidad; es decir, en la forma y condiciones ya descritas, cumpliendo de manera inexcusable con las exigencias contenidas en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal; el incumplimiento de estos requisitos por parte del impetrante, impide abrir la competencia del Tribunal de Casación y resolver en el fondo el recurso, razón por la que el examen respecto a la observancia de las exigencias señaladas debe ser efectuada a cabalidad, garantizando así el derecho a la igualdad y a la seguridad jurídica de las partes; en ese sentido la S.C. 0332/2011-R, se manifestó señalando que: "Es importante considerar que el Tribunal de casación al momento de admitir o rechazar un recurso de casación, debe verificar la concurrencia de los requisitos formales de modo, lugar y tiempo; es decir, que debe verificar si la acción ha sido planteada dentro de plazo, si reúne la forma y los requisitos expresados en la Ley Adjetiva Penal; además, verificar si quien recurre en casación ha presentado el o los precedentes contradictorios y si corresponde a un hecho similar al fallo impugnado; ese es el sentido de la norma contenida en el art. 418 del CPP".

Respecto al cómputo de plazos, el art. 130 de la Ley Nro. 1970, señala que los plazos son improrrogables y perentorios, salvo que el Código disponga lo contrario; establece también que los plazos determinados por días comenzaran a correr al día siguiente de practicada la notificación y vencerán a las 24 horas del último día hábil señalado, computándose al efecto sólo los días hábiles, salvo disposición contraria expresa de la Ley o que los plazos se refieran a medidas cautelares, en cuyo caso se computan días corridos, pudiendo suspenderse únicamente en vacaciones judiciales o por razones de fuerza mayor.

El parágrafo I del art. 123 de la Ley del Órgano Judicial, regula los días hábiles, dejando establecido que son días hábiles para labores judiciales de lunes a viernes.

Respecto a la admisibilidad de la casación por denuncias expresas por vulneración a derechos y/o garantías constitucionales, cuyas consecuencias procesales tengan connotaciones de orden constitucional, y que podrían devenir en defectos absolutos y la consiguiente nulidad de actos; este Máximo Tribunal de Justicia, admite el recurso de manera excepcional cuando el recurrente motiva fundamentadamente la violación, detallando el agravio y acreditando normativamente el daño sufrido, identificando plenamente la garantía constitucional o el derecho que reclama como transgredido por el Tribunal de Alzada, la norma legal infringida, así como la acción u omisión con la cual se vulneró ese derecho o garantía, detallando con precisión el daño sufrido (principio de trascendencia), para lograr establecer motivos válidos que acrediten defecto absoluto y una probable nulidad de actos.

CONSIDERANDO: Que conforme las consideraciones precedentes, verificado el cumplimiento de requisitos de admisibilidad, así como los argumentos expuestos en el impugnaticio casacional, este máximo Tribunal advierte que el recurrente presentó el recurso de casación fuera del plazo de los cinco días previsto por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal, circunstancia que se verifica de los actuados cursantes en fs. 332 y 335 de obrados, consistentes en la diligencia de notificación personal a Juan Ramiro Chirinos Colque con el Auto de Vista Nro. 56/12 en fecha 19 de octubre de 2012 y la constancia del cargo de recepción de la presentación del recurso de casación en fecha 29 de octubre del año en curso. Realizado el cómputo de días luego de la notificación, se concluye que el recurso fue presentado fuera de plazo, es decir el sexto día hábil después de su notificación con el Auto de Vista, incumpliendo así el requisito exigido por el párrafo primero del art. 417 del Código de Procedimiento Penal.

Además incumplió con la obligación de invocar precedentes contradictorios en casación, pues no es suficiente mencionar que se invocaron precedentes a momento de interponer la alzada, sino el recurrente está obligado a citarlos en casación explicitando de manera clara, precisa y fundamentada la contradicción en la que hubiera incurrido el Tribunal de Apelación a momento de resolver respecto a los precedentes invocados, incumpliendo así el párrafo segundo del art. 417 relacionado con el párrafo segundo del art. 416, ambos del Código de Procedimiento Penal.

Por otra parte si bien es cierto que denunció la vulneración a su derecho a la defensa material, motivo que pudo dar curso a la admisibilidad extraordinaria del recurso, ante la presentación extemporánea de la casación al incumplir con el requisito formal de plazo, impide a este Tribunal Supremo de Justicia admitir el recurso y abrir su competencia para revisar en el fondo el fallo impugnado.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de sus atribuciones, con la facultad conferida en el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Juan Ramiro Chirinos Colque (fs. 334 a 335), impugnando el Auto de Vista Nro. 56/2012 emitido el 9 de octubre de 2012 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija (fs. 329 a 331), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público, Virginia Galean Cruz y la Defensoría de la Niñez y Adolescencia contra el recurrente por la presunta comisión del delito de violación de niño, niña o adolescente previsto y sancionado por el art. 308 bis con relación al art. 310 inc. 3) del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas. (Presidente)

Jorge Isaac Von Borries Mendez.

ANTE MÍ. Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.

?? ?? ?? ?? 4