SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 322/2012

Sucre, 31 de octubre de 2012

EXPEDIENTE: Cochabamba 222/2012

PARTES PROCESALES: Teresa Castellón Bolivar representada por Nelson Moisés Revollo Morales contra Julia Nancy Gareca Ricaldi.

DELITO: acusación y denuncia falsa.

******************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Teresa Castellón Bolívar representada legalmente por Nelson Moisés Revollo Morales (fs.198 a 200), impugnando el Auto de Vista Ptda. 74 emitido el 26 de septiembre de 2012 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (fs. 194 a 195), en el proceso penal seguido por la recurrente contra Julia Nancy Gareca Ricaldi por el delito de acusación y denuncia falsa, previsto y sancionado por el art. 166 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que el recurso de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes:

Concluido el juicio oral, público y contradictorio la Juez Tercero de Sentencia en lo penal de la ciudad de Cochabamba, por Sentencia Nro. 08/2011 de 20 de marzo de 2012 (fs.157 a 162) declaró a Julia Nancy Gareca Ricaldi absuelta de culpa y pena del delito de acusación y denuncia falsa, previsto y sancionado por el art. 166 del Código Penal, condenando en costas al mandante de la querellante en aplicación del art. 270 del Código de Procedimiento Penal

Sentencia que fue impugnada por la querellante quien interpuso recurso de apelación restringida (fs. 167 a 170); recurso que fue resuelto por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba por Auto de Vista Ptda. 74 de 26 de septiembre de 2012 (fs. 194 a 195), declarando improcedente el recurso de apelación restringida interpuesto y confirmando la Sentencia.

Contra el mencionado Auto de Vista la querellante Teresa Castellón Bolívar a través de su representante legal interpuso recurso de casación (fs. 198 a 200) alegando:

a) Que el recurso de apelación interpuesto no fue orientado a solicitar una revalorización de la prueba para determinar la existencia del delito, sino que concretamente se expuso la impericia que se constituye en el agravio cometido por la errónea e ilógica valoración de la prueba por parte del Juez Ad quo, manifestando los de Alzada que la juzgadora si realizó una correcta valoración de los aspectos cuestionados, no existiendo la equivocada apreciación de la prueba producida y mucho menos las conclusiones que se alega como incoherentes entre hechos y las pruebas producidas.

b) Que en las consideraciones del Tribunal de Alzada no se realizó un análisis del contenido íntegro de la apelación, vulnerando el derecho al debido proceso, por falta de motivación ya que no se circunscribió a los extremos del recurso interpuesto.

c) Que existe impericia en el razonamiento sistemático de la prueba producida en lo que respecta al pasaporte de la hija de la acusada, Pamela Verónica Garnica que reporta ingresos a Chile en fechas 10 de enero de 2010, marzo de 2011, meses en los cuáles se realizaron los cuatro depósitos bancarios, hecho que no fue evidenciado por la juzgadora ni por el Tribunal de Alzada, puesto que las pruebas no fueron analizadas de manera lógica y razonable, siendo que dicho Tribunal corrobora el razonamiento inferior sosteniendo que la hija de la acusada no volvió en cinco o seis meses, sin embargo la prueba producida, demuestra que no estuvo en el país los meses de marzo y abril del año 2010 por lo que cita precedentes que desarrollan de forma concreta las limitaciones a las facultades del juzgador otorgadas por el art. 173 del Código de Procedimiento Penal señalando los Autos Supremos Nros. 088/2008, 151/2007 y 328/2006, reiterando que el recurso de apelación no fue orientado a determinar la existencia del delito, sino a demostrar que se habría incurrido en una defectuosa e ilógica valoración de la prueba, debido a que el Ad quo valoró los hechos de una forma, cuando el examen integral y meticuloso de la prueba refuta sus razonamientos sobre los elementos fácticos que se relacionan por la comisión del delito

Concluyó pidiendo que se anule el Auto de Vista de 26 de septiembre de 2012 y consecuentemente la Sentencia de 23 de marzo de 2012, procediéndose a la celebración de un nuevo juicio oral.

CONSIDERANDO: Que para la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir con las condiciones formales previstas en los arts. 416 y 417 de Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia, ahora Tribunales Departamentales de Justicia contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese presentado dicho recurso contra la sentencia por causar agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

Por otra parte se tiene que de forma extraordinaria y sólo ante las denuncias referidas de vulneración de garantías y derechos fundamentales que podrían devenir en defectos absolutos y la consiguiente nulidad de obrados, el Tribunal de Casación podrá resolver dicha vulneración que debe ser debidamente fundamentada y exponer de manera expresa el derecho, la acción u omisión que fuere trasgredido; puesto ante este incumplimiento se impide abrir la competencia de este Tribunal, en mérito de lo establecido en el art. 17 de la Ley Nro. 025.

En ese sentido analizando los argumentos expuestos por el recurrente se llega a establecer las siguientes conclusiones:

I. Que el recurso de casación fue presentado dentro el plazo de los cinco días previsto por el artículo 417 del Código de Procedimiento Penal, al mismo no se anexó la copia de apelación restringida que es requerida por el artículo precedentemente citado, sin embargo de la revisión del recurso de apelación interpuesto por el recurrente se advierte que se citaron los Autos Supremos invocados ahora en casación.

II. Que la recurrente en casación citó como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. 088/2008, 151/2007, 328/2003 los mismos que no pueden ser debidamente identificados en el sistema toda vez, de que si bien se señalaron el año de su emisión, sin embargo no se especificó cuál Sala fue la que las emitió y tampoco se tiene el día y mes en las que fueron pronunciadas, haciéndose difícil su exploración y verificación en el sistema, al margen de lo mencionado se tiene que en la invocación de los Autos Supremos no se cumple con lo dispuesto por la segunda parte del art. 417 del Código de Procedimiento Penal; puesto que la recurrente omite señalar en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el Auto Supremo, asimismo obvió establecer el nexo de identidad o situación de hecho similar, precisando si en las situaciones fáctico legales similares, se emplearon normas distintas a las aplicadas o una misma norma con diverso alcance creando causes paralelos, la recurrente simplemente se limitó a realizar una cita y transcripción, cuando tenía la carga procesal de invocar el precedente para el caso de autos de manera especifica y con la debida motivación señalando en términos claros la contradicción con el Auto de Vista recurrido; consecuentemente la formulación del recurso de casación al incumplir con lo previsto por los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, resulta defectuoso al ignorarse los objetivos y fines de la impugnación casatoria, negligencia que imposibilita cumplir a este Tribunal de Casación con su labor nomofiláctica.

III. Respecto a la alegación de falta de fundamentación del Auto de Vista, la recurrente sólo se limita a señalar la existencia del mismo y no fundamenta sus denuncias, no siendo suficiente este aspecto, puesto que no puede argüir la existencia de falta de fundamentación sin una motivación sólida, que indique de manera clara de que modo se produjo el supuesto defecto que generaría la vulneración al debido proceso y a sus derechos o garantías constitucionales, lo que involucra incumplimiento de los requisitos establecidos por la normativa procesal para la admisibilidad del recurso.

De lo señalado se tiene que si bien el recurrente interpuso el recurso de casación dentro el término previsto por ley, no se cumplieron con los requisitos previstos por los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, lo que deviene en inviable.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Teresa Castellón Bolívar representada legalmente por Nelson Moisés Revollo Morales (fs.198 a 200), impugnando el Auto de Vista Ptda. 74 emitido el 26 de septiembre de 2012 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (fs. 194 a 195), en el proceso penal seguido por la recurrente contra Julia Nancy Gareca Ricaldi por el delito de acusación y denuncia falsa, previsto y sancionado por el art. 166 del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas. (Presidente)

Jorge Isaac Von Borries Mendez.

ANTE MÍ. Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.