SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 316/2012

Sucre, 30 de octubre de 2012

EXPEDIENTE: Cochabamba 186/2012

PARTES PROCESALES: Ministerio Público, Jorge Ferrel Ovando contra Raúl Arancibia Álvaro.

DELITO: estafa, apropiación indebida, abuso de confianza.

MAGISTRADO RELATOR: Jorge I. von Borries Méndez.

******************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Jorge Ferrel Ovando (fs. 224 a 228) impugnando el Auto de Vista Ptda. 84 emitido el 8 de junio de 2012 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (fs. 216 a 218), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y el recurrente contra Raúl Arancibia Álvaro por la supuesta comisión de los delitos de estafa, apropiación indebida y abuso de confianza previstos y sancionados por los arts. 335, 345 y 346 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que el caso de autos, tuvo origen en los siguientes antecedentes:

1.- Sustanciada la causa en la fase del plenario ante el Juzgado Sexto de Partido en lo Penal liquidador de la capital del Departamento de Cochabamba, dictó Sentencia el 4 de junio de 2003 (fs. 177 a 187), declarando al acusado Raúl Arancibia Álvaro autor de los delitos de estafa y abuso de confianza tipificados en los arts. 335 y 346 del Código Penal y condenándolo a la pena de cuatro años de presidio, a cumplir en el penal de "San Sebastián" varones de la ciudad de Cochabamba, absolviéndolo de la comisión del delito de apropiación indebida.

2.- Ante recurso de apelación que debido a ese resultado interpuso Raúl Arancibia Álvaro (fs. 196 a 199); esa Sentencia fue revocada por el Tribunal de Alzada mediante Auto de Vista Ptda. 84 de 8 de junio de 2012, consecuentemente absuelve de pena y culpa al imputado de la comisión de los delitos de estafa y abuso de confianza.

3.- Contra el mencionado Auto de Vista, Jorge Ferrel Ovando formula recurso de casación, objeto de análisis, con los siguientes argumentos: a) Que existe contradicción entre el Auto de Vista y los precedentes invocados, Autos Supremos Nros.: 314 de 25 de agosto de 2006, 257 de 2 de agosto de 1994 y el Autos de Vista de fecha 21 de julio de 2007, toda vez que, viola el art. 135 (sin señalar de que ley) y existe una valoración defectuosa, siendo que el acusado configura su actuar al ilícito de estafa al utilizar artificios y engaños para obtener dinero en su beneficio; b) Que el Auto de Vista motivo de impugnación viola leyes adjetivas, la sana crítica y la correcta valoración de la prueba, no habiendo valorado el accionar del acusado toda vez que el mismo se adecuaba al art. 335 del Código Penal de 1972, contrario a esto el Tribunal de Alzada hace referencia al art. 335 del Código Penal de 1997, lo que demuestra que no estarían aplicando el antiguo Código Penal (1972), aún cuando el proceso fue llevado por los Códigos de Procedimiento Penal y Penal de 1972; c) Que el Tribunal de Alzada hace mención a la confesión del acusado y a una demanda ordinaria de nulidad de documentos, cuando en el ordenamiento jurídico penal antiguo y actual, no se puede fundar una resolución por la declaración del acusado violando lo establecido en los arts. 144, 164 y 231 de la Ley adjetiva penal de 1972. En cuanto a la Sentencia dentro del proceso civil, refiere que si la misma estuviera ejecutoriada, por lo cual si se habría agotado la vía civil, para proseguir con la vía penal, asimismo las pruebas de fs. 141, 142 y 143 no hubieran sido introducidas en etapa de instrucción violando lo dispuesto por los arts. 112 y 170 del Código de Procedimiento Penal de 1972. Señalando de manera genérica la falta de fundamentación fáctica; probatoria descriptiva o intelectiva y jurídica. Concluye pidiendo se case la resolución, dejando sin efecto el Auto de Vista y ratificando la condena.

Habiendo el caso radicado en Sala Penal Primera de este Tribunal Supremo de Justicia en fecha 26 de septiembre del año en curso, fue pasado en Vista Fiscal, el Fiscal Superior de la Fiscalía General del Estado emitió criterio mediante requerimiento de 18 de octubre de 2012 (fs. 237 a 239) en sentido de que se declare infundado dicho recurso.

CONSIDERANDO: Que en relación a los fundamentos del recurso de casación, se debe precisar antes de dar respuesta a las denuncias realizadas por el recurrente, que el mismo es tramitado de acuerdo a la disposición transitoria primera del Código de Procedimiento Penal publicado el 31 de mayo de 1999 por Ley Nro. 1970 de 25 de marzo de 1999, la cual señala: "Primera.- (Causas en trámite). Las causas en trámite continuarán rigiéndose por el Código de Procedimiento Penal anterior, Decreto Ley 10426 de 23 de agosto de 1972 y la Ley 1008 del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas, salvo lo previsto en las siguientes disposiciones."

De la normativa señalada, se tiene que el recurso de casación no cumple con lo dispuesto en el art. 301 del Código de Procedimiento Penal antiguo, toda vez que dentro del antiguo procedimiento existen dos figuras de recurrir: la de Nulidad y Casación (arts. 297 y 298 del Código de Procedimiento Penal) siendo las mismas diferentes jurídicamente. Así también se tiene determinado en el Auto Supremo Nro. 124 de 8 de marzo de 2003 "....recurren de nulidad o casación, como si ambas fueran la misma figura jurídica. Como se sabe las causales de nulidad están previstas en el art. 297 del Cod. Pdto. Pen. y las de casación en el art. 298 del mismo cuerpo legal", cuando el recurrente indica "que se violan normas adjetivas" (sic) abocando sus argumentos a denunciar hechos y señala los arts. 85, 112, 135, 144, 164, 170 y 231 del Decreto Ley 10426, de una manera referencial siendo normas adjetivas cuando el recurso de casación como se dijo anteriormente procede para acusar violación de normas jurídicas sustantivas (art. 298 de la ley adjetiva penal antigua) ya que solamente señala una serie de hechos sin mencionar sobre qué numeral del art. 298 del Código de Procedimiento Penal de 1972 (Causales de Casación), estaría fundamentando sus peticiones y se adecuarían con las denuncias realizadas.

Al respecto cabe recordar lo dispuesto por el Auto Supremo Nro. 401 de 15 de octubre de 2002, que señala: "El recurso de casación por ser una nueva demanda de puro derecho, para su admisión debe ser interpuesto en términos claros, con cita de leyes violadas o aplicadas erróneamente, especificando en que consiste el error o la violación, y si el recurso de casación es en el fondo o en la forma ambos; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso". Así también lo refleja el Dr. Fernando De la Rua en su libro "El recurso de casación Penal" quien refiere: "El recurso de casación debe ser motivado, y esa motivación debe ser suministrada por la parte recurrente en el mismo escrito de interposición, determinando concretamente el agravio, tanto en lo referente al vicio que denuncia como al derecho que lo sustenta".

Luego de lo arriba expuesto, en relación al inc. a) de los alegatos del recurrente, se tiene que éste invoca precedentes contradictorios sin razón porque no se aplicaban en el Código de Procedimiento Penal de 1972; la invocación de precedentes fue incorporada con la Ley Nro. 1970 de 25 de marzo de 1999, teniendo además que tomar en cuenta la jurisprudencia sentada en el Auto Supremo Nro. 135 de 11 de marzo de 2003 la cual determina: "que de conformidad a la doctrina y la uniforme jurisprudencia acuñada por el Supremo Tribunal, el recurso de nulidad y casación se asemeja a una demanda nueva y de puro derecho.....", por ello no son considerados los precedentes contradictorios citados por el recurrente.

De lo señalado se tiene que el recurso interpuesto no cumple con las previsiones de lo arts. 296, 298 y 301 del Código de Procedimiento Penal de 1972.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en desacuerdo con el requerimiento fiscal (fs. 237 a 239), en ejercicio de la atribución conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación del art. 307 inc. 1) del Código de Procedimiento Penal de 1972, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por Jorge Ferrel Ovando (fs. 224 a 228) impugnando el Auto de Vista Ptda. 84 emitido el 8 de junio de 2012 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (fs. 216 a 218), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y el recurrente contra Raúl Arancibia Álvaro por la supuesta comisión de los delitos de estafa, apropiación indebida y abuso de confianza previstos y sancionados por los arts. 335, 345 y 346 del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas.

Jorge Isaac Von Borries Mendez.

ANTE MÍ. Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.

?? ?? ?? ??