SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 301/2012

Sucre, 24 de octubre de 2012

EXPEDIENTE: Santa Cruz 213/2012

PARTES PROCESALES: Belisario Zelaya Gonzáles contra Ignacio Gil Justiniano.

DELITO: apropiación indebida y abuso de confianza.

******************************************************************************************************************

VISTOS: El recurso de casación interpuestos por Ignacio Gil Justiniano (fs.228 a 229), impugnando el Auto de Vista Nro. 129 emitido el 7 de junio de 2012 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz (fs. 214 a 215), en el proceso penal seguido por Belisario Zelaya Gonzales contra el recurrente por los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza, previstos y sancionados por los arts. 345 y 346 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que el recurso de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes:

Concluido el juicio oral, público y contradictorio el Juez Tercero de Sentencia en lo penal de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, por Sentencia Nro. 05/2011 de 8 de diciembre de 2011 (fs.155 a 158) declaró a Ignacio Gil Justiniano absuelto de los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza, previstos y sancionados por los arts. 345 y 346 del Código Penal, disponiendo la cesación de todas las medidas cautelares fijadas en su contra.

Sentencia que fue impugnada por el querellante Belisario Zelaya Gonzáles quien interpuso recurso de apelación restringida (fs. 204 a 205); recurso que fue resuelto por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz por Auto de Vista Nro. 129 de 7 de junio de 2012 (fs. 214 a 216), declarándola procedente, anulando totalmente la Sentencia absolutoria, ordenando la reposición del juicio por otro Juez de Sentencia.

Contra el mencionado Auto de Vista el procesado Ignacio Gil Justiniano interpuso recurso de casación (fs. 228 a 229) alegando:

a) Que en cuanto a la admisión del recurso de apelación restringida la Corte de Alzada no revisó de forma minuciosa los requisitos formales para su admisión, puesto que el apelante solo se limitó a exponer que existiría defectos en la Sentencia, sin fundamentar en absoluto como y en que medida existiría aquellos defectos, más al contrario en el recurso de su apelación la parte querellante se dio a la tarea de ofrecer pruebas, cuando según lo establece el art. 410 de la Ley Nro. 1970 solo es para determinar donde radica el defecto o la inobservancia invocada por el apelante y no así para determinar la inocencia o culpabilidad del procesado, omisión que no fue observada antes de su admisión por la Corte de Alzada, asimismo en el recurso no se hizo mención a ningún precedente contradictorio con otros casos similares, conculcando lo establecido por el art. 399 del Código de procedimiento Penal , omisión que jamás abrió la competencia del Tribunal de Alzada.

b) Que la Corte de Alzada en el Auto de Vista hace mención que se llega a la conclusión que la Sentencia apelada no se ajusta a procedimiento porque se habría incurrido en una defectuosa valoración de la prueba, argumentando que el juez inferior únicamente enumero las pruebas, sin embargo no le habría dado el valor probatorio y por ende se vulneró el art. 173 del Código de Procedimiento Penal, apreciación defectuosa que se constituiría en defecto absoluto por la Corte de Alzada puesto que sin fundamentar en absoluto indica que según las pruebas de cargo su persona seria la que cometió los delitos del juzgamiento, sin expresar los motivos fundados de su decisión, al respecto transcribe la doctrina legal aplicable del Auto Supremo Nro. 317 de 13 de junio de 2003 y manifiesta que los de Alzada extralimitó su competencia al haber valorado las pruebas; c) La ineficacia de la prueba respecto al contrato de sociedad accidental, pues se trata de un contrato en copia simple del cual la misma no tiene el valor legal por mandato del art. 1311 del Código Civil, prueba que fue debidamente observada al momento de pretender ser judicializada, extremo que fue advertido por el juez de la causa, el mismo que no le dio ningún valor probatorio al estar en copia simple, los de Alzada indican que las pruebas presentadas tienen eficacia probatoria y que la defensa no ha logrado desvirtuar las pruebas del querellante, extremo que fue olvidado, puesto que la carga de la prueba le corresponde al acusador.

Concluye pidiendo que se revoque el Auto recurrido y se Case el Auto Apelado.

CONSIDERANDO: Que para la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir con las condiciones formales previstas en los arts. 416 y 417 de Código de Procedimiento Penal, las cuales son:

1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese presentado dicho recurso contra de la sentencia por causar agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

Por otra parte se tiene que de forma extraordinaria y solo ante las denuncias referidas de vulneración de garantías y derechos fundamentales que podrían devenir en defectos absolutos y la consiguiente nulidad de obrados, el Tribunal de Casación podrá resolver dichas vulneración que deben ser debidamente fundamentadas y exponer de manera expresa el derecho, la acción u omisión que fuere trasgredido; puesto ante este incumplimiento se impide abrir la competencia de este Tribunal, en mérito de lo establecido en el art. 17 de la Ley Nro. 025.

En ese sentido analizando los argumentos expuestos por el recurrente se establece las siguientes conclusiones:

I. Que el recurso de casación fue presentado dentro el plazo de los cinco días previsto por el artículo 417 del Código de Procedimiento Penal, al mismo no se anexó la copia de apelación restringida que es requerida por el artículo precedentemente citado; en virtud a que el ahora recurrente no apeló de la Sentencia de mérito, al serle favorable; no siéndole exigible según establecen las Sentencias Constitucionales Nros. 0191/2005 y 1401/2003.

II. Que el recurrente en casación en cuanto a las denuncias a) y c) no invocó ningún precedente contradictorio, en lo que respecta a la denuncia b) citó como precedente contradictorio el Auto Supremo Nro. 317 de 13 de junio de 2003 el mismo que no cumple con lo dispuesto por la segunda parte del art. 417 del Código de Procedimiento Penal; toda vez, que no se encuentra invocado con carácter de especificidad a los fines del art. 419 del Código de Procedimiento Penal ya que el recurrente solo procedió a la transcripción de la doctrina legal aplicable, omitiendo señalar en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el Auto Supremo, asimismo se obvió establecer el nexo de identidad o situación de hecho similar, limitándose simplemente a realizar una cita, cuando el recurrente tenía la carga procesal de invocar el precedente para el caso de autos de manera especifica y con la debida motivación señalando en términos claros la contradicción con el Auto de Vista recurrido; consecuentemente la formulación del recurso de casación al incumplir con lo previsto por los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, resulta defectuoso al ignorarse los objetivos y fines de la impugnación casatoria.

III. De lo señalado se tiene que si bien el recurrente interpuso el recurso de casación dentro el término previsto por ley, no se cumplieron con los requisitos previstos por los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, lo que deviene en inviable.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Ignacio Gil Justiniano (fs. 228 a 229), impugnando el Auto de Vista Nro. 129 emitido el 7 de junio de 2012 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz (fs. 214 a 215), en el proceso penal seguido por Belisario Zelaya Gonzales contra el recurrente por los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza, previstos y sancionados por los arts. 345 y 346 del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas. (Presidente)

Jorge Isaac Von Borries Mendez.

NTE MÍ. Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.