SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 235/2012

Sucre, 29 de agosto de 2012

EXPEDIENTE: Santa Cruz 159/2012

PARTES PROCESALES: Ministerio Público contra Shirley Ardaya Gutiérrez.

DELITO: transporte de sustancias controladas.


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Shirley Ardaya Gutierrez (fs. 233 a 236), impugnando el Auto de Vista Nro. 20 emitido el 26 de enero de 2012 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz (fs. 223 a 225), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público contra la recurrente, con imputación por comisión del delito de transporte de sustancias controladas previsto y sancionado por el art. 55 de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas.

CONSIDERANDO: Que el recurso de casación tuvo origen en los siguientes antecedentes: 1. Sobre la base de acusación presentada por el Ministerio Público (fs. 2 a 4) y una vez celebrada la audiencia de juicio oral, el Tribunal Octavo de Sentencia de Santa Cruz de la Sierra, pronunció Sentencia Nro. 145/2011 en fecha 27 de septiembre de 2011 (fs. 201 a 207), declarando a Shirley Ardaya Gutierrez autora y culpable del delito de transporte de sustancias controladas tipificado por el art. 55 de la Ley Nro. 1008, condenándola a cumplir la pena privativa de libertad de ocho años de reclusión en el Centro de Rehabilitación Santa Cruz Penal de Palmasola así como al pago de 1000 días multa a razón de 1 bs. por día a ser efectivo en ejecución de sentencia; 2. Que impugnando esa Sentencia, la imputada interpuso recurso de apelación restringida (fs. 213 a 215), y el Tribunal de Alzada mediante Auto de Vista Nro. 20 de 26 de enero de 2012 (fs. 223 a 225), lo declaró admisible e improcedente, confirmando en todas sus partes la Sentencia apelada; fallo que dio origen al recurso de casación, caso de autos, en el cual alegó:

a) Que en la fundamentación de la Sentencia se indica que fue hallada de manera flagrante, ilícita y a sabiendas transportando sustancias controladas, pero no fundamenta cómo es que constituye o se configura y comete el delito de transporte de sustancias controladas, ya que se limita a señalar que fue encontrada in fraganti transportando cocaína, incurriendo en inobservancia de la norma penal adjetiva al no fundamentar suficientemente conforme la previsión del art. 370 inc. 5) de la Ley Nro. 1970, asimismo al condenarla por transporte y no por tentativa de ese delito.

b) Denuncia errónea aplicación del art. 55 de la Ley Nro. 1008, falta de objetividad en la valoración de las pruebas, lo cual constituye defecto de sentencia de acuerdo al art. 370 inc. 1) de la Ley Nro. 1970, porque se demostró que el hecho acusado no existió, porque no se ha agotado el delito de transporte por tanto se ha consumado la tentativa porque no se ha llegado hasta Madrid - España, que era el destino final, declaración expresamente manifestada por el Fiscal y el asignado al caso.

Amparada en la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia, expresa que si bien en el mes de agosto del año 2003, se pronunció un Auto Supremo que establece nueva doctrina disponiendo que ya no hay tentativa en delitos relativos a la Ley Nro. 1008, indica que dichos fundamentos no condicen con la doctrina habida y la existente a nivel general, por ello invoca como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros.: 178 de 11-10-1999, 7 de 01-10-1999, 22 de 04-04-1998, 143 de 20-08-1999, 149 de 31-08-1999, 170 (no señala fecha ni año), 236 de 02-12-1999, 22 de 19-10-1999 y 34 de 15-12-1999.

Concluye solicitando la admisión del recurso de casación y se pronuncie Auto Supremo, resolviendo por la doctrina legal aplicable, así como los defectos de procedimiento y en consecuencia anular y dejar sin efecto el Auto de Vista impugnado, determinando se emita un nuevo fallo por el delito de tentativa de transporte de sustancias controladas de conformidad a lo dispuesto por el art. 8 del Código Penal con relación al art. 55 de la Ley Nro. 1008, imponiendo una pena de cinco años y cuatro meses.

CONSIDERANDO: Que para la admisibilidad del recurso de casación, resulta menester observar y cumplir con los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las demás Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación del Auto de Vista impugnado; 3) Que se señale en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el o los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso en contra de la sentencia por causarle agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

Es preciso hacer hincapié que el recurso de casación tiene por objeto uniformar la jurisprudencia, en ese sentido, el Tribunal Supremo de Justicia, ante la interposición de un recurso debe resolver el mismo en base al hecho objetivo la probable contradicción existente entre el fallo impugnado con los precedentes contradictorios invocados, desplegando así aquella labor de unificación de criterios con la finalidad de posibilitar la seguridad jurídica, por lo que para cumplir aquella finalidad resulta necesario que la recurrente invoque el precedente contradictorio.

Por otra parte, para los casos en los cuales se hubiesen denunciado vulneraciones a los derechos en el transcurso del proceso debidamente fundamentadas, identificando de manera expresa el derecho e identificando la acción u omisión generadora de la infracción, de manera extraordinaria y en caso de tratarse de defectos absolutos, el Tribunal de casación podrá resolver respecto a las denuncias efectuadas; sin embargo, ante el incumplimiento se impide abrir la competencia de este Tribunal en mérito de lo establecido en el art. 17 de la Ley No. 025.

CONSIDERANDO: Que del examen efectuado se concluye que la recurrente interpuso recurso de casación en el término previsto por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal al que anexó el recurso de apelación restringida, pero no cumplió con la carga procesal de establecer las supuestas contradicciones, no precisó ni puntualizó la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los Autos Supremos invocados tal cual determinó este máximo Tribunal Supremo de Justicia, no es suficiente citar el precedente contradictorio, sino que se debe explicar y fundamentar en que consiste la contradicción y cuál la interpretación o el sentido que se espera del Tribunal de Casación. Asimismo se obvió fijar los nexos de identidad o situación de hecho similar existente, limitándose simplemente a enunciar los Autos Supremos y de transcribir los argumentos ya expuestos en apelación restringida, cuando se debe cumplir con la debida motivación respecto a la contradicción que se alega, circunstancia que implica la inadmisibilidad del recurso de casación .

Consecuentemente, si bien la recurrente interpuso recurso de casación en el plazo legal, no dio cumplimiento a los presupuestos de admisibilidad descritos por los art. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y aplicando la regla contenida en el parágrafo primero del art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Shirley Ardaya Gutierrez (fs. 233 a 236), impugnando el Auto de Vista Nro. 20 emitido el 26 de enero de 2012 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz (fs. 223 a 225), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público contra la recurrente, con imputación por comisión del delito de transporte de sustancias controladas previsto y sancionado por el art. 55 de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas. (Presidente)

Jorge Isaac Von Borries Mendez.

ANTE MÍ. Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.