SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 208/2012

Sucre, 9 de agosto de 2012

EXPEDIENTE: Potosí 140/2012

PARTES PROCESALES: Hipólito Flores Ramos contra Julian Colque Ricaldi.

DELITO: despojo.


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Julian Colque Ricaldi (fs. 97 a 98), impugnando el Auto de Vista Nro. 20/2012 emitido el 26 de junio de 2012 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí (fs. 90 a 92), en el proceso penal de acción privada seguido por Hipólito Flores Ramos contra el recurrente por la comisión del delito de despojo, previsto y sancionado por el art. 351 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que el Juez Segundo de Sentencia de la capital del Departamento de Potosí, pronunció Sentencia Nro. 05/2012 el 16 de febrero de 2012 (fs. 61 a 67), declarando a Julian Colque Ricaldi autor del delito de despojo, previsto y sancionado por el art. 351 del Código Penal, condenándolo a la pena de tres años de privación de libertad, a cumplir en el Centro de Readaptación Productiva de Santo Domingo de la localidad de Cantumarca. Resolución contra la cual el querellado Julian Colque Ricaldi, formuló recurso de apelación restringida (fs. 76 a 78), y el Tribunal de Alzada, mediante Auto de Vista Nro. 20/2012 de 26 de junio de 2012, declaró improcedente y confirmó la Sentencia impugnada; fallo que fue recurrido en casación por el encausado, en el que alegó:

1.- Que ha existido inobservancia y errónea aplicación de la ley adjetiva, invocando la S.C. No. 1075/2003-R de 24 de julio, toda vez que el Juez de Sentencia como el Tribunal de Alzada infringieron el principio de inmediación consagrado en el art. 330 del Código de Procedimiento Penal, por cuanto la Sentencia emitida resuelve sobre la producción testifical, documental e inspección judicial y esta última habría sido determinante, la indicada Resolución fue desarrollada lesionando el principio de inmediación, puesto que la misma ha sido desarrollada en su ausencia convirtiéndose en una prueba ilegal.

2.- Que la etapa del juicio oral y la producción de la prueba, ha sido llevada a cabo en vulneración del principio de inmediación, inobservancia, ésta que recae en defecto procesal absoluto conforme previsión del art. 169 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal; vulnerando el debido proceso y la seguridad jurídica específicamente el art. 330 del mismo cuerpo legal; y como consecuencia de ello, la Sentencia pronunciada se basa sobre la producción de prueba de inspección judicial u ocular, realizada ésta en vulneración del referido principio y que se constituiría en prueba ilegal incorporada a juicio vulnerando el art. 370 inc. 4) del Código de Procedimiento Penal.

Invoca como precedente contradictorio el A.S. Nro. 204 de 28 de marzo de 2007 emitido por la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia; por cuanto ésta se aplicaría estrictamente al principio de inmediación, por lo que concluye solicitando se declare procedente el recurso de casación y sea con costas conforme el art. 413 parágrafo primero del Código de Procedimiento Penal, anulándose totalmente la Sentencia y ordenando la reposición del juicio por otro Juez.

CONSIDERANDO: Que para la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir con las condiciones formales previstas en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia, ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la Sentencia por causar agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

Que el acceso a los recursos se encuentra garantizado por el principio de impugnación, condicionado al cumplimiento de los requisitos establecidos de forma taxativa en el art. 394 del Código de Procedimiento Penal, cuyas reglas generales se encuentran descritas en el art. 396 de la misma norma legal; así los art. 416 y 417 de la Ley Nro. 1970 señalan que la casación, además de ser interpuesta dentro del plazo legal y acompañar la apelación restringida en la que conste que se invocaron los precedentes citados en el impugnaticio casacional, debiendo la parte recurrente cumplir inexcusablemente con las exigencias contenidas en la normativa citada a efectos de la admisión y resolución del recurso de casación.

En ese sentido, analizado los argumentos expuestos por el recurrente, se llega a establecer las siguientes conclusiones:

I.- Que el recurrente si bien presentó el recurso de casación dentro el plazo de los cinco días previsto por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal, omitió anexar la única prueba admisible, como es la copia de la apelación restringida en la que se debió invocar los precedentes contradictorios, conforme determina el parágrafo segundo del referido artículo.

II.- Que en el recurso de casación, si bien cita al Auto Supremo Nro. 204 de 28 de marzo de 2007, no establece en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el precedente señalado, no instaura el nexo de identidad o situación de hecho similar existente, simplemente se limita a citar y a repetir los argumentos expuestos en su apelación restringida, cuando debió cumplir con la debida motivación respecto a la contradicción que se alega; en mérito a que el recurso de casación es un medio de impugnación que la ley concede a las partes con la finalidad de resolver en base a derecho objetivo la probable contradicción existente entre el fallo dictado por los Tribunales Departamentales de Justicia o por el Tribunal Supremo, y al no haber acreditado la contradicción entre el precedente invocado y el Auto de Vista impugnado, se evidencia que el recurrente ha incumplido con los requisitos de admisibilidad del presente recurso, lo cual impide abrir la competencia de este Tribunal Supremo de Justicia.

De lo mencionado, cabe además precisar que conforme a lo dispuesto en el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, las Sentencias Constitucionales no constituyen precedentes contradictorios.

Con lo analizado, si bien el recurso de casación fue presentado dentro del término previsto por ley, invocó precedente contradictorio sin establecer las supuestas contradicciones; sin embargo, haciendo abstracción a los requisitos de forma, al existir denuncia de defecto absoluto referente a la vulneración del principio de inmediación procesal, regla esencial del debido proceso, no susceptible de convalidación, corresponde con carácter excepcional disponer la admisión de dicho recurso, velando porque el respeto a los derechos y garantías que conforman el bloque de constitucionalidad sean observadas estrictamente, para que luego de conocer en el fondo los antecedentes del caso, se pronuncie conforme a ley.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Julian Colque Ricaldi (fs. 97 a 98), impugnando el Auto de Vista Nro. 20/2012 emitido el 26 de junio de 2012 por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí (fs. 90 a 92), en el proceso penal de acción privada seguido por Hipólito Flores Ramos contra el recurrente por la comisión del delito de despojo, previsto y sancionado por el art. 351 del Código Penal.

Por Secretaría de Sala, remítase copias legalizadas de la Sentencia, el Auto de Vista y el presente Auto Supremo a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia, para que se inhiban de dictar resoluciones en las que se debaten las mismas cuestiones de derecho, hasta que se les haga conocer la resolución emergente de este recurso de casación, todo conforme prevé el citado art. 418 en su parágrafo segundo del mismo cuerpo legal.

Regístrese y notifíquese.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

Jorge Isaac Von Borries Mendez.

ANTE MÍ. Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano.