SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 183/2012

Sucre, 23 de julio de 2012

EXPEDIENTE: Cochabamba 112/2012

PARTES PROCESALES: Lais Toly Gutiérrez Valencia contra Lilian Julieta Aramayo Ledesma.

DELITO: cheque en descubierto.

MAGISTRADO RELATOR: Jorge I. von Borries Méndez.


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Lilian Julieta Aramayo Ledezma (fs.143 a 147), impugnando el Auto de Vista de 18 de mayo de 2012 (fs.138 a 140) emitido por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso penal de acción privada seguido por Lais Toly Gutierrez Valencia contra la recurrente, por el delito de cheque en descubierto previsto y sancionado por el art. 204 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que el recurso de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes:

Concluido el juicio oral, público y contradictorio el Juez Cuarto de Sentencia de la ciudad de Cochabamba, por Sentencia de 17 de noviembre de 2011 (fs.89 a 92) declaró a Lilian Julieta Aramayo Ledezma de Guzmán autora del delito de cheque en descubierto previsto y sancionado por el art. 204 del Código Penal, imponiéndole la pena de reclusión de tres años y seis meses, a cumplir en la Cárcel Pública de San Sebastián Mujeres, mas al pago de multa por cincuenta días a razón de 30 Bs. por día, mas costas, daños y perjuicios a favor de la victima, averiguables en ejecución de Sentencia; fallo que fue objeto de recurso de apelación restringida por la procesada (fs, 109 a 113), y la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, por Auto de Vista de 18 de mayo de 2012, determinó la improcedencia del recurso de apelación interpuesto y confirmó la Sentencia impugnada.

Que siendo esos los antecedentes, la recurrente formuló recurso de casación contra el Auto de Vista referido (fs.143 a 147) alegando: a) Que el Auto de Vista impugnado es incongruente; toda vez, que resuelve el recurso con base a doctrina legal respecto a la prohibición de revalorizar prueba, cuando jamás se pretendió que el Tribunal de Alzada revalorice la prueba, sino que se atacó la nulidad de la Sentencia por valoración defectuosa e incompleta de la prueba producida en juicio y la falta de motivación de la Sentencia, lo que determina de que el Tribunal de Alzada ha incurrido en una total confusión con referencia a los puntos apelados y al objeto principal del recurso, incumpliendo con la doctrina legal aplicable emitida por el Tribunal Supremo, cuando dispone que solo deben pronunciarse sobre los puntos o aspectos apelados, resultando la resolución de Vista ultra petita, ya que se pronunció sobre aspectos no apelados, contradiciendo los Autos Supremos Nros. 617 de 24 de noviembre de 2007; b) Que el Tribunal de Alzada no se pronunció como correspondía respecto a los puntos impugnados en el recurso de apelación, puesto que del análisis de los seis puntos que constituyen las razones de la decisión, ninguno de ellos se refieren a los puntos apelados, acto con el cual se violentó el principio de la debida fundamentación o motivación de las decisiones judiciales, sobre este punto citó como precedente contradictorio el Auto Supremo 431 de 15 de octubre de 2005; c) Que el Auto de Vista realiza una abundante cita de jurisprudencia, pero sin explicitar de donde proviene la deducción de que esta parte hubiese pretendido la revalorización de la prueba, careciendo en consecuencia de fundamentación, contraviniendo la doctrina señalada en los Autos Supremos Nros. 442 de 10 de septiembre de 2007, 443 de 12 de septiembre de 2007, 141 de 22 de abril de 2006, 5 de 26 de enero de 2007. Concluyó pidiendo se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado, y se establezca doctrina legal aplicable, ordenando el pronunciamiento de una nueva resolución que se ciña y adecue a los aspectos apelados.

CONSIDERANDO: Conforme se tiene del Auto Admisorio Nro. 157/2012 de 28 de junio de 2012, corresponde en esta fase, efectuar el pronunciamiento conforme a los límites y alcances establecidos en dicho Auto Supremo.

Antes de ingresar al fondo, es preciso expresar que el recurso de casación cumple la función nomofiláctica y unificadora de la jurisprudencia, por ello la importancia de invocar el precedente contradictorio en relación al Auto de Vista impugnado, precisando las situaciones concretas que considera serían contrarias a los precedentes que invocan, a efecto de resolver en derecho el recurso de casación y de evidenciar la contradicción existente, bajo esta premisa y delimitando el marco preceptivo de la finalidad del recurso de casación corresponde analizar lo impetrado por la recurrente.

Referente a la denuncia de que el Auto de Vista; es incongruente; puesto que resuelve el recurso de apelación con base a doctrina legal respecto a la prohibición de revalorizar prueba, cuando jamás se pretendió que el Tribunal de Alzada revalorice la prueba, sino que se atacó la nulidad de la Sentencia por valoración defectuosa e incompleta de la prueba producida en juicio y la falta de motivación de la Sentencia, resultando la resolución de Vista ultra petita, ya que se pronunció sobre aspectos no apelados, la recurrente invocó como precedente contradictorio los Autos Supremos Nros. 617 de 24 de noviembre de 2007 y 431 de 15 de octubre de 2005; al respecto es preciso hacer hincapié de que los precedentes invocados como contradictorios para ser aplicados al Auto de Vista impugnado, deben ser similares en cuanto al hecho resuelto; vale decir, que en lo fáctico, histórico y legal deben concurrir elementos comunes que los cataloguen como similares, para así poder establecer si en una situación de hecho similar el sentido jurídico que se le asigna al Auto de Vista objetado no coincide con el o los precedentes, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance, asimismo el parágrafo segundo del art. 416 del Código de Procedimiento Penal establece que "existe contradicción cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance"; bajo esos parámetros señalados, analizado el precedente invocado se concluye que:

En lo relativo al Auto Supremo Nro 617 de 24 de noviembre de 2007, la Corte Suprema de Justicia al advertir que el Tribunal de apelación no resolvió todos los motivos del recurso de apelación, estableció doctrina legal señalando en lo mas sobresaliente que "la apelación restringida como un medio legal que le permite al justiciable impugnar errores de procedimiento o de apreciación de normas sustantivas en que se hubiera incurrido en la sustentación del juicio o la Sentencia, obliga al Tribunal de Alzada pronunciarse sobre todos los aspectos cuestionados de la resolución, con mayor razón si a través del citado medio de impugnación se observan defectos de procedimiento que constituyen defectos absolutos y atentan a los derechos fundamentales, de modo que la resolución del Tribunal de Alzada debe comprender todas las cuestiones planteadas por las partes en los diferentes recursos que formen parte de los fundamentos de hecho y derecho que constituyen la causa de la petición, es decir que la motivación emergentes de los recursos, para ser completa debe referirse al petitium y al derecho analizando la resolución impugnada y expresando las conclusiones a las que se arribe, luego de un examen de la veracidad de las denuncias formuladas, al contrario apartarse del petitium significa que el fallo incurre en un vicio de incongruencia"; a efecto de resolver esta denuncia y establecer si efectivamente el Tribunal de Apelación se pronunció o no respecto a las denuncias formuladas por la recurrente, es necesario revisar las acusaciones de la apelación restringida y las razones que sostienen la decisión en el Auto de Vista impugnado, constatando que el Tribunal de Alzada respondió en tres puntos a cada una de las acusaciones efectuadas por la recurrente, siendo que el primero de los puntos va dirigido a la alegación de la apelante sobre la existencia de los defectos de la Sentencia previstos en los incisos 5) y 6) del art. 370 con relación al art 173 del Código de Procedimiento Penal, el segundo punto se circunscribe a la denuncia referente a la malicia y temeridad del Sr. Burke y el tercer punto se refiere a la impugnación relativa a la falta de fundamentación descriptiva de la Sentencia, no siendo evidente de que el Tribunal de Alzada no hubiera omitido pronunciarse sobre todas las denuncias de la apelante, puesto que el Tribunal de Alzada absolvió el recurso de apelación y arribó a sus conclusiones en base al pedido y a cada una las denuncias formuladas, por lo tanto, el fallo supremo de mérito citado no contradice al Auto de Vista impugnado.

Con relación a la denuncia de que el Tribunal de Apelación emitió una resolución ultra petita, incurriendo en total confusión con referencia a los puntos apelados y al objeto principal del recurso, al pronunciarse sobre aspectos no apelados, puesto que jamás se pretendió la revalorización de la prueba producida en juicio, sino la declaración de una defectuosa valoración de la prueba, citó como precedente contradictorio el Auto Supremo Nro 431 de 15 de octubre de 2005, en cuya doctrina legal aplicable se establece que: "el Tribunal de apelación se encuentra constreñido a circunscribir sus actos jurisdiccionales a los puntos apelados que delimitan su competencia, tal cual señalan los artículos 396 inc. 3) y 398 del Código de Procedimiento Penal, caso contrario se estarían resolviendo aspectos fuera del contexto legal y de los puntos impugnados, situación en la que el Tribunal estaría actuando sin competencia", sobre este punto de la revisión del Auto de Vista se advierte que el Tribunal de Alzada no se pronunció sobre aspectos no reclamados en apelación restringida pues la motivación se circunscribe precisamente a las acusaciones alegadas por la apelante y en base a la competencia que tiene dicho Tribunal, puesto que se advierte que sus fundamentos van en relación a los defectos observados, y en especial sobre la alegación de defectuosa valoración de la prueba (inc. 6) del art. 370 del Código de Procedimiento Penal); pues si bien la apelante no pretendió la revalorización de la prueba, no es menos cierto que si pretendió la declaración de defectuosa valoración de la prueba y la verificación del iter lógico, en ese entendido a fin de que sea constatado este extremo por el Tribunal de Alzada, la recurrente debió especificar de manera clara cual de las reglas de la sana crítica creyó que fue violada o violentada al momento de efectuarse la valoración de la prueba, pues la recurrente realizó de manera impropia argumentación meramente enunciativa y general limitándose a acusar la existencia de defectuosa valoración probatoria, obviando precisar cual de las reglas de la sana crítica (la lógica, la experiencia común y la psicología) han sido soslayadas o vulneradas, por lo que el Tribunal de Alzada en base a su competencia y ante la prohibición de la doble instancia, esta en lo correcto al señalar que "cuando la parte apelante alega la existencia de defectuosa valoración de la prueba, no puede pretender que el Tribunal de Alzada vuelva a valorar las pruebas que se produjeron en juicio oral, sino que tendría que atacar la logicidad de la Sentencia, impugnando en lo que atañe a la actividad probatoria y su relación con la vulneración de las reglas de la sana crítica racional " no resultando la resolución de Vista, incongruente ni ultra petita; toda vez, que no existe ningún desajuste entre el fallo judicial y los términos en los que la apelante formuló su pretensión, ni se concedió mas de lo pedido, pues el Auto de Vista se circunscribe a los motivos que deficientemente en sus fundamentos fueron denunciados al ser inconsistentes y meramente enunciativos; en ese entendido el Auto Supremo invocado como precedente contradictorio no contradice al caso sub lite.

En lo que corresponde a la denuncia de que el Auto de Vista realiza una abundante cita de jurisprudencia, pero sin explicitar de donde proviene la deducción de que esta parte hubiese pretendido la revalorización de la prueba, careciendo en consecuencia de fundamentación, la recurrente citó como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros 442 de 10 de septiembre de 2007, 443 de 12 de septiembre de 2007, 141 de 22 de abril de 2006, 5 de 26 de enero de 2007, todos ellos concernientes a la debida fundamentación y motivación de las resoluciones, en cuya doctrina legal en sus partes mas pertinentes establecieron que (AA.SS. Nros 442/2007, 443 /2007) "es deber del Tribunal de Apelación y de todo administrador de justicia realizar una adecuada motivación de las resoluciones que pronuncie, porque constituye un elemento esencial del debido proceso, que permite a las partes asumir conocimiento sobre el razonamiento intelectivo desarrollado por los juzgadores; en ese entendido, es pertinente señalar que la falta de fundamentación constituye un defecto absoluto en la tramitación de la causa, por lo que el Tribunal de Casación, en resguardo de los principios del debido proceso, seguridad jurídica, derecho a la defensa y tutela judicial efectiva, establece que cada punto impugnado en el recurso de apelación debe ser resuelto sobre la base de un argumento jurídico individualizado, sólido y convincente, pronunciando una resolución congruente y exhaustiva (.....)". A.S 05/2007 "la motivación de los fallos emergentes de los recursos, debe ser expresa, clara, legítima y lógica (.....)" A. S. 141/2006 "el Tribunal de Apelación debe circunscribir su resolución a los puntos apelados o en su caso advertir el defecto absoluto; en ambos casos debe fundamentar cada punto con argumentos que soporten toda la resolución; los puntos apelados y los defectos absolutos limitan la competencia del Tribunal de Alzada; mientras que el fundamento es la descripción del hecho y explicación de derecho de las relaciones existentes en cada punto de impugnación (.....)". Dichos aspectos no son similares y no contradicen al Auto de Vista impugnado; toda vez, que el Tribunal de Alzada de acuerdo a su competencia fundamentó de manera razonada y congruente el recurso de apelación restringida, conforme a los arts. 124 y 398 del Código de Procedimiento Penal, absolviendo cada una de las denuncias formuladas por la apelante con los fundamentos correspondientes a cada acusación de manera expresa, clara, legítima y lógica, señalando los motivos de hecho y de derecho en el que basa su decisión, apoyándose en la jurisprudencia establecida por la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia, no siendo evidente de que solo se haya remitido a la cita de jurisprudencia, puesto que los Señores Vocales exponen sus razones y expresan sus propias argumentaciones en cada punto apelado y sobre la base del pedido de la recurrente; en ese sentido no se puede alegar que el Tribunal de Alzada dedujo que se revalorice prueba, pues ante la acusación de defectuosa valoración de la prueba inserta en el inc. 6) del art. 370 del Código de Procedimiento Penal, los de Alzada fundamentaron claramente y señalaron que la apelante no cumplió con la carga de especificar cuales fueron las infracciones a las reglas de la sana crítica y donde constan los errores lógicos jurídicos; asimismo los de Alzada fundamentan de manera adecuada la denuncia referente a "que el Sr. Burke al recibir los cheques en garantía de pago se encontraba conciente de que su accionar se encontraba en la previsión de nulidad prevista en el art. 204 del Código Penal, ya que tenía pleno conocimiento de la inexistencia de fondos en la cuenta y que aún procedió al cobro del primer cheque, generando la clausura de la cuenta, pero inicia el proceso penal con otros cheques a sabiendas de que fue la misma querellante quien generó la clausura, de lo que se evidenciaría la malicia y temeridad de su accionar"( sic.), pues al referirse la acusación a la base misma del juicio que implica cuestiones de hecho, esta no puede ser considerada por el Tribunal de Alzada, toda vez que absolver esta denuncia implicaría ingresar a valorar prueba, aspecto que no compete al Tribunal de Alzada por ser atribución exclusiva del juez de la causa, quien bajo el principio de inmediación y contradicción se encuentra en contacto directo con la prueba y adquiere la convicción que es traducida en el fundamento de la Sentencia. Por otra parte es menester referir que la acusación relativa a la falta de fundamentación descriptiva fue absuelta con la debida motivación, puesto que señala claramente que la Sentencia no adolece de este defecto, no siendo necesario que en este punto la fundamentación sea ampulosa para comprender el razonamiento al que llegó el Tribunal de Apelación; en ese entendido se tiene que el Auto de Vista impugnado se halla revestido de los razonamientos jurídicos y los fundamentos de carácter legal; no existiendo contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los Autos Supremos citados.

Que por lo expuesto anteriormente y efectuado el análisis respectivo, se concluye que no existe contradicción entre el Auto de Vista impugnado con los precedentes invocados en los términos exigidos por los artículos 416 y la segunda parte del 419 de la Ley Nro. 1970.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y del art. 419 del Código de Procedimiento Penal, declara INFUNDADO el recurso de casación, interpuesto por Lilian Julieta Aramayo Ledezma (fs.143 a 147), impugnando el Auto de Vista de 18 de mayo de 2012 (fs.138 a 140) emitido por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso penal de acción privada seguido por Lais Toly Gutierrez Valencia contra la recurrente, por el delito de cheque en descubierto previsto y sancionado por el art. 204 del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas

Jorge Isaac Von Borries Mendez

ANTE MÍ. Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano