SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 153/2012

Sucre, 26 de junio de 2012

EXPEDIENTE: La Paz 107/2012

PARTES PROCESALES: Ministerio Público, Justo Quispe Callisaya contra Irineo Valerio Ajnota Calle.

DELITO: estupro.


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Irineo Valerio Ajnota Calle (fs. 624 a 627), impugnando el Auto de Vista Nro. 17/2012 emitido el 27 de febrero de 2012 por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 613 a 617), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y Justo Quispe Callisaya contra Irineo Valerio Ajnota Calle por la presunta comisión de los delitos de estupro y violación tipificados por los arts. 308 y 309 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que el recurso interpuesto tuvo origen en los siguientes antecedentes: 1.- Sustanciado el caso por el Tribunal de Sentencia Tercero de la ciudad de El Alto, dictó Sentencia Nro. 94/2011 en fecha 18 de octubre de 2011, declarando al imputado Irineo Valerio Ajnota Calle autor del delito de estupro imponiéndole la pena privativa de libertad de reclusión de cuatro años y seis meses en el Penal de San Pedro de la ciudad de La Paz, más costas a favor del Estado y la reparación del daño civil a favor de la víctima; absolviéndolo de culpa y pena de la comisión del delito de violación, sin costas por ser excusable(fs. 560 a 565); 2.- Fallo que fue objeto de recurso de apelación restringida por el imputado (fs. 589 a 591), y el Tribunal de Alzada por Auto de Vista Nro. 17/2012 de 27 de febrero de 2012, declaró la improcedencia del recurso, confirmando la Sentencia apelada; 3.- Contra el mencionado Auto de Vista, el imputado interpuso recurso de casación que es motivo de análisis, a efectos de su admisión.

Que el recurrente acusó que el Tribunal de Alzada: a) Incurrió en contradicción al emitir la resolución impugnada con el Auto Supremo Nro. 37/07, porque al hacer una recapitulación de las razones que ocasionaron retardación de justicia en forma expresa, acepta que el principio de continuidad fue violado, recayendo de esa manera en nulidad absoluta señalada en el art. 370 inc. 1), concordante con el art. 334 ambos del Código de Procedimiento Penal. El Auto Supremo invocado, establece la obligación que tiene el Tribunal de Apelación de revisar de oficio, si los Jueces observaron la leyes que norman la tramitación y conclusión de los procesos, mencionó como concordantes los Autos Supremos Nros. 239/2005 y 179/2007; b) También incurrió en contradicción con el mismo precedente invocado y el Auto Supremo Nro. 483 de 3 de octubre de 2001, en lo relacionado a la introducción en juicio y valoración en Sentencia de la prueba pericial de ADN, que determina la supuesta paternidad del hijo de la víctima, la misma que no fue producida conforme las reglas señaladas en el art. 204 y siguientes del Código de Procedimiento Penal; oportunamente se solicitó su exclusión probatoria y se hizo reserva del derecho de apelar. En el caso concreto el Auto de Vista no reparó el daño sufrido contraviniendo el precedente invocado que señala el procedimiento para la valides de la prueba pericial; c) Contradice también los Autos Supremos Nros. 341/2006 y 37/2007 que siguen la línea jurisprudencial del principio de legalidad de la prueba, por valorar en Sentencia el informe del policía asignado al caso, sin que éste fuera ratificado por su autor, el que sirvió como base de la Sentencia al igual que la prueba de ADN, circunstancia que se hizo notar en apelación restringida, por vulnerar el art. 370 de la Ley Nro 1970; d) De igual forma contradice al Auto Supremo Nro. 37/2007, que establece el principio de legalidad, no solo a nivel probatorio, sino además, la obligación de los jueces y tribunales de revisar de oficio la legalidad en la tramitación y conclusión del proceso, aplicable de manera genérica al Auto de Vista impugnado, que contradice abiertamente el principio de congruencia establecido en el art. 362 del Código de Procedimiento Penal, toda vez que el delito investigado y luego acusado formalmente es el de violación, tipo penal que tiene diferencias cualitativas en relación al delito de estupro; al no atender esa invocación y cambiar el tipo penal en Sentencia y al ser ratificado y no corregido en apelación, se vulneró el principio de legalidad, afectando también el derecho a la defensa.

Concluyó solicitando su admisión y remisión ante el Tribunal Supremo de Justicia, para que luego de compulsar los antecedentes y contradicciones, deje sin efecto el Auto de Vista Nro. 17/2012 y ordene se dicte un nuevo fallo de acuerdo a la doctrina legal aplicable.

CONSIDERANDO: Que para la admisibilidad del recurso de casación, resulta menester observar y cumplir con los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea presentado dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el o los precedentes invocados, demostrándose previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la sentencia por causarle agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

Que el acceso a los recursos se encuentra garantizado por el principio de impugnación consagrado en la Constitución Política del Estado en su art. 180 parágrafo II; garantía judicial inserta también en el art. 8.2 inc. h) de la Convención Americana de Derechos Humanos y el art. 14 num. 5 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, normativa internacional que es parte del Bloque de Constitucionalidad (art. 410 de la Constitución Política del Estado); sin embargo, el acceso a los recursos se halla condicionado al cumplimiento de requisitos establecidos de forma taxativa en el art. 394 del Código de Procedimiento Penal (impugnabilidad objetiva y subjetiva), cuyas reglas generales se encuentran definidas en el art. 396 de la misma norma legal, entre las cuales se encuentra la obligación de presentar el recurso en las condiciones de tiempo y forma que determina el Código adjetivo penal, con indicación específica de los aspectos cuestionados de la resolución; así como la obligación de presentar el recurso ante el Tribunal que dictó el fallo impugnado; sin embargo, los argumentos deben estar dirigidos al Tribunal ante el cual se recurre; así, los arts. 416 y 417 de la Ley Nro. 1970 señalan los requisitos de procedibilidad y de admisión de la casación; los que deben ser cumplidos de manera inexcusable, es decir debe ser interpuesta dentro el plazo legal y acompañar la apelación restringida en la que conste que se invocaron los precedentes citados en el impugnaticio casacional, o que estos fueron invocados recién por surgir la contradicción a momento de resolver la Alzada; pero además, el recúrrente debe cumplir con la carga de identificar el precedente invocado por su número, fecha y Sala (de ser posible, las partes procesales) a efectos de su ubicación y verificación en el sistema; asimismo, debe explicitar fundamentadamente el sentido jurídico contradictorio entre ambas resoluciones; es decir, señalar por qué el sentido jurídico que se asignó en el fallo recurrido, es contrario a la doctrina legal aplicable establecida en los precedentes invocados, precisando si se aplicaron normas distintas a las aplicadas en un caso similar o una misma norma con diverso alcance; por consiguiente no basta la simple mención, invocación, trascripción o adjuntar alguna copia del precedente, tampoco sirve la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a como cree que debió ser resuelta la alegación; sino, adecuarse indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del Código de Procedimiento Penal), por lo que necesariamente, los precedentes invocados deben resolver procesos bajo el sistema procesal penal vigente.

Analizados los argumentos expuestos por el recurrente, éste Tribunal concluye:

I. El recurso de casación fue interpuesto contra el Auto de Vista Nro. 17/2012 dictado por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz dentro del plazo legal, cumpliendo así con lo dispuesto por el parágrafo primero del art. 417 del Código de Procedimiento Penal.

II. El impetrante anexó a la casación copia de apelación restringida en la que se encuentran citados los Autos Supremos Nros. 241/06; 37/07 y 483 de 03 de octubre de 2001, invocados también en etapa casacional; sin embargo, de la lectura del recurso a efectos de considerar su admisión se establece que: Respecto al Auto Supremo Nro. 341/2006, si bien explicitó la contradicción en que cree que incurrió el Tribunal de Alzada, omitió identificar debidamente la resolución, haciendo imposible su ubicación en el sistema, razón por la que no se lo considera como precedente contradictorio; por otra parte, el Auto Supremo Nro. 483 de 03 de octubre de 2001, si bien fue identificado de manera correcta por el recurrente, omitió cumplir su obligación de señalar la contradicción que pudiera existir entre ambas resoluciones, por lo que no se considera en calidad precedente contradictorio; tampoco se consideran los Autos Supremos Nros. 239/05 y 179/2007, por no haber sido invocados en apelación restringida, por no haber sido identificados debidamente y por carecer de fundamentos respecto a la contradicción que pudiera existir entre el Auto de Vista impugnado con dichas resoluciones. Finalmente, el Auto Supremo Nro. 37/2007, pese a que el recurrente omitió cumplir con su obligación de identificar debidamente la resolución; sin embargo, de la detallada lectura de la apelación restringida, se pudo establecer que invocó el Auto Supremo Nro. 37/2007 de 27 de enero de 2007, señalando lo que considera contradictorio con el Auto de Vista impugnado, cumpliendo de esta manera con lo establecido por la segunda parte del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, correspondiendo a éste Tribunal verificar la posible contradicción existente y en su caso establecer la doctrina legal aplicable que corresponda únicamente respecto al Auto Supremo Nro. 37/2007 de 27 de enero de 2007.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y aplicando la disposición contenida en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Irineo Valerio Ajnota Calle (fs. 624 a 627), impugnando el Auto de Vista Nro. 17/2012 emitido el 27 de febrero de 2012 por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (fs. 613 a 617), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y Justo Quispe Callisaya contra Irineo Valerio Ajnota Calle por la presunta comisión de los delitos de estupro y violación tipificados por los arts. 308 y 309 del Código Penal; y, dispone que, por Secretaría de Sala se remita copias legalizadas de la Sentencia, el Auto de Vista y el presente Auto Supremo a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia, para que se inhiban de dictar resoluciones en las que se debaten las mismas cuestiones de derecho, hasta que se les haga conocer la resolución emergente de este recurso de casación, todo conforme prevé el citado art. 418 en su parágrafo segundo del mismo cuerpo legal.

Regístrese y notifíquese.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

Dr. Jorge Isaac Von Borries Mendez

ANTE MÍ. Dra. Sandra Magaly Mendivil Bejarano