SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 125/2012

EXPEDIENTE: Cochabamba 85/2012 Sucre, 29 de mayo de 2012

DISTRITO: Cochabamba

PARTES: Ministerio Público, Roxana Olmos Miranda contra Heriberto Bernardo Peredo Sanjinez

DELITO: estafa


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Heriberto Bernardo Peredo Sanjinez (fs. 415 a 420), impugnando el Auto de Vista Nro 2 emitido el 12 de marzo de 2012 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (fs, 403 a 409), en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y Roxana Olmos Miranda contra el recurrente, por el delito de estafa, previsto y sancionado por el art. 335 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que el recurso de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes: Concluido el juicio oral, público y contradictorio el Tribunal de Sentencia Segundo de Cochabamba, emitió la Sentencia Nro. 31/2009 de 13 de agosto de 2009 (fs. 314 a 322), que declaró al procesado Heriberto Bernardo Peredo Sanjinéz, autor del delito de estafa, previsto y sancionado por el art. 335 del Código Penal, imponiéndole la pena privativa de libertad de cuatro años de reclusión a cumplir en el Penal de "San Sebastián Varones" de esa ciudad así como al pago de la multa de 150 días a razón de Bs.1.- por día, la reparación del daño civil a favor de la acusación particular, averiguables en ejecución de Sentencia y costas al Estado. Sentencia que fue apelada por el procesado Heriberto Bernardo Peredo Sanjinéz, cuyo recurso de apelación restringida fue declarado improcedente por Auto de Vista Nro 17/2011 de 7 de noviembre de 2011 (fs. 364 a 368) emitido por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior de Justicia de Cochabamba, resolución recurrida en casación por el procesado (fs. 374 a 376), admitido el mismo por la Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia ( fs. 387 a 389 ) por Auto Supremo Nro 12/2012 de 30 de enero de 2012 se dejó sin efecto el Auto de Vista impugnado, ordenando a la Sala Penal Segunda de la Corte Superior de Justicia de Cochabamba, pronuncie resolución conforme a la doctrina legal sentada (fs. 392 a 395); dando cumplimiento a lo dispuesto, dicha la Sala emite Auto de Vista Nro 02 de 12 de marzo de 2012 (fs.402 a 409) declarando inadmisible el recurso de apelación incidental, e improcedente el recurso de apelación restringida, confirmando la Sentencia pronunciada por el Tribunal Segundo de Sentencia de Cochabamba; resolución que dio origen a la presentación del recurso de casación por el procesado Heriberto Bernardo Peredo Sanjinez ; que es caso de autos ( fs. 415 a 420); en el que alegó:

Que el Tribunal de Apelación en el Auto de Vista emitido, vuelven a incurrir en los mismos defectos absolutos de falta de motivación, omitiendo dar estricto cumplimiento a la doctrina legal aplicable señalada por el Auto Supremo 12/2012 de 30 de enero de 2012, subsistiendo en consecuencia las tantas veces criticadas presunciones alejadas de la verdad histórica del hecho; que al justificar el rechazo de la excepción de falta de acción opuesta durante el juicio oral, por omisión de formalizar el recurso de apelación incidental, ni expresar su voluntad de reservarse el derecho para la tramitación diferida o junto al eventual recurso de apelación restringida de la Sentencia; no tuvo cuidado de apreciar que al momento del rechazo de los incidentes, la presidenta advirtió de manera expresa que " la presente resolución es apelable dentro los tres días siguientes o juntamente con la apelación restringida" no obstante en el mismo acto se reservaron la impugnación para apelación restringida, extremo que no esta registrado en el acta de juicio oral; en consecuencia el Tribunal restringe sus derechos a la segunda instancia y de defensa, vulnerándose la garantía al debido proceso como es el derecho a recurrir art 394 del Código de Procedimiento Penal, los principios de seguridad jurídica y de legalidad, prefiriendo omitir resolver el fondo con el argumento de no haber anunciado apelación al incidente o excepción rechazada.

El Auto de Vista recurrido no es mas que la reproducción del Auto de Vista anulado de 7 de noviembre de 2011, en sus puntos II y III no siendo cierto que no se protestó el hecho de las declaraciones contradictorias de los parientes del acusado, puesto que en todo momento se hicieron estas protestas, incumpliendo el Tribunal de Alzado con su rol de revisor de los actos del Tribunal Inferior, asimismo en cuanto a la denuncia de defecto de la Sentencia se vuelve a transcribir la fundamentación descriptiva del Auto de Vista anulado.

Que el Tribunal de Alzada esta convencido que no fue tratado como culpable en el juicio, que no se violó el principio de inocencia, interpretación realizada sobre la base de conjeturas y meras presunciones, lo que a todas luces demuestra que en el transcurso del juicio nunca fue tratado como inocente, presumiéndose su culpabilidad, defecto denunciado como inobservancia y errónea aplicación de la ley, que tampoco fue considerada y debidamente motivada.

Que el Auto de Vista infringe nuevamente lo establecido por el art. 124 del Código de Procedimiento Penal; respecto al punto denunciado referente a la valoración defectuosa de la prueba art. 370 incs 5) y 6) del Código de Procedimiento Penal; toda vez, que sin emitir un razonamiento debido, califica el recurso de carente, lo cual atenta al debido proceso, asimismo se malinterpreta y recorta los alcances del Auto Supremo Nro. 241 de 28 de marzo de 2007, que desde todo punto de vista le es favorable, contraviniendo los principios de legalidad, seguridad jurídica, presunción de inocencia, de favorabilidad, pro actione, pro homine, al justificar la sentencia sin formular una exégesis propia, al utilizar el mismo argumento con el que fue condenado.

Que en cuanto al razonamiento efectuado por el Auto de Vista referente al punto de defectos absolutos encaja su conducta al tipo penal de engaño, ardid, que dan en cuenta que en ningún momento ha sido tratado como inocente ignorando el valor jurídico probatorio del documento de 31 de mayo, condenándolo atípicamente por un hecho enteramente civil, ignorando que el derecho penal es de última ratio, tratando de forzar documentos de préstamo con la única intención de penalizar relaciones contractuales, que lo correcto era iniciar el correspondiente proceso de ejecución a fin de cobrar el monto adeudado; a tal efecto invocó como precedente contradictorio el Auto Supremo Nro 241 de 1 de agosto de 2005. Concluyó pidiendo se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado, disponiéndose se dicte doctrina legal aplicable.

CONSIDERANDO: Que para la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir las condiciones formales previstas en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia, ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia, ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrándose previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese presentado dicho recurso contra la sentencia por causar agravio, debiendo acompañarse como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

En ese sentido analizado los argumentos expuestos por los recurrentes se llega a establecer las siguientes conclusiones:

I.- Que el recurso de casación fue interpuesto dentro el plazo de los cinco días previsto por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal, si bien al mismo se omitió acompañar la copia del recurso de apelación restringida, de la revisión y lectura de dicho recurso cursante en obrados se advierte que el recurrente invocó el precedente que considera como contradictorio, conforme determina el párrafo segundo del art. referido.

II.- Que en el recurso de casación se citaron como precedentes contradictorios dos Autos Supremos; sin embargo es preciso manifestar que el Auto Supremo Nro.. 214 de 28 de marzo de 2007, es señalado para reforzar la pretensión jurídica del recurrente; toda vez; que no señaló la contradicción con el Auto de Vista impugnado; empero sobre el Auto Supremo Nro 241 de 1 de agosto de 2005, cumple con este requisito de señalar la contradicción que se alega, el mismo que se constituirá en la base y sustento legal del recurso de casación, para que se logre establecer la existencia o no de la contradicción manifestada.

III.- Al margen de lo mencionado, dentro del recurso de casación interpuesto se hace alusión y se denuncia la existencia de defectos absolutos en los que hubiera incurrido el Tribunal de Alzada, respecto de falta de motivación de la resolución,la restricción a recurrir prevista por art 394 del Código de Procedimiento Penal, la violación a los principios de seguridad jurídica, de legalidad, pro actione y pro homine que vulneran la garantía al debido proceso, por lo que corresponde revisar la posible existencia de aquellas violaciones denunciadas a los derechos y garantías constitucionales.

IV- Consecuentemente, el recurso de casación interpuesto cumple y reúne los requisitos de procedencia previstos por los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y art. 418 del Código de Procedimiento Penal declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Heriberto Bernardo Peredo Sanjinez, impugnando el Auto de Vista Nro. 2 emitido el 12 de marzo de 2012 por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (fs. 403 a 409) en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y Roxana Olmos Miranda contra el recurrente, por el delito de estafa, previsto y sancionado por el art. 335 del Código Penal; y, dispone que, por Secretaría de Sala se remita copias legalizadas de la Sentencia, el Auto de Vista y el presente Auto Supremo a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia, para que se inhiban de dictar resoluciones en las que se debaten las mismas cuestiones de derecho, hasta que se les haga conocer la resolución emergente de este recurso de casación, todo conforme prevé el citado art. 418 en su parágrafo segundo del mismo cuerpo legal.

Regístrese y notifíquese.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

Dr. Jorge Isaac von Borries Mendez

ANTE MÍ. Dra. Sandra Magaly Mendivil Bejarano