SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 118/2012

EXPEDIENTE: Beni 81/2012 Sucre, 21 de mayo de 2012

DISTRITO: Beni

PARTES: Ministerio Público contra Guillermo Suárez Zambrano (rebelde)

DELITO: uso indebido de influencias


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Guillermo Suárez Zambrano (rebelde); por intermedio del abogado defensor técnico Alex Armando Mejia Suarez (fs. 829 a 832) impugnando el Auto de Vista Nro 09/2012 emitido el 18 de abril de 2012 (fs.814 a 816) por la Sala Penal del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, en el proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente, por el delito de uso indebido de influencias, previsto por el art. 146 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que el recurso de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes:

Concluido el juicio oral, público y contradictorio el Tribunal de Sentencia Primero de la ciudad de Trinidad, por Sentencia Nro 14/2011 de 17 de noviembre de 2011 (fs.754 a 768) declaró al acusado rebelde Guillermo Suárez Zambrano autor del delito de uso indebido de influencias tipificado por el art. 146 del Código Penal condenándolo a la pena privativa de libertad de cinco años y cinco meses de presidio a cumplir en el Centro de Rehabilitación de Varones Mocovi, así como al pago de costas y de 250 días multa a razón de Bs. 2 por día.

El procesado rebelde por intermedio del abogado defensor técnico designado, interpuso recurso de apelación restringida (fs 788 a 797) que fue resuelto por la Sala Penal del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, por Auto de Vista Nro 09/2012 de 18 de abril de 2012, declarándolo improcedente y confirmando la Sentencia impugnada.

Que siendo esos los antecedentes, el recurrente Guillermo Suárez Zambrano, por intermedio del abogado defensor técnico designado Alex Armando Mejia Suárez formuló recurso de casación contra el Auto de Vista referido (fs.829 a 832); alegando que el fallo impugnado a cohonestando la correcta valoración de las pruebas aportadas, así como otros defectos de la Sentencia, asimismo acusó la violación del art. 398 del Código de Procedimiento Penal al omitir pronunciarse sobre algunos puntos de la apelación restringida, como ser la mala valoración de las nuevas reglamentaciones del Honorable Consejo Universitario, ofrecidas y judicializadas, además manifiesta violación al principio indubio pro reo, en lo referente a la insuficiencia de la prueba de cargo por duda razonable, citando como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. 537 de 6 de noviembre de 2010, 185 de 26 de abril de 2010 y 231 de 16 de septiembre de 2011, por otra parte en el Otrosi 2do del recurso, se ratifica en el defecto absoluto señalado en la apelación restringida, el mismo que fue mal resuelto por los de Alzada.

Concluyó pidiendo se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado y se establezca doctrina legal aplicable en base a los precedentes contradictorios invocados.

CONSIDERANDO: Que para la admisibilidad del recurso de casación, se debe cumplir con las condiciones formales previstas en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia, ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia, ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrándose previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso en contra de la Sentencia por causar agravio, debiendo acompañarse como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

Es preciso hacer hincapié de que el recurso de casación tiene por objetivo uniformar la jurisprudencia, en ese entendido el Tribunal Supremo de Justicia, ante la interposición de un recurso debe resolver en base al derecho objetivo la probable contradicción existente entre el fallo impugnado con los precedentes contradictorios, desplegando así esa labor de unificación de criterios con la finalidad de otorgar seguridad jurídica, debiendo el recurrente invocar el precedente contradictorio en forma fundamentada, precisando la situación de hecho similar, estableciendo el sentido jurídico; toda vez, de que no se constituye una mera formalidad, puesto que es una exigencia primordial de inexcusable cumplimiento, por constituirse en el eje de acción en el cual se desarrolla la competencia atribuida a este máximo Tribunal; consecuentemente, se debe entender que la inexistencia de los elementos de similitud tiene como efecto que el Tribunal de Casación declare inadmisible el recurso.

Por otra parte se tiene que de forma extraordinaria y solo ante las denuncias referentes de vulneración a garantías y derechos fundamentales que podrían devenir en defectos absolutos y la consiguiente nulidad de actos, el Tribunal de Casación podrá resolver dichas vulneraciones que deben ser debidamente fundamentadas y exponer de manera expresa el derecho, la acción u omisión que fuere transgredido; puesto que ante este incumplimiento se impide abrir la competencia de este Tribunal, en mérito de lo establecido en el art. 17 de la Ley 025.

En ese sentido analizados los argumentos expuestos por el recurrente y bajo las consideraciones precedentemente citadas, se llega a establecer las siguientes conclusiones:

I.- Respecto a la legitimación del recurrente (Dr. Alex Armando Mejia Suárez), es menester señalar que legitimación "es la aptitud para actuar jurídicamente dentro de un determinado proceso"; en ese entendido en primera instancia es preciso hacer hincapié que el presente proceso, es tramitado por la comisión del delito de uso indebido de influencias previsto en el art. 146 del Código Penal; delito calificado por el art. 24 de la Ley 004 de 31 de marzo de 2010 como delito de corrupción. De la revisión de antecedentes se infiere que el procesado Guillermo Suárez Zambrano fue procesado en rebeldía en mérito a su incomparecencia al Juicio Oral, en previsión de lo estatuido en el art. 344 Bis en concordancia con los arts. 87 y 89 del Código de Procedimiento Penal (fs. 556 a 557); designándosele como defensor de oficio al Dr. Pedro Gonzales Moriva, quien notificado personalmente asumió la defensa del acusado; sin embargo ante las constantes solicitudes de suspensión de audiencia efectuadas por este abogado, el Tribunal de la causa a fin de evitar dilaciones, designó otro abogado defensor, encomendando esta labor a los abogados de Defensa Pública (fs. 652 a 653); en audiencia de 20 de octubre de 2011 en el que se encontraban presentes el representante del Ministerio Público y el abogado de Defensa Pública, el Dr. Alex Armando Mejia, solicitó al Tribunal que con carácter previo a la celebración del juicio, se le permita coadyuvar con el abogado de Defensa Pública, en mérito a que su persona conoció el proceso en la etapa preparatoria y en virtud al derecho amplio a la defensa con el que cuenta el acusado, solicitud que el Tribunal requirió sea presentada de manera escrita (fs. 668 a 669); dando cumplimiento a esta decisión el Dr. Mejia presenta su memorial el 3 de noviembre de 2011 (fs. 727) mismo que fue puesto a conocimiento de las partes en audiencia de la misma fecha, manifestando el Ministerio Público que no objetaría la participación del Dr. Mejia; y ante la anuencia del Sr. Fiscal, el presidente del Tribunal admitió la participación del abogado Alex Armando Mejia Suárez de conformidad a lo establecido en el art. 119 -2) de la Constitución Política del Estado, resaltando el derecho que tiene el imputado a la defensa amplia e irrestricta, en coherencia con el art. 410 respecto a la Supremacía Constitucional, así como los arts. 9, 12 y 102 del Código de Procedimiento Penal, que le permite al imputado contar con un número ilimitado de defensores; situación que no lacera, no descaece el procedimiento (fs. 729). En ese entendido se advierte que el Presidente y Juez Técnico del Tribunal de Sentencia le concedieron al abogado Alex Armando Mejía Suárez, la legitimidad de representar como defensor técnico al procesado (rebelde) en la celebración del juicio oral y contradictorio, actuación que ninguna de las partes objetó en su momento, convalidando su participación, por lo que al presente el abogado Alex Armando Mejia Suárez, se encuentra legitimado y tiene la aptitud jurídica para presentar el recurso de casación, en mérito a la defensa amplia e irrestricta que le confiere nuestra Carta Magna al procesado en los arts. 119 -2), 410, y los arts. 9, 12 y 102 del Código de Procedimiento Penal.

II.- En cuanto al plazo de interposición del recurso; se tiene que el recurrente presentó la casación dentro el plazo de los cinco días previstos por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal, adjuntando a su recurso, la apelación restringida que impugna la Sentencia Nro. 14/2011 (fs.754 a 765), invocando distintos precedentes contradictorios, cumpliendo así con lo previsto por el segundo párrafo del art. precedentemente citado.

III.- Que en el recurso de casación si bien se invocaron como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros.: 537 de 6 de noviembre de 2010 y 185 de 26 de abril de 2010, se omitió señalar en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes señalados, obviando establecer el nexo de identidad o situación de hecho similar existente, limitándose simplemente a realizar una trascripción de los fundamentos de los Autos Supremos y de repetir los argumentos expuestos en su apelación restringida, cuando se debe cumplir con la debida motivación respecto a la contradicción que se alega, asimismo en cuanto al Auto Supremo Nro. 231 de 16 de septiembre de 2011, se advierte que este no es invocado con carácter de especificidad a los fines del art. 419 del Código de Procedimiento Penal, mas bien es mencionado para reforzar su pretensión jurídica, por otra parte consecuentemente la formulación de los recursos resulta defectuoso incumpliéndose con lo previsto por los arts. 417 y 418 del Código de Procedimiento Penal.

IV.- Por otra parte si bien el Tribunal Supremo ha consentido como una causal para la admisión del recurso de casación las denuncias referidas a la existencia de defectos absolutos en el trámite del proceso; empero, las mismas deben estar plenamente demostradas, resultando insuficiente manifestar la violación al principio de indubio pro reo, sin que el recurrente cumpla previamente con la carga procesal de detallar con precisión y probar objetivamente cuál es el acto procesal que ha restringido el derecho o garantía vulnerado y explicar el resultado dañoso que ha sido emergente del defecto, pues si bien el recurrente en el Otrosi 2do. del recurso de casación, se ratifica en el recurso de apelación restringida interpuesto por el mismo, manifestando que el Tribunal de Alzada resolvió incorrectamente los defectos absolutos alegados, este hecho no es suficiente para que este Tribunal pueda entender sus pretensiones, pues la sola mención de ratificación del recurso de apelación restringida, sin señalar de que forma el Tribunal de Alzada hubiera resuelto mal los defectos absolutos, es insuficiente; toda vez, de que se debe detallar con precisión y probar objetivamente cuál es el acto procesal que ha restringido el derecho, explicando el resultado dañoso ocasionado (en apego al principio de trascendencia), no siendo permitido al Tribunal de Casación ir mas allá de lo establecido por el parágrafo II del art. 17 del la Ley del Órgano Judicial y resolver las alegaciones de acuerdo a derecho objetivo; por lo que esta omisión involucra incumplimiento de los requisitos establecidos por la normativa procesal para la admisibilidad del recurso.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y la regla establecida en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Guillermo Suárez Zambrano por intermedio del abogado defensor técnico Alex Armando Mejia Suárez (fs. 829 a 832), contra el Auto de Vista Nro 09/2012 emitido el 18 de abril de 2012 por la Sala Penal del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, en el proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente, por el delito de uso indebido de influencias, previsto por el art. 146 del Código Penal.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

Dr. Jorge Isaac von Borries Mendez

NTE MÍ. Dra. Sandra Magaly Mendivil Bejarano