SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 94/2012

EXPEDIENTE: La Paz 67/2012 Sucre, 25 de abril de 2012

DISTRITO: La Paz

PARTES: Luis Fernando Zorrilla Plata contra María Danny Arnez Cassis y Jesús Oliva Mercado

DELITO: apropiación indebida y abuso de confianza


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Jesús Oliva Mercado (fs. 194 a 195), impugnando el Auto de Vista Nro. 26 emitido el 28 de diciembre de 2011 por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba (fs. 236 a 241), en el proceso de acción penal privada a querella de Luís Fernando Zorrilla Plata contra Maria Danny Arnéz Cassis y el recurrente por la presunta comisión de los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza, previstos y sancionados por los arts. 345 y 346 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que dicho recurso tuvo origen en los siguientes antecedentes: 1. Sustanciado el caso por el Juzgado de Sentencia Nro. 4 de Cochabamba, la autoridad de mérito, dictó Sentencia Nro. 04 (fs. 127 a 130) declarando a María Danny Arnéz Cassis autora del delito de abuso de confianza, absolviéndole del delito de apropiación indebida; respecto a Jesús Oliva Mercado, dictó sentencia absolutoria por los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza: 2. María Danny Arnéz Cassis interpuso recurso de apelación restringida contra dicha sentencia, la que previa admisión fue declarada procedente, disponiendo consecuentemente la anulación total de la Sentencia, ordenando además la reposición del juicio oral por otro Juez de Sentencia; 3. Jesús Oliva Mercado, absuelto en Sentencia, agraviado con el Auto de Vista que dispone el reenvío del juicio, planteó el presente recurso que es caso de autos.

Que el recurrente, señaló que el Tribunal de Alzada, si bien dispuso de forma acertada la anulación del juicio y el consecuente reenvío a favor de su esposa María Danny Arnéz Cassis; olvidó tomar en cuenta que respecto a su absolución el acusador particular no presentó recurso alguno, entendiéndose así que estuvo de acuerdo con el resultado del juicio, razón por la cual el Tribunal de Alzada, debió apartarlo del nuevo juicio, disponiendo que el reenvío se lleve solo contra su esposa en aplicación de lo dispuesto por el art. 413 último párrafo del Código de Procedimiento Penal.

Finalizó señalando, que habiendo interpuesto el recurso de casación, solo en parte del Auto de Vista, porque no dispuso que en el juicio de reenvío se le excluya, solicitó que se le conceda el recurso de casación y en aplicación del principio de favorabilidad conforme el art. 413 del Código de Procedimiento Penal, y que el Tribunal Supremo de Justicia resuelva disponiendo se dicte nuevo Auto de Vista que ordene se realice un nuevo juicio excluyendo a su persona por haber sido absuelto en primera instancia.

Aclaró además que no adjuntó copia del recurso y precedentes contradictorios porque no presentó recurso de apelación restringida por haber sido absuelto en Sentencia.

CONSIDERANDO: Que para la admisibilidad del recurso de casación, resulta menester observar y cumplir con los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los cuales son: a) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; b) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; c) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el o los precedentes invocados, demostrándose previamente la situación de hecho similar; d) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la sentencia por causarle agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

CONSIDERANDO: Que el acceso a los recursos se encuentra garantizado por el principio de impugnación consagrado en la Constitución Política del Estado en su art. 180 parágrafo II, acceso que se halla condicionado al cumplimiento de requisitos establecidos de forma taxativa en el art. 394 del Código de Procedimiento Penal (impugnabilidad objetiva y subjetiva), cuyas reglas generales se encuentran descritas en el art. 396 de la misma norma legal. De manera específica, el recurso de casación, a momento de su interposición, debe realizarse en cumplimiento estricto de los requisitos para su admisibilidad; es decir, en la forma y condiciones descritas en el anterior considerando, cumpliendo de manera inexcusable con las exigencias contenidas en los arts. 416 y 417 del la Ley Nro 1970.

La casación es un recurso de carácter formal que está sujeto a los requisitos y presupuestos establecidos legalmente en función a su finalidad que es la de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal en los fallos judiciales, ofreciendo protección jurídica y la igualdad de los ciudadanos ante la ley; esta labor es conocida en la doctrina como nomofiláctica, por lo que su objetivo es el de uniformar la jurisprudencia, para ese efecto, el Tribunal Supremo de Justicia, ante la interposición de un recurso, resuelve en base al derecho objetivo la probable contradicción existente entre el fallo impugnado, con otro dictado por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia, hoy Tribunal Supremo de Justicia o las Salas Penales de las Cortes Superiores de Distrito (Tribunales Departamentales de Justicia), desplegando así una labor de unificación de criterios; en este entendido, la obligación impuesta al recurrente de invocar el precedente contradictorio a tiempo de formular el recurso de apelación restringida o en su caso a tiempo de presentar el Recurso de Casación, precisando en forma fundamentada la situación de hecho similar y establecer el sentido jurídico contradictorio entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes, no constituye una mera formalidad, sino es una exigencia primordial de inexcusable cumplimiento por constituir el eje de acción a través del cual se desarrolla la competencia atribuida al máximo Tribunal; consecuentemente, se debe entender que, la inexistencia del o los precedentes contradictorios tiene como efecto que el Tribunal de Casación declare inadmisible el recurso.

Respecto al momento de invocar el o los precedentes contradictorios, la jurisprudencia constitucional, haciendo una interpretación del art. 416 del Código de Procedimiento Penal, ha extraído dos subreglas, dejando establecido que: 1. El precedente contradictorio, como requisito para acceder al recurso de casación a que se refiere la ley, no puede ser otro que Auto de Vista o Auto Supremo preexistente, al que la Sentencia impugnada contradice, en cuyo caso será exigible la invocación del precedente contradictorio al tiempo de plantear la apelación restringida; y 2. Cuando la Sentencia no contradiga ningún precedente anterior, sino es el Auto de Vista dictado en apelación el que contradice el precedente, la invocación deberá efectuarse a tiempo de presentar el recurso de casación no al plantear la apelación restringida.

Por otra parte, de forma extraordinaria y sólo ante las denuncias referentes a la vulneración de garantías y/o derechos fundamentales, que podrían devenir en defectos absolutos y la consiguiente nulidad de actos, el Tribunal de Casación podrá resolver dichas vulneraciones; al efecto, las denuncias deben ser expresas (art. 17 parágrafo segundo de la Ley del Órgano Judicial), las que también deben encontrarse debidamente fundamentadas, identificando plenamente la garantía constitucional o el derecho que reclama como transgredido y la acción u omisión que considere vulneratoria a ese derecho, acreditando además el daño causado (principio de trascendencia); el incumplimiento de estos requisitos por parte del impetrante, impide abrir la competencia del Tribunal de Casación ante denuncias al respecto.

Bajo las consideraciones precedentes, éste máximo Tribunal arribó a las siguientes conclusiones: a) El Recurso de Casación fue interpuesto contra el Auto de Vista Nro. 26 dictado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito de Cochabamba dentro plazo legal, cumpliendo así con lo dispuesto por el párrafo primero del art. 417 del Código de Procedimiento Penal; b)El recurrente, en la interposición del recurso de casación de fs. 194 a 195 no invocó ningún precedente contradictorio respecto de algún otro hecho similar que contradiga el Auto de Vista impugnado para establecer la doctrina legal aplicable, si bien es cierto que aclaró las razones por las que no acompañó copia del recurso de apelación restringida, no es menos cierto que la omisión respecto a su obligación de señalar el o los precedentes contradictorios a momento de interponer el recurso de casación, en la forma ya señalada, impide a este Tribunal Supremo de Justicia abrir su competencia y revisar en el fondo el fallo recurrido; pues el recurso al ser extraordinario tiene por objeto el enjuiciamiento de la resolución de Alzada, cuyo objetivo principal, tal cual ya ha sido expresado, es la unificación de la jurisprudencia nacional orientando la diversidad de las interpretaciones del derecho realizadas por los distintos jueces o tribunales de instancia hacia una interpretación uniforme, así como enmendar las transgresiones en que éstos puedan incurrir contra la legislación; por ello, el planteamiento del recurso debe ser claro, preciso y/o específico, denunciando las contradicciones en que hubiera incurrido el Tribunal de Alzada a momento de resolver la Apelación de la Sentencia, respecto a los precedentes contradictorios; consecuentemente, la formulación del recurso resulta defectuosa por no cumplir con los requisitos que el ordenamiento jurídico exige para ello (art. 417 párrafo II), pues el recurrente ignoró los objetivos y fines de la impugnación casatoria. Por potra parte, el recurrente al sentirse agraviado con la Resolución del Tribunal de Alzada, debió solicitar la complementación del Auto de Vista o en su caso la enmienda correspondiente respecto a su exclusión en el juicio de reenvío, negligencia que no puede ser suplida por un recurso de casación que no cumple con los requisitos legales para su admisión.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de sus atribuciones, con la facultad conferida en el art. 42 num. 1 de la Ley del Organo Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Jesús Oliva Mercado (fs. 194 a 195), impugnando el Auto de Vista Nro. 26 emitido el 28 de diciembre de 2011 por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba (fs. 236 a 241), en el proceso de acción penal privada a querella de Luís Fernando Zorrilla Plata contra Maria Danny Arnéz Cassis y el recurrente por la presunta comisión de los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza, previstos y sancionados por los arts. 345 y 346 del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Magistrado Relator)

Dr. Jorge Isaac Von Borries Mendez

ANTE MÍ. Dra. Sandra Magaly Mendivil Bejarano