SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº. 84/2012

EXPEDIENTE: La Paz 62/2012 Sucre, 19 de abril de 2012

DISTRITO: La Paz

PARTES: Felix Ibáñez Mendoza contra Nancy Silva de Carranza, Martha Jeannette Quintela Moreno de Terán

DELITO: daño simple


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Nancy Silva de Carranza (fs. 315 a 317) impugnando el Auto de Vista Nro. 78/2011 emitido el 20 de diciembre de 2011 (fs. 302 a 303) por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior de Justicia de La Paz, en el proceso penal seguido por Félix Ibáñez Mendoza contra la recurrente y Martha Jeannette Quintela Moreno de Terán, por la presunta comisión del delito de daño simple, previsto y sancionado por el art. 357 del Código Penal, los antecedentes del proceso y;

CONSIDERANDO: Que el Juez Primero de Sentencia de La Paz por Sentencia Nro. 004/2011 de 13 de mayo de 2011 (fs. 143 a 154), declaró a la imputada Nancy Silva de Carranza autora de la comisión del delito de daño simple, imponiéndole la pena privativa de libertad de seis meses de reclusión a cumplir en el Centro de Orientación Femenina para Mujeres de Miraflores, más la multa de treinta días a razón de Bs.5.- por cada uno. Asimismo, dispone el pago de costas originadas por los gastos del juicio a favor del querellante y la habilitación del procedimiento para la reparación de daños y perjuicios a calificarse en ejecución de sentencia.

Fallo que fue impugnado mediante recurso de apelación restringida, interpuesto por la recurrente (fs. 259 a 267), mismo que fue admitido y declarado improcedente mediante el Auto de Vista Nro. 78/11 de 20 de diciembre de 2011 (fs. 302 a 303), lo cual dio origen a la presentación del recurso de casación de 20 de marzo de 2012 (fs. 315 a 317).

CONSIDERANDO: Que la recurrente al interponer el enunciado recurso de casación, argumenta lo siguiente:

1. El Auto de Vista recurrido no interpretó, ni tomó en cuenta la apelación restringida presentada, toda vez que extrañamente hacen referencia al art. 408 del Código de Procedimiento Penal y complementan en su tercer numeral afirmando que no se puede retrotraer la actividad jurisdiccional a circunstancias, hechos y pruebas que ya fueron sometidas a control oral, público y contradictorio y que también se debió citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes infringidas o aplicadas erróneamente, explicando y fundamentando en qué consiste la violación en la cual incurrió el Juez; por lo que, la recurrente acusa que no se consideró la expresión de agravios clara y concisa que denunció al señalar punto por punto el agravio por la errónea aplicación de la ley en la Sentencia.

Sin embargo, continúa alegando que, a momento de emitir la resolución recurrida en casación, se tergiversaron completamente las pruebas, manipulándolas y dejando de lado la imparcialidad y la sana crítica, bastando la simple verificación de las actas del juicio y las pruebas existentes en el proceso, que debieron ser valoradas en su conjunto.

2. El Auto de Vista recurrido pretende fundamentar el hecho de la justicia en la jurisprudencia, pero la Sentencia deja de lado dicho sentido, el criterio jurídico y sobre todo la ley, basándose en hechos inexistentes, no acreditados o en la valoración defectuosa de la prueba, conforme al art. 370 inc. 6) del Código de Procedimiento Penal, cuya previsión al encontrarse vigente debe cumplirse.

El Tribunal de Alzada no menciona una sola Sentencia Constitucional, dejando de lado la individualidad de cada caso, en vez de basarse en las características propias del proceso que se tramita; por lo tanto, debió ser dictado en base a los hechos fundamentados y comprobados mediante la simple lectura de las actas de audiencia, las pruebas y la inocua Sentencia, lo que no se hizo.

3. El Auto de Vista recurrido pasó por alto que en la Sentencia apelada no existe el requisito esencial de la congruencia que debió existir entre aquella y la demanda, de lo contrario debió declararse la nulidad de la misma.

4. El Auto de Vista recurrido afirma que la observación de que la Sentencia no está debidamente fundamentada es impertinente, añadiendo que no basta que ésta llene hojas tal cual ocurrió, siendo que precisamente en esta fundamentación probatoria e intelectiva donde queda completamente clara la parcialidad del juzgador, la tergiversación de las pruebas y la malicia con la que actuaron los de alzada.

5. El Auto de Vista recurrido -en su numeral quinto- respecto a la observación de que la querella contiene una falsa acusación, alega que esto fue reclamado desde el primer momento, empero el Juez que conoció la causa en primera instancia no le dio la importancia necesaria a este aspecto.

6. El Auto de Vista recurrido -en su numeral sexto- afirma no haber encontrado contradicciones entre la parte considerativa y la resolutiva, de este modo, textualmente la recurrente continúa alegando que: "en la misma fundamentación de manera clara existe contradicción entre los numerales 1 y 4 lo que se hizo notar, es así que la sentencia se fundamentara en el numeral cuarto de su fundamentación existiría una clara contradicción con la parte resolutiva más aún si ambos numerales versan sobre la misma prueba (declaración de una testigo) y dicen cosas completamente diferentes extremo que paso inadvertido".

7. El Auto de Vista recurrido es contrario a la Resolución Nro. 030 de 12 de noviembre de 2005 del distrito de Oruro, que establece la presunción de inocencia, que debió primar pues las pruebas existentes deben ser suficientes; sin embargo, en este caso ni siquiera se cumplió con establecer los elementos constitutivos del delito, siendo que en la Sentencia no se determina la acción por la que se hubiera llegado a generar el daño, entonces ¿cómo se puede llegar a una tipificación?, menos determinar la antijuricidad y culpabilidad de un hecho o acto indeterminado, debiendo en este hecho aplicarse la amplia jurisprudencia citada.

8. El Auto de Vista recurrido infringió claramente la ley sustantiva en cuanto a la calificación de los hechos reconocidos en la Sentencia, pues se llegó al extremo de que "no se determina al hecho punible" y al no determinarse este elemento, corresponde la aplicación del principio constitucional de presunción de inocencia, más aún con la errónea valoración y en el presente caso con la tergiversación de las pruebas por el Juez inferior, debiendo aplicarse el principio in dubio pro reo porque no puede existir prueba plena de un acto indeterminado, pues en ninguno de los puntos de la Sentencia apelante establece el acto por el cual se infringió la ley y causado el daño, incumpliendo los arts. 115 y 116 de la Constitución Política del Estado. Finalmente complementan su alegación invocando el Auto Supremo Nº 195 de 15 de febrero de 1996 que casa un auto mediante el cual se anula una sentencia por no aplicarse el principio referido.

Concluye solicitando que, se declare la nulidad del Auto de Vista recurrido y la Sentencia Nº 004/2011, por ser contrarias a la ley y la Constitución.

CONSIDERANDO: Para la admisibilidad del recurso de casación, resulta menester observar y cumplir con los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el o los precedentes invocados, demostrándose previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la sentencia por causarle agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

Ahora bien, respecto al recurso de casación referido líneas arriba que impugna el Auto de Vista Nro. 78/2011 emitido el 20 de diciembre de 2011, se observa que si bien aquel fue presentado dentro del plazo legal previsto por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal y que además la recurrente en su oportunidad interpuso recurso de apelación restringida impugnando la Sentencia emitida por el Tribunal de Sentencia correspondiente; empero, a momento de formular el recurso de casación analizado, se advierte que éste en casi todo su tenor señala un sinnúmero de apreciaciones subjetivas y además confusas en su redacción, las cuales son ajenas a los requisitos de admisibilidad del recurso de casación, pretendiendo erróneamente sustituirlas por la exigencia establecida en el parágrafo segundo del art. 417 referido, al omitir invocar el precedente contradictorio cuando fundamenta las alegaciones denunciadas y lógicamente por no señalar la presunta contradicción existente entre la acusación referida y el precedente extrañado.

Salvándose de dicho incumplimiento las alegaciones denunciadas en los numerales 7. y 8., mismas que invocan precedentes contradictorios y se constituirán en la base y sustento legal del presente recurso, para que en definitiva se logre establecer la contradicción o no alegada; por lo que, corresponde a este Tribunal abrir su competencia, debiendo declararse la admisibilidad de este recurso en base a los límites establecidos.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de la regla contenida en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Nancy Silva de Carranza (fs. 315 a 317) impugnando el Auto de Vista Nro. 78/2011 emitido el 20 de diciembre de 2011 (fs. 302 a 303) por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior de Justicial de La Paz, en el proceso penal seguido por Félix Ibáñez Mendoza contra la recurrente y Martha Jeannette Quintela Moreno de Terán, por la presunta comisión del delito de daño simple, previsto y sancionado por el art. 357 del Código Penal; y, dispone que, por Secretaría de Sala se remita copias legalizadas de la Sentencia, el Auto de Vista y el presente Auto Supremo a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia, para que se inhiban de dictar resoluciones en las que se debaten las mismas cuestiones de derecho, hasta que se les haga conocer la resolución emergente de este recurso de casación, todo conforme prevé el citado art. 418 en su parágrafo segundo del mismo cuerpo legal.

Regístrese y notifíquese.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Magistrado Relator)

Dr. Jorge Isaac Von Borries Mendez

ANTE MÍ. Dra. Sandra Magaly Mendivil Bejarano