SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 80/2012

EXPEDIENTE: La Paz 60/2012 Sucre, 19 de abril de 2012

DISTRITO: La Paz

PARTES: Marina Pastora Chipana Huanca contra Ramiro Pablo Gustavo Callao Barrientos

DELITO: apropiación indebida y abuso de confianza


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Ramiro Pablo Gustavo Callao Barrenechea (fs. 447 a 450) impugnando el Auto de Vista Nro. 04/2012 de 24 de enero de 2012 (fs. 427 a 431) emitido por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz en el proceso penal seguido por Marina Pastora Chipana Huanca contra el recurrente por la supuesta comisión de los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza.

CONSIDERANDO: Que para los fines de emisión de la resolución que al respecto corresponda, se cuentan con los siguientes antecedentes:

1.- El Juez Primero de Sentencia en lo Penal de La Paz por Sentencia Nro. 011/2011 de 06 de septiembre de 2011 (fs. 357 a 366), condenó a Pablo Gustavo Callao Barrenechea por la comisión de los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza, previstos y sancionados por los arts. 345 y 346 del Código Penal, imponiéndole la pena de reclusión de tres años a cumplir en el Centro Penitenciario de San Pedro de La Paz, más las costas emergentes y los daños y perjuicios a calificarse en ejecución de sentencia.

2.- Contra dicha sentencia, Pablo Gustavo Callao Barrenechea, interpuso recurso de apelación restringida el 17 de octubre de 2011 (fs. 405 a 411); que fue resuelto por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz por Auto de Vista Nro. 04/2012 de 24 de enero de 2012 (fs. 427 a 160) declaró improcedente el recurso confirmando la sentencia impugnada.

3.- Contra el mencionado Auto de Vista, Pablo Gustavo Callao Barrenechea interpuso recurso de casación que es objeto de análisis con los siguientes argumentos: a) En su caso quedó absorto y preocupado por los fallos emitidos donde la interpretación de lo hechos acusados fueron encausados a una dicotomía transversal en lo que se refiere a la apreciación del hecho denunciado, que es afirmación de la existencia del ilícito y su participación, y ello provoca el cuestionamiento referido a, en qué momento la supuesta víctima estuvo en posesión de los objetos de los cuales se le acusa haberse apropiado y cuál el momento de esa entrega, si más bien la acusadora particular admitió en su declaración fiscal que el documento donde aparece como depositario fue suscrito mucho después; b) No se asumió en ningún momento, como parámetro básico que la orientación de la querella y acusación, tienen como núcleo conceptual la supuesta apropiación indebida de objetos y con ella no puede conjeturarse la existencia de un ilícito porque esas cosas son de su propiedad y sobre las cuales no estuvo en posesión Marina Pastora Chipana, por lo que resulta ignominioso que se pretenda socapar que la designación de depositario, objetiva y real nunca existió; c) En el peor de los casos todos los objetos supuestamente embargados, corresponden a la jurisdicción y competencia del Juzgado Séptimo de Instrucción en lo Civil, por lo que cualquier disposición respecto a los bienes embargados, su traslado y presentación, entre otros, debe emanar de dicho juzgado, lo cual en su caso no existió; d) Luego de indicar los elementos de la configuración del delito de apropiación indebida, expresó que para que se lo tenga como sujeto activo de la apropiación indebida, tiene que apropiarse de cosas muebles ajenas, y en su caso, los bienes son de su propiedad; posteriormente debe negarse a devolver o entregar algún objeto de valor y la querellante nunca le conminó o citó a entregarle objetos que los tendría por su cuenta; e) El Auto Supremo Nro. 231 de 4 de julio de 2006 que atendió un recurso de apropiación indebida, en la razón de la decisión, indicó que hubo una infracción a norma penal sustantiva respecto a la subsunción del hecho, base fáctica al tipo penal de apropiación indebida y utilizando el juicio de imputación objetiva estableció los elementos objetivos del tipo penal; por lo que dicho precedente a diferencia del fallo emitido, exige que para la configuración del delito de apropiación indebida, deben reunirse en su conducta todos los presupuestos, entre los que se tiene que el mueble o valor sea ajeno, y a falta de un elemento cualquiera que sea, deja de existir la tipicidad de apropiación indebida; y, f) Cita también el Auto Supremo Nro. 312/2003 de 13 de junio de 2003 manifestando que también atiende un delito de apropiación indebida, refiriendo que aquel delito es doloso y protege el bien jurídico tutelado de la propiedad de la cosa o valor ajeno y se consuma en el momento en que el sujeto activó la obligación de entregar o devolver y no lo hace y en su caso, tampoco se dio en su conducta ese aspecto, ya que en ningún momento se le pidió la devolución de las cosas, ni por el juzgado ni por la querellante.

Concluye el recurso solicitando que una vez compulsados los argumentos vertidos, se disponga la reposición del juicio por otro juez de sentencia.

CONSIDERANDO: Para la admisibilidad del recurso de casación, resulta menester observar y cumplir con los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las demás Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación del Auto de Vista impugnado; 3) Señalar en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el o los precedentes invocados, demostrándose previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso contra la sentencia por causarle agravio, debiendo acompañarse como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

De la lectura al recurso de casación interpuesto y el análisis efectuado de los antecedentes que cursan en obrados se arribó a las siguientes conclusiones:

1.- Ramiro Pablo Gustavo Callao Barrenechea presentó recurso de casación de fs. 447 a 450 impugnando el Auto de Vista Nro. 04/2012 de 24 de enero de 2012 (fs. 427 a 431) emitido por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz dentro del plazo establecido en el art. 417 del Código de Procedimiento Penal; adjuntando la copia de la apelación restringida.

2.- Si bien la recurrente invocó en los recursos de apelación y casación los Autos Supremos Nros. 231 de 4 de julio de 2006 y 312/2003 de 13 de junio de 2003, de la revisión al contenido del recurso de casación se evidencia que repitió los argumentos vertidos en la apelación restringida, confundiendo de esa manera los alcances y la naturaleza jurídica del recurso de casación penal, y a la vez, omitió cumplir con el requisito de admisibilidad consistente en señalar en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los antedichos Autos Supremos, olvidando además establecer si la situación fáctica o de hecho es similar, limitándose simple y llanamente a mencionar parte de los Autos Supremos, sin tomar en cuenta que no es suficiente referir y citar los precedentes contradictorios, sino que dicha formalidad se cumple cuando de manera fundamentada y motivada se contrasta el Auto de Vista que se impugna con los Autos de Vista o Autos Supremos que se invoca, indicando y reflejando de qué modo se presenta la contradicción que se alude. No obstante lo mencionado, cabe además hacer notar que el recurrente invocó como precedente el Auto Supremo Nro. 312/2003 de 13 de junio de 2003, sin tomar en cuenta que dicho Auto Supremo declaró infundado el recurso de casación, por lo que no se constituye en precedente al no haberse establecido doctrina legal aplicable.

En consecuencia, al no cumplir el presente recurso con los requisitos previstos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, resulta inadmisible.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación presentado por Ramiro Pablo Gustavo Callao Barrenechea (fs. 447 a 450) impugnando el Auto de Vista Nro. 04/2012 de 24 de enero de 2012 (fs. 427 a 431) emitido por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz en el proceso penal seguido por Marina Pastora Chipana Huanca contra el recurrente por la supuesta comisión de los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Magistrado Relator)

Dr. Jorge Isaac Von Borries Mendez

NTE MÍ. Dra. Sandra Magaly Mendivil Bejarano