SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 78/2012

EXPEDIENTE: La Paz 41/2012 Sucre, 17 de abril de 2012

DISTRITO: La Paz

PARTES: Gilberto Tuchschneider Hoffman contra Jorge Rene Ledezma Salomón

DELITO: apropiación indebida y abuso de confianza


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Gilberto Tuchschneider Hoffman (fs. 340 a 343) impugnando el Auto de Vista Nro. 69/2011 de 24 de noviembre de 2011 (fs. 331 a 332) emitido por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz dentro del proceso penal seguido a querella de Gilberto Tuchschneider Hoffman representado por Marco Antonio Guia Paredes contra Jorge Rene Ledezma Salomón por la supuesta comisión de los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza; y,

CONSIDERANDO: Que para los fines de emisión de la resolución que al respecto corresponda, se cuentan con los siguientes antecedentes:

1.- La Juez Quinto de Sentencia en lo Penal de la Paz por Sentencia Nro. 011/2011 de 10 de junio de 2011 (fs. 276 a 282), declaró a Jorge Rene Ledezma Salomón absuelto de pena y culpa de la supuesta comisión de los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza, salvando los derechos de la parte querellante para que recurra a la vía civil, con imposición de costas.

2.- Contra dicha sentencia, Gilberto Tuchschneider Hoffman, interpuso el recurso de apelación restringida (fs. 290 a 295), que fue resuelto por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz por Auto de Vista Nro. 69/2011 de 24 de noviembre de 2011 (fs. 331 a 332) que declaró improcedente el recurso de apelación restringida.

3.- Contra el mencionado Auto de Vista, Gilberto Tuchschneider Hoffman interpuso recurso de casación, que es objeto de análisis, con los siguientes argumentos:

a) Se indica en el Auto de Vista que a tiempo de plantear la excepción de incompetencia por razón de la materia, el querellado no solicitó la declinatoria de competencia por lo que aceptó implícitamente la competencia de la juzgadora, aspecto que denota falta de revisión responsable de los datos que informan el juicio, pues se hizo interpretación forzada, equivocada e ilegal del contenido de la Resolución Nro. 031/2010 de 23 de diciembre de 2010 dictada por la Jueza de Sentencia Quinto de La Paz que desconoció el precedente contradictorio contenido en el Auto Supremo Nro. 414 de 19 de agosto de 2003 invocado en apelación restringida y que establece que las excepciones previas de incompetencia ya resueltas con carácter de cosa juzgada no pueden ser susceptibles de nuevos procedimientos contradictorios e incongruentes, a fin de no restar validez a resoluciones judiciales dictadas con oportunidad, legalidad y justicia; y en este caso, la Jueza de Sentencia dictó la Resolución Nro. 031/2010 de 23 de diciembre de 2010 que quedó ejecutoriada al no habérsela impugnado, por lo que la apreciación del Tribunal de Apelación respecto a que dicha Resolución no constituye fallo definitivo y que puede ser modificado, contradice el precedente contradictorio debido a que aplican la misma norma con diferente alcance dentro de un Auto de Vista que no es claro ni entendible; b) El hecho de plantear la excepción de incompetencia de la autoridad jurisdiccional, involucra pedir la declinatoria de la competencia y la remisión del caso a otra autoridad jurisdiccional no penal, esa fue la intención del excepcionista y no como se interpretó en el Auto de Vista impugnado; c) El Auto de Vista expresa que la apelación restringida debe ser interpuesta conforme el art. 407 del Código de Procedimiento Penal y en apelación se planteó la errónea aplicación del art. 345 del Código Penal y los Vocales no tomaron en cuenta que se diferenció inclusive en la audiencia de fundamentación oral la inobservancia de la errónea aplicación de la ley, omitiendo por tanto tomar en cuenta el acta que se constituye en un acto procesal; d) No existen en el Código de Procedimiento Penal facultades a favor del Tribunal de apelación para hacer una evaluación de la actuación de un juez de instancia, sino que esas facultades deben emplearse para referirse fundadamente a todos los puntos que fueron objetados en la apelación restringida sin que existan facultades para expresar que se hizo una interpretación de los elementos de prueba puesto que ellos no se interpretan sino se valoran; e) El punto ocho del Auto de Vista expresa que el Tribunal consideró que el fundamento expuesto no es valedero, no enerva ni desnaturaliza los elementos de redacción que contiene la sentencia apelada y dicha fundamentación es el corolario de errores del Auto de Vista por la falta de una lectura irresponsable de la apelación restringida pues contradice el Auto Supremo Nro. 312 de 13 de junio de 2003 debido a que considera a los dos delitos de apropiación indebida y abuso de confianza con una misma argumentación, como si se tratara del mismo delito y tuvieran los mismos elementos constitutivos, por lo que se entiende que para el delito de apropiación indebida aplica la misma norma pero con distinto alcance al que le asigna el precedente invocado; y, f) El Auto de Vista no se pronunció por la errónea aplicación de los arts. 360 y 363 del Código de Procedimiento Penal pese a que ese fue un aspecto objeto del recurso de apelación restringida, desconociendo que el Auto de Vista debe circunscribirse indefectiblemente a los puntos resueltos por el inferior conforme lo expresa el Auto Supremo Nro. 417 de 19 de agosto de 2003.

Concluye solicitando se establezca la doctrina legal aplicable, se deje sin efecto el fallo impugnado y se dicte uno nuevo conforme a la doctrina sentada.

CONSIDERANDO: Admitido el recurso de casación deducido, dentro de la permisión que señala el art. 419 del Código Procesal Penal, corresponde ingresar al análisis de fondo a efectos de determinar si es evidente la contradicción existente entre el Auto de Vista objeto de impugnación con los precedentes que se invocaron.

1) El recurrente invocó el Auto Supremo Nro. 414 de 19 de agosto de 2003 como precedente contradictorio al Auto de Vista que impugna, argumentando que el mismo resulta contradictorio en función a que se indicó en el Auto de Vista que a tiempo de plantear la excepción de incompetencia por razón de la materia, el querellado no solicitó la declinatoria de competencia, por lo que aceptó implícitamente la competencia de la juzgadora, por ello, considera aquella interpretación como forzada, equivocada e ilegal del contenido de la Resolución Nro. 031/2010 de 23 de diciembre de 2010 dictada por la Jueza de Sentencia Quinto de La Paz.

La doctrina legal aplicable contenida en el Auto Supremo Nro. 414 de 19 de agosto de 2003 establece: "La incompetencia por razón de la materia será declarada, aún de oficio, en cualquier estado del proceso; sin embargo las excepciones de ésta naturaleza que hubieren sido planteadas y resueltas tanto en fase conclusiva como en el juicio oral, público y contradictorio, en la que en grado de apelación hayan intervenido con razonamientos y criterios jurídicos los Tribunales superiores, no serán nuevamente susceptibles de pronunciamientos contradictorios e incongruentes, a fin de no restar validez a resoluciones judiciales dictadas con oportunidad, legalidad y justicia, impedir que se planteen por los mismos motivos y evitar en su caso que éstas excepciones en su resolución sean indeterminadas en el tiempo; por ello el Tribunal de sentencia tiene plena potestad legal para resolverlas en audiencia del juicio oral antes de sentencia o bien en sentencia, en el marco de las previsiones contenidas por los arts. 314º y 315º de la Ley Procesal Penal." (El énfasis es añadido).

Ahora bien, de la lectura detenida y análisis integral de la doctrina legal aplicable señalada, se tiene que la finalidad de dicho precedente es evitar fundamentos contradictorios en los Tribunales de Alzada entre el Auto de Vista pronunciado emergente de apelación de una resolución que resuelve una excepción de incompetencia y el Auto de Vista que deviene de apelación restringida de una Sentencia.

Es por ello que la condición esencial para la aplicabilidad del mencionado precedente, es la existencia de resolución emitida por el Tribunal de Apelación que contradiga los fundamentos vertidos en el Auto de Vista que resuelve la apelación restringida, ya que resulta necesario que en grado de apelación hayan intervenido con razonamientos y criterios jurídicos los Tribunales superiores, lo cual no aconteció en el caso de Autos, puesto que como bien menciona el propio recurrente, la Resolución que resolvió la excepción de incompetencia quedó debidamente ejecutoriada al no haberse interpuesto ningún recurso en su contra, por lo que resulta por demás evidente que el precedente invocado no es contradictorio al Auto de Vista impugnado.

Por lo desarrollado, tampoco resulta atendible la denuncia referida a que el hecho de plantear la excepción de incompetencia involucraba pedir la declinatoria de la competencia y la remisión del caso a otra autoridad jurisdiccional no penal y no como se interpretó en el Auto de Vista impugnado, pues dicho argumento se encuentra vinculado al precedente invocado y que como se dejó establecido, no es contradictorio al Auto de Vista impugnado.

2) Con relación a la denuncia relativa a que el Auto de Vista expresó que la apelación restringida debe ser interpuesta conforme el art. 407 del Código de Procedimiento Penal y en apelación se planteó la errónea aplicación del art. 345 del Código Penal y los Vocales no tomaron en cuenta que se diferenció inclusive en la audiencia de fundamentación oral la inobservancia de la errónea aplicación de la ley, omitiendo por tanto tomar en cuenta el acta que se constituye en un acto procesal; cabe hacer notar que con relación al punto en cuestión el recurrente no invocó precedente contradictorio, en ese sentido, no se puede establecer contradicción alguna respecto al Auto de Vista impugnado, omisión que impide a este Tribunal ejercer la tarea de contrastación correspondiente, por lo que este punto resulta también en infundado.

3) Bajo el mismo argumento referido, resulta también infundada la denuncia relativa a que no existen en el Código de Procedimiento Penal facultades a favor del Tribunal de Apelación para hacer una evaluación de la actuación de un juez de instancia, sino que esas facultades deben emplearse para referirse fundadamente a todos los puntos que fueron objetados en apelación restringida, sin que existan facultades para expresar que se hizo una interpretación de los elementos de prueba, puesto que ellos no se interpretan sino se valoran; ya que tampoco se invocó precedente alguno para efectuar la referida contrastación.

4) En relación a que el Tribunal de Apelación resolvió sobre los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza con una misma argumentación como si se tratara del mismo delito y tuvieran los mismos elementos constitutivos y la supuesta contradicción con el Auto Supremo Nro. 312 de 13 de junio de 2003; una vez revisado y analizado dicho Auto Supremo, se tiene que este declaró infundado el recurso de casación interpuesto, por lo que no estableció doctrina legal aplicable alguna, en consecuencia no constituye precedente, en ese entendido, se encuentra fuera de los alcances del art. 416 del Código de Procedimiento Penal que establece que se entenderá que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; por lo que corresponde, respecto a este punto, declarar también infundado el recurso.

5) Finalmente, corresponde resolver respecto a la denuncia referida a que el Tribunal de Apelación no se pronunció sobre un aspecto que fue objeto de apelación restringida; en ese entendido, una vez revisada la mencionada apelación restringida y el Auto de Vista emitido, se tiene que dicha aseveración no resulta cierta, ello debido a que en primer lugar los reclamos efectuados en apelación restringida guardan armonía con el reclamo ya dilucidado referido a los fundamentos relacionados a la excepción de incompetencia que fueron resueltos por el Auto de Vista, y en segundo lugar, se evidencia en el Auto de Vista Nro. 69/2011 de 24 de noviembre de 2011, que en su punto 7 se hizo referencia específica a que se verificó en la sentencia el cumplimiento de las disposiciones señaladas en el art. 360 del Procedimiento Penal, encontrando el Tribunal de Alzada que dicha sentencia contiene una secuencia lógica y razonada de la interpretación de los elementos de prueba producidos en juicio; en consecuencia, tampoco resulta evidente la contradicción alegada entre el Auto de Vista impugnado y el precedente contenido en el Auto Supremo Nro. 417 de 19 de agosto de 2003 que está dirigido a precautelar el principio de congruencia, mismo que fue respetado en el caso de autos.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y art. 419 del Código de Procedimiento Penal, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Gilberto Tuchschneider Hoffman (fs. 340 a 343) impugnando el Auto de Vista Nro. 69/2011 de 24 de noviembre de 2011 (fs. 331 a 332) emitido por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz dentro del proceso penal seguido a querella de Gilberto Tuchschneider Hoffman representado por Marco Antonio Guia Paredes contra Jorge Rene Ledezma Salomón por la supuesta comisión de los delitos de apropiación indebida y abuso de confianza.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Magistrado Relator)

Dr. Jorge Isaac Von Borries Mendez

ANTE MÍ. Dra. Sandra Magaly Mendivil Bejarano