SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 49/2012

EXPEDIENTE: Potosí 23/2012 Sucre, 16 de marzo de 2012

DISTRITO: Potosí

PARTES: Ministerio Público, Melanio Mamani Jancko contra Luis Alfredo Mamani Calcina, Raúl Victor Saavedra Yucra, Juan Carlos Flores Flores, Juana Ana Calcina Belén y Vladimir Torrez Chambi

DELITO: asesinato, complicidad de asesinato, parricidio y encubrimiento


VISTOS: Los recursos de casación interpuestos por Luis Alfredo Mamani Calcina (fs. 348 a 351), Raúl Víctor Saavedra Yucra (fs. 371 a 375) y Melanio Mamani Jancko (fs. 382 a 390), impugnando el Auto de Vista Nro. 47/2011 de 21 de diciembre de 2011 emitido por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí (fs. 327 a 334) dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público a instancia de Melanio Mamani Jancko contra Juan Carlos Flores Flores, Juana Ana Calcina Belén, Vladimir Torrez Chambi y los recurrentes, por los delitos de parricidio y asesinato; y

CONSIDERANDO: Que para los fines de emisión de la resolución que al respecto corresponda, se cuentan con los siguientes antecedentes:

1.- El Tribunal de Sentencia de Uyuni del Departamento de Potosí por Sentencia Nro. 04/2011 de 10 de agosto de 2011 (fs. 445 a 458) declaró a: a) Luis Alfredo Mamani Calcina autor del delito de parricidio tipificado en el art. 253 del Código Penal imponiéndole la pena de 30 años de prisión sin derecho a indulto; b) Raúl Víctor Saavedra Yucra autor de la comisión del delito de asesinato sancionado por el art. 252 inc. 1) y 2) del Código Penal imponiéndole la pena de 30 años sin derecho a indulto; c) Juan Carlos Flores Flores autor en grado de complicidad del delito de asesinato imponiéndole la pena de 15 años de reclusión; d) Juana Ana Calcina Belén por su participación en grado de complicidad del delito previsto en el art. 252 del Código Penal inc. 1 y 2, imponiéndole la pena de 15 años de reclusión; y, f) Vladimir Tórrez Chambi autor de la comisión del delito de encubrimiento tipificado en el art. 171 del Código Penal imponiéndole la pena de 2 años de reclusión y concediéndole en aplicación del art. 368 del Código de Procedimiento Penal el beneficio del perdón judicial. Disponiendo además en dicha sentencia, que los vehículos secuestrados sean entregados a favor de los herederos legales de la víctima Lucio Mamani Mollo.

2.- Los procesados Juana Ana Calcina Belen, Raúl Víctor Saavedra Yucra y Luis Alfredo Mamani Calcina, así como el querellante Melanio Mamani Janco interpusieron los recursos de apelación restringida de fs. 468 a 476, 480 a 496, 499 a 507 y 510 a 514, respectivamente, que fueron resueltos por el Auto de Vista impugnado (fs. 357 a 334) que declaró procedentes en parte los recursos de apelación y deliberando en el fondo revocó parcialmente la sentencia y absolvió de pena y culpa a la imputada Juana Calcina Belén por el delito de asesinato en grado de complicidad, manteniendo en lo demás firme y subsistente la sentencia impugnada.

3.- Contra el mencionado Auto de Vista, Luis Alfredo Mamani Calcina (fs. 348 a 351), Raúl Víctor Saavedra Yucra (fs. 371 a 375) y Melanio Mamani Jancko (fs. 382 a 390) interpusieron los recursos de casación que son objeto de análisis con los siguientes argumentos:

Recurso de casación de Luis Alfredo Mamani Calcina

a) Que la sentencia Nro. 04/2011 dictada por el Tribunal de Sentencia de la Localidad de Uyuni contiene una serie de defectos absolutos, debido a que el proceso penal iniciado en su contra se lo tramitó con dichos defectos, ya que se lo dejó en estado de indefensión vulnerando sus derechos y garantías, pues la querella de Melanio Mamani Jancko fue objetada por la querellada Juana Ana Calcina Belén y el Juez Mixto y Liquidador de Uyuni declaró probada la objeción y dispuso que el querellante corrija las observaciones y le concedió el plazo de tres días para dicha finalidad, la cual incumplió, por lo que por Auto de 31 de agosto de 2010 declaró por no presentada la querella y frente a ello el querellante no presentó su apelación por lo que ya no era parte del proceso y a pesar de ello se continuó cursando notificaciones como la de 23 de diciembre de 2010 en la que se dispuso la audiencia conclusiva y demás actuados, contraviniendo el art. 325 del Código de Procedimiento Penal; y, b) Existe valoración defectuosa y a medias de la escasa prueba introducida, sin que exista una valoración individual y conjunta, al efecto cita como precedentes contradictorios los Autos Supremos 272 de 4 de mayo de 2009, 444 de 15 de octubre de 2005, 100 de 24 de marzo de 2005 y 97 de 1 de abril de 2005.

Concluye su recurso solicitando se lo declare fundado y se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado debiendo anularse el proceso por contener vicios de nulidad insalvables.

Recurso de casación de Raúl Víctor Saavedra Yucra

a) Acusa defectos absolutos por supuesta violación a los derechos a la defensa y al debido proceso, en virtud a que se aplicó erróneamente el instituto de abandono de querella pues no se consideró ni tramitó adecuadamente su recurso e indicó que existía en la sentencia el defecto contenido en el art. 370 numeral 1) del Código de Procedimiento Penal por lo que al momento de interponer su apelación restringida solicitó la nulidad del juicio oral y contradictorio, pues al interponer su apelación restringida señaló el A.S. 272 de 4 de mayo de 2009; b) Que el Tribunal de apelación no se pronunció ni resolvió la impugnación que realizó sobre la exclusión de la prueba material por no haberse exhibido en su oportunidad en la audiencia conclusiva, incurriendo en un defecto absoluto que viola sus derechos a la defensa y al debido proceso por lo que el Auto de Vista que impugna contradice el Auto Supremo 179 y menciona que en su apelación restringida señaló como precedente los Autos Supremos 272 de 4 de mayo de 2009 y 241; c) Indica que sostuvo en su recurso de apelación restringida que ante el Tribunal de Sentencia interpuso un incidente de abandono de querella y dicho Tribunal indicó que no es de su competencia resolver la apelación incidental dejando participar como querellante a Melanio Mamani en contra de la ley, haciendo una mala aplicación del Auto Supremo Nro. 60 de 27 de enero de 2007 que establece en su doctrina legal aplicable otra cosa; y, d) Sostuvo que el Tribunal incurrió en valoración defectuosa siendo que la prueba aportada no era suficiente respecto a su participación en el hecho lamentable.

Concluye su recurso solicitando se lo declare fundado y se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado debiendo pronunciarse otro sobre los motivos específicos de la impugnación, con costas.

Recurso de casación de Melanio Mamani Jancko

a) Expresa que en virtud al Auto Supremo Nro. 111 de cuando se alega pérdida de competencia del Tribunal de Alzada no se requiere cumplir con el requisito de invocar precedente contradictorio, y en su caso, la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí dictó su Auto de Vista fuera del plazo establecido en el art. 411 del Código de Procedimiento Penal citando para fortalecer su posición el A.S. 344 de 17 de septiembre de 2002; y, b) Alude que el Auto de Vista que impugna carece de debida fundamentación, debido a que el Tribunal de alzada absolvió de pena y culpa a Juana Ana Calcina con fundamentación insuficiente e impertinente contradiciendo el A.S. 479 de 8 de diciembre de 2005 que obliga a realizar la pertinente y adecuada fundamentación.

Concluye su recurso de casación, solicitando se anule totalmente el Auto de Vista y se confirme la sentencia de primera instancia.

CONSIDERANDO: Toda vez que el análisis del presente recurso de casación se circunscribe al Auto Supremo de Admisión, corresponde resolver el mismo conforme a los límites y alcances ya establecidos en dicho Auto Supremo.

1) Resulta pertinente referir que la Jurisprudencia sentada por la Corte Suprema de Justicia y ratificada por este Tribunal Supremo de Justicia, determinó respecto a la fundamentación y motivación de los fallos, que éstos deben ser: a) Expresos: Porque el tribunal no puede suplirlos con una remisión a otros actos, o a las constancias del proceso, o reemplazar sus fundamentos con alguna alusión de la prueba. La ley exige que el juzgador consigne las razones que determinan su decisorio, expresando sus propias argumentaciones de modo que sea controlable el iter lógico seguido por él, para arribar a la conclusión; b) Claros: En la resolución, el objeto del pensar jurídico debe estar claramente determinado, de manera que produzca seguridad en el ánimo de quienes la conozcan, aún por los legos; c) Completos: La exigencia comprende a todas las cuestiones planteadas por las partes en los diferentes recursos que se analizan y a cada uno de los puntos decisivos que justifican cada conclusión. El tribunal está obligado a considerar todas las cuestiones esenciales o fundamentales que determinan el fallo. En este sentido, cualquier aspecto de la indagación susceptible de valoración propia, asume individualidad a los fines de la obligación de motivar, y sobre la base del principio de exhaustividad habrá falta de motivación, cuando se omita la exposición de los razonamientos efectuados sobre un punto esencial de la decisión y sobre hechos secundarios alegados en el mismo, porque la obligación de motivar alcanza también a ellos en cuanto comprenden el iter a través del cual el tribunal llega a la conclusión sobre la causa petendi.

Asimismo, determinó que la motivación debe ser d) Legítima: La legitimidad de la motivación se refiere tanto a la consideración de las denuncias formuladas, como a la obligación de revisar ex oficio la legitimidad y justicia del proceso. Por lo tanto, el fallo que se funda en la consideración de cuestiones alejadas del objeto particular del recurso deducido, no está debidamente motivada y finalmente debe ser e) Lógica: Exigiéndose que la sentencia cumpla con las reglas de logicidad, de ahí que el Tribunal valorará las cuestiones formuladas de un modo integral, empleando el razonamiento lógico, coherente y consecuente, verificando la observancia de las reglas de la sana crítica y exponiendo los razonamientos en que se fundamenta la decisión; es decir, sustentándolos en las reglas de la lógica, psicología y experiencia. (Auto Supremo Nº 111 de 31 de enero de 2007).

Ahora bien, del análisis y compulsa de los antecedentes cursantes en obrados en especial del Auto de Vista Nro. 47/2011 de 21 de diciembre de 2011 (fs. 327-334), se determina que el tribunal de apelación no sometió su criterio plasmado en dicho Auto de Vista a las normas legales adjetivas aplicables, ello debido a que no emitió resolución expresa, clara, completa, legitima ni lógica, es decir, incumplió con los parámetros antes desarrollados y conforme exigen las normas previstas en los artículos 124 y 398 del Código de Procedimiento Penal, lo cual implica violación al debido proceso, a la tutela judicial efectiva y al derecho a la defensa del recurrente, garantizados por los artículos 115 y 119 de la Constitución Política del Estado y 169 inciso 3) del Código de Procedimiento Penal, constituyéndose por tanto el Auto de Vista recurrido en resolución arbitraria puesto que se consideran defectos absolutos, cuando las Resoluciones lesionen derechos y garantías previstos en la Constitución Política del Estado, las Convenciones y Tratados internacionales vigentes y contenidos en el Código de Procedimiento Penal.

2) La apreciación y conclusión referida supra, se debe a que resulta cierta la denuncia efectuada en el recurso de casación de Luis Alfredo Mamani Calcina, en lo que se refiere a la falta de fundamentación del Auto de Vista que impugna, para resolver de manera clara y objetiva su reclamo consistente en que se realizó valoración defectuosa y a medias de la escasa prueba introducida y sin que exista una valoración individual y conjunta; al efecto, con carácter previo corresponde recordar que tal y como se dejó sentado en el Auto de Admisión, todos los recurrentes incumplieron con el requisito de establecer con precisión la contradicción entre el Auto de Vista que impugnan y los precedentes que invocan; sin embargo, como se mencionó y encontrándose este punto relacionado con la falta de fundamentación o motivación del Auto de Vista que fuere denunciada de forma común por todos los recurrentes, una vez analizado dicho Auto de Vista se tiene que si bien el Tribunal de alzada atendió el punto no lo hizo conforme a las reglas preestablecidas y que han sido desarrolladas por el Tribunal Constitucional, entre otras, en la Sentencia Constitucional Nro. 2056/2010-R de 10 de noviembre 2010 la cual dejó sentado el siguiente entendimiento:

"Es imperante además precisar que toda resolución ya sea jurisdiccional o administrativa, con la finalidad de garantizar el derecho a la motivación como elemento configurativo del debido proceso debe contener los siguientes aspectos a saber: a) debe determinar con claridad los hechos atribuidos a las partes procesales, b) debe contener una exposición clara de los aspectos fácticos pertinentes, c) debe describir de manera expresa los supuestos de hecho contenidos en la norma jurídica aplicable al caso concreto, d) debe describir de forma individualizada todos los medios de prueba aportados por las partes procesales, e) debe valorar de manera concreta y explícita todos y cada uno de los medios probatorios producidos, asignándoles un valor probatorio específico a cada uno de ellos de forma motivada, f) debe determinar el nexo de causalidad entre las denuncias o pretensiones de las partes procesales, el supuesto de hecho inserto en la norma aplicable, la valoración de las pruebas aportadas y la sanción o consecuencia jurídica emergente de la determinación del nexo de causalidad antes señalado, requisitos que además adquieren mayor trascendencia en materia penal, máxime, cuando existe una sentencia condenatoria.

Entonces, de lo expresado precedentemente, se colige que las reglas del debido proceso se tienen cumplidas en cuanto a su elemento motivación, solamente en la medida en la cual se observen estrictamente los requisitos antes señalados; entonces, la omisión o incumplimiento de cualquiera de estos requisitos, constituye una vulneración a este derecho y por tanto, una vez agotados los mecanismos internos para el cuestionamiento a decisiones jurisdiccionales, este derecho afectado, debe ser tutelado a través del amparo constitucional". (El énfasis es añadido)

Aspectos estos que no están comprendidos en su verdadera dimensión al interior del Auto de Vista, por lo que resulta pertinente reparar dicha omisión a objeto de garantizar el debido proceso y evitar generar en el recurrente un estado de indeterminación, debiendo en consecuencia especificar en su resolución de manera clara y objetiva cuáles son los fundamentos que generan en el Tribunal de Alzada, qué en primera instancia se valoró de manera adecuada las pruebas, sin ingresar obviamente a realizar una revalorización de la prueba lo cual no es permisible en alzada, por lo que resulta atendible el reclamo sólo a efectos de completar los fundamentos referidos al reclamo sobre la valoración efectuada, debiendo individualizarse el argumento por el cual se resuelve el punto y dilucidando uno a uno los reclamos, evitando las generalizaciones subjetivas, dotando al fallo de los elementos de claridad, completitud y logicidad.

No obstante lo mencionado, cabe resolver el reclamo de este recurrente relacionado a que el proceso se hubiese tramitado con defectos absolutos y se lo hubiese dejado en indefensión debido a que se dispuso como por no presentada la querella y a pesar de ello se continuó cursando notificaciones como la de 23 de diciembre de 2010 en la que se dispuso la audiencia conclusiva y demás actuados. De la revisión y análisis al recurso de apelación restringida del recurrente Luis Alfredo Mamani Calcina, se evidencia que dichas aseveraciones no fueron oportunamente impugnadas y contempladas en dicho recurso por lo que no pueden ser en instancia casacional resueltas en virtud a que por disposición del art. 408 segundo párrafo del Código de Procedimiento Penal, con posterioridad a la interposición del recurso de apelación restringida no podrá invocarse otra violación, por lo que no resulta atendible el reclamo referido.

Con relación al recurso de casación de Raúl Víctor Saavedra Yucra, una vez analizado el Auto de Vista impugnado, se tiene que el mismo si bien contempla lo referido a la tramitación del incidente de abandono de querella interpuesto, empero, resulta menester aclarar el mismo, ello debido a que no se distingue en dicho Auto de Vista a qué recurso de apelación restringida corresponde cada punto que resuelve, lo cual genera incertidumbre en el recurrente respecto a cual argumento concierne a su pretensión; al margen de ello, si bien el Tribunal de alzada concluye que las pruebas fueron presentadas dentro de los cinco días en virtud a que los plazos para este efecto son comunes, es evidente la denuncia efectuada por el recurrente respecto a que para arribar a dicho entendimiento, el tribunal de alzada omite especificar cual o cuales son aquellos preceptos legales en los que se basa para dicha determinación, debiéndose al efecto completarse este punto y dilucidarse con mayor precisión, individualizándose además lo relativo a la valoración probatoria para poder distinguir cual argumento corresponde a este reclamo.

Con relación a la supuesta errónea aplicación del instituto de abandono de querella, el Tribunal de alzada no dilucida con precisión si el trámite que se imprimió al incidente y la apelación al rechazo del mismo fue el correcto y en base a qué normas legales arribó a dicha conclusión.

Sin embargo no resultan ciertas las aseveraciones referidas a que el Tribunal de apelación no se pronunció ni resolvió la impugnación que realizó sobre la exclusión de la prueba material por no haberse exhibido en su oportunidad en la audiencia conclusiva, pues dicho aspecto fue dilucidado por el punto tercero del segundo considerando.

Finalmente, corresponde atender las denuncias realizadas en el recurso de casación de Melanio Mamani Jancko, en ese sentido, con relación a que la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí dictó Auto de Vista fuera del plazo establecido en el art. 411 del Código de Procedimiento Penal, una vez revisado el Auto de Vista en cuestión, se tiene que el mismo fue emitido dentro del plazo legal establecido en la parte in fine del art. 411 del Código de Procedimiento Penal, pues se lo emitió el 21 de diciembre de 2011, no siendo correcta por lo tanto la apreciación del recurrente en función a que de manera errónea toma como parámetro del computo de la emisión del fallo que impugna la fecha en la que el Auxiliar procedió al registro del fallo en el libro de tomas de razón.

Respecto a la denuncia de que el Auto de Vista carece de una debida fundamentación debido a que el Tribunal de alzada absolvió de pena y culpa a Juana Ana Calcina con fundamentos insuficientes e impertinentes, realizada la revisión del Auto de Vista, resulta evidente que el Tribunal de alzada realizó una parcializada interpretación del art. 35 del Código de Procedimiento Penal, ya que no se tomó en cuenta el precepto legal aludido en su integridad, si bien el mismo evidentemente contempla las prohibiciones y limitaciones en el ejercicio de la acción penal, empero, a la vez, contempla también en su última parte la salvedad a la prohibición y las limitaciones, aspecto omitido por el Tribunal de alzada y que demuestra que no ejerció por lo menos el criterio de interpretación gramatical, además al no existir, en el Auto de Vista cuales serían los argumentos para ejercer interpretación contraria a lo señalado textualmente en el art. 35 del Código de Procedimiento Penal, dicho aspecto repercute en la vulneración al derecho a resolución debidamente motivada o fundamentada que amerita ser reparada.

En consecuencia y en virtud a lo desarrollado líneas precedentes, se tiene que dichos aspectos resultan ser comunes al reclamo referido a que el Auto de Vista que impugna cada recurrente a su turno, no se encuentra debidamente fundamentado, lo cual fue evidenciado por este Tribunal Supremo de Justicia al constituirse aquella resolución en vulneradora de lo dispuesto en el art. 398 del Código de Procedimiento Penal por no haberse pronunciado con exactitud sobre todos los puntos impugnados, utilizando fundamentos evasivos que no atienden la pretensión de los recurrentes, incidiendo también el la infracción de art. 124 del mismo compilado procesal penal.

Por lo precedentemente expuesto, corresponde establecer la siguiente doctrina legal aplicable.

DOCTRINA LEGAL APLICABLE

De acuerdo al entendimiento ratificado por el A.S. 12 de 30 de enero de 2012, es una premisa consolidada que todo Auto de Vista se encuentre debidamente fundamentado y motivado, cumpliendo con los parámetros de especificidad, claridad, completitud, legitimidad y logicidad; respondiendo y emitiendo los criterios jurídicos sobre cada punto impugnado que se encuentre en el recurso de apelación restringida, además de revisar de oficio si existen defectos absolutos, en cuyo caso, es necesario que en la fundamentación se vierta los criterios jurídicos del porqué dicho acto se considera defecto absoluto y qué principios, derechos o garantías constitucionales fueron afectados.

Al no existir fundamentación en el Auto de Vista, cuando en el mismo se evidencia que el tribunal de Alzada no se pronunció sobre todos los motivos en los que fundaron los recursos de apelación restringida deducido por el o los procesados, lo cual constituye un vicio de incongruencia omisiva (citra petita o ex silentio) que vulnera el art. 124 del Código de Procedimiento Penal debido a que dicho precepto legal exige la fundamentación de la resoluciones y prohíbe que aquella fundamentación sea remplazada por la simple relación de los documentos o la mención de los requerimiento de las partes, debiendo los Tribunales de Alzada circunscribir sus resoluciones a los aspectos cuestionados de la resolución impugnada, ello en estricto cumplimiento del art. 398 del citado Código de Procedimiento Penal. Por lo que la omisión de pronunciamiento de un aspecto reclamado o la utilización de argumentos evasivos se constituye en un defecto absoluto inconvalidable que vulnera el derecho a la defensa, al debido proceso y a la tutela judicial efectiva.

De lo expuesto, se evidencia la existencia de fallo dictado sin la observancia de las reglas del debido proceso y las garantías constitucionales, que constituyen defecto absoluto al tenor del art. 169-3) del Código de Procedimiento Penal, lo que amerita en aplicación del art. 419 del Código de Procedimiento Penal, dejar sin efecto el Auto de Vista recurrido, para que las omisiones observadas, sean subsanadas.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial y art. 419 del Código de Procedimiento Penal, DEJA SIN EFECTO el Auto de Vista Nro. 47/2011 de 21 de diciembre de 2011 emitido por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí (fs. 327 a 334), ordenando que la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, pronuncie nueva resolución conforme a la doctrina legal señalada precedentemente y las normas constitucionales y legales previstas para el caso concreto.

En aplicación del art. 420 del Código de Procedimiento Penal, remítase copias del presente Auto Supremo a los Tribunales Departamentales de Justicia, para el conocimiento de las Salas Penales y Jueces en materia penal.

Regístrese, notifíquese.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

Dr. Jorge Isaac Von Borries Mendez

ANTE MÍ. Dra. Sandra Magaly Mendivil Bejarano