SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 37/2012

EXPEDIENTE: La Paz 27/2012 Sucre, 29 de febrero de 2012

DISTRITO: La Paz

PARTES: Ministerio Público a querella de Minor Hugo Cornejo Endara en representación de Flora Inés Vera de Cornejo contra Juan Aducir Yupanqui y Sabilia Loza Mamani

DELITO: estafa y estelionato


VISTOS: El recurso de casación (fs. 632 a 634) interpuesto por Juan Aduviri Yupanqui, impugnando el Auto de Vista Nro. 1000/2011 emitido el 14 de noviembre de 2011 por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y el querellante Minor Hugo Cornejo Endara en representación de Flora Inés Vera de Cornejo contra el recurrente y Sabilia Loza Mamani con imputación por comisión de los delitos de estafa y estelionato, previstos y sancionado por los arts. 335 y 337 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que el recurso de referencia fue interpuesto contra el indicado Auto de Vista por haber confirmado la resolución que emitió el Tribunal Cuarto de Sentencia de la ciudad de La Paz el 28 de marzo de 2011 (fs. 576 a 591) y que declaró al recurrente autor de los delitos de estafa y estelionato, condenándolo por ello a la pena de tres años de reclusión, concediéndole además el beneficio de suspensión condicional de la pena, en mérito a los antecedentes cursantes en obrados.

Que de la revisión del recurso de casación se advierte que el impetrante manifiesta: a) Se declare la extinción de la acción penal por haber transcurrido más de tres años sin que se hubiera dictado sentencia, en aplicación del art. 133 del Código de Procedimiento Penal, expresando además que si se emitió sentencia se lo hizo fuera del término señalado por Ley, es decir, fuera de los tres años, aspecto que pide se tenga presente; b) Que presentó apelación, contra la resolución precitada, por haber declarado improbada la excepción de incompetencia en razón de materia, porque correspondía su tramitación en materia civil por tratarse de una deuda, solicitando se revoque la sentencia y reparar de manera directa declarando su absolución por no existir delito; c) Finalmente indicó, que la misma resolución fue apelada por haber declarado improbada la excepción por falta de acción, solicitando también que se revoque la sentencia y reparar de manera directa declarando su absolución por no existir delito.

CONSIDERANDO: Para la admisibilidad del recurso de casación, resulta menester observar y cumplir con los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los cuales son: 1) Que sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las demás Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que el recurso de casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación del Auto de Vista impugnado; 3) Que se señale en el recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el o los precedentes invocados, demostrándose previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del Recurso de Apelación Restringida, siempre y cuando hubiese interpuesto dicho recurso en contra de la sentencia por causarle agravio, debiendo acompañarse como única prueba admisible copia del Recurso de Apelación Restringida en la que se invocó el precedente.

CONSIDERANDO: De la lectura y análisis del recurso de casación, se concluye lo siguiente:

El recurso de casación fue interpuesto contra el Auto de Vista Nro. 1000/2011 dictado por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del plazo legal.

El recurrente, no invocó ningún precedente contradictorio que considere es contrario al Auto de Vista que impugna, por ello, el recurso también adolece del requisito de establecer con precisión la contradicción existente entre un Auto de Vista o Auto Supremo emitido por alguna Sala Penal con relación al Auto de Vista que se impugna; por otra parte, tampoco se acompañó copia del recurso de apelación restringida en la que se hubiese invocado el precedente. Sobre el punto en cuestión, cabe aclarar que si bien es cierto que con posterioridad a la presentación del recurso de casación el recurrente intentó subsanar las omisiones y defectos en los que incurrió, en su memorial posterior al recurso cito los Autos Supremos Nros. 515 de 11 de Octubre de 2007 y 45 de 11 de enero de 2006, sin embargo, dichas resoluciones son autos de admisión y en ellos no se establece doctrina legal aplicable, y si bien en algunos casos pueden constituirse en jurisprudencia indicativa, estos no pueden ser considerados como precedentes contradictorios para intentar un recurso de casación debido a que no establecen doctrina legal aplicable.

Finalmente, en consideración a la pretensión del recurrente de que se declare en instancia casacional la extinción de la acción penal por el transcurso del tiempo, es importante puntualizar que atender aquella pretensión no es posible debido a que la Sentencia Constitucional Nro. 1716/2010-R de 25 de octubre de 2010 en su ratio decidendi dispuso: "(...) el tribunal de casación no tiene facultad para tramitar una petición de extinción de la acción, que en su trámite implicaría la sustanciación de una excepción que en estricta observancia del art. 50 del CPP, la Corte Suprema de Justicia, no tiene competencia para hacerlo, dado que el citado precepto la limita a las tres situaciones específicas: "1) Los recursos de Casación; 2) Los recursos de revisión de sentencia condenatoria ejecutoriada, y, 3) Las solicitudes de extradición". Al margen de esta restricción legal insalvable, se agrega una imposibilidad fáctica, por cuanto el trámite de las excepciones incluye la eventualidad de su impugnación conforme previene el art. 403 inc. 2) del código citado, consagrado además en el art. 180.II de la CPE, debido a que si la petición de extinción de la acción sería conocida y resuelta por el tribunal de casación, las partes que intervienen en el proceso no tendrían un medio de impugnación contra dicho pronunciamiento que admita o rechace dicha solicitud, convirtiéndola en una decisión indebidamente inapelable, pero además dictada por un órgano incompetente, por más que se tratase del máximo Tribunal de Justicia, situación que por supuesto bajo ningún concepto puede concebirse en un Estado de Derecho instituido por la misma Constitución Política del Estado, en base también al principio de igualdad de las partes del proceso. De ello se infiere que si bien la excepción de extinción de la acción penal puede oponerse en cualquier etapa del proceso, ello no implica que se deba presentar ante la autoridad donde se encuentre la causa".

En consecuencia, al haberse advertido el incumplimiento de los requisitos de admisibilidad establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, este Alto Tribunal se encuentra impedido de admitir el recurso.

POR TANTO: La Sala Penal Primea del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de sus atribuciones, con la facultad conferida en el art. 42 num. 1 de la Ley del Organo Judicial y en aplicación de la disposición contenida en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Juan Aduviri Yupanqui, impugnando el Auto de Vista Nro. 1000/2011 emitido el 14 de noviembre de 2011 por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y el querellante Minor Hugo Cornejo Endara en representación de Flora Inés Vera de Cornejo contra el recurrente y Sabilia Loza Mamani con imputación por comisión de los delitos de estafa y estelionato, previstos y sancionado por los arts. 335 y 337 del Código Penal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.-

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

Dr. Jorge Isaac Von Borries Mendez

ANTE MÍ. Dra. Sandra Magaly Mendivil Bejarano