SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 16/2012

EXPEDIENTE: La Paz 15/2012 Sucre, 06 de febrero de 2012

DISTRITO: La Paz

PARTES: Ministerio Público y el Querellante Victor Hugo Carazas Salazar contra Edmundo Magariñoz Veizaga

DELITO: uso de instrumento falsificado con referencia al delito de falsificación de documento privado.


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Edmundo Magariñoz Veizaga el 4 de enero de 2012 (fs. 936 a 937 vlta), impugnando el Auto de Vista Nro. 924 emitido el 22 de octubre de 2011 por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz (fs. 930 a 931) en el proceso penal de acción pública seguido por el Ministerio Público y el querellante Víctor Hugo Carazas Salazar contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de uso de instrumento falsificado con referencia al delito de falsificación de documento privado, que prevén los arts. 203 y 200 del Código Penal.

CONSIDERANDO: Que dicho recurso tuvo origen en la Sentencia Nro. 21 de 6 de diciembre de 2010 (fs. 637 a 642), por medio de la cual el Tribunal Tercero de Sentencia en lo Penal de la ciudad de La Paz, declaró al recurrente autor del delito de uso de instrumento falsificado con relación al delito de falsificación de documento privado, condenándolo a la pena de dos años de reclusión; y, por otro lado, lo absolvió de culpa y pena de la comisión de los delitos de falsedad material, falsedad ideológica y falsificación de documento privado en grado de complicidad, señalados en los arts. 198, 199 y 200 del Código Penal. Asimismo, conforme la previsión del art 368 del Código de Procedimiento Penal, concedió el beneficio del perdón judicial a favor del condenado, por ser el primer delito y porqué la pena impuesta no excede de dos años de reclusión.

Que contra la citada sentencia condenatoria, el imputado interpuso recurso de apelación restringida (fs. 647 a 647 "A") que fue declarado improcedente por el Tribunal de Alzada, originando así el recurso que es caso de autos.

En dicho recurso expone señalando que el Tribunal de Sentencia lo condenó a dos años de reclusión por el delito de uso de instrumento falsificado con referencia al delito de documento privado, por haber usado un documento falso de transferencia de un lote de terreno, supuestamente vendido por Víctor Hugo Carazas Salazar a favor de Juan Saravia y Rosa Gamarra Mayta, que su persona, fue apoderado legal de los citados compradores, en un proceso de usucapión en materia civil, que no hubiese valorado la prueba conforme a las reglas de la sana crítica, pues pese a que sembró duda sobre su participación, fue sancionado, sin tomar en cuenta que actuó como "apoderado legal sin conocimiento de falsedad alguna", razón por la que cree que no se configuraron los elementos constitutivos del tipo penal de uso de instrumento falsificado, con relación a la falsificación de documento privado, debido a que no se habría demostrado en el juicio, que a sabiendas hizo uso del documento falso o adulterado, tampoco que causó perjuicio a la víctima.

Estos aspectos fueron la base de su recurso de apelación restringida, sobre "vicios in iudicando", debido a la valoración defectuosa de la prueba, en razón a que en principio consideró que él "no intervino en la falsificación del documento privado", empero posteriormente estableció que tiene convicción plena que como apoderado de los compradores, con testimonio de poder Nro. 115 de 18 de mayo de 2007, no presentó el 30 de mayo de 2007 "el documento de compra del terreno", a raíz de ello tuvo conocimiento de la falsedad, subsumiendo de ese modo su conducta a los tipos penales por los que fue sancionado, cuando a su parecer, dicha circunstancia no debe ser atribuible a su persona, porqué entrego todos los documentos al abogado (y si el abogado no presentó los mismos, como apoderado legal queda exento de dicho extremo); de ese modo, se hubiese aplicado erróneamente la ley sustantiva, cuya Resolución fue confirmada por el Auto de Vista recurrido.

Sostuvo que el Tribunal de Alzada no habría considerado los antecedentes del caso de autos, ni las denuncias de falta de fundamentación de la Sentencia, tampoco habría revisado exhaustivamente el proceso, que hacen al fondo de la causa, incurriendo en "errores in iudicando así como in procedendo", contradiciendo de ese modo, la interpretación contenida en el Auto de Vista número 384 de 22 de julio de 2004, dictado por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en cuanto a que el acusado fue absuelto de culpa y pena, del delito de uso de instrumento falsificado, por insuficiencia de prueba.

Finaliza con un petitorio confuso, en el sentido que se "case el Auto de Vista recurrido, disponiendo la devolución del proceso, para la reposición de un nuevo juicio".

CONSIDERANDO: Que para la admisibilidad del recurso de casación, se deben cumplir las condiciones formales previstas en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, debiendo el recurrente interponer el recurso de casación dentro del plazo de los cinco días de haber sido notificado con el Auto de Vista objeto de la impugnación, precisando los hechos similares y estableciendo la contradicción de una o más normas adjetivas o sustantivas aplicadas en el Auto de Vista impugnado, con relación al precedente o precedentes invocados.

En ese orden corresponde analizar si el recurrente cumplió con el mandato de la norma citada, a cuyo efecto, se establece las siguientes conclusiones de orden legal:

1.- Que el recurso de casación, fue interpuesto por el solicitante, dentro del plazo establecido por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal.

2.- En lo que respecta a la invocación del precedente contradictorio, se tiene: Que el Auto de Vista Nro. 384/2004, emitido por la Sala Penal Primera de la Corte Superior de La Paz (adjunto a fs. 934 a 935), no configura un precedente contradictorio para éste proceso, debido a que fue revocado mediante el Auto Supremo Nro. 114 de 6 de abril de 2011, dictado por la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia, conforme lo previsto en el art. 307 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal de 1972, y a su vez, dispuso la subsistencia de la Sentencia condenatoria de 9 de octubre de 2003, emitida por el Juez Séptimo de Partido en lo Penal Liquidador de la ciudad de La Paz, que condenó al procesado por el delito de uso de instrumento falsificado a tres años de reclusión, por la existencia de plena prueba; consiguientemente, el citado Auto de Vista, no constituye precedente contradictorio, porqué fue dejado sin efecto.

3.- El solicitante no cumplió con el segundo requisito del art. 416 del Código de Procedimiento Penal, de citar correctamente el precedente contradictorio, que contradiga el Auto de Vista impugnado.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Organo Judicial y aplicando la regla contenida en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Edmundo Magariñoz Veizaga (fs. 936 a 937 vlta.), impugnando el Auto de Vista Nro. 924 emitido el 22 de octubre de 2011 por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz en el proceso penal seguido por el Ministerio Público y el querellante Victor Hugo Carazas Salazar contra el recurrente por el delito de uso de instrumento falsificado con referencia al delito de falsificación de documento privado.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

Dr. Jorge Isaac Von Borries Mendez

ANTE MÍ. Dra. Sandra Magaly Mendivil Bejarano