SALA PENAL PRIMERA

Auto Supremo: No. 257

Fecha : Sucre, 06 de mayo de 2011

Expediente : Nro. 32/08

Distrito : Potosí


VISTOS: El Recurso de Casación interpuesto por Víctor Méndez Nina, (fs.62-63 vuelta) dentro del proceso penal seguido por Mario Mamani Quispe, en contra de Víctor Méndez Nina y Tomasa Teofila Ramos Gutiérrez, por la comisión de los delitos de Difamación Calumnias e Injurias previsto y sancionados por los arts. 282, 283 y 287 del Código Penal. Los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO: Que el Juzgado de Sentencia No. 1 de la Capital dictó la Sentencia No. 13 de 2 de mayo de 2008, (fs. 23-27 vlta.), por la que absolvió de culpa y pena a los imputados por los delitos de acción privada, de difamación, calumnias e injurias previstos en los arts. 282,283 y 287 del Código Penal, sin costas, por falta de prueba plena.

Apelada la referida Sentencia por el querellante Mario Mamani (34-37). La Sala Penal Tercera de la Corte Superior de Distrito de Potosí emitió el Auto de Vista No.025/2008 de 24 de julio de 2008 (fojas 57-59), por el que revocó parcialmente la Sentencia apelada, y declaró a Víctor Méndez Nina autor de los delitos de Difamación Calumnias e Injurias, sancionándole a cumplir la pena de dos años y seis meses de privación de libertad a cumplir en el centro de readaptación Productiva Santo Domingo de Cantumarca y multa de doscientos sesenta días a razón de Bs. 2.- por día, asimismo dispuso la suspensión condicional de la pena y por otra parte confirmó la Sentencia en cuanto a Tomasa Teofila Ramos G. de Méndez, con costas.

Contra el citado Auto de Vista, el procesado Víctor Méndez Nina, interpuso Recurso de Casación con los fundamentos del memorial de fs. 62-64 en tiempo hábil y oportuno, en el que refiere lo siguiente:

Alega que la Sentencia, los absolvió de culpa y pena, por no existir suficientes pruebas de cargo y de acuerdo a las pruebas de descargo que fueron apreciadas conforme a las reglas de la sana crítica.

Señala que el Tribunal Ad-quem en el recurso de apelación restringida interpuesto por el querellante, dictó el Auto de Vista No. 025/2008, de 24 de julio de 2008 años, por el que revocó parcialmente la Sentencia No. 13 de 2 de mayo de 2008, pronunciada por el Juez de Sentencia No.1, de la Capital del Distrito Judicial de Potosí y lo condenó a dos años y seis meses de reclusión, incurriendo en revalorización de la prueba y ordenó a su vez la suspensión condicional de la pena y una multa de doscientos sesenta días a razón de Bs. 2.- invocando los arts. 365 y 366 del Código de Procedimiento Penal; con el argumento que el A-quo, no valoró la prueba testifical en base a las reglas de la sana crítica, que ingresó en contradicciones entre la parte valorativa y la fundamentación jurídica defecto que se encuentra previsto en el art. 370 incisos 6 y 8 del Código de Procedimiento Penal.

Refiere que el Tribunal de Alzada, no se refirió a la prueba testifical de cargo y descargo en su verdadera dimensión, por el contrario se tiene que la Sentencia valoró correctamente las mismas y al considerar que no existe prueba suficiente los absolvió de culpa y pena, debido a que se demostró que en ningún momento profirió insulto alguno contra el querellante.

Arguye que en cuanto al delito de Calumnias tampoco fue probado por el querellante, ni ofreció como testigo a su esposa a quien supuestamente se le habría referido las ofensas y acudió a parientes que nunca presenciaron los hechos.

Alega que no existe prueba de cargo contundente y suficiente y que las mismas son declaraciones de los parientes del querellante, no son uniformes sino distintas, con las que no se puede condenar a una persona.

En cuanto al delito de Injurias el querellante no aportó prueba alguna, por el contrario juntamente con su esposa demostraron que jamás vertieron ofensas.

Que de ese modo el Tribunal Ad-quem, incurrió ilegalmente en valoración defectuosa de la prueba y emitió una resolución contradictoria que no guarda relación con la prueba. Y no se adecua al debido proceso contraviene el art. 6 parágrafo II de la Constitución Política del Estado y el art. 173 del Código de Procedimiento Penal, por lo que se cometieron defectos absolutos previstos en el art. 169 inciso 3) del mismo Código.

Con tales argumentaciones, pide se dicte la correspondiente resolución que constituya acto de justicia. Recurso de Casación admitido por Auto Supremo Nº 200 de 31 de marzo de 2011.

CONSIDERANDO: Que de la revisión detallada del proceso, se establecen los siguientes hechos:

1.- Que del análisis de obrados se puede evidenciar que la Sentencia apelada por el querellante, absolvió a los imputados, de culpa y pena al evidenciar la inexistencia de prueba plena que es aquella que demuestra sin lugar a dudas que una persona cometió un delito, lo que no acontece en el caso de autos, toda vez que tanto las declaraciones testifícales de cargo como las de descargo, no aportaron convicción plena en el juzgador sobre la comisión del hecho delictivo, por no ser uniformes.

2.-El Auto de Vista, al revocar parcialmente la Sentencia y condenar al co-imputado Víctor Méndez Nina, a 2 años y seis meses de privación de libertad, incurrió indudablemente en la prohibición de revalorizar la prueba, toda vez que para imponerle esa sanción tuvo que considerar la prueba cursante en obrados, pasando por alto que esa labor es de privativa atribución del Juez de instancia.

3.- Que en esa labor el Tribunal de alzada no individualizó los hechos que configuran los delitos de Difamación Calumnias e Injurias, menos individualizó la prueba en la que sustenta su determinación para condenar por cada uno de los delitos atribuidos. Por otro lado, confundió ese aspecto con una supuesta indebida valoración, cuyo fundamento resulta confuso.

4.-El tribunal de alzada dejó subsistente la absolución dispuesta en Sentencia respecto de la imputada, sin realizar una adecuada fundamentación.

CONSIDERANDO: Que del análisis de los hechos señalados precedentemente se tiene las siguientes consideraciones:

Analizado el Auto Supremo No. 166 de 12 de mayo de 2005, invocado como precedente contradictorio por el actor, se tiene que en su doctrina legal aplicable señala que:

"Se consideran defectos absolutos, cuando en la Sentencia no existen razones ni criterios sólidos que fundamenten la valoración de las pruebas, omisión que se constituye en defecto insalvable porque genera incertidumbre a la parte procesada, este defecto, además, se inscribe en el artículo 169 inciso 3) del Código de Procedimiento Penal por afectar el derecho de defensa de la imputada y el debido proceso, que se encuentran garantizados por el artículo 16 parágrafos II y IV de la Constitución Política del Estado".

"Que la falta de precisión, en términos claros, sobre la adecuación del hecho ilícito a los elementos constitutivos de los delitos en el sub lite, de difamación, calumnia, propalación de ofensa y libelo infamatorio, previstos y sancionados por los artículos 282, 283, 285 y 287 última parte del Código Penal, contraviene el principio de legalidad por cuanto no se cumple con la explicación detallada de que el acto imputado se subsume a la norma general prohibitiva. Además, un solo elemento que no encaje al tipo penal basta para que el hecho denunciado deje de ser delito".

En autos se evidencia que el Auto de Vista recurrido no subsumió los hechos a los tipos penales de Difamación, Calumnias e Injurias, ni individualizó correctamente los mismos. Por otro lado, la imposición de la pena, como se tiene referido, implica revalorización de la prueba, dado que no es posible imponer una sanción sin antes evidenciar qué pruebas lo llevan al convencimiento de la culpabilidad del imputado; no tiene suficiente motivación que justifique la pena impuesta. En ese sentido se evidencia que existe contradicción con el precedente invocado toda vez que toda sentencia o fallo que condene, debe subsumir los hechos a los elementos constitutivos del delito previsto en la norma.

Por otra parte, tomando en cuenta que en el caso de autos, la prueba testifical de descargo desvirtúa y contradice la testifical de cargo, se tiene que no existe prueba plena sobre la comisión de los hechos delictivos atribuidos a los imputados, más aún si se toma en cuenta, (aunque no se encuentra limitado por Ley), el parentesco de dos de los testigos de cargo, que resultan ser la hermana y el cuñado del querellante. Aspectos que deben ser evaluados de acuerdo a la sana crítica y prudente arbitrio del Juez de la causa como refiere el art 173 del Código de Procedimiento Penal que señala que la facultad de valoración de la prueba es atribución privativa del Juez o Tribunal, quien le asignará el valor correspondiente a cada uno de los elementos de prueba, aplicando las reglas de la sana crítica, con la debida fundamentación, señalando las razones por las que le otorga determinado valor, sobre la base conjunta y armónica de toda la prueba esencial producida.

DOCTRINA LEGAL APLICABLE.- En el caso que nos ocupa la Sentencia de primer grado, absolvió a los imputados, tomando en cuenta lo previsto en el art. 363 inciso 2) del Código de Procedimiento Penal que dispone que se dictara Sentencia absolutoria cuando la prueba aportada no sea suficiente para generar en el Juez o Tribunal la convicción sobre la responsabilidad penal del imputado. Convicción que no puede ser objetada en segunda instancia bajo pena de incurrir en revalorización de la prueba, debido a que en el nuevo sistema procesal penal no existe la doble instancia, ésta es excepcional para los casos de inobservancia y errónea aplicación de la Ley, por lo que el Ad-quem no puede incurrir en una nueva valoración de la prueba que agrave la situación del encausado, en consideración a que el art. 398 del Código de Procedimiento Penal, dispone que el Ad-quem debe abocarse a los puntos cuestionados. En consecuencia corresponde resolver el recurso conforme establece el art. 414 del Código de Procedimiento Penal.

En ese sentido se tiene la amplia jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia entre otros en el Auto Supremo No. 251 de 22 de julio de 2005.

En consecuencia, la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, al haber incurrido en re-valoración de la prueba, imprecisión en la subsunción de los hechos a los delitos imputados y escasa fundamentación que justifique la imposición de la pena, debe obrar conforme a las normas señaladas.

POR TANTO: la Sala Penal Primera de la Excelentísima Corte Suprema de Justicia de la Nación, en ejercicio de la facultad conferida por el art. 59 numeral 1) de la Ley de Organización Judicial y aplicando el art. 419 del Código de Procedimiento Penal, deja sin efecto el Auto de Vista No. 025/2008 de 24 de julio de 2008, pronunciado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de Potosí y dispone que la indicada Sala dicte nueva resolución de acuerdo a la doctrina legal establecida debiendo hacer conocer lo resuelto por éste Auto Supremo a todas las Salas Penales de los Distritos Judiciales del País, en cumplimiento de lo establecido por el art. 420 del mencionado Código.

Relatora: Ministra Dra. Ana María Forest Cors.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.