SALA PENAL PRIMERA

Auto Supremo: No. 106

Fecha : Sucre, 25 de febrero de 2011

Expediente : Nro. 116/08

Distrito : La Paz


VISTOS: El Recurso de Casación interpuestos por Freddy Raúl Segurondo Bocángel, (fs. 334-337), dentro del proceso penal seguido a querella particular de Corina Corsina Layme de Jurado, contra el referido, por la supuesta comisión de los delitos de Apropiación Indebida y Abuso de Confianza previstos en los arts. 345 y 346 con la agravante del art. 349 numeral 3) todos del Código Penal. Los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO: Que el Juzgado Segundo de Sentencia en lo Penal del Distrito Judicial de La Paz, dictó Sentencia mediante Resolución No. 207/2006 de 4 de mayo, por la que por una parte absolvió al imputado Freddy Raúl Segurondo Bocangel, por el delito de Apropiación Indebida previsto en el art. 345 del Código Penal y por otra lo condenó a dos años de reclusión por el delito de Abuso de Confianza art. 346 del Código Penal, con costas y daños a calificarse en ejecución de sentencia (fs. 96-100).

Que dicha Sentencia condenatoria fue objeto del Recurso de Apelación Restringida tanto por la parte querellante como por el querellado, (fs. 107-109) (fs 133-136). La Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, emitió el Auto de Vista mediante Resolución No. 614/06 de 27 de septiembre de 2006 (fojas 145-146 vlta.), por el que declaró procedentes las apelaciones y anuló la sentencia apelada No. 207/2006 de 4 de mayo y dispuso la reposición del Juicio por otro Juez.

Por tal motivo el caso fue nuevamente Sorteado y radicado el 6 de diciembre de 2006, ante el Juzgado Primero de Sentencia Penal Ordinario de La Paz, (fs 151). Quien señaló la primera audiencia de juicio oral para el 20 de julio de 2007 (fs.166 vlta.) la misma que fue suspendida a pedido de la querellante y debido a un cabildo que impidió actividades judiciales y a una suplencia legal, señaló audiencia para el juicio oral el 28 de agosto de 2007 (fs. 168), dicha audiencia fue suspendida debido al anunció de ampliación de acusación conforme a lo previsto por el art. 348 en relación con el art. 335 y 340 del Código de Procedimiento Penal hasta que se cumpla lo previsto en el art. 340 del referido Código de (fs.170-171).

El 1º., de octubre de 2007, (fs. 174) se efectuó la audiencia del juicio oral que fue suspendida hasta el 16 de octubre de 2007, a pedido de la defensa del imputado (fs. 176-177). Fecha en la que se llevó a cabo la audiencia que se suspendió hasta el 25 de octubre de 2007 (fs, 207-212). Ante la necesidad de producir prueba extraordinaria por la parte querellante y a pedido del imputado alegando el derecho a la defensa, el Juez suspendió la audiencia invocando los arts. 335 y 336 del Código de Procedimiento Penal hasta el 7 de noviembre de 2007 (fs, 213. 216). El 7 de noviembre de 2007, se declaró receso de la audiencia para que las partes produzcan sus pruebas hasta el 17 de noviembre y a pedido de las partes se produjo nuevo receso hasta el 29 de noviembre de 2007, efectuada la audiencia el Juez dispuso receso para el 10 de diciembre para escuchar las conclusiones, realizada dicha audiencia la misma fue suspendida hasta el 13 de diciembre de 2007, fecha en la que se dictó Sentencia condenatoria No 023/2007 contra el imputado por el delito de Abuso de Confianza y se lo condenó a dos años de reclusión, asimismo se lo absolvió del delito de apropiación indebida.

Apelada dicha sentencia, por parte del imputado (262-267), la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dicto el Auto de Vista mediante Resolución No. 31/2008, de 8 de abril de 2008, anulando totalmente la Sentencia apelada, con el argumento que se inobservaron los arts. 335 y 336 del Código de Procedimiento Penal por haberse vulnerado el principio de continuidad al haberse suspendido reiteradamente las audiencias.

Contra el referido Auto de Vista, el procesado Freddy Raúl Segurondo Bocangel, interpuso Recurso de Casación (fs. 334-337), en el que arguye que el Auto de Vista No. 31/2008 dictado el 8 de abril, anuló totalmente la Sentencia dictada por el Juez Primero de Sentencia y ordenó la reposición del juicio oral por otro juzgado, con el argumento de ser aplicable la doctrina legal prevista en el Auto Supremo No. 37/2007 de 27 de enero de 2007, señalando haberse dado los presupuestos contenidos en el mismo, con relación al presente proceso en razón a que se infringió el principio de continuidad en la audiencia del Juicio oral y público porque se suspendieron numerosas audiencias.

Refiere el recurrente, que tales argumentos no responden a los datos del proceso, toda vez que en el presente caso no hubo un juicio sino dos, el primero sustanciado ante el "Juzgado Segundo" (sic) de Sentencia a cargo de la Jueza Nancy Flores Guzmán, que fue anulado y el otro, ante el "Juzgado Segundo de Sentencia" (sic) (debió decir Juzgado Primero de Sentencia), a cargo del Juez Norberto Chávez Rivas y no como se pretende hacer ver en el Auto de Vista recurrido, ya que si se toma en cuenta que el segundo proceso se inició el 28 de agosto de 2007 y concluyó con la sentencia emitida el 13 de diciembre de 2007, las audiencia de 20 y 31 de octubre de 2006 y la de 11 de noviembre del mismo año, así como las de 15 de marzo, 17, 21 de abril y 4 de mayo todas de 2007, nunca se llevaron a efecto ni se programó dichas audiencias, pero de existir corresponden al primer juicio oral anulado y no al segundo. Que el Auto de Vista confundió esos datos en el cuadro que realizó ya que la primera audiencia del juicio oral que se realizó se instaló el 28 de agosto de 2007, y en el cuadro se señaló que se suspendió sin expresar motivo, cuando se decretó su receso porque se rechazó la ampliación de la acusación particular y por el avance de hora, asimismo, la audiencia de 16 de octubre de 2007, no se suspendió sino que se decretó dos recesos para resolver las excepciones e incidentes que promovió su persona.

Realizó un amplio detalle de las suspensiones de audiencia, alegando que las mismas se realizaron conforme a lo previsto en el art. 335 numeral 1) del Código de Procedimiento Penal, que el Auto de Vista recurrido no tomó en cuenta los datos del proceso y los motivos de algunas suspensiones de la audiencia como las recepciones de las pruebas testifícales.

Reitera que en el presente caso el Auto de Vista no tomó en cuenta que se llevaron a cabo dos procesos, el primero anulado y el segundo se llevó a cabo desde el 28 de agosto de 2007 hasta el 13 de diciembre del mismo año, sin violar el principio de continuidad como erradamente refiere en el Auto de Vista, por lo que no se puede aplicar la doctrina legal invocada en dicho fallo, por contener condiciones fácticas diferentes, toda vez que las suspensiones fueron debidamente fundamentadas y no hubo observaciones por las partes en litigio, de ahí que el Tribunal de alzada confundió ambos procesos, ya que sostiene falsamente que se suspendieron las audiencias de 20 y 31 de octubre de 2006, 11 de noviembre del mismo año, 15 de marzo, 17 y 21 de abril, así como la de 4 de mayo todas de 2007; toda vez que lo anulado no tiene efecto jurídico alguno, por lo que el Auto de Vista vulneró el art. 370 numeral 5, 6, 8 del Código de Procedimiento Penal; por lo que resulta aplicable al caso la doctrina legal establecida en el Auto Supremo 307 de 11 de junio de 2003.

Con tales argumentaciones, pide se anule el Auto de Vista recurrido y se disponga que la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dicte nuevo Auto de Vista aplicando la doctrina legal señalada.

CONSIDERANDO: Que de la revisión detallada del proceso, se establecen los siguientes hechos:

1.- El Juez Primero de Sentencia Penal Ordinario, como se tiene referido precedentemente, suspendió las audiencias del juicio oral a petición de las partes, por más de una vez y por el intervalo de más de 10 días en algunos casos (fs. 150-249).

2.- El Tribunal de Alzada, que dictó el Auto de Vista recurrido, anuló obrados hasta que se realice un nuevo juicio oral, argumentando la vulneración del principio de continuidad y lo previsto en la doctrina legal aplicable del Auto Supremo Auto Supremo No. 37 de 27 de enero de 2007 ( fs. 326-328).

3.- Tomando en cuenta el cuadro del Auto de vista recurrido, se evidencian datos de suspensiones de audiencia que no responden a la etapa del juicio de reenvió sustanciado ante el Juzgado de Sentencia y de Partido Primero en lo Penal ( fs. 327 y vlta. y 328).

CONSIDERANDO: Que del análisis de los hechos señalados precedentemente se tiene las siguientes consideraciones de derecho:

Que en el caso presente, la Sala Penal Segunda, en el Auto de Vista recurrido, basó su determinación sobre algunos datos que no responden a los antecedentes referidos precedentemente, en cuanto a las fechas de las suspensiones de audiencia, tomando en cuenta que el proceso evidentemente fue anulado hasta que el proceso se sustancie por otro Juez y radicó en el Juzgado de Sentencia Primero en lo Penal, el 6 de diciembre de 2006 (habiéndose señalado la primera audiencia para el 20 de julio de 2007 fs.166 vlta.) que fue modificada para el 28 de agosto de 2007, no fue suspendida porque no llegó a instalarse, por lo que en los hechos dicha audiencia del 28 de agosto de 2007 constituye la primera audiencia que se suspendió con causales justificadas y debido a que la parte querellante anunció ampliación de acusación, por lo que dicha suspensión se adecua a lo previsto por el art. 335 en relación con el art. 340 y 348 todos del Código de Procedimiento Penal.

En cuanto a las posteriores audiencias se dispuso recesos sucesivos, por más de 10 días, a pedido de las partes, con exposición de sus motivos como se tiene referido precedentemente, que fueron atendidos para no vulnerar el derecho a la defensa, si bien en cierta forma dichas suspensiones contradicen la doctrina legal aplicable prevista en el Auto Supremo No. 37 de 27 de enero de 2007, que señala: "Esta Sala estima que el espíritu del Código de Procedimiento Penal y del sistema oral acusatorio, contiene como regla general, el principio de continuidad de la audiencia de juicio, el que consiste que aquella se realizará sin interrupción, durante todas las sesiones consecutivas que sean necesarias hasta su culminación; estableciendo como excepción al mencionado principio, la suspensión de dicha audiencia, por un plazo máximo de diez días, tan solo una vez y en cualquiera de los casos enumerados en la disposición 335 del Código de Procedimiento Penal.

Dicho principio persigue que el juicio se desarrolle en un lapso cerrado mediante un proceso consecutivo para la exposición de la acusación, las pruebas, las alegaciones o informes de las partes y, de inmediato se dicte la sentencia. Con ello se busca hacer efectivo que el proceso se desenvuelva sin dilaciones indebidas". Sin embargo la diferencia radica en que el referido Auto Supremo, fue dictado dentro de un proceso penal por el delito de asesinato en el que debido a las constantes suspensiones de audiencia hubo dispersión de las pruebas, que pueden influir en el fallo final y cambiar la situación jurídica del imputado. Lo que no acontece en el caso presente, en el que durante los dos juicios efectuados en contra del imputado, se presentan las pruebas por ambas partes con similares resultados, que inducen a señalar que la situación jurídica del mismo no cambiará con un nuevo juicio y lo único que se logrará será dilatar innecesariamente el proceso, (sin que lo referido resulte prejuzgamiento) y vulnera el principio de celeridad previsto en la Constitución Política del Estado y de la propia jurisprudencia citada cuya finalidad es la de evitar que los procesos se prolonguen innecesariamente.

Más aún si se toma en cuenta que cuando el art. 336 del Código de Procedimiento Penal establece que las audiencia no pueden ser suspendidas por más de 10 días, lo hace precisamente para evitar dilaciones indebidas y en ese orden los arts. 338 y 339 del mismo cuerpo legal le facultan al Juez o Presidente del Tribunal a dirigir la audiencia y ordenar los actos necesarios para su desarrollo, para garantizar el ejercicio pleno de la acusación y de la defensa. Lo que en los hechos acontece en el caso de autos.

Consiguientemente en el caso de autos, anular nuevamente obrados con el argumento de haberse incurrido en contradicción con el referido Auto Supremo No. 37 de 27 de enero de 2007, resultaría un contrasentido con la finalidad que busca el nuevo sistema procesal penal cuyas normas pretenden que los procesos concluyan en un plazo razonable y no se prolongue innecesariamente el juicio por años de años como ocurría con el procedimiento penal anterior.

DOCTRINA LEGAL APLICABLE: Si bien la jurisprudencia de la Corte Suprema establece entre otros en el Auto Supremo No. 37 de 27 de enero de 2007, que por mandato del art. 335 y 336 del Código de Procedimiento Penal, es posible suspender la audiencia del juicio oral únicamente por una vez y por el lapso no mayor a 10 días, y que en los casos de suspensiones sucesivas procede la nulidad de obrados; no es menos evidente que dicho entendimiento debe ser modulado, para evitar dilaciones innecesarias en el proceso. De ahí que en los casos en los que a solicitud de partes, se suspende la audiencia del juicio oral por más de una vez, excepcionalmente, el Tribunal de Alzada podrá ingresar al análisis de fondo, con la finalidad de no restringir el derecho de acceso a la justicia y el derecho a la defensa, como acontece en autos y en aplicación al principio de celeridad procesal, cuando a su criterio pese a las suspensiones reiteradas del A-quo, no se presente dispersión de la prueba y no sea necesaria la realización de un nuevo juicio.

Pues si bien en el caso de Autos el juzgador realizó numerosas suspensiones y en algunos casos por más de 10 días, en franca violación del principio de continuidad que rige el juicio oral, público y contradictorio, constituyendo en cierta medida actos dilatorios, empero no es menos cierto que no se evidencia dispersión de pruebas, por lo que el Tribunal de Alzada, puede apartarse excepcionalmente en el caso concreto de la jurisprudencia señalada en mérito al principio de celeridad, sin dejar de ejercitar las facultades que le confiere la Ley, e ingresar a resolver el fondo de la problemática planteada para resolver concretamente la situación jurídica del imputado. Más aún cuando en el caso de litis el Tribunal de Alzada, como se tiene dicho anuló obrados tomando en cuenta datos procesales que no corresponden al último juicio sustanciado ante el Juzgado de Sentencia Primero en lo Penal.

Tomando en cuenta que las normas procesales que efectivizan derechos fundamentales que hacen al debido proceso, como el derecho de defensa y el derecho a la tutela judicial efectiva, son de orden público y de cumplimiento obligatorio.

POR TANTO: la Sala Penal Primera de la Excelentísima Corte Suprema de Justicia de la Nación, en ejercicio de la facultad conferida por el art. 59-1) de la Ley de Organización Judicial y aplicando el art. 419 del Código de Procedimiento Penal, deja sin efecto el Auto de Vista dictado mediante Resolución No. 31/2008 de 08 de abril de 2008, pronunciado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de La Paz y dispone que la indicada Sala dicte nueva resolución de acuerdo a la doctrina legal establecida debiendo hacer conocer lo resuelto por éste Auto Supremo a todas las Salas Penales de los Distritos Judiciales del País, en cumplimiento de lo establecido por el art. 420 del mencionado Código.

Relator: Ministro Dr. Jorge Monasterio Franco

Regístrese, comuníquese y devuélvase.