SALA PENAL PRIMERA

Auto Supremo: No. 100

Fecha : Sucre, 25 de febrero de 2011

Expediente : Nro. 30/08

Distrito : Tarija


VISTOS: el Recurso de Casación formulado por el Fiscal Weimar Guzmán Mendoza conjuntamente con el abogado de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia del Municipio de Villamontes, Bimar Sánchez Fernández, impugnando el Auto de Vista de 02 de agosto de 2008, emitido por la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, cursante de fojas 218 a 220 vuelta, dentro del proceso penal que sigue el Ministerio Público a denuncia de Rosmery Jiménez contra Marcelino Villa Castillo, por el delito de Violación de Niño, Niña y Adolescente, previsto y sancionado por los artículos 308 y 310-3) del Código Penal, los antecedentes de la materia, el Auto Admisorio; y

CONSIDERANDO: que, por Sentencia de fojas 184 a 194 el a-quo condenó a Marcelino Villa Castillo a 20 años de presidio sin derecho a indulto a cumplir en el penal de Palmasola de la ciudad de Santa Cruz por el delito de Violación Agravada; apelada dicha resolución mereció el Auto de Vista de 2 de agosto de 2008, por el cuál se declaró con lugar el recurso de apelación restringida y se revoca la Sentencia impugnada y se le absuelve de culpa y pena al imputado.

Que contra el referido fallo, los acusadores públicos dependientes tanto del Ministerio Público como del Municipio de Villamontes recurrieron de Casación, realizando inicialmente una relación concisa del Auto de Vista recurrido y afirmando por el principio de inmediación, que es el Juez natural el que conoce a las partes, que vio desfilar las pruebas y por ende el Tribunal de alzada no puede valorar nuevamente la prueba presentada en juicio, denunciando que ese hecho hubiera ocurrido en el caso de autos, contrariando la jurisprudencia sentada en el Auto de Vista de fecha 25 de abril de 2005, emitido por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito de La Paz, y solicitan dejar sin efecto el Auto de Vista No 58/2008.

CONSIDERANDO: que, al ser admitido el presente recurso por Auto Supremo No. 693 de 20 de diciembre de 2010, por haberse cumplido con los requisitos de forma de admisibilidad, corresponde realizar su análisis y cotejo con los datos cursantes en el cuaderno procesal, conforme manda el artículo 419 del Código Penal Adjetivo.

Que, en ese entendido su razón de ser del precedente contradictorio Auto de Vista de 25 de abril de 2005, emitido por la Sala Penal de la Corte Superior de La Paz es, que el Tribunal de Apelación no puede retrotraer su actividad jurisdiccional a circunstancias, hechos y pruebas fácticas que ya fueron sometidas al control, oral, público y contradictorio del órgano judicial de Sentencia, puesto que la Apelación, no es el medio para revalorizar la prueba o revisar las cuestiones de hecho, sino para garantizar los derechos y garantías establecidos en la Constitución; por ello, dicha Resolución no puede constituir contradictorio con el Auto de Vista impugnado, ya que el ad-quem al momento de emitir su fallo, constató que en la sustanciación del juicio oral, la introducción de algunas pruebas por su lectura como las declaraciones informativas de la denunciante y la víctima, se hicieron sin cumplir las reglas del anticipo de prueba y sin ser sometidos a contradictorio, ni a su ratificación en el debate, hechos que vulneraron al debido proceso e indujeron a realizar una valoración defectuosa de la prueba; cumpliendo de ésta forma el Tribunal de alzada la función de garantizar los derechos y garantías establecidos en la Constitución en parte, ya que al emitir directamente una Sentencia absolutoria afectó la garantía del acceso a la justicia de la menor víctima de delitos sexuales y no cumplió a cabalidad con lo previsto en el artículo 413 de la Ley 1970, que constituye un defecto absoluto de procedimiento, puesto que según la doctrina establecida en los Autos Supremos Nº 535/06 de 29 de diciembre; Nº 111/07 de 31 de enero, la valoración defectuosa de la prueba da lugar a la reposición del juicio, instancia donde el juzgador tiene contacto directo con las pruebas, las mismas que sirven para demostrar la verdad y falsedad de los hechos aducidos por cada una de las partes, como los medios idóneos para obtener la verdad objetiva que se materializa en la Sentencia.

Por las consideraciones así expuestas, corresponde dejar sin efecto el Auto de Vista recurrido y establecer la doctrina legal aplicable.

DOCTRINA LEGAL APLICABLE: siendo las normas procesales de orden público y por consiguiente de cumplimiento obligatorio; en consecuencia, si en obrados se observan defectos de procedimiento que constituyen defectos absolutos y atentan derechos fundamentales, deben ser corregidos aun de oficio por el Tribunal de Alzada o el de Casación en ejercicio de la facultad conferida por el artículo 15 de la Ley de Organización Judicial, aunque el recurrente no hubiera efectuado reclamo oportuno para su saneamiento, facultad que está restringida para casos donde se encuentren violaciones flagrantes al debido proceso y existan defectos absolutos que determinen nulidad.

Que en ese entendido y al ser la justicia un valor superior de nuestro ordenamiento jurídico, reconocido así por el artículo 8-II) Constitucional, en miras a la realización de ese valor, en materia penal la proposición y producción legal de toda la prueba es necesaria para ilustrar el conocimiento del juez respecto a la verdad histórica de los hechos, y constituye un elemento esencial del proceso, donde la sola exclusión de algunos elementos probatorios por el Tribunal de Apelación, de ninguna manera puede dejar sin validez a las demás pruebas que cursan en obrados dejando de lado al principio de inmediación y la aplicación indebida del principio de economía procesal, y el art. 413 del Código de Procedimiento Penal en su párrafo último; ya que en el caso de Autos, si bien se identificó un error in iudicando, este no fue el de una indebida aplicación de una norma sustantiva o una indebida interpretación de la Ley, sino que se introdujo prueba al juicio de manera irregular y al ser excluidos estos, no desapareció el delito y por consiguiente correspondía aplicarse el señalado artículo en su parágrafo primero, resguardándose así el acceso a la justicia de la víctima, (menor de edad), de una agresión sexual y garantizar el principio de inmediación por parte del juzgador.

POR TANTO: la Sala Penal Primera de la Corte Suprema de Justicia, en ejercicio de la atribución primera del artículo 59 de la Ley de Organización Judicial, en aplicación del segundo párrafo del artículo 419 del Código de Procedimiento Penal, DEJA SIN EFECTO el Auto de Vista de 2 de agosto de 2008, y determina que la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, sin espera de turno y previo sorteo dicte nueva resolución aplicando la doctrina legal contenida en el presente Auto Supremo. Para fines del artículo 420 del Código Penal Adjetivo, remítase copia del presente Auto Supremo a todas las Cortes Superiores del País, para que por intermedio del Presidente haga conocer a los Jueces Penales del Distrito Judicial correspondiente, la presente resolución.

Relatora: Ministra Dra. Ana María Forest Cors.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.