SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREMO: No. 177 Sucre, 26 de abril de 2010

DISTRITO: Santa Cruz

PARTES: Ministerio Público y Otra c/ Miguel Ángel Ríos.

Estelionato.

MINISTRA RELATORA: Dra. Ana Maria Forest Cors.


VISTOS: El Recurso de Casación de fs. 254 a 258, interpuesto por Miguel Ángel Ríos, impugnando el Auto de Vista Nº 103/2007 de 5 de septiembre de 2007 que cursa de fs. 235 a 237, pronunciado por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, en el juicio penal seguido por el Ministerio Público y Ernestina Mendieta de Alderete contra el recurrente, por el delito de Estelionato, previsto y sancionado por el art. 337 del Código Penal, los antecedentes, las disposiciones acusadas de infringidas; y,

CONSIDERANDO: Que de la revisión de antecedentes se establecen los siguientes actuados: 1) El Tribunal de Sentencia Primero de la ciudad de Santa Cruz, en 21 de octubre de 2005, pronunció Sentencia que declaró a Miguel Ángel Ríos autor del delito de Estelionato previsto y sancionado en el art. 337 del Código Penal, condenándolo a la pena de cuatro años de reclusión a cumplirse en el "Centro de Rehabilitación" Santa Cruz sección varones, más costas a calificarse en ejecución de sentencia; absolviéndolo de la comisión del delito de Estafa (fs. 95 a 104); 2) Contra aquella Resolución el imputado dedujo recurso de Apelación Restringida (fs. 115 a 122) denunciando en lo principal inobservancia o errónea aplicación de la ley, insuficiencia de individualización del imputado, que el fallo se basó en medios probatorios no incorporados legalmente al juicio por su lectura, que no existe fundamentación, por lo que solicita se dicte Sentencia Absolutoria; 3) El Tribunal de Alzada, en 18 de enero de 2006 pronunció el auto de Vista de fs. 136 a 138 vlta., en el que declaró admisible e improcedente el recurso deducido: 4) El imputado dedujo recurso de casación (fs. 163 a 167) que fue admitido por Auto Supremo Nº 149/2006 y resuelto por Auto Supremo Nº 513 de 6 de noviembre de 2006 que declaró infundado el recurso deducido (fs. 183 a 185).

CONSIDERANDO: Que en ejecución de autos, el procesado formuló Recurso de Amparo Constitucional contra todas las autoridades judiciales que intervinieron en el juicio y pronunciaron las resoluciones descritas precedentemente, denunciando actos ilegales que restringen y suprimen derechos y garantías fundamentales, Amparo Constitucional que en fecha 15 de agosto de 2007, dejó sin efecto dichas resoluciones (Auto de Vista y Auto Supremo), disponiendo que la Sala Penal Primera de la Corte Superior de Santa Cruz pronuncie nuevo Auto de Vista conforme a derecho, resolviendo la Apelación Restringida interpuesta por el recurrente (fs. 204 a 206 vlta).

Que, en cumplimiento de la Sentencia Constitucional el Tribunal Ad-quem pronunció el Auto de Vista de fs. 235 a 237 de fecha 5 de septiembre de 2007 que admitió el Recurso de Apelación Restringida y lo declaró improcedente (fs. 235 a 237), fallo que fue impugnado vía Recurso de Casación, el que fue debidamente admitido por Auto Supremo Nº 124 de 29 de febrero de 2008 (fs. 308 y vuelta).

Que el recurrente denunció la existencia de defectos en la sentencia que se enmarcarían dentro de la previsión de los arts. 169 inc. 3) y 370 incs. 1), 4), 5) y 6) del Código de Procedimiento Penal, en virtud a que la Sentencia estaría basada en prueba ilegalmente obtenida, siendo contradictoria y carente de fundamentación; igualmente denunció que no se tramitó la licencia ante el Colegio de Abogados para proceder a su juzgamiento, que en el Auto de Vista no se fundamentó ni motivó sobre los puntos del Recurso de Apelación Restringida, incumpliendo el Tribunal de Apelación la Sentencia Constitucional. Citó como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nos. 417/2005, 73/2005 y 398/2001, referidos al control del debido proceso.

Que a fin de resolver el Recurso de Casación deducido en la litis, se procede a efectuar un análisis de los antecedentes de la causa, los fundamentos de la resolución impugnada que cursa de fs. 235 a 237 y los del Recurso de Casación, arribando este Tribunal Supremo a las siguientes conclusiones:

A).- En cuanto a que el Auto de Vista habría convalidado los defectos previstos en los arts. 169 inciso 3), incisos 1), 4), 5) y 6) del art. 370, ambos del Código de Procedimiento Penal, esto es que la sentencia del A-quo contendría inobservancia o violación de derechos y garantías constitucionales que se encuentren protegidos por Convenios y Tratados Internacionales; inobservancia o errónea aplicación de la Ley Sustantiva, basada en medios o elementos probatorios no incorporados legalmente al juicio; que sea carente de fundamentación y basada en hechos inexistentes, no acreditados o en una defectuosa valoración de la prueba. Corresponde manifestar que en la Sentencia (fs. 95 a 104), no se encuentra ninguno de los elementos denunciados en el Recurso de Casación, pues ella contiene la relación fáctica pertinente, la fundamentación probatoria con el análisis correspondiente de la prueba desfilada en el transcurso del juicio tanto de cargo cuanto de descarto, documental y testifical, valorando cada una de estas pruebas y otorgándosele el valor probatorio conforme a la previsión del art. 173 del Código de Procedimiento Penal, guardando la debida congruencia entre la parte considerativa y resolutiva, sin que en su pronunciamiento hubiere existido violación a derecho o garantía alguna, pues el imputado haciendo uso del derecho a la defensa formuló exclusiones probatorias (que en juicio fue declarada probada fs. 88 y vlta.), hizo uso del Recurso de Apelación Incidental, utilizó el derecho de guardar silencio etc., etc., todo ello cumpliendo con la previsión de los art. 5, 8 y 9 del Código de Procedimiento Penal, existiendo en definitiva la correspondiente fundamentación de hecho y de derecho, aspectos que fueron confirmados con el Auto de Vista ahora impugnado.

B).- En cuanto a que no se tramitó la licencia del Colegio de Abogados, en consideración a la profesión del imputado, debe decirse que el ostentar la profesión de abogado no otorga impunidad cuando se han cometido hechos tipificados como delitos en el ordenamiento jurídico penal y la licencia a que se refiere el imputado establecida en el art. 43 del D.L. Nº 16793 de 19 de julio de 1979 (hoy abrogado por el D.S. Nº 0100/29 de abril de 2009) se halla reservada para hechos relativos al ejercicio de las funciones no para el caso de delitos comunes como es el caso de autos. Consecuentemente, sobre este aspecto el recurrente no posee ninguna razón.

C).- La denuncia del recurrente a cerca de que el Auto de Vista no resolvió los puntos del Recurso de Apelación Restringida, resulta no ser evidente, pues el Auto de Vista de fs. 235 a 237 pronunciado además en cumplimiento de la Sentencia Constitucional Nº 256/2007 que discurre de fs. 204 a 206, realiza el análisis correspondiente entre los fundamentos de la Sentencia del inferior y los del Recurso de Apelación Restringida que cursa de fs. 115 a 122, llegando a afirmar: "(...) Haciendo una minuciosa revisión de los datos del proceso, evidenciamos que no existe defecto alguno en la sentencia y por lo contrario el Tribunal Inferior hizo una clara apreciación y valoración de la prueba usando las facultades que le otorgan los arts. 124, 171 y 173 del Código de Procedimiento Penal (...)", conclusión a la que -como se tiene dicho- el Ad-quem arribó previo análisis de cada uno de los puntos del recurso de apelación restringida, para finalmente determinar la improcedencia del recurso.

D).- Finalmente en relación a los precedentes contradictorios invocados (Autos Supremos Nos. 417/2005, 73/2005 y 398/2001), se indica que este Tribunal respecto a la contradicción jurídica sentó su línea jurisprudencial en el siguiente sentido: "Que conforme enseña el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, existe contradicción cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el auto recurrido no coincide con el del precedentes, sea por haberse aplicado normas distintas, o una misma norma con diverso alcance" A.S. Nº 380 de 26 de septiembre de 2005, presupuesto dentro del que no se enmarcan los precedentes citados por el recurrente, por lo que se afirma que no guardan ninguna relación con la resolución impugnada.

Que, la fundamentación precedente, sirve ahora a este Tribunal para determinar que las denuncias del Recurso de Casación no son evidentes ni poseen relación con el fundamento del Auto de Vista, ni éste contradice los precedentes invocados, aspectos que devienen en declarar infundado el recurso deducido en la litis.

POR TANTO: La Sala Penal Primera de la Corte Suprema de Justicia, en ejercicio de sus atribuciones y en aplicación de art. 419 segunda parte del Código de Procedimiento Penal, declara INFUNDADO el recurso de fs. 254 a 258 deducido por el procesado Miguel Ángel Ríos.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.

RELATORA: Ministra Dra. Ana Maria Forest Cors.

Fdo. Dr. Jorge Monasterio Franco.

Dra. Ana María Forest Cors.

Ante mí: Sonia Acuña Valverde

Secretaria de Cámara de la Sala Penal Primera.