SALA PENAL PRIMERA

AUTO SUPREM: Nº 71 Sucre, 12 de febrero de 2008.

DISTRITO: Santa Cruz.

PARTES: Ministerio Público c/ Roger Gregorio Sarmiento Burgos.

Tráfico de sustancias controladas (Declara inadmisible el recurso

de casación)

< < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < <

Sucre, 12 de febrero de 2.008

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Roger Gregorio Sarmiento Burgos, a fs. 93-97 vta., contra el auto de vista No. 115 de 18 de septiembre de 2007, pronunciado por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso penal instaurado por el Ministerio Público contra el recurrente por el delito de tráfico de sustancias controladas incurso en el art. 48 de la Ley 1008; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO: Que el recurrente formuló su recurso de casación denunciando que el mismo fue declarado improcedente por cuanto la apelación restringida fue presentada fuera del término previsto por ley, empero, no tuvieron en cuenta que los días domingos son inhábiles y no se computan a efectos del término para interponer los recursos de Ley, conforme el art. 130 del Código de Procedimiento Penal; además, agrega, que los vocales le dieron el término de tres días para que subsane su recurso de apelación en el marco del art. 399 del Código de Procedimiento Penal.

Por otro lado, denunció la errónea aplicación de la ley sustantiva, que fue condenado por un hecho distinto al atribuido en la acusación, lo que constituiría defecto a tenor de lo previsto en el art. 370.1, 6) y 11) del Código de Procedimiento Penal; asimismo, denunció defectuosa valoración de la prueba, como la violación de varias normas adjetivas.

CONSIDERANDO: Para la admisibilidad del recurso de casación, se deben cumplir las condiciones formales previstas en los artículos 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, debiendo el recurrente interponer el recurso de casación dentro del plazo de los cinco días de haber sido notificado con el Auto de Vista objeto de la impugnación, precisando los hechos similares y estableciendo la contradicción de una o más normas adjetivas o sustantivas aplicadas en el Auto de Vista impugnado, con relación al precedente o precedentes invocados. En el caso de autos, el recurso fue interpuesto dentro del término previsto por ley, empero, el recurrente no cumplió con la carga procesal de identificar un hecho similar en relación a los precedentes invocados, circunstancia que implica la inadmisibilidad del recurso de casación.

Asimismo, si bien este tribunal ha consentido como una causal para la admisión del recurso de casación las denuncias referidas a la existencia de defectos absolutos en el trámite del proceso; sin embargo, dichas denuncias deben estar formuladas dentro del marco prescriptivo de los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal; por ello, resulta insuficiente la simple enunciación del defecto sin que el recurrente cumpla con la obligación de proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso, detallando con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía, precisando el mismo y finalmente explicando el resultado dañoso emergente del defecto, así como las consecuencias procesales cuya relevancia tenga connotaciones de orden constitucional, sin que ello exima al recurrente de realizar la respectiva invocación de los precedentes contradictorios, aspectos que, en el caso de autos no han sido cumplidos y que dan lugar a declarar la inadmisibilidad del recurso de casación.

En efecto, a la luz de lo anteriormente expuesto, cabe señalar que en el recurso de casación que se analiza, las denuncias vertidas respecto de la existencia de defectos absolutos en el trámite de la causa, son ambiguas confusas e imprecisas, es decir, sin el debido fundamento de hecho y de derecho sobre la relevancia constitucional en relación a los derechos fundamentales y garantías constitucionales del recurrente, teniendo en cuenta además, que el auto de vista pronunciado por el tribunal de alzada, declaró improcedente el recurso de apelación restringida interpuesto por el imputado, con el argumento de que el mismo había sido presentado fuera del plazo previsto en el art. 408 del Código de Procedimiento Penal, constituyendo éste, el único argumento de la resolución de vista para declarar la improcedencia de dicha acción impugnatoria, y sobre el que, el recurrente debió centrar su atención a efectos de la interposición del recurso de casación, con la finalidad de revertir dicho fallo, siendo evidente que no existe una adecuada fundamentación al respecto, que no puede ser cubierta por el máximo Tribunal de justicia, tornándolo en inadmisible.

A esto, debe agregarse, que dentro del ordenamiento jurídico nacional no está contemplada la figura jurídica del "per saltum" locución latina que significa "por salto sin derecho" y se cita para indicar que se ha llegado a una posición o grado sin haber pasado por los puestos o grados inferiores conforme al orden establecido. El Derecho ha utilizado estas expresiones para referirse a un salto en las instancias procesales, por medio del cual una causa pasa del tribunal de sentencia a la Corte Suprema sin recorrer una o más instancias intermedias, como excepción al trámite procesal normal.

A mayor abundamiento y a manera de noción genérica, puede señalarse que en el derecho procesal, el per saltum significa que en excepcionales situaciones, el conocimiento y resolución de una causa por un tribunal de alzada -en nuestro caso Corte Suprema- se realiza pasando por alto las instancias y procedimientos ordinarios que las leyes rituales prescriben para dichos casos, con motivo de la actividad recursiva de las partes.

POR TANTO: la Sala Penal Primera de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, de acuerdo con los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Roger Gregorio Sarmiento Burgos.

Regístrese y hágase saber.

Fdo. Dr. Julio Ortiz Linares.

Dr. Teófilo Tarquino Mújica.

Sucre, 12 de febrero de 2008.

Proveído.- Abog. Sandra Magaly Mendivil Bejarano-Secretaria

de Cámara de la Sala Penal Primera.

Libro Tomas de Razón 1/2.008